Profesor: ENRIQUE PRIETO SILVA

CÁTEDRA DE DERECHO ECOLÓGICO

TEMAS DEL DERECHO ECOLÓGICO

1. LA CÁTEDRA DE DERECHO ECOLÓGICO

  2. LA ECOLOGÍA Y LAS CIENCIAS ECOLOGICAS

  3. EL DERECHO ECOLÓGICO

  4. LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

  5. LA PROBLEMATICA ECOLOGICA: LA LLUVIA ACIDA, EL CALENTAMIENTO GLOBAL Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

  6. EL HOMBRE EL ECOSISTEMA Y EL DESARROLLO

  7. El DERECHO Y LA PROTECCIÓN INTERNACIONAL DEL MEDIO AMBIENTE

  8. LA ENERGÍA, LOS HIDROCARBUROS Y LOS MINERALES EN VENEZUELA

  9. EL PETRÓLEO Y LA INDUSTRIA PETROLERA VENEZOLANA

10. LOS ORGANISMOS PETROLEROS INTERNACIONALES

11. LA MINERÍA Y LA INDUSTRIA MINERA EN VENEZUELA

12. EL DERECHO Y EL DESARROLLO AGRARIO EN VENEZUELA

13. EL DERECHO PARA LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

14. LA DIVERSIDAD BIOLOGICA O BIODIVERSIDAD

15. EL DERECHO PENAL DEL AMBIENTE

16. LAS CUMBRES DE LA TIERRA

17. El ARCO MINERO DEL  ORINOCO

 

La Cátedra de Derecho Ecológico: "El Derecho del Milenio"

DERECHO ECOLÓGICO http://amzn.to/2tl01oL

La cátedra de Derecho Ecológico fue creada en la Universidad Santa María en el año 1984. Idea del Dr. Enrique Ginari Troconis, para ese entonces Decano de la Facultad de Derecho, quien la propuso para actualizar y dar vigencia a esta nueva disciplina, que comenzaba a tomar auge universal para la protección de los recursos naturales, obviamente, para la protección de la naturaleza y del Planeta Tierra. Su sustento fue el de reemplazar la materia que se veía para entonces denominada "Derecho Minero", aprovechando su cúmulo horario, pero integrando a su vez este Derecho como contenido de la nueva cátedra. 

Desde 1985, un año después de creada la Cátedra, nos dimos a la tarea de darle forma científica a este novedoso Derecho, que hoy, treinta y tres años después, podemos apreciar el resurgimiento y aceptación de este conjunto normativo.

 

Podemos apreciar en la temática que incluimos, un conjunto normativo o Derecho denso y consistente, que logra reunir todos los fundamentos de una disciplina veraz, sólida e independiente, que ha roto las barreras y fronteras hasta hacerse universal. Así vemos en su centro disciplinario, el tema central hombre-naturaleza, acción-beneficio-efecto, que, en concordancia de las ciencias sociales, las biológicas, que se conjugan en la naturaleza y los recursos naturales, mantiene el estudio del macro sistema ecósfera y de los subsistemas que en él conviven, donde ejerce su influencia determinante el hombre, en su condición de ser racional.

 

En la cátedra reviste gran importancia la relación existente entre las leyes naturales y las normas formales, que se enlazan entre los fenómenos naturales que estudian la Ecología y el Derecho, tendente a encontrar la relación entre el inicio de la acción depredadora del hombre irracional y la aparición de la acción defensiva del medio ambiente, objeto del Derecho Ecológico, en manos del hombre racional.

 

Nos encontramos entonces, en presencia de un cúmulo de normas del Derecho Natural, que originadas de una ciencia multidisciplinaria como la Ecología se han introducido en la formalidad de una ciencia cultural, como lo es el Derecho, tratando de encontrar el equilibrio entre el usufructo o aprovechamiento de la naturaleza y su conservación, permitiendo a su vez, sensibilizar al futuro profesional, para que comprenda, que todo en la naturaleza está condicionado a la racionalidad de su uso; ya que en ningún caso le es permitido a un ser humano destruir la naturaleza, que como gran ecosistema es patrimonio de la humanidad, generación tras generación.

 

Habiendo percibido que el estudio de la Problemática Ecológica, refleja en si el origen de esta disciplina emergente, de manera conscientes vemos la necesidad que tiene el hombre de transformar el medio donde se desenvuelve, en función del desarrollo y para la satisfacción a plenitud de sus necesidades. Destaca así nuestro interés docente en ejercer una acción moralizante y concienciaría, dirigida a humanizar al estudiantado y dotarlo de un arma conservacionista, a pesar de la dificultad que representa esta acción, por cuanto es el interés de casi la totalidad de los estudiantes, obtener una profesión que le permita penetrar en una carrera oferente de mejor posición social y mayores beneficios económicos; donde el dinero es la principal motivación; y vemos, que es precisamente el interés económico el que motoriza las acciones depredantes, que destruyen el medio ambiente y originan la problemática ecológica, por una concepción mal entendida del Desarrollo.

 

Insistimos en que toda profesión es un apostolado, cuya dimensión se incrementa proporcionalmente con el aumento poblacional; que requiere del reforzamiento de la ética orientada cada vez más a la moral humanizada, donde los principios del Derecho fundamentados en la equidad y en la justicia, trasciendan conscientemente a la protección y conservación de la naturaleza, que aunque sea una contradicción, ya que estas normas por su objeto beneficiarían a lo material (naturaleza) en perjuicio del hombre, la realidad nos obliga a dar personalidad a la naturaleza para protegerla del hombre irracional

 

Al referirnos a la universalidad del problema ecológico, insistimos en las causas y los efectos a nivel mundial y nacional. Y al nacionalizarlo, tenemos que profundizar en los daños que producen los objetivos del desarrollo mal orientados y los atentados contra nuestra geografía nacional que se originan de las masas que se aventuran a la exploración y la explotación minera tratando de solventar sus necesidades. De allí, la necesidad de analizar los casos que a diario ocupan las páginas de la prensa nacional, donde inmisericordemente se atenta contra nuestra ecología; donde se fatiga la interpretación legal tratando de encontrar causas, efectos y soluciones que sólo tienen su origen en la ignorancia consciente e inconsciente sobre las normas naturales de esta ciencia y las del Derecho.

 

Encontramos entonces, el origen de la especialización de esta disciplina legal, que en Venezuela se hace independiente dentro de la normativa especializada, y se establece como un Derecho independiente y especial, tanto en lo administrativo como en lo penal, para lo cual da al delito ecológico el rango orgánico.

 

Nuestra esperanza es permanente, y con nuestra insistencia, creemos aportar grandes fundamentos para labrar la conciencia de nuestros profesionales, a los fines de que con su influjo, labrar la de todos los demás ciudadanos, orientándolas hacia el desprendimiento de lo material y monetario, con el convencimiento de que la conservación de la naturaleza no puede ser sólo el influjo coercitivo de la norma legal, sino que debe surgir del convencimiento de que ello es necesario para la perpetuación de la especie.Con esta orientación, ya por más de 30 años hemos venido profundizando con un alto contenido psico-social sobre el tema, que se proyecta, a todo lo que conforma el sistema ecológico donde nacimos, donde nos desarrollamos y donde debemos rendir nuestra misión natural como seres racionales.

 

Surge en lo adelante, la interrelación de todo lo que nos rodea y nos sirve para la subsistencia, y la perennización de la especie, que es lo que cobra vida como objetivo del Derecho Ecológico.

 

 Son ya incontables los abanderados en ésta poco remunerante empresa. Y cuesta decirlo sin sentir remordimiento de conciencia, que muchos de los que enarbolan el estandarte, sólo lo hacen por lo vistoso de la divisa y por el beneficio que ello les produce, sin embargo, aún de esta manera tiene plena validez la campaña, porque al fin de cuentas todo aquel que levanta la bandera, aunque hipócrita o incrédulo, coadyuva a crear conciencia en aquellos que creen en él, y que nunca llegan a descubrir su hipocresía.

 

A pesar de nuestro interés y amor por la cátedra conservacionista, debemos rechazar las actitudes a ultranza que asumen muchas personas, quienes quieren imponer la conservación mediante la prohibición general y la paralización indiscriminada de cualquier acto que conlleve alteración del medio ambiente o la destrucción de algún recurso natural. Al respecto, se viene generando paralelamente una reacción adversa anti conservacionista, que, aunque nunca pudiéramos considerarla como de enfrentamiento ideológico y racional, por lo antinatural, produce una barrera negativa en la campaña de concienciación.

 

Esta reacción adversa, nacida de la presunta incompatibilidad de los conceptos: desarrollo y conservación, debemos rechazarla por cuanto debemos calificar esta conducta de irracional, ya que es factible consolidar las dos posiciones mediante una concepción del desarrollo que considere la posibilidad de producir el menor daño posible y permisible, ante una irremediable transformación de la naturaleza.

 

Desde nuestra cátedra desarrollamos un gran esfuerzo por mantener la cruzada conservacionista, a la que dedicamos nuestra acción concienciante en la lucha contra la crisis ecológica, aunque nunca lleguemos a entender todo cuanto involucra la lucha y la crisis, pero no podemos agotar todos los recursos materiales e intelectuales con los que contamos, mientras el terreno esté abonado y preparado para la comprensión racional de lo que conlleva una verdadera y cierta campaña concienciante, que nos permita penetrar en toda la profundidad del problema.

 

Mucho nos preguntamos si realmente existe la crisis, cuál es su magnitud y cómo enfrentarla. Aquí tenemos que comenzar por entender lo que tanto se ha dicho: el homo sapiens en su variedad technologicus, al aparecer en escena hace unos 500.000 años se propuso modificar la faz de la tierra para adaptarla a sus necesidades. Más tarde, cuando aprende a usar el fuego, acelera este proceso, y con su intelecto, al aprender los rudimentos de la agricultura y más recientemente, con la Revolución Industrial, comienza a separarse de la naturaleza de la que dependió siempre, luchando por ella y contra ella en la medida que las necesidades se incrementan; y cuando esta lucha se separa de lo racional, comienza la acción progresiva de depredación y el propio hombre pierde su control, hasta poner en peligro el equilibrio ecológico o ambiental, necesario para obtener el aprovechamiento de esa misma naturaleza como él se lo propuso cuando dio inicio a su transformación. Una muestra tangible de la existencia de la crisis la conforma la llamada desertización de los continentes o los desiertos en expansión, donde el mundo alarmado ve hoy como nunca la generación de zonas desérticas con violenta rapidez y se considera, que el 80% de la tierra productiva en las zonas áridas y semiáridas del planeta, se encuentran sometidas a un progresivo proceso de desertización, donde dos terceras partes de las naciones del mundo se ven afectadas por este proceso, y se teme, que los desiertos podrían triplicar su extensión, tanto en los países más desarrollados como en los menos desarrollados. Mientras esto ocurre, se piensa que los productos de la tierra disminuirán con los años, y con la creciente población, que generará una mayor demanda de alimentos, se requerirá proporcionalmente un gran esfuerzo para incrementarlos, lo cual exigirá un mayor rendimiento de las tierras, en vías de extinción.

 

Para enfrentar el problema, debemos reconocer que todos somos actores en la producción de esta obra y es ideal que lo seamos por acción y no por expectación, especialmente cuando tengamos que actuar contra la naturaleza. Si no creemos en la existencia de la crisis, debemos imaginárnosla, convencidos de que ella puede ocurrir, y hacer propio el proverbio chino: los tiempos de crisis son tiempos de oportunidades; son los momentos en que la vieja organización cambia, los moldes establecidos se rompen y la manera convencional de hacer las cosas desaparece. Es evidente que si no hoy, tarde o temprano tendremos que afrontar la crisis, de continuar sin control la acción depredante y el daño progresivo al medio ambiente, pudiendo llegar a ser tarde cuando ello ocurra. Ante tal circunstancia, es preferible considerar la alarma actual como la verdadera crisis e iniciar su enfrentamiento, con lo cual, a tiempo, estaremos evitando su irreversibilidad.

 

Hoy por hoy, el problema se ofrece en formas y niveles diferentes en el planeta. De acuerdo con los investigadores de la materia, nuestro país está ubicado en el grupo de los que menos ha sufrido daño ecológico en comparación con muchos otros países y áreas del mundo, siendo notoria la desertización, la deforestación, la lluvia ácida, la pérdida de especies vegetales y animales, el cambio climático y la preocupante degradación del entorno marino, que ha tomado niveles críticos en países del África, Asia y América Latina como: Mauritania, Malí, Nigeria, Sudan, Etiopía, Somalia, Nepal, Filipinas y Haití.

 

En estos países y en otros en menor escala, la degradación ambiental, que tiende a crecer, es de tal magnitud, que la incapacidad para alimentar y mantener la población, la está diezmando.

 

El conocimiento de esta problemática y la acción humanitaria de los pueblos, orientados por los entes internacionales, han emprendido serias campañas de cooperación internacional tanto a nivel de prevención como de enfrentamiento para controlar la crisis y recuperar en lo posible los daños. Bueno es recordar que hasta 1972 no había una verdadera política internacional para la conservación del medio ambiente y es en la Conferencia de las Naciones Unidades celebrada en Estocolmo durante mayo y junio de ese año, cuando aflora la inquietud por el problema, al que a la fecha sólo le era dedicado tiempo y esfuerzo heroico por un reducido número de científicos, políticos y románticos defensores de la naturaleza. Desde entonces, comenzamos a utilizar con orientación conservacionista los términos: ecología, contaminación, conservación, etc., y en tan poco tiempo, todos estos conceptos ya madurados y tratados científicamente pasaron a construir un léxico especial en materia de conservación.

 

Hoy, en casi todos los países del orbe existen organismos especializados que tratan la materia con la individualidad y especialidad que ella requiere. He aquí, que, por una necesidad social, ha surgido el Derecho Ecológico, materia que conforma el objeto de este trabajo.

 

En esta edición hemos hecho una amplia actualización para incorporar el gran cúmulo de leyes que han sido renovadas con agregados necesarios, o remplazadas, y la incorporación de temas de Economía Minera y Petrolera, que forman parte de la materia. En ella, consideramos la participación fundamental de este sector económico en el ingreso del Estado y, en especial, lo referente a la minería, a los hidrocarburos con su función energética y a las industrias que se han generado por su explotación y el comercio.

 

Hemos hecho grandes esfuerzos por ambientar a los alumnos en la relación que existe en el estudio de estos recursos con la Economía, por lo que hemos incorporado temas de Economía Política, con los cambios recientes en este dinámico mercado, incluyendo el tema referido a economía, ingreso y contabilidad nacional, los principios de la economía y su incidencia en los Recursos Naturales. Pensamos entonces, que al intentar entender el efecto de las industrias minera y petrolera en el desarrollo, en la economía y en el ingreso nacional, tenemos que incursionar en el conocimiento de los elementos incidentes en esta relación, para evitar la confusión que produce la falta de una base racional y lógica, que permita comprender los intríngulis de la economía y de la contabilidad nacional.

 

Con su temática, este libro da amplitud disciplinaria a sus potenciales lectores y usufructuarios, dejando de ser de contenido especial para el alumnado de la Universidad Santa María, ya que se ha ampliado con énfasis el contenido de los temas referidos a las diversas materias que conforman el Derecho Ecológico, para que sirva como fuente de consulta a profesores, investigadores y estudiantes de Ecología, Ambiente, Conservación, Reforma Agraria, Derecho Minero, Hidrocarburos, Petróleo, Hierro, Ordenación Territorial, Diversidad Biológica y todos los campos que se les relacionan.

 

Creo de interés destacar, que al incluir una amplia información técnica, científica e histórica sobre algunos temas, con el fin de dar claridad informativa al investigador curioso, aprovecho el uso del pie de página para complementar su interpretación, identificar autores, investigadores y tratadistas de temas, criterios y conceptos, para evitar la dispersión en la investigación y análisis, dar seguridad y fortalecer el criterio cultural, evitando además, la dispersión informativa. Igualmente, hago la observación, de que, aun cuando existe la universalidad de este Derecho, aquí lo tratamos con preferencia a la normativa legal que ha surgido en Venezuela, por ello lo referimos y relacionamos a profundidad con los fenómenos que ocurren en este país, enfatizando en las normativas y cuerpos legales nacionales, que de una u otra forma se compadecen con el Derecho Internacional. Es también de interés, para que se conozca el desarrollo de las normas en la materia en Venezuela, y que sé, servirán de modelo para otros países.

 

Espero que esta obra supere las expectativas despertadas entre los estudiosos de estas materias, y continúe siendo un valioso aporte para su estudio, considerando siempre fundamental el estudio de la Problemática Ecológica, que refleja en si el origen de esta disciplina emergente, conscientes como estamos, de la necesidad que tiene el hombre de transformar el medio donde se desenvuelve, en función del desarrollo, y para la satisfacción a plenitud de sus necesidades. Ojalá que los conceptos y temas aquí emitidos, cumplan con dar claridad en sus mentes. Por último, quiero anunciar, que esta edición la hemos dimensionado para su publicación universal, dando cabida a la difusión del Derecho Ecológico, que entrando en el pensum de estudio de la Universidad Santa María en Venezuela, hemos querido exponerlo a la discusión universal.

 

Caracas, Octubre de 2016

 

Profesor Enrique Prieto Silva

Derecho y Economía del Ambiente y de los Recursos Naturales - DERECHO ECOLÓGICO http://amzn.to/2tl01oL

COMO SURGIÓ LA VIDA EN LA TIERRA

Mucho se habla de como surió la vida en la tierra. En este video podrán ver el increible progreso de la materia, de la vida y como el hombre con sus descubrimientos ha logrado buscar su felicidad en lo que se ha dado en llamar EL DESARROLLO.

LAS BELLEZAS DE LA MADRE TIERRA

La Naturaleza como legado de Dios es la madre de la Diversidad Biológica

Valor estético.

Un valor difícil de cuantificar es el que proporciona belleza ante los ojos de los seres humanos. Sin embargo, se sabe a ciencia cierta que la misma juega un papel relevante en el comportamiento humano a través de las condiciones de patrones de conducta por la influencia visual de los escenarios naturales. La belleza de la naturaleza es algo muy apreciado y hasta requerido hoy en da por los seres humanos, además de ser una de las razones históricas para la creación de Parques Nacionales.

La humanidad es parte de la naturaleza y los humanos están sujetos a las mismas leyes ecológicas que las otras especies del planeta. Todos los seres vivientes dependen del funcionamiento ininterrumpido de los sistemas naturales, con la finalidad de asegurar el abastecimiento de energía y nutrientes.

La cultura humana debe estar cimentada sobre un profundo respeto por la naturaleza, con un sentido de que se es parte de ella y que sus actividades deben estar cónsonas con la misma. Todas las especies tienen un derecho inherente a existir. Los procesos ecológicos que mantienen la integridad de los ecosistemas y su diversidad de especies deben ser mantenidos a perpetuidad.

La humanidad tiene derecho a utilizar los recursos naturales y a explotarlos, pero siempre asegurando su existencia de manera sostenida y a perpetuidad. El bienestar de las futuras generaciones depende de las acciones que se tomen hoy, de allí la responsabilidad que tenemos de utilizar con visión de futuro esos recursos, de manera de que esas futuras generaciones tengan la facilidad de heredar la misma oportunidad del hombre de hoy, de utilizar los recursos que existen hoy en día.

 

DE LA FLORA: LA VIDA DE LAS PLANTAS

La diversidad biológica o biodiversidad se ha conceptualizado como el término con el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra y los patrones naturales que la conforma. Venezuela es el tercer país con mayor diversisad biologica de América y septimo del mundo.

No se ha insertado ningún vídeo

El Salto Angel en el Auyantepuy en el Macizo Guayanés . Venezuela

Durante mucho tiempo conocido como Churún Meru, sin embargo, recientemente hemos sabido que el verdadero nombre de este salto en Kerepacupai-Meru; nombre que le dieron y aun usan los indígenas. Existen algunas versiones encontradas, como la de Charles Brewer

El Salto Angel en la amazonía venezolana

 Durante mucho tiempo lo hemos conocido como Churún Meru, sin embargo, recientemente hemos sabido que el verdadero nombre de este salto en Kerepacupai-Meru; nombre que le dieron y aun usan los indígenas. Existen algunas versiones encontradas, como la de Charles Brewer Carias, quien afirma que no es el verdadero nombre, sin embargo, es la más aceptada y la que refiere Jordi Cardona, hijo de Félix Cardona, quien cuenta que su padre le dio mal el nombre a Pau Vila, y así quedó reflejado en su libro Monumental Geografía.Los primeros en acercarse y documentar el salto fueron Félix Cardona, Joan Mundó y su hijo Juanito Mundó, en dos expediciones entre 1927 y 1929. Fue Cardona, el único que sobrevivió a esas expediciones, quien le mostróen 1937 a Jimmy Ángel el salto y este comenzó a sobrevolarlo, siendo el primero en hacerlo, estrellándose luego sobre él al tratar de aterrizar, el 9 de octubre de ese año.

El sur de Venezuela es la parte más olvidada del país, siendo también la porción territorial más rica en minerales y agua. Del sur de Venezuela se habla como en cuentos cinematográficos y de novela.

Se recuerda a Doña Bárbara y a Canaima de Rómulo Gallegos y se advierte del Orinoco, el Caroní, el Caura, el Carrao y otros ríos, como reservorios de las leyendas indígenas que evocan el Auyantepuy y su soberbio Salto Ángel , séptima maravilla del mundo. Son los tepuyes, las conformaciones geológicas que distinguen la zona y con las caídas que brotan de ellos, conforman la belleza escénica de una de las regiones naturales más bellas del mundo.

Guayana es ambiente, es naturaleza virgen, parte de la Amazonía, mayor pulmón vegetal del mundo; pero en función social y de soberanía territorial, siempre ha sido cíclico el homenaje a la “Conquista del Sur”, como intento para poblar nuestra frontera sur, olvidada como hemos dicho, por todos los gobiernos, pero muy recordada y trajinada por una gran masa de pobladores, quienes insurgen en ella para la explotación de su aún virginal minería.

Sin embargo, no debemos olvidar, que cualquier conquista que se quiera hacer del sur de nuestro país, tiene que considerar el olvido mencionado, que ha creado una cultura de la ignorancia y del descuido, imposible de apartar, sin ser atacado por la vorágine de la selva, de los indígenas y de los mineros. Ojalá y este nuevo intento, no se pierda en la vociferación que siempre acompaña a nuestros ideales de patriotismo, y no se transmute a la órbita de lo ilusorio. Sin dudas, podemos hablar de Guayana, y en definitiva surgirán los conocimientos de indios, de ríos, de tepuyes, de selvas y de minas.

Allí ha surgido siempre la fiebre del oro, no por azar, sino porque en realidad, el mundo sabe que Venezuela, a pesar de no tener tradición minera, cuenta con un potencial minero mundialmente reconocido, siendo en realidad un país inmensamente favorecido en recursos minerales, que se une a una naturaleza hermosa y variada. Venezuela es uno de los 10 países del mundo con las mayores reservas probadas de oro.

 

No se ha insertado ningún vídeo

EL DERECHO ECOLÓGICO

DERECHO ECOLÓGICO:http://amzn.to/2tl01oL

EL DERECHO ECOLÓGICO

 EL DERECHO ECOLÓGICO. CONCEPTO Y ORIGEN

Es incuestionable la interrelación entre el hombre y su sociedad, con el medio físico donde se desenvuelve, así como la acción modificante, muchas veces destructiva sobre su medio, hasta llegar a producir perturbaciones de toda índole, logrando en circunstancias, que cada vez se agravan más, los desórdenes ecológicos.

 Científicos serios y optimistas, estuvieron convencidos de que la acción del hombre siempre sería positiva para la transformación de la Biosfera, bajo su acción inteligente de artificio, en una envoltura similar a una Biosfera Utópica que se conocería como Neósfera. Pero como utopía al fin, cuando el medio ambiente comienza a deteriorarse progresiva y violentamente; cuando las poblaciones crecen vertiginosamente; cuando los bosques desaparecen y las aguas cada día son más escasas y contaminadas; cuando los recursos energéticos se hacen más escasos y caros; y cuando las ciudades se llenan de "Smog" , que impide la respiración y produce molestias visuales y en la piel; es entonces cuando el hombre se da cuenta de que su acción destructiva se reinvierte como fenómeno natural en venganza de la propia naturaleza, apareciendo entonces la necesidad de normar tal acción, valiéndose para ello del Derecho.

Nace así el Derecho Ecológico, el cual podemos definir como el "conjunto de normas jurídicas de carácter coercitivo, que regulan la acción del hombre en el usufructo de la naturaleza y sus recursos naturales, y le fija el límite de su intervención y modificación, tanto en la explotación, como en el aprovechamiento de los recursos naturales, para evitar su deterioro o degradación irreversible, que pudieran poner en peligro el futuro de la misma sociedad". En tal sentido, se fundamenta en los principios de las ciencias ecológicas, y en la racionalidad de la conducta humana en el marco de lo imprescindible y de lo permisible.

 EL DERECHO Y LA ECOLOGÍA

 Hemos visto, que el desarrollo, fin deseado y perseguido por toda la humanidad, se dirige al mejoramiento evolutivo de la sociedad traducido en bienestar material y espiritual para todos sus miembros, pero simultáneamente conlleva a la transformación del medio ambiente o ecosistema, muchas veces en forma incontrolada o irracional, cuyos efectos tienden a producir el "desequilibrio ecológico" hasta niveles críticos y peligrosos para la supervivencia humana.

 Durante las décadas de 1970 y 1980 empezó a quedar cada vez más claro, que los recursos naturales estaban dilapidándose en nombre del "desarrollo" y en tal sentido, se estaban produciendo cambios imprevistos en la atmósfera, en los suelos, en las aguas, en la vegetación, en los animales, y en las relaciones entre todos ellos. Ante esta situación, fue necesario reconocer que la velocidad del cambio era de tal magnitud, que superaba la capacidad científica e institucional para ralentizar o invertir el sentido de sus causas y efectos.

 Esta situación, producto del factor social, ha obligado a la misma sociedad a concebir formas de control de la acción devastadora del hombre y a regular las propias actividades del desarrollo hasta racionalizarlas, apareciendo en esta forma el "Derecho Ecológico".

 Necesariamente, la ecología sirve de instrumento para que el hombre interprete al medio ambiente como ecosistema y se percate de la interacción que hacen los seres vivos que en él intervienen, entre ellos el mismo hombre. La Ecología en este enfoque, pasa a constituirse, no solamente en ciencia de la naturaleza, sino una nueva concepción del mundo, que a decir de Lutzemberger "La Ecología es una generalización, una visión global de las cosas, es la visión sinfónica del universo como sistema racional integrado".

 Esta ciencia que originalmente formaba parte de la Botánica, fue invadiendo los demás campos de las ciencias naturales, y debido a la comprobada relación de los fenómenos físicos con los sociales, sirvió esto de estímulo, para que también las ciencias jurídicas intervinieran en la normatización de la relación del hombre con los cambios de la naturaleza, de tal manera que sus actividades sean compatibles con el equilibrio de los ecosistemas, prescribiendo aquellas conductas que vayan en detrimento, perturben o deformen el medio ambiente. En tal sentido, el Derecho, fundamentándose en la Ecología, debe velar porque el hombre sea racional en la explotación de los recursos naturales, y que al necesitar modificar el ecosistema natural, simultáneamente cumpla con las normas que lo obligan a preservarlo, conservarlo y más aún, mejorarlo para evitar la producción de daños irreversibles.

EL DERECHO ECOLÓGICO Y LA PROTECCIÓN DEL ECOSISTEMA

 Hemos de entender hoy, como una creciente necesidad de los pueblos y de las naciones, el contenido filológico de las normas jurídicas que tienden a regir el manejo y la preservación de los recursos naturales. Es decir, la norma general preventiva y punitiva para la protección del medio ambiente natural o hábitat del hombre. La norma, que comprendiendo a la naturaleza como su objeto, regule y establezca como su sujeto a la propia conducta social del hombre. Son las normas del Derecho Ecológico , que en un sentido coloquial generalizado pero no restrictivo, se le conoce como Derecho Ambiental, cuya base fundamental en Venezuela ha sido hasta ahora la Ley Orgánica del Ambiente. Ley marco que establece las políticas generales que dirigen los ámbitos en la materia, para atender la interrelación que debe existir armónicamente en el ecosistema venezolano.

 En el contenido de estas normas, debe entenderse como naturaleza, todo lo que fluye espontáneamente y cuya existencia depende de sus propias leyes. Ella encierra para el derecho, todo lo que se ofrece de una manera natural: aire, suelo, agua, flora, fauna y minerales, pero entendidos, no como objetos inanimados, sino en movimiento e interrelacionados estrechamente conformando un todo, que para la Ecología, ciencia rama de la Biología, constituye un ecosistema global, por lo que, en el sentido de globalidad actual, no escapa a ningún pueblo de la tierra la concepción que de la naturaleza tiene la Organización de las Naciones Unidas (ONU) , al que menciona como Medio Humano, encerrando en él, además de los recursos antes mencionados, a los Recursos Vitales Renovables (RVR): capacidad productiva de la tierra y los Recursos no renovables, todo dentro de una interrelación con la sociedad, su protección y conservación, encaminados a proporcionar bienestar al ser humano, y en términos generales, a la preservación de la especie en el planeta.

LA EDUCACIÓN Y EL DERECHO ECOLÓGICO EN VENEZUELA

Amplitud de la norma legal venezolana

 Nada más importante en la educación del Estado, que la enseñanza de la normativa jurídica que ampara y orienta la praxis del deber ser, por ello, cuando nos corresponde referirnos al cuadro o contexto en el que se desarrolla la norma jurídica ecológica o ambiental, debemos reconocer que la legislación venezolana es amplia en la consideración de la naturaleza como objeto del Derecho Ecológico. En cuanto a la norma legal, en Venezuela, el Derecho Ecológico o Ambiental, tiende a preservar el equilibrio ecológico como factor necesario para mejorar y mantener la calidad de la vida y la propia existencia del hombre, fundamento del desarrollo.

 El numeral 14 del artículo 2 de la Ley de Gestión de la Diversidad Biológica establece que:

"La educación ambiental como un proceso continuo, interactivo e integrador, orientado a crear conciencia en los ciudadanos, ciudadanas y comunidad en general, para la participación protagónica en la gestión compartida de la diversidad biológica".

 La Ley Orgánica del Ambiente establece en su artículo 34, que:

"La educación ambiental tiene por objeto promover, generar, desarrollar y consolidar en los ciudadanos y ciudadanas conocimientos, aptitudes y actitudes para contribuir con la transformación de la sociedad, que se reflejará en alternativas de solución a los problemas socio-ambientales, contribuyendo así al logro del bienestar social, integrándose en la gestión del ambiente a través de la participación activa y protagónica, bajo la premisa del desarrollo sustentable".

 De igual manera establece en su artículo 35 como "Lineamientos para la educación ambiental":

1. Incorporar una signatura en materia ambiental, con carácter obligatorio, como constitutivo del pensum en todos los niveles y modalidades del sistema educativo bolivariano, dentro del continuo proceso de desarrollo humano, con el propósito de formar ciudadanos y ciudadanas ambientalmente responsables, garantes del patrimonio natural y sociocultural en el marco del desarrollo sustentable.

2. Vincular el ambiente con temas asociados a ética, paz, derechos humanos, participación protagónica, la salud, el género, la pobreza, la sustentabilidad, la conservación de la diversidad biológica, el patrimonio cultural, la economía y desarrollo, el consumo responsable, democracia y bienestar social, integración de los pueblos, así como la problemática ambiental mundial.

3. Desarrollar procesos educativos ambientales en el ámbito de lo no formal que promuevan y fortalezcan el derecho a la participación de ciudadanos, ciudadanas y comunidad en general, en el marco de una gestión del ambiente en forma compartida.

4. Incorporar la educación ambiental para el desarrollo endógeno sustentable, desde una perspectiva participativa, crítica, influyente, transformadora de los sistemas productivos que reconozca la diversidad cultural y ecológica en el ámbito de la organización social.

5. Promover el diálogo de saberes, como base del intercambio, producción y difusión de información en los procesos educativos ambientales para generar acciones colectivas en el abordaje y solución de problemas socio ambientales.

 En el artículo 36 establece que:

"Las personas naturales o jurídicas, públicas y privadas, responsables en la formulación y ejecución de proyectos que impliquen la utilización de los recursos naturales y de la diversidad biológica, deben generar procesos permanentes de educación ambiental que permitan la conservación de los ecosistemas y el desarrollo sustentable";

 Y el 37 establece que:

"Las instituciones públicas y privadas deberán incorporar principios de educación ambiental en los programas de capacitación de su personal".

 SUJETO Y OBJETO DEL DERECHO ECOLÓGICO

 Es obvio, que el sujeto del Derecho Ecológico es la conducta social del hombre; y en cuanto al objeto, atendiendo al criterio o concepto de Jiménez de Asúa , como: "el conjunto de intereses y bienes tutelados por el derecho", evidentemente que en nuestro estudio, el objeto del Derecho Ecológico es la naturaleza o medio ambiente, el cual envuelve los elementos más importantes para la vida como lo son los recursos naturales, que en el ámbito programático se transforman en el objeto específico de las normas positivas del Derecho Ecológico.

También, como naturaleza se entiende todo lo que fluye espontáneamente y su existencia depende de sus propias leyes. Ella encierra para el derecho, todo lo que se ofrece de una manera natural: aire, suelo, agua, flora, fauna y minerales, pero entendidos, no como objetos inanimados, sino en movimiento e interrelacionados estrechamente conformando un todo, que para la Ecología, como hemos dicho, constituye un ecosistema global.

 La Organización de las Naciones Unidas (ONU) , el término Naturaleza lo menciona como Medio Humano, encerrando en él, además de los recursos antes mencionados, a los Recursos Vitales Renovables: capacidad productiva de la tierra y los Recursos no renovables, todo dentro de una interrelación con la sociedad, su protección y conservación, encaminados a proporcionar bienestar al ser humano, y en términos generales, a la preservación de la especie en el planeta.

Nuestra legislación es amplia en la consideración de la naturaleza como objeto del Derecho Ecológico, así tenemos, como la nueva Constitución de la República se atiende en forma amplia a los denominados derechos ambientales, que vienen a ser los derechos que tiene cada ciudadano sobre el espacio vital del ambiente o naturaleza, los cuales debe garantizar el Estado. En tal sentido, en su Exposición de Motivos expresa:

 "En lo que se refiere a los derechos ambientales, la Constitución, además de establecer por vez primera en nuestra historia constitucional un Capítulo especialmente dedicado a los mismos, supera, con una visión sistemática o de totalidad, la concepción del conservacionismo clásico que sólo procuraba la protección de los recursos naturales como parte de los bienes económicos".

 En efecto, anteriormente la protección jurídica del ambiente se caracterizaba por una regulación parcial cuyo principal objeto era la conservación de los recursos naturales. Ahora, impulsados por una necesidad y una tendencia mundial, los postulados constitucionales exigen que la normativa en esta materia responda a políticas ambientales de amplio alcance que se inscriban en los parámetros contenidos en los tratados internacionales de carácter ambiental, todo ello con el objeto de garantizar un desarrollo ecológico, social y económicamente sustentable, en el que el uso de los recursos por parte de las presentes generaciones no comprometa el patrimonio de las futuras.

 La Constitución en su preámbulo señala entre los fines que debe promover nuestra sociedad, la protección del equilibrio ecológico y de los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad. Consecuente con ello, el texto constitucional se caracteriza por desarrollar con la amplitud necesaria, los derechos y deberes ambientales de cada generación, y por reconocer el derecho que ellas tienen a un medio ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. Destaca, en este sentido, la necesidad de mantener un eficaz desarrollo de la seguridad ambiental en las fábricas y complejos industriales.

 Así, el Estado, con el objeto de garantizar un desarrollo ecológico, social y económicamente sustentable, protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica; al tiempo que velará por un medio ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, gocen de especial protección. De igual manera, el Estado desarrollará una política de ordenación del territorio que atienda a las exigencias del desarrollo sustentable, la cual deberá contar con la participación ciudadana.

Por otra parte, como una garantía insoslayable para la protección del ambiente se dispone que en todos los contratos que la República celebre, o en los permisos que se otorguen, que afecten recursos naturales, se considerará incluida aun cuando no estuviere expresa, la obligación de conservar el equilibrio ecológico, de permitir el acceso a la tecnología y la transferencia de la misma en condiciones mutuamente convenidas y de restablecer el ambiente a su estado natural si éste resultare alterado, todo ello en los términos que determine la ley."

 Pudiéramos ampliar aún más el objeto del Derecho Ecológico, si consideramos que él tiende a: preservar el equilibrio ecológico, mejorar y mantener la calidad de la vida y la propia existencia del hombre, de esta manera, envolvemos dentro de la definición del objeto, a decir de Jiménez de Asúa, a: "los intereses y bienes tutelados por el Derecho".

CONTENIDO DEL DERECHO ECOLÓGICO

 Al definir el Derecho Ecológico, expresamos que es un "conjunto de normas jurídicas que regulan la acción del hombre en el usufructo de la naturaleza y sus recursos naturales, y le fija el límite de su intervención y modificación, para evitar su deterioro o degradación irreversible".

 En el entendido de esta definición, podemos apreciar varias ideas:

• Que es un conjunto normativo jurídico;

• Que es regulador de la conducta del hombre en el usufructo de la naturaleza; y

• Que le fija el límite de su intervención.

 Apreciamos entonces, que este derecho es un conjunto normativo que comprende todo lo inherente al usufructo de los recursos naturales, lo cual abarca todas las acciones del hombre sobre los recursos naturales, y con ellos, a la propia naturaleza.

Con otro punto de vista, dada la estructura que le hemos impartido a este novedoso Derecho, debemos referirnos al contenido de la ciencia natural que le da el fundamento natural a lo formal del Derecho. De allí, que al referirnos a su contenido, relacionamos todos los conjuntos normativos específicos, que se refieren de una u otra forma: a la naturaleza, a los recursos naturales, al medio ambiente, y a la acción social del hombre dentro del ecosistema.

 En este orden de ideas, relacionamos a los siguientes conjuntos normativos, como integrantes del contenido del Derecho Ecológico:

• El Derecho para la Protección Ambiental y para la Regulación de las Actividades Degradantes del medio ambiente y de los recursos naturales

• El Derecho para la Gestión de la Diversidad Biológica

• El Derecho Agrario y de Regulación y Ordenación de las Actividades del Campo

El Derecho Minero y de Hidrocarburos

• El Derecho para la Ordenación Territorial y para la Ordenación de los Espacios Naturales

• El Derecho para la Protección de los Recursos Naturales Renovables

• El Derecho Especial para las Jurisdicciones: Agraria, Acuática y Penal del Ambiente

• El Derecho para la Defensa Sanitaria Vegetal y Animal

 Cada uno de estos Derechos está integrados por sendos conjuntos normativos, que comprenden: leyes, reglamentos, ordenanzas, resoluciones y otros instrumentos jurídicos.

CARACTERÍSTICAS DEL DERECHO ECOLÓGICO

 El Derecho Ecológico, como disciplina y conjunto normativo, está conformado como derecho objetivo y es ley; tiene por lo tanto poder jurídico. Es una realidad con existencia propia, que tiene un contenido integral que abarca con sus normas el derecho adjetivo penal, al integrarse en él la normativa especial penal ecológica, con la denominación de ambiental, y pudiéramos considerar como sus características, las siguientes:

1. Se deriva del Derecho natural

 Una característica muy especial del Derecho Ecológico, se manifiesta por la derivación de sus normas de los principios inmutables del derecho natural. Es derecho positivo, derecho público, administrativo, penal y procesal, con grandes relaciones con el derecho civil y con el derecho mercantil, entre otros.

 2. Es multidisciplinario

 El Derecho Ecológico es una nueva y obligada concepción del derecho, que al emerger de la interrelación normativa de la Ecología con la actividad cultural del hombre; se nutre de la múltiple relación científica y disciplinaria de ésta, al mismo tiempo que se complementa, reúne y relaciona las diferentes ramas del derecho, que tienen que ver con la naturaleza y con los recursos naturales. Es así, como podemos calificarlo de multidisciplinario.

3. Es de carácter e interés públicos.

 El Derecho Ecológico es eminentemente público, cuyas normas persiguen el beneficio colectivo y están orientadas al bien común. Específicamente, a la preservación de la naturaleza y con ella, la seguridad de existencia de los recursos naturales, fundamentales para la subsistencia. Se fundamenta especialmente en normas imperativas que imponen patrones de conducta de obligado cumplimiento, y crea los entes administrativos encargados del resguardo de su cumplimiento y los órganos jurisdiccionales correspondientes. Es un Derecho que obliga al Estado a actuar al ser violado.

 En la vigente Constitución, asegura el constituyente la fortaleza de la norma jurídica para enfatizar en el interés público, general y social. En la exposición de motivos expone:

«…anteriormente la protección jurídica del ambiente se caracterizaba por una regulación parcial cuyo principal objeto era la conservación de los recursos naturales. Ahora, impulsados por una necesidad y una tendencia mundial, los postulados constitucionales exigen que la normativa en esta materia responda a políticas ambientales de amplio alcance que se inscriban en los parámetros contenidos en los tratados internacionales de carácter ambiental, todo ello con el objeto de garantizar un desarrollo ecológico, social y económicamente sustentable, en el que el uso de los recursos por parte de las presentes generaciones no comprometa el patrimonio de las futuras.

 La Constitución en su preámbulo señala entre los fines que debe promover nuestra sociedad, la protección del equilibrio ecológico y de los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad…».

4. Es conservacionista

 El contenido del articulado de la Constitución, establece normas que dan imperio al Estado para el resguardo y conservación del ambiente y de los recursos naturales, incluyendo las normas rectoras dentro de lo que consideró el constituyente como parte de seguridad del Estado. Es así como dentro de los principios de seguridad de la Nación en su Artículo 326 establece:

«La seguridad de la Nación se fundamenta en la correspondencia entre el Estado y la sociedad civil para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación ambiental y afirmación de los derechos humanos, así como en la satisfacción progresiva de las necesidades individuales y colectivas de los venezolanos y venezolanas, sobre las bases de un desarrollo sustentable y productivo de plena cobertura para la comunidad nacional. El principio de la corresponsabilidad se ejerce sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar».

 Para los efectos del Derecho Ecológico, el concepto Defensa y Conservación, significa: utilización racional de los recursos en función del beneficio colectivo para las actuales y futuras generaciones, de donde se desprende la necesidad de crear una conciencia conservacionista, que permita armonizar bajo este criterio, la explotación de los recursos en el presente, con la idea de perennizarlos para el futuro.

 En la Exposición de Motivos, la Constitución expresa:

 «…impulsados por una necesidad y una tendencia mundial, los postulados constitucionales exigen que la normativa en esta materia responda a políticas ambientales de amplio alcance que se inscriban en los parámetros contenidos en los tratados internacionales de carácter ambiental, todo ello con el objeto de garantizar un desarrollo ecológico, social y económicamente sustentable, en el que el uso de los recursos por parte de las presentes generaciones no comprometa el patrimonio de las futuras».

5. Es un Derecho especial

 La generalidad de los conjuntos normativos que integran el Derecho Ecológico, establecen procedimientos y órganos administrativos y jurisdiccionales especiales, que atienden a la materia con exclusividad o en prioridad funcional. Existe también desde hace varios años en Venezuela, una normativa que atiende la categoría delictiva especial en materia ambiental o ecológica, con lo que se da relevancia e importancia a la gravedad del problema ecológico, cuya acción delictiva se deriva del maltrato y uso irracional, doloso o culposo, de los recursos naturales. Es la Ley Penal del Ambiente, el instrumento normativo penal, que contempla en una concepción positiva, el delito ecológico autónomo.

6. Es un Derecho de espacialidad y jurisdicción nacional y universal

 Su ámbito traspasa las fronteras. Los problemas que atiende el Derecho Ecológico, normalmente sobrepasan la espacialidad geográfica del Estado que jurisdicciona, por lo que frecuentemente y de manera periódica y evolutiva en el presente, hay convenciones binacionales y multinacionales, para acordar normas comunes y complementarias, que permitan controlar la incidencia sobre recursos comunes o de efecto multinacional.

 Hoy día, comprendida la interrelación espacial de existencia de los recursos dentro de un mismo macrosistema, está obligando a la humanidad a emprender acciones comunes internacionales sobre los problemas que afectan a los recursos naturales, y más específicamente al medio ambiente. El interés social internacional, con base a esta característica del Derecho y al interés colectivo, ha llegado a considerar algunas zonas del planeta y a algunos recursos, como patrimonio universal.

7. Es un Derecho preventivo

 No obstante que el Derecho Ecológico puede considerarse como de carácter punitivo, represivo o sancionador; en el fondo, por lógica concepción filosófica, se caracteriza por ser preventivo. El persigue en primera instancia, y así se establece, casi como generalidad en las normas de la mayoría de los instrumentos que lo integran, una función educativa, orientada a reglamentar las acciones y omisiones del hombre, para crear conciencia sobre la necesidad general de la preservación y conservación de los recursos. En este sentido, podemos apreciar en la redacción de las normas, un lenguaje preventivo.

8. Es una normativa técnica

 Una característica sui-generis, como ocurre hoy día con muchas de las normas jurídicas, es la relativa al contenido técnico del Derecho Ecológico, guiado por las concepciones científicas de las disciplinas que conforman, se relacionan u orientan a la Ecología. En tal sentido, las normas que se establecen en materia de este Derecho, comprenden en primer lugar, la orientación del Derecho Natural que hemos indicado y la adecuación de las normas, al cumplimiento de procedimientos derivados de la técnica, y aunque redundemos, de la tecnología aplicada a las disciplinas que lo fundamentan.

EL DERECHO ECOLÓGICO Y EL DERECHO NATURAL

 La relación entre el mundo de lo natural y el mundo de lo cultural, ha sido en cierta forma el punto de partida de la experimentación científica. El distinguir la razón de las cosas, bien sean éstas el producto de fenómenos naturales o de la elaboración del hombre, es en cierta forma el objeto de las ciencias de la naturaleza y de las ciencias culturales.

 Principio de la Causalidad en las Leyes

En el mundo de la naturaleza, las leyes se rigen por el principio de la causalidad: dada una causa se produce un efecto. Son verdades inexorables dentro de la ley del "ser"; mientras que en el mundo de la cultura, las leyes corresponden al "deber ser", sin condición de inexorabilidad. En ellas encontramos al Derecho, cuyas normas, antes de ser inexorables, son patrones de conducta del deber ser, constituyentes de actos de acción u omisión, cuya violación se transforma en acto delictivo.

 Dentro de la evolución filosófica del Derecho, la Escuela del Derecho Natural defendió el postulado fundamental que podemos resumir en lo siguiente: Existe un derecho ideal superior al Derecho Positivo, igual para todos los hombres y en todos los lugares, anterior a la aparición del Estado, por lo cual, éste debe limitarse a fijar normas que garanticen los principios dictados por él.

 El "orden supremo" de los naturalistas, a través de los tiempos, ha sido identificado de diferentes maneras. En la Antigua Grecia se le consideraba basado en lo más íntimo de la "naturaleza humana".

 El Derecho Ecológico y el Derecho Divino

 Heráclito se refería a un "Derecho Divino", distinto de las leyes propias de los Estados. Basándose en el testimonio de los sentidos, concibió la realidad como algo siempre cambiante, siempre en movimiento, enunciando este principio con su «todo fluye». El origen de este eterno cambio está en la lucha de los contrarios: el calor y el frío, el día y la noche, etc., y esta lucha está simbolizada por el fuego, principio elemental de la naturaleza.

Las teorias del derecho no escrito

 Hipias sostenía la existencia de un "Derecho no escrito" igual para todos los países, otorgado por los Dioses. Al igual que Protágoras, Critias, Pródico y Gorgias, trasladaron su atención de la naturaleza al hombre. En contrario, Sócrates a través de Platón, sostenía una idea eterna y superior de la vida. Defienden que la ciencia está constituida por afirmaciones universales inmutables y necesarias, y sostiene asimismo que el hombre, utilizando la razón, puede obtener conocimientos de esas características.

Cuando Sócrates habla de ciencia, se refiere sólo a la moral, reduciendo la ciencia a cómo ha de ser el comportamiento humano. Identifica además la ciencia con la virtud: ser virtuoso consiste en realizar el bien, y nadie -piensa él- hace el mal a sabiendas: obrar mal es fruto de la ignorancia y, cuando se conoce el bien, necesariamente se hace.

 La teoría Idealista de Platón

 Platón desarrolló la teoría idealista, para la que, además del mundo sensible, existe el mundo de las ideas, en el que radica la única realidad y al que sólo se puede acceder a través de la razón y la ciencia.

La teoría aristotélica de la Realidad de los Objetos

 Aristóteles culminó el desarrollo de la filosofía enunciando la metafísica, que convierte la idea platónica en la forma, la cual, al unirse con la materia, constituye la sustancia, es decir, la realidad concreta e individual.

 La obra de Aristóteles es la síntesis del pensamiento griego de su época. Aristóteles formuló una teoría según la cual el conocimiento humano se basa en la realidad de los objetos del mundo sensible a través de los datos e informaciones que suministran los sentidos. En su lógica, Aristóteles expone las categorías del ser y las clasifica en diez tipos, distinguiendo entre ellas la sustancia, de un lado, y los nueve accidentes (cantidad, cualidad, relación, lugar, tiempo, etc.), de otro.

Cada realidad es un compuesto de materia y forma (teoría hilemórfica o hilemorfismo): la materia es el principio de los caracteres individuales y la forma es universal y posibilita el conocimiento científico, que se obtiene mediante la abstracción. Los conceptos de materia y forma los utiliza también Aristóteles para explicar el cambio y para dar su visión de la naturaleza y del hombre. En éste, el cuerpo es la materia y el alma la forma; cuerpo y alma constituyen una unidad substancial.

 En su ontología, o teoría del ser, establece Aristóteles otra noción básica, la distinción entre acto y potencia, y concibe a Dios como sumo ser, acto puro, principio del devenir y motor del universo. En ética mantiene que el objetivo de la vida humana es la felicidad. En política sostiene que el hombre es por esencia un animal social y, como la sociedad perfecta es el Estado, el hombre igualmente es un animal político. Escribió la primera metafísica de la historia, a la que él aplicó el nombre de «filosofía primera», que estudia el ser como tal, el ser en general subyacente a todas las cosas. Enfocó el problema del ser desde cuatro causas principales: sustancia y forma, materia y fin. Sus conocimientos biológicos son asombrosamente exactos y sus conceptos psicológicos no fueron rebatidos hasta entrado el s. XIX. Sus obras principales son: Organón, Metafísica, Política, Ética a Nicómaco, De Anima, etc.

 Es el filósofo de más influencia en la vida intelectual de la civilización occidental, sobre todo en el Medievo (Santo Tomás de Aquino, Averroes). Su Retórica y su Poética tuvieron plena vigencia en el Renacimiento.

RELACIONES DEL DERECHO ECOLOGICO CON OTRAS CIENCIAS Y OTRAS RAMAS DEL DERECHO

 Al ubicar al Derecho Ecológico, tal como hemos indicado, como una rama del Derecho Público, que contiene el conjunto de normas jurídicas de carácter coercitivo, establecidas con el fin de racionalizar la conducta del hombre en el marco de lo permisible, para la explotación y usufructo de los recursos naturales; y al entender que el mismo se relaciona por su objeto, con las ciencias ecológicas que como hemos indicado, tienen un carácter multidisciplinario; adquiere también esta característica de la ecología, obligándolo a relacionarse con otras ramas jurídicas que también se relacionan con esta ciencia.

 Este conjunto de normas jurídicas generalmente se ubican como derecho internacional, pero en cada Estado se adapta a la doctrina y a los principios establecidos en su carta magna o leyes específicas, como ocurre en Venezuela.

 Muchos teóricos de la materia, consideran que el Derecho Ecológico invade todas las ramas del Derecho, lo que consideramos es una realidad y así lo hemos indicado; y en tal circunstancia, el objeto tutelado por este derecho, que como hemos indicado es la Naturaleza, tiene que ver con el régimen jurídico-administrativo del Estado, con el de las relaciones Estado-individuo, y el de los individuos entre sí.

De esta manera, el Derecho Ecológico se relaciona, entre otras, con las siguientes ramas del Derecho:

 Con el Derecho Constitucional

El derecho constitucional es la rama del derecho público interno que tiene por objeto la regulación de la organización y funcionamiento de los poderes del Estado y el sistema de garantías de los particulares, mediante limitaciones del poder público.10

 Conforme a la doctrina, de la relación entre las ciencias jurídica y política, surge el concepto de Constitución o ley fundamental de un Estado soberano, que de manera escrita o no, se establece y acepta como guía para su gobernabilidad. La Constitución fija los límites y define las relaciones entre los poderes del Estado, estableciendo las bases del gobierno y la garantía de los derechos ciudadanos.

Es de reconocer el amplio contenido normativo que en la materia incluyó el constituyente venezolano en la nueva Constitución de 1999. Sin embargo, para ser sinceros y no pecar de ingenuos o neófitos, no debemos exaltar, como se ha hecho, valorando esta acción constituyente, como una novedad idearia que tiende a desmeritar a los anteriores legisladores, por cuanto, aunque no con el amplio contenido actual, la Constitución derogada de 1961, contemplaba normas precisas y desarrolladas legalmente, que sirvieron y servirán como normas de doctrina para engranar el contenido del nuevo Derecho Ecológico y Ambiental. Es digno de recordar la norma de la Constitución de 1961, cuyo Artículo 106° contemplaba: "El Estado atenderá a la defensa y conservación de los recursos naturales de su territorio, y la explotación de los mismos estará dirigida primordialmente al beneficio colectivo de los venezolanos."

 En esta norma podemos percibir el efecto e interés colectivo y generalizado de la norma ecológica o ambiental, dirigida, como siempre lo ha sido, hacia el beneficio colectivo.

 De igual manera, es de recordar el contenido del Art. 7º de la derogada Constitución, el cual vinculaba los recursos naturales con el Territorio Nacional, al indica que:

 "La soberanía, autoridad y vigilancia sobre el mar territorial, la zona marítima contigua, la plataforma continental y el espacio aéreo, así como el dominio y explotación de los bienes y recursos en ellos contenidos, se ejercerán en la extensión y condiciones que de-termine la ley"

 Así, al englobarlos con él, los incluía en la prohibición que establecía en el Art. 8º, cuando decía:

 "El territorio nacional no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado ni en forma alguna enajenado, ni aun temporal o parcial-mente, a potencia extranjera. Los Estados extranjeros sólo podrán adquirir, dentro del área que se determine, mediante garantías de reciprocidad y con las limitaciones que establezca la ley, los in-muebles necesarios para sedes de sus representaciones diplomáticas o consulares. La adquisición de inmuebles por organismos internaciona-les sólo podrá autorizarse mediante las condiciones y restricciones que establezca la ley. En todos estos casos quedará siempre a salvo la soberanía sobre el suelo."

Por otra parte, creemos obvio y por lo tanto innecesario, referirnos a los aspectos jerárquicos del instrumento constitucional y a la subordinación que todo el derecho nacional tiene de él.

 Con el Derecho Administrativo

El Derecho Administrativo es la rama del Derecho Público que tiene por objeto la Administración pública, entendida ésta, como la actividad a través de la cual el Estado y los sujetos auxiliares de éste tienden a la satisfacción de intereses colectivos.

En los Estados modernos tanto la administración como la jurisdicción se encuentran reguladas por la normativa administrativa general o especial, donde cabe distinguir ambas funciones, dándole a los órganos correspondientes el fundamento jurídico para el ejercicio de la función de juzgar, y por la vía administrativa, a la realización de los intereses generales.

 En este sentido, tanto el Derecho Administrativo en específico y la normativa derivada de él, como lo es el Derecho Ecológico, establecen las acciones fundamentales para el establecimiento de la garantía en el ejercicio del derecho y el marco dentro del cual estará delimitado este ejercicio; es decir, el marco de la vida colectiva para el orden de convivencia, garantizando cuáles son los ámbitos dentro de los que pueden desarrollarse las iniciativas privadas y cuáles las posibles conductas de los particulares, realizadas dentro del mantenimiento de la tranquilidad y el orden público; o bien, definiendo derechos, como en el caso del usufructo de los recursos naturales, o la limitación de las posibilidades de actuación, como cuando establece una prohibición, una tasa, un impuesto o una contraprestación, o cuando hace una concesión, para poner en manos de particulares ciertos bienes, o la prestación de determinados servicios.

 La relación también se manifiesta, al no haber dudas de que en su mayoría, el conjunto de instrumentos normativos que integran el Derecho Ecológico, pertenecieron al Derecho Administrativo, del cual se separaron como derecho autónomo, dada la importancia que las materias que atiende, tienen para el Estado; y más que para él, es indiscutible la interrelación y características de especialidad del Derecho Ecológico que antes mencionamos, en la vida pública nacional. Sin embargo, debemos entender, dentro de un criterio de interrelación y derivación jurídica, que atendiendo a las diferentes doctrinas jurídicas, el Derecho Ecológico se mantiene condicionalmente dentro de la estructura jurídica del Derecho Administrativo, del cual se nutre para comprender y accionar los procesos administrativos y jurisdiccionales que les son inherentes.

 Con el Derecho Civil

Por su interrelación con el Derecho Administrativo, el Derecho Ecológico se relaciona en muchas materias con el Derecho Civil, siendo éste en muchos casos supletorio de aquél en todo lo que se refiere a actos y contratos propios de los particulares y de éstos con el Estado, cuando no existan normas expresas que determinen procedimientos especiales que lo ubique como norma del derecho público.

 Son de relación entre el Derecho Ecológico y el Derecho Civil, lo relativo a las personas y al tratamiento de los bienes del dominio público administrados bajo el régimen del derecho civil, siendo de mayor relevancia mencionar, que una de las relaciones más estrechas entre estos derechos, está referida a las restricciones de la propiedad que establecen muchos instrumentos normativos del Derecho Ecológico, y fundamentalmente, en el tratamiento de la materia sobre expropiación con fines de utilidad pública.

 No podemos olvidar que, el Derecho civil es el conjunto de normas e instituciones destinadas a la protección y defensa de la persona y de los fines que son propios de ésta. En nuestro caso, es relevante lo referente: al derecho de obligaciones y contratos; a los arrendamientos; a la responsabilidad civil; a los derechos reales (posesión, propiedad, registro de la propiedad, derechos reales sobre cosas ajenas); al derecho de familia (parentesco, matrimonio, filiación, patria potestad, tutela); al derecho de sucesiones (testamento, herencia, legados, sucesión intestada).

Pero la mayor relevancia en esta relación con el Derecho Ecológico, la encontramos cuando aceptamos la consideración del Derecho Civil con un valor paraconstitucional y como Derecho común, complementario de otros derechos y leyes, cuyas lagunas llena.

 Como fuente del derecho civil, aplicado al derecho ecológico, podríamos mencionar el principio de responsabilidad civil por hecho ilícito consagrado en el Art. 1.185 del Código Civil venezolano, cuyo contenido es el siguiente:

 "El que con intención, o por negligencia, o por imprudencia ha causado un daño a otro, está obligado a repararlo. Debe, igualmente, reparación quien haya causado un daño a otro, excediendo en el ejercicio de su derecho los límites fijados por la buena fe o por el objeto, en vista del cual le ha sido conferido el derecho".

 Obiamente, en este contenido normativo, se requiere el daño a otra persona, inclusive en los daños contemplados como ecológicos, siendo un recurso para lograr imponer la responsabilidad civil a quien causare un daño a otro, cuyo daño esté incluido dentro de los parámetros del contenido del Derecho Ecológico.

Debemos aclarar que existe gran dificultad, en establecer la responsabilidad civil en esta materia, atendiendo a que el Derecho Civil es la expresión jurídico-formal de las relaciones de intercambio individual dentro de la sociedad y por ende, tal responsabilidad por el ilícito prospera en el marco de la capacidad individual para responder por los actos que lesionan dolosa o culposamente el derecho patrimonial de otro.

 En este aspecto, la legislación en materia de Derecho Ecológico tiende a establecer responsabilidades de esta índole, considerando el interés colectivo o de la comunidad, bajo la tutela del propio Estado y los entes que lo representan.

 Con el Derecho Penal

Es tal vez el Derecho Penal, por su condición de contener como derecho público interno, las normas relativas a los hechos punibles y las sanciones aplicables a quienes resulten culpables, la rama del Derecho que más interés ha tenido para el Derecho Ecológico, por constituirse en el respaldo por vía directa y supletoria, de su acción coercitiva. Sirve además, de fundamento y calificación integrante de los instrumentos normativos ecológicos, los cuales contienen normas dispositivas de carácter penal, considerando al ilícito ecológico como una categoría antijurídica capaz de constituirse en delito, para cuya violación se establecen las penas correspondientes.

El Órgano Legislativo venezolano, ha definido el contenido normativo de la Ley Penal del Ambiente, como un conjunto de normas específicamente penales, separadas de la legislación orgánica de la materia ambiental, como lo es la Ley Orgánica del Ambiente, pero orientadas por ésta, tal como lo expresa en su contenido.

 En las reformas hechas a la Ley Orgánica del Ambiente, se contempla con especificidad a la Ley Penal del Ambiente, toda vez que ella crea la Jurisdicción Especial Penal Ambiental, para el conocimiento y decisión de las causas provenientes de acciones u omisiones tipificadas como delito por "la ley especial respectiva", ordenando que la organización, composición y funcionamiento de los órganos de esta Jurisdicción Especial, se rija por las disposiciones establecidas en el Código Orgánico Procesal Penal, en la propia ley orgánica correspondiente y en el Reglamento interno de los Circuitos judiciales penales ambientales.

Con el Derecho Internacional.

El Derecho internacional público, como rama del derecho público externo, está constituido por el conjunto de normas que rigen las relaciones entre los Estados y entre éstos con otros sujetos internacionales entre sí, y con los derechos y deberes recíprocos que les corresponden.

 Por ser el Derecho internacional público quien contiene el ordenamiento jurídico de la comunidad internacional, en otra época llamado iusgentium o Derecho de gentes, por ser además, el ente normativo que regula las relaciones entre los pueblos, cuya noción está vinculada a la del Derecho natural, es por lo que se relaciona con el Derecho Ecológico.

 Hoy en día tiene gran relevancia esta interrelación, por la importancia, que además de los Estados como sujetos del Derecho Internacional, han tomado las Organizaciones Internacionales No Gubernamentales (ONG), de donde han surgido una serie de instrumentos normativos bilaterales y multinacionales, para la regulación de las acciones contra la naturaleza y contra los recursos naturales del planeta.

 Atendiendo a la característica mencionada de la espacialidad universal del Derecho Ecológico, es de gran necesidad su interrelación con el Derecho Internacional, ya que con él puede dar especificidad a la normativa como instrumento de coexistencia y cooperación entre los Estados; la regulación de las competencias vinculadas al territorio, sobre los espacios de interés internacional (espacios aéreos, cursos de agua internacionales, ecosistemas comunes), y el respecto de la población sobre estas competencias.

 En esta rama jurídica del derecho público externo, también se ha avanzado, al ser considerado el delito ecológico como un delito universal, lo cual da igual calificativo al Derecho. Se han enlazado y procesado diferentes acuerdos bi y multilaterales para atender áreas regionales o mundiales en materia del Derecho Ecológico. 

Derecho y Economía del Ambiente y de los Recursos Naturales - DERECHO ECOLÓGICO http://amzn.to/2tl01oL

No se ha insertado ningún vídeo

No se ha insertado ningún vídeo

No se ha insertado ningún vídeo

LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

DERECHO Y ECONOMIA DEL AMBIENTE Y DE LOS RECURSOS NATURALES - DERECHO ECOLÓGICO http://amzn.to/2tl01oL

La Problemática Ecológica 

La problemática ecológica podemos conceptuarla, diciendo que: “es la evolución y la incidencia de la acción del hombre sobre el Ecosistema, cuyo resultado se traduce en su deterioro y cambio morfológico; el estudio analítico del medio ambiente para determinar las causas o factores que influyen en el problema, sus efectos, tendencias, y las medidas de necesidad para la protección del ecosistema total o Mundo Biótico, donde el hombre es la célula fundamental, siempre con el gran ideal de lograr, mantener y mejorar la calidad de la vida”[1].

La problemática ecológica, concepción mental y psicológica de la “crisis”, alcanza su clímax en el momento cuando se da vigencia e importancia a la ecología, como ciencia fundamental en la protección del medio ambiente.

Los proyectistas de la Ley Penal del Ambiente, al referirse a la problemática ecológica en la Exposición de Motivos de la Ley, así se expresan:

“La problemática ambiental plantea un reto cotidiano y de alta política, por la cual demanda un cam­bio cultural en los órganos del Estado y la sociedad civil para lo cual se impone una labor educativa per­manente. La responsabilidad mayor compete a las élites políticas, judiciales, sindicales, empresariales, gremiales, académicas y comunicacionales, para crear una conciencia social ambientalista que supere la simple utilización racional de los recursos, que apenas es uno de los aspectos importantes. Se trata de garantizar su rendimiento sostenido y duradero, evitando reproducir en el modelo de organización y des­arrollo las causas que generan degradación, contaminación o destrucción.

FACTORES O CAUSAS DE LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

Los factores o causas que originan la problemática ecológica son de diferente índole, sin embargo, no es sino la acción irracional del hombre en su afán desmedido por transformar la naturaleza, la que produce los mayores estragos.

Como fenómenos naturales, se producen constantemente transformaciones dentro de la propia interrelación de los organismos que interactúan en el medio natural, pero estas transformaciones pueden considerarse como necesarias para el mantenimiento del ciclo biológico y para su equilibrio. No así, proceden en todos los casos las transformaciones originadas por el hombre, ya que la mayoría de las veces, éste en su afán desmedido por lograr el mayor beneficio en la utilización de los recursos, omite las más elementales leyes naturales. Pone así en peligro el ya mencionado equilibrio ecológico, cuyos efectos ponen de manifiesto lo que hemos dado en denominar la Problemática Ecológica o Ambiental.

Consideraremos como factores, o el conjunto de ellos, dos agrupaciones de procesos naturales provocados por el hombre, los cuales se transforman en autónomos y de gravedad progresiva, cuyo control por parte del mismo hombre se dificulta en la misma medida que progresa y se agrava. Estas dos agrupaciones son las producidas por la Explosión Demográfica y el Desarrollo.

1.-     Explosión Demográfica

La explosión demográfica es un fenómeno social que incide en la Ecología, al transformarse en factor de perturbación del medio ambiente y de los elementos que en él se desenvuelven. Se origina de la natalidad no controlada o de la aglomeración de personas en espacios ambientales limitados, o donde la densidad de población sobrepasa el límite de la capacidad de albergue y de los recursos que en él existen.

En consecuencia, podemos considerar como causas de la Explosión demográfica: a) el alto índice de natalidad; y b) la concentración ciudadana.

2.-    Alto Índice de Natalidad

El nacimiento es un fenómeno biológico natural, necesario para la perpetuación de las especies, sin embargo, se transforma en un problema social, en la medida que su incremento es desproporcionado con relación a los espacios vitales del medio ambiente y a los recursos que en él existen.

Es un fenómeno característico y predominante en los piases pobres y menos desarrollados, llamados también del Tercer Mundo, donde se hace más notorio por la reducida provisión de recursos conque cuentan y por los bajos niveles tecnológicos y educativos, que ayudan a incrementar: la poca capacidad productiva, los bajos niveles de rendimiento económico, el deficiente usufructo de los recursos escasos, su deterioro, desgaste y consumo innecesario hasta su destrucción.

De hecho, la natalidad se transforma en problema, en la medida que su incremento produzca, como hemos dicho, una población, que sobrepase el límite de la capacidad del espacio vital del medio ambiente y los recursos que en él existan. Ya que al producirse tal situación, la población en exceso presionará sobre ellos, ocasionando su deterioro o destrucción, transformándose en un problema ecológico cuya magnitud es impredecible.

El problema de la natalidad sobre índices ha sido analizado en diferentes épocas históricas, muy especialmente, cuando las crisis por escasez de recursos se han hecho sentir en la humanidad. Y aún, cuando el hombre ha sido siempre capaz de superar estas crisis, cada vez que aparece la dificultad para obtener los recursos en los niveles que los venía obteniendo, aparecen nuevas fórmulas para lograrlo y éstas siempre conducen al control de la natalidad.

EFECTOS DE LA PROBLEMÁTICA ECOLÓGICA

Del análisis anterior, surgió el conocimiento de los grandes problemas ambientales que detallaremos mas adelante:

1) El calentamiento global de la atmósfera (el efecto invernadero), debido a la emisión, por parte de la industria y la agricultura, de gases (sobre todo dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y clorofluorocarbonos) que absorben la radiación de onda larga reflejada por la superficie de la Tierra;

2) El agotamiento de la capa de ozono de la estratosfera, escudo protector del planeta, por la acción de productos químicos basados en el cloro y el bromo, que permite una mayor penetración de rayos ultravioleta hasta su superficie;

3) La creciente contaminación del agua y los suelos por los vertidos y descargas de residuos industriales y agrícolas;

4) El agotamiento de la cubierta forestal (deforestación), especialmente en los trópicos, por la explotación para leña y la expansión de la agricultura;

5) La pérdida de especies, tanto silvestres como domesticadas, de plantas y animales por destrucción de hábitats naturales, la especialización agrícola y la creciente presión a la que se ven sometidas las pesquerías;

6) La degradación del suelo en los hábitats agrícolas y naturales, incluyendo la erosión, el encharcamiento y la salinización, que produce con el tiempo la pérdida de la capacidad productiva del suelo

 Como consecuencia de estos fenómenos, que consideramos como factores o causas de la problemática ecológica, dos efectos se ponen de manifiesto en forma directa sobre la acción del hombre y en consecuencia, inciden y multiplican el factor degradante, destructor y contaminante del medio ambiente o ecosistema; ellos son:

1.-    El Incremento de las Necesidades Humanas

Se deriva de la “explosión demográfica” y de la “concentración ciudadana”. Obliga a que la acción del hombre presione sobre los elementos del sistema ecológico.

 Las necesidades humanas crecen en cantidad, aunadas al desarrollo cultural que le es inherente. En este caso, el crecimiento es desmedido en cuanto a las necesidades básicas, es decir, las fisiológicas que pesan sobre el hombre para su subsistencia, dada la dificultad para la consecución de los recursos necesarios para la manutención y para lograr el mínimo de calidad de visa.

Es evidente, que estos dos factores que aumentan el índice poblacional, presionan sobre el propio medio ambiente.

2.-    La Acción Devastadora de la Naturaleza

Simultánea con la explotación de los recursos naturales, se produce la acción destructora de la naturaleza en otros recursos naturales, especialmente: suelos flora y fauna.

Aparece la irracionalidad en las exploraciones y explotaciones: agrícolas, pecuarias, mineras, forestales y acuíferas.

La acción de estos fenómenos, concluyen en resultados del deterioro del medio ambiente y de los recursos que en él se encuentran, mediante las siguientes consecuencias:


[1] Prieto Silva Enrique, “Derecho y Economía del Ambiente y de los RRNN”. Edic. Inversiones Prieto Figueroa. Caracas. 2016    http://amzn.to/2tl01oL

EL DERECHO INTERNACIONAL DEL MEDIO AMBIENTE

DERECHO ECOLÓGICO: http://amzn.to/2tl01oL

EL DERECHO INTERNACIONAL DEL MEDIO AMBIENTE

 Mucho se ha hablado y discutido sobre la existencia e importancia del denominado Derecho Internacional del Medio Ambiente, considerado como la rama más reciente del ordenamiento jurídico internacional, que a decir de muchos autores, nadie discute su realidad misma, que es objetivamente patente y cada día más omnipresente; pero no faltan juristas que han cuestionado la autonomía normativa e incluso la denominación específica de este nuevo sector del ordenamiento internacional, que ha adquirido carta de naturaleza en los ámbitos académicos y científicos y es generalmente evocado como un nuevo sector especializado del ordenamiento jurídico internacional, que hoy en día existe con cuerpo específico de normas internacionales para la protección del medio ambiente, denominándose comúnmente “Derecho Internacional del Medio Ambiente”. Al respecto, dice José Juste Ruiz , que: “…pese a su extraordinaria pujanza y a su innegable atractivo inicial, hay que reconocer que se trata de un sector particularmente difícil del ordenamiento jurídico internacional, tanto en razón de su propia novedad, lo que excluye la existencia de una dogmática asentada, como en razón de su inherente complejidad, que deriva de múltiples razones: dependencia científica, interdisciplinariedad, carácter fronterizo, incidencia de motivaciones económicas y políticas; pero con todo, el Derecho Internacional del Medio Ambiente crece día a día ante nuestros ojos y renueva el desafío que supone la búsqueda de respuestas jurídicas a los numerosos interrogantes que plantea.”

 Nosotros, que estamos esforzados en encontrar la internacionalidad de las normas jurídicas protectoras del medio ambiente y de los recursos naturales que en él coexisten, cuando hablamos del Derecho Ecológico, no dudamos también en internacionalizarlo, en el entendido de la definición que hemos dado a nuestro Derecho, como conjunto de normas jurídicas que con su derivación ecológica, controlan al hombre en el uso y disfrute de la naturaleza y sus recursos naturales, estableciendo medidas para evitar el abuso en su explotación irracional, como forma de perennizar su existencia, uso y disfrute generacional. En este sentido, compartimos el criterio, de que el Derecho Internacional del Medio Ambiente debe responder al desafío que afronta la Comunidad Internacional de asegurar, mediante normas restrictivas, la protección de un medio ambiente cada vez más sometido a un proceso de deterioro inexorable.

 CONFLICTOS EPISTEMOLÓGICOS Y JURÍDICOS SOBRE EL “MEDIOAMBIENTE”

 El estudio del Derecho Internacional del Medio Ambiente plantea para algunos autores dificultades de orden terminológico, que generan dificultades de orden conceptual. Para algunos, su objeto de estudio, el medio ambiente, lo consideran una realidad evasiva cuya denominación misma presenta un contenido incierto, asumiendo que para la gramática, el término español medio ambiente es redundante, considerando que medio y ambiente son sinónimos, existiendo cacofonía al usar el adjetivo “medioambiental”, asumiendo que el término es polisémico, con el cual se hace indistintamente referencia a conceptos no siempre idénticos, tales como el medio físico, el medio humano, el entorno, la biosfera, el ecosistema y otros. No obstante, creemos que esta confusión hoy día no tiene sentido, cuando la Real Academia ha incluido el término en el sentido exclusivo para la designación del medio ambiente, que obviamente, unifica el concepto o término para los entornos: local, regional, nacional, mundial, universal, etc.

 LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN

 La cooperación internacional para la conservación de la naturaleza ha adquirido una creciente importancia en los últimos años, dada la creciente toma de conciencia por parte de la opinión pública, de que muchos problemas ambientales pueden traspasar las fronteras de los países, o tienen un alcance tan global que no es posible hacerles frente sólo por medio de leyes de alcance nacional. Los tratados y convenciones entre distintos países son hoy la principal fuente de leyes ambientales internacionales.

 El primer proyecto serio de cooperación internacional para los fines conservacionistas se debió al Dr. Paul Serasin, quien en el Octavo Congreso Internacional de Zoología en 1910 propuso la creación de un comité que esbozaría lo que podría ser una Comisión Internacional para la protección de la naturaleza.11 Se pretendió una cooperación de todos los países para proteger tanto los continentes como los mares, y a pesar de que tal proyecto tuvo una gran receptividad, no se pudo llevar a efecto por el surgimiento en 1914 de la Primera Guerra Mundial.

 OFICINA INTERNACIONAL PARA LA PROTECCIÓN DE LA NATURALEZA

 Después de la Guerra, hubo varios intentos serios para reactivar la idea expuesta, pero no fue sino en 1928, cuando se creó, con el acuerdo de los países europeos, la Oficina Internacional para la Protección de la Naturaleza, la cual estableció su sede en Bruselas en 1934. Esta Oficina y la idea, vuelven a quedar cesantes por el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939.

 LA UNIÓN INTERNACIONAL PARA LA PROTECCIÓN DE LA NATURALEZA

 Nuevamente en 1947, después de la conflagración, los ingleses y los suecos hacen renacer la idea, formando la “Unión Internacional Provisional para la Protección de la Naturaleza”, y a través de la UNESCO, en 1948 se crea definitivamente la “Internacional Unión for the Conservation of the Nature” (IUCN), en una Conferencia convocada para tal efecto en Fontainebleau, Francia a la cual asistieron los Representante de los Gobiernos de Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, República Dominicana, Egipto, Francia, India, Italia, Luxemburgo, Noruega, Panamá, Países Bajos, Polonia, Siam, Suiza, Siria y Venezuela.

 Esta Unión vino a ser la expresión de un anhelo común de los científicos y de los gobiernos que miran con precaución la desaparición gradual de los recursos naturales, debido a la acción imprevista del hombre. La Organización tiene entre sus finalidades la conservación de la naturaleza en sus más variados aspectos, tales como la flora y la fauna, los suelos y las aguas, y aquellos otros elementos naturales que todavía permanecen intactos.

 Fue motivación para los constituyentitas de la organización, el que, “la mayoría de los países del mundo han incluido en sus legislaciones energéticas previsiones tendientes a asegurar la conservación y restauración de sus recursos naturales como fuente económica primaria, pero tales medidas sólo tienen carácter local, y poco haría una Nación con cumplirlas a cabalidad si sus vecinas no adoptan otras semejantes”. No requiere demostración la necesidad de la cooperación internacional en el campo de la ciencia y de la naturaleza.

 En este sentido, la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza vino a ser un organismo internacional que sirve de vínculo a los esfuerzos realizados por las naciones para proteger sus recursos naturales, fuente primaria de su desarrollo económico. Tal organismo no sólo es un elemento más de lucha contra la destrucción de la naturaleza, sino que constituye el eslabón necesario para la coordinación de las medidas tomadas separadamente por cada Estado.

 La Organización debe proporcionar a los gobiernos y a las instituciones particulares, un servicio continuo de información e intercambio científico, que permita no sólo la superación en el campo de la ciencia de las entidades dedicadas a ella, sino que facilite el planteamiento y realización de campañas divulgativas y el asesoramiento para la resolución de problemas técnicos referentes a la conservación de la naturaleza.

 Como una expresión de la constante preocupación oficial en colaborar con aquellas labores que guardan relación con la protección de la Naturaleza, el Gobierno venezolano invitó a la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza a celebrar su III Asamblea General en la ciudad de Caracas, la cual se efectuó a fines de 1952.

 En el discurso de clausura de esta reunión, el Ministro de Relaciones Exteriores venezolano expresó la decisión del Gobierno de adoptar las medidas necesarias para perfeccionar el ingreso de Venezuela en la Unión. Esto se logró, con la promulgación de la Ley Aprobatoria de la Constitución de la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza el 12 de noviembre de 1954.

 Otros acuerdos importantes fueron: la Convención Internacional para la Prevención de la Contaminación por Petróleo de los Mares en 1954, la Convención de París sobre la responsabilidad de terceras partes en el campo de la energía nuclear en 1960 y la Convención Ramsar sobre humedales de importancia internacional en 1971.

 CONFERENCIA INTERNACIONAL DE LA BIOSFERA

 En 1972, al surgir la expectativa mundial a raíz de la publicación del informe del Club Roma, “Los límites al Crecimiento”, anteriormente mencionado, que consideramos como el renacimiento del malthusianismo, por plantear nuevamente la posibilidad del agotamiento de los recursos naturales vitales y la necesidad del control de la natalidad como fórmula para evitar el colapso mundial por la falta de alimentos, se revive entonces el programa auspiciado por la UNESCO que culminó con la “Conferencia Internacional de la Biosfera”, celebrada en París en 1968, de cuyas conclusiones surgió la promoción del primer encuentro mundial de extraordinaria repercusión, como lo fue la “Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Humano”.

 Con esta Conferencia, se logra ubicar por primera vez el Medio Ambiente como un lugar diferenciado en los diferentes programas políticos, reconociéndose, que el entorno afronta graves problemas que no respetan fronteras nacionales, y cuya solución es de carácter político, sin que pueda dejarse en manos de expertos y particulares.

 En cuanto al hombre, concluye en que éste “tiene derecho al disfrute de condiciones de vida adecuados, en un medio de calidad tal, que le permita llevar una vida digna y gozar de bienestar; y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones presentes y futuras”. En dicha Conferencia se creó también el “Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente” (UNEP); programa del cual han surgido otra serie de programas regionales sobre los diferentes recursos y problemas que afectan al mundo, e igualmente ha originado la convocatoria hasta fechas recientes de Conferencias sobre el Medio Ambiente.

 CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE DESERTIZACIÓN (UNCOD)

 En 1974, la Asamblea General de la ONU, hizo un llamado para organizar una conferencia internacional sobre el problema de la desertización, convocando la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Desertización (UNCOD), que se celebró en Nairobi en 1977.

 Cabe decir, que la desertización fue el primer problema ambiental en ser considerado de carácter global, reconocimiento que quedó formalizado en esta Conferencia, en la que se elaboró un mapa de los desiertos del mundo, incluyendo en él un índice de desertización. Desde entonces, se ha puesto en manos del Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP), la coordinación de un intento global de combatir el problema. Según las estimaciones para 1992 de la UNEP, en todo el mundo están afectados alrededor de 3.590 millones de hectáreas, o 35,9 millones de km2, en su mayor parte en forma de vegetación degradada en tierras empleadas para el pastoreo.

 CONVENCIÓN SOBRE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE EN ÁREAS EXTRATERRITORIALES

 En 1979, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, formó la “Convención sobre la Contaminación del Aire en Áreas Extraterritoriales”. A partir de entonces, fue notorio, que durante las década de los 80’ y de los 90’, muchos países industrializados mejoraron la calidad de su aire, reduciendo la cantidad de partículas en suspensión así como la de productos químicos tóxicos como el plomo, pero las emisiones de dióxido de azufre y de óxidos nitrosos, precursores de la deposición ácida, aún no han sido reducidos en su totalidad. Es también considerable a nivel de descontaminación atmosférica, el hecho de existir un elevado nivel de contaminación en gran parte de la Europa del este y la antigua URSS.

 LA CONVENCION DE LONDRES DE 1954 SOBRE LA CONTAMINACIÓN DE AGUAS NAVEGABLES

 El problema de la contaminación por petróleo de las aguas navegables, fue sometido por el Gobierno Británico a la Sociedad de las Naciones en julio de 1.943. Ésta lo remitió a la Organización de Tránsito de las Sociedad, quien a su vez preparó un borrador de Convención, basado en el trabajo de la Conferencia de Washington de 1.926, que sirvió de fundamento para que el Consejo de la Sociedad decidiera en 1.936, convocar una conferencia internacional para considerar dicho proyecto de convención.

 Esta conferencia no se llevó a cabo por la abstención de los Gobiernos de Alemania, Italia y Japón, cuya asistencia era considerada esencial para el éxito de la convención, no obstante, el problema de la contaminación de las aguas se mantuvo en suspenso durante la Segunda Guerra Mundial, aun cuando obviamente, dicho problema aumentó por el hundimiento de barcos cargueros petroleros en diferentes áreas, tanto del teatro de la guerra, como en las áreas aledañas a dichas zonas, donde el conflicto tomaba objetivos para beneficio de los beligerantes, que por ser una guerra internacional, es decir Mundial, involucró todos los continentes.

 Luego de la Guerra, el gobierno de Venezuela recibió del Gobierno Británico, una invitación para que enviara un representante a participar en una Conferencia internacional, que integrada por 40 países se reuniría en Londres el 26 de abril de 1.954. El propósito de esta Conferencia, según se indicaba en la invitación, era el de lograr un acuerdo que diera los pasos necesarios para eliminar el problema de la contaminación. Treinta y dos países asistieron como delegados a la Convención, entre ellos Venezuela, y otros 10 países enviaron observadores. Enviaron representantes: La ONU y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

 LEY APROBATORIA DE LA CONVENCION 1963 PARA IMPEDIR LA CONTAMINACIÓN DE LAS AGUAS DE MAR POR HIDROCARBUROS

 De esta Conferencia se originó la Convención Internacional para impedir la Contaminación de las Aguas de Mar por Hidrocarburos, cuya Ley Aprobatoria data del 9 de agosto de 1.963 y su promulgación el 6 de septiembre del mismo año. Es por demás obvio, que la normativa de esta Convención, es mucho más reciente que nuestra normativa nacional.

LA ENERGÍA, LOS HIDROCARBUROS Y LOS MINERALES EN VENEZUELA

DERECHO ECOLÓGICO: http://amzn.to/2tl01oL

 1.  LA ENERGÍA, LOS HIDROCARBUROS Y LOS MINERALES EN VENEZUELA

 

Para desarrollar el tema sobre la energía y referirla a Venezuela, tenemos que indicar y reconocer, que nuestro país está íntimamente ligado el concepto de energía con minerales y petróleo. Es imposible hablar de petróleo y de uranio, sin que surja su importancia como elementos generadores de energía térmica y nuclear, por lo que se han constituido en dos de los elementos de la naturaleza más apreciados, y al extremo, valiosos y necesarios para el sustento del desarrollo de las sociedades; llegando al extremo de constituirse en preciados y cuestionados elementos, hasta ahora de difícil sustitución en la generación energética en los grandes e importantes centros del desarrollo, pero que, debido al mal uso y a los riesgos que se deducen de su reacción, mantienen en expectativa a los científicos de la energía y a los mismos pueblos que se benefician de ellos, manteniendo en la actualidad un debate para deducir al más corto tiempo la importancia y la necesidad de su uso. En nuestro caso, son los que han hecho de Venezuela un país universal, al constituirse en una de las principales fuentes de estos recursos y uno de los principales productores de energía del mundo al poseer las reservas de petróleo más grandes del hemisferio occidental, además de importantes reservas de gas y carbón, así como un potencial de producción de energía hidroeléctrica. Es el noveno productor mundial de petróleo y el sexto exportador de esa fuente de energía; sin embargo, conforme a criterios políticos y económicos que dominan hoy día el planeta, se le cuestiona su incidencia en la calidad ambiental, inculpándosele de productor de los elementos más importantes en el calentamiento global y el cambio climático, cuyo embate es la incidencia que hoy se recurre en la aldea global.

 1.     EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA ENERGÍA

 Desde la prehistoria, cuando la humanidad descubrió el fuego para calentarse y cocer los alimentos, pasando por la Edad Media en la que construía molinos de viento para moler el trigo, hasta la época moderna en la que se puede obtener energía eléctrica fisionando el átomo, el hombre ha buscado incesantemente fuentes de energía, surgiendo desde hace al menos dos siglos, el uso masivo de los combustibles fósiles; por un lado el carbón para alimentar las máquinas de vapor industriales y de tracción ferrocarril y la calefacción hogareña, más recientemente el uso del petróleo y sus derivados en la industria y en el transporte, principalmente el automóvil, se ha evolucionado en el consumo de energía mayormente natural, aunque durante mucho tiempo convivieron con el aprovechamientos de la energía eólica, la hidráulica y la biomasa, que paradójicamente están siendo impulsadas las energías no contaminantes inagotables como lo son la eólica, la solar y la hidráulica, en la medida de las posibilidades de existencia y la restricción temporal y estacional.

 Vamos a referirnos a la energía fósil, que es la generada por la combustión del carbón y la derivada y propio uso del petróleo como energía; por el interés de muchos lectores conocedores de la crisis energética surgida por los factores del tratamiento como recursos no renovables y agotables, pero más aún, en atención y consideración como elementos provocadores de la contaminación ambiental, ligados a las posibles causas del calentamiento global y el cambio climático, y que han originado una permanente y progresiva búsqueda de fuentes de energía inagotables. También por el intento de los países industrializados de fortalecer sus economías nacionales reduciendo su dependencia de los combustibles fósiles, concentrados en territorios fuera de sus fronteras. Así como medida propia para evitar el agotamiento de sus propios recursos, donde muchos de ellos incursionaron en la adopción de la energía nuclear, otros en la explotación de sus recursos hídricos aprovechando intensivamente sus cursos de agua.

 En todo caso, es conveniente entender, que cualquiera sea el sistema o elemento que se emplee para generar energía, ya sea físico, químico o nuclear, su relevancia o importancia se mide en su capacidad de realizar trabajo o liberar calor o radiación. La energía total de un sistema siempre se conserva, pero puede transferirse a otro sistema o convertirse de una forma a otra.

 2.     LAS FUENTES DE ENERGÍA

 Cuando hablamos de fuentes de energía, referimos a las elaboraciones naturales más o menos complejas, de las que el ser humano o cualquier ser viviente puede extraer energía, indiscutiblemente necesaria para la elaboración de la mayoría de sus actividades. Pudiéramos decir, que es el fundamento de todo apoderamiento de las necesidades físicas y biológicas. Hoy día, es no solo indispensable sino necesaria para la satisfacción de cualquiera necesidad: acondicionamiento del medio ambiente, cocer los alimentos, moldear los minerales, generar iluminación para vencer la oscuridad, transformar los elementos de la naturaleza, multiplicar el esfuerzo físico, en fin, muchas otras actividades imposible de realizar sin el aporte energético que generan circunstancias o elementos naturales como el viento, el agua, el sol, o los elementos combustibles generadores y la reacción química de otros elementos que generan gases y vapor de agua, cuya expansión física multiplica la fuerza necesaria para el movimiento y el desplazamiento de elementos seres vectores utilizados por los seres vicos. Pudiéramos ejemplarizar con un fenómeno natural, el caso de las células vegetales de las plantas, que gracias a la clorofila[1], captan la energía luminosa generada por el sol y la transforman en energía química, con la cual forman compuestos orgánicos a partir de dióxido de carbono, agua y sales minerales. Energía que a su vez sirve a los animales y al propio ser humano para ser transformada mediante su sistema digestivo en energía para la vida.

 Clasificaciónde las fuentes de energía

 Igual que los recursos naturales, las fuentes de energía se clasifican en:

    Renovables,aquellas que pueden utilizarse de manera continuada o permanente para producir energía, bien porque se regeneran fácilmente como la biomasa, o porque son una fuente inagotable como la solar y la hídrica.

    No renovables, aquellas que al ser utilizadas temporalmente no vuelven a regenerarse por cuanto se transforman en el resultado generado, es decir son agotables. Aunque en realidad, el agotamiento de los generadores de este tipo de energía no se fundamenta en su agotamiento, sino en el tiempo de su generación que es altamente superior al tiempo estimado de uso, ya que la naturaleza emplea un imponderable e inestimable tiempo para su reproducción.

 3.     Fuentes de energía renovables

 Llamamos energías renovables a aquellas que son generadas por fuentes de duración permanente y natural, virtualmente inagotables, entre las que podemos mencionar:

    La Energía Hidráulica, que es la más común de las fuentes generadoras de energía. Ya desde la antigüedad, se reconoció que el agua que fluye desde un nivel superior a otro inferior posee una determinada energía cinética susceptible de ser convertida en trabajo, como demuestran los miles de molinos que a lo largo de la historia fueron construyéndose a orillas de los ríos.

    La Energía Cinética o Mecánica, que es la generada por el movimiento de los cuerpos. Es la energía que un objeto posee debido a su movimiento. La energía cinética depende de la masa y la velocidad del objeto según la ecuación: (E = 1mv2), donde m es la masa del objeto y v2 la velocidad del mismo elevada al cuadrado. El  valor de E también puede derivarse de la ecuación: (E = (ma) d, donde a es la aceleración de la masa m y d es la distancia a lo largo de la cual se acelera. Las relaciones entre la energía cinética y la energía potencial, y entre los conceptos de fuerza, distancia, aceleración y energía, pueden ilustrarse elevando un objeto y dejándolo caer.

    La Energía Potencial, es la energía asociada a un objeto situado a determinada altura sobre una superficie. Cuando el objeto se levanta desde una superficie se le aplica una fuerza vertical. Al actuar esa fuerza a lo largo de una distancia, se transfiere energía al objeto. Si se deja caer el objeto, la energía potencial se convierte en energía cinética. Es la energía almacenada que posee un sistema como resultado de las posiciones relativas de sus componentes. Por ejemplo, si se mantiene una pelota a una cierta distancia del suelo, el sistema formado por la pelota y la Tierra tiene una determinada energía potencial; si se eleva más la pelota, la energía potencial del sistema aumenta. Otros ejemplos de sistemas con energía potencial son una cinta elástica estirada o dos imanes que se mantienen apretados de forma que se toquen los polos iguales. Para proporcionar energía potencial a un sistema es necesario realizar un trabajo. Se requiere esfuerzo para levantar una pelota del suelo, estirar una cinta elástica o juntar dos imanes por sus polos iguales. De hecho, la cantidad de energía potencial que posee un sistema es igual al trabajo realizado sobre el sistema para situarlo en cierta configuración. La energía potencial también puede transformarse en otras formas de energía. Por ejemplo, cuando se suelta una pelota situada a una cierta altura, la energía potencial se transforma en energía cinética.

    La Energía Geotérmica, Se considera que pudiera ser el sustituto energético que supla en gran proporción el consumo de combustibles fósiles. Es la fuente o recurso natural, que se basa en el hecho de que la Tierra está más caliente cuanto más profundamente se perfora. La energía geotérmica puede derivarse del vapor de agua atrapado a gran profundidad bajo la superficie terrestre. Si se hace llegar a la superficie, puede mover una turbina para generar electricidad. Otra posibilidad es calentar agua bombeándola a través de rocas profundas calientes. Aunque esta fuente de energía subterránea es en teoría ilimitada, en la mayor parte de las zonas habitables del planeta está demasiado profunda como para que sea rentable perforar pozos para aprovecharla, no obstante, ya se ha experimentado con ella.

    La Energía Solar, no es una única tecnología energética, sino un término que abarca diversas tecnologías de energías renovables. Su característica común es que, al contrario que el petróleo, el gas, el carbón y las formas actuales de energía nuclear, la energía solar es inagotable. La energía solar puede dividirse en tres grandes grupos: aplicaciones para calefacción y refrigeración, generación de electricidad y producción de combustibles a partir de la biomasa. El Sol se ha empleado para la calefacción desde hace siglos, pero desde finales de la década de los setenta los arquitectos se han ido familiarizando con técnicas solares y en el diseño de edificios que aprovechen el Sol invernal y queden protegidos del Sol de verano. El Sol calienta el agua, con lo que proporciona calor y agua caliente a la edificación.

    También es posible generar electricidad con una serie de tecnologías que, en último término, dependen de los efectos de la radiación solar. La forma más sencilla de generación eléctrica solar es el empleo de un conjunto de colectores que calientan agua para producir vapor que a su vez hace girar una turbina. Existen varias de esas instalaciones, que producen unos 200 megavatios de potencia.

    La Energía Eólica, que es la generada por la fuerza del viento. Antiguamente se usaba para mover los objetos, por ejemplo, los barcos de vela. Actualmente lo utilizamos para producir electricidad. En las centrales eólicas el viento mueve las aspas de los molinos y este movimiento se transforma en electricidad.

4.     Fuentes de energía no renovables

 Agrupamos en una clasificación específica a las fuentes de energía, en consideración a su tiempo de generación y permanencia en uso, así:

 1. La energía nuclear.

 Se genera mediante la fisión de átomos de uranio, cuyo calor creado en el proceso se emplea para impulsar una turbina que genera electricidad. Las cantidades de energía que pueden obtenerse mediante procesos nucleares superan con mucho a las que pueden lograrse mediante procesos químicos, que sólo implicanlas regiones externas del átomo.

 El reactor nuclear y el equipo de generación eléctrica son sólo partes de un conjunto de actividades interrelacionadas y la producción de un suministro fiable de electricidad en este proceso, exige extraer, procesar y transportar el uranio; enriquecerlo y empaquetarlo en la forma adecuada; construir y conservar el reactor y el equipo generador, y procesar y retirar el combustible gastado. Estas actividades requieren unos procesos industriales muy complejos e interactivos y conocimientos especializados.

 Gran Bretaña fue uno de los primeros países en aprovechar la energía nuclear. A mediados de la década de 1950 en el Reino Unido ya existían varios reactores que generaban electricidad. El primer reactor nuclear que se conectó a una red de distribución de electricidad en Estados Unidos empezó a funcionar en 1957 en Shippingport (Pensilvania). Seis años después fue encargada la primera instalación comercial construida sin subvenciones directas del gobierno federal. Aquel encargo marcó el principio del intento de transformar los sistemas de generación eléctrica de todo el mundo para que empleasen energía nuclear en lugar de combustibles fósiles. Sin embargo, el intento fracasó debido al rápido aumento de los costos, los retrasos debidos a disposiciones locales, la reducción de la demanda de electricidad y el incremento de la preocupación por la seguridad.

 Más recientemente, a finales de la década de 1980 la industria nuclear quedó en suspenso en la mayoría de los países debido a la polémica política y económica. Se encargaron pocas centrales y, aunque la mayoría de las que estaban en construcción se completaron, hubo retrasos y se cancelaron muchos encargos de nuevas centrales. Francia, con una fuerte tradición de control centralizado de las cuestiones técnicas, ha constituido una importante excepción en ese sentido, igual que los países de la antigua Unión Soviética.

 En la actualidad existe la tendencia a desarrollar la energía nuclear aunque con prudencia y expectación, estimándose que en breve plazo, la energía nuclear podría producir hasta el 10 o el 15% de la energía mundial, o tan sólo el 1 o el 2%. No obstante, desde el terremoto y tsunami producidos en Japón en 2011, donde apareció un grave peligro nuclear derivado de los fenómenos mencionados, pareciera que en el mundo se tomaría una decisión de evitar aumentar la generación de energía basada en la fisión atómica del uranio. Alemania ha sido el centro de generación antinuclear, al promover y generar la reducción total del sistema de generación hasta finalizarlo en la próxima década.

 2. La energía fósil.

 Es aquella energía química generada por la quema de combustibles fósiles, que son el producto principalmente del enlaces de hidrógeno y carbono producto de la fotosíntesis con luz del Sol, que quedó almacenada en moléculas de biomasa vegetal, animal y otros organismos del pasado remoto, principalmente desde el Paleozoico antes de la era de dominación de los grandes reptiles, que existieron desde hace 400 millones de años hasta 280 millones de años en el período carbonífero, aunque se estima que algunos se formaron en la época de los dinosaurios.

 Las moléculas de energías fósiles, están compuestas principalmente de átomos de carbono e hidrógeno que en su mayoría quedaron fijados como glucosas (azúcares) por los procesos de fotosíntesis que ocurrió en los cloroplastos de las plantas prehistóricas. Se presenta en tres formas básicas: en estado sólido, el carbón; en estado líquido, el petróleo y sus derivados; y el gas natural.

 Dependiendo de la combinación de plantas y animales presentes, de la cantidad de material que los sepultó y de las condiciones de temperatura y presión al momento de descomponerlos será el tipo y las características del combustible fósil. Cada mezcla específica de hidrocarburos da una propiedad especial como punto de ebullición, punto de derretimiento, densidad, viscosidad, etc. Con el paso del tiempo, estas sustancias comenzaron a buscar una salida a la corteza terrestre a través de rocas porosas, lutitas o lodos limosos. Algunas rocas eran lo suficientemente densas para prevenir la filtración hacia la superficie, por lo que el combustible se quedaba atrapado o reservado en ellas, a estas rocas se les llamócaprocks. El carbón proviene de áreas pantanosas en la Tierra con agua dulce o agua de mar con sulfuros; el petróleo en su mayoría proviene de grandes masas de plancton marino acumuladas en el fondo del mar o en sedimentos de ríos y lagos que quedaron cubiertos bajo grandes capas de limo; y el gas natural se conformó en regiones subterráneas más profundas donde había mayor presión y temperatura que durante la formación del petróleo. En algunas zonas, estos procesos ocurrieron en mares antiguos que luego se secaron y se alejaron.

El petróleo y el carbón como fuentes energéticas.

 El uso de energía generada por el petróleo varía mucho según los países; por ejemplo, en Estados Unidos es cuatro veces y media superior al promedio mundial, mientras que en China era sólo una cuarta parte de dicho promedio, el que se ha venido incrementando en los últimos años. Para fines del siglo XX el petróleo y el gas natural supusieron casi las dos terceras partes del consumo primario de energía en todo el mundo. El carbón también fue una fuente importante, mientras que la energía nuclear, la energía solar, la geotérmica y otras energías alternativas han tenido menor peso.

 El Carbón, es un término genérico con el cual se designan una gran variedad de materiales sólidos con un elevado contenido de carbono. La mayoría del carbón se quema en centrales térmicas para generar vapor de agua destinado a impulsar los generadores eléctricos. También se usa parte del carbón en las fábricas para proporcionar calor para los edificios y los procesos industriales; una variedad especial de carbón de alta calidad se convierte en coque metalúrgico para la fabricación de acero.

 El carbón ha sido un gran competidor del petróleo y sus reservas mundiales son de gran magnitud. Es tan cuantiosa, que la cantidad de carbón recuperable desde un punto de vista técnico y económico en las condiciones actuales proporcionaría cinco veces más energía que las reservas de petróleo crudo. Cuatro regiones del mundo contienen tres cuartas partes de las reservas de carbón actualmente recuperables: Estados Unidos (28%), los países de la antigua URSS (17%), China (16%) y Europa Occidental (14%).

 Es de hacer notar, que a pesar de los precios relativamente bajos del carbón y de las enormes reservas que existen, el crecimiento del uso del carbón desde 1973 ha sido mucho menor de lo previsto, ya que el carbón está asociado a muchos más problemas medioambientales que el petróleo. La minería subterránea puede provocar silicosis en los mineros, hundimientos del suelo situado sobre las minas y filtraciones de ácido a los acuíferos. La minería a cielo abierto exige una cuidadosa restauración del entorno para que la tierra vuelva a ser productiva y el paisaje se recupere. Además, la combustión del carbón provoca la emisión de partículas de dióxido de azufre, óxido de nitrógeno y otras impurezas. Se cree que estas emisiones son causantes de la lluvia ácida.

 Cuando hablamos del carbón, no podemos menos que mencionar el producto denominado Orimulsión, que surgió como un valor de combustible en la línea de los llamados limpios o verdes, es decir, de baja generación de contaminantes. En las décadas de los 80’ y 90 del siglo pasado, comenzó a causar furor, como mencionamos cuando tratamos el tema petrolero. Pero en esta oportunidad queremos mencionar un elemento que pareciera ser digno de mención cuando hablamos de CARBON, es el llamado Carbón limpio, surgido como una idea ambientalista, que aunque parezcan contradictorios los temas carbón y limpio, pareciera ser realmente una idea genial, que tiende a deslastrar al combustible fósil de mayor existencia en el mundo como lo es el carbón, de su principal factor contaminante, el dióxido de carbono CO2. En tal sentido, el Organismo Internacional de la Energía prevé que para 2050 se producirá más del doble de la electricidad a partir del carbón, que la que se genera actualmente.

 Se estima, que desde hace poco más de 30 años, algunos gobiernos iniciaron programas de colaboración con la industria privada para fomentar el desarrollo de tecnologías de carbón limpias. Programas que tienden a cerrar el ciclo del dióxido de carbono e impedir que sus emanaciones vayan a la atmósfera. Básicamente, se dirige a la reutilización y almacenamiento seguro y permanente de este gas. Se experimenta con tres rutas o alternativas para extraerlo antes y después de la combustión tradicional, y tras la gasificación previa, después de la combustión tradicional separarlo de la mezcla de los gases de combustión con diversas técnicas, y con la oxicombustión tradicional (oxyfuel), que consiste en quemar el carbón en presencia de oxígeno puro en vez de hacerlo con aire.

 En este experimento lleva la batuta China, quien mediante un proceso que han desarrollado, transforma el carbón en gas sintético o syngas, que es una mezcla de hidróxido de carbono e hidrógeno, la cual introduce en los catalizadores que sintetizan los elementos químicos y los combustibles. El efecto es similar al que genera la Orimulsión, con la diferencia de que se deriva de la sulfatación de petróleo pesado o bitumen.

 5.     LAS ENERGÍAS LIMPIAS

 Fuera de la clasificación que hemos expuesto, hay energías que se denominan limpias, que son aquellas que reducen drásticamente los impactos ambientales producidos, entre las que cabe citar el aprovechamiento de:

 -    Los ríos y corrientes de agua dulce: energía hidráulica;

 -    Los mares y océanos: energía mareomotriz;

 -   El calor de la Tierra: energía geotérmica;

 -    El átomo: energía nuclear;

 -    La materia orgánica: biomasa;

 -    Los combustibles, o energía química. Son materiales que pueden arder, como la leña, el carbón y el gas natural. Por su energía química, cuando arden se desprenden energía luminosa y calorífica. Esta energía puede transformar-se en movimiento cuando los combustibles se utilizan por el funcionamiento de un motor.

 Todas estas energías se ubican entre las renovables, excepto la energía nuclear, que usa como combustible principal, el uranio que es un mineral.

 Con respecto a las llamadas energías alternativas (eólica, solar, hidráulica, biomasa, mareomotriz y geotérmica), cabe señalar que su explotación a escala industrial, es fuertemente contestada incluso por grupos ecologistas, dado que los impactos medioambientales de estas instalaciones y las líneas de distribución de energía eléctrica que precisan pueden llegar a ser importantes, especialmente, si como ocurre con frecuencia (caso de la energía eólica) se ocupan espacios naturales que habían permanecido ajenos al hombre.

 6.     EL CUESTIONAMIENTO GENERADO POR COMBUSTIBLES FOSILES

 Mucho se ha discutido sobre el uso de la energía fósil generada por la combustión de derivados petroleros, y se piensa, que para evitar el gran grado de contaminación que produce ésta pudiera o es necesario remplazarla.

 A finales del siglo XX se comenzó a cuestionar el modelo energético imperante por dos motivos:

 a) Los problemas medioambientales suscitados por la combustión de combustibles fósiles, como los episodios de smog de grandes urbes como Londres o Los Ángeles, o el calentamiento global y el cambio climático del planeta; y

 b) los riesgos del uso de la energía nuclear, puestos de manifiesto en accidentes como el de Chernóbil y más recientemente en Fushihamaen Japón, que han creado un cúmulo de expectativas sobre los problemas ambientales que crean tanto el uso del combustible fósil, como la energía nuclear, atendiendo principalmente al factor medioambiental.


[1] Clorofila (del gr. jloros, verde, y fullon, hoja) s. f. Conjunto de pigmentos de color verde, responsables de la fotosíntesis de muchas plantas autótrofas, pues son capaces de absorber energía de la luz solar y convertirla en energía química, que se utiliza para sintetizar compuestos orgánicos. Por sus propiedades desodorantes y aromáticas, la clorofila es usada en farmacia, cosmética, etc.

Tomado del libro: Derecho y Economía del Ambiente y de los Recusos Naturale - DERECHO ECOLÓGICO: http://amzn.to/2tl01oL

EL PETRÓLEO Y LA INDUSTRIA PETROLERA EN VENEZUELA

DERECHO ECOLÓGICO: http://amzn.to/2tl01oL

 EL PETRÓLEO – EVOLUCION HISTORICA

 La palabra petróleo deriva del latín petra = piedra y óleum =aceite. Es generalmente una sustancia viscosa de origen natural, cuya composición consiste en una mezcla de sustancias orgánicas formadas por hidrocarburos, con pequeñas cantidades de otros compuestos de azufre y de oxígeno, cuyo contenido de azufre varía entre un 0,1 y un 5%; su color es variable del incoloro al negro, con olor oleáceo o sulfurado muy pronunciado, que puede presentarse también en los tres estados: sólido, líquido y gaseoso, en una variada gama de negro, con un peso específico menor que el del agua, y sus principales componentes son el carbono y el hidrógeno.

 En tal virtud, el petróleo es un hidrocarburo, mezclado frecuentemente con nitrógeno, gas carbónico, azufre, etc., impurezas éstas que le restan valor comercial, atendiendo en forma proporcionalmente directa al alto contenido de azufre, que imposibilitan refinarle por el método Cracking o Pirolisis, que consiste en una operación llevada a cabo por acción simultánea del calor y de la presión, con la cual se busca mejorar el rendimiento de los petróleos en naftas, empleando gas-oil, los aceites parafinados y el mazut asfáltico o fuel-oil, que es un combustible bueno, capaz de remplazar al aceite en muchas de sus aplicaciones.

 El petróleo se forma bajo la superficie terrestre por la descomposición de organismos marinos y los restos de animales minúsculos que viven en el mar y, en menor medida, de organismos terrestres arrastrados al mar por los ríos o los de plantas que crecen en los fondos marinos, que se mezclan con las finas arenas y limos que caen al fondo en las cuencas marinas. Estos depósitos, ricos en materiales orgánicos, se convierten en rocas generadoras de crudo.

 El proceso comenzó hace muchos millones de años, cuando surgieron los organismos vivos en grandes cantidades, y continúa hasta el presente, cuando los sedimentos se hacen más espesos y se hunden en el suelo marino por su propio peso.

 Este aceite mineral es conocido desde muy antiguo, se estima que hace miles de años. En forma de betún, que es el residuo obtenido después de evaporarse los productos livianos, se encuentra en grandes cantidades bajo la superficie terrestre. Se le menciona en la Biblia, al referir que la cuna de Moisés fue pintada con él. Hacia el siglo 520 antes de Cristo, se le empleaba como combustible en Babilonia, y en Egipto se embalsamaban los muertos con una mezcla de betún y de materias aromáticas. En Asia, las poblaciones muy antiguas del Cáucaso y del Tíbet veneraban como manifestaciones divinas, los chorros de nafta inflamada que surgían del suelo.

 Durante mucho tiempo se empleó para fines limitados, como el calafateado de barcos, la impermeabilización de tejidos o la fabricación de antorchas. En la época del renacimiento, el petróleo de algunos depósitos superficiales se destilaba para obtener lubricantes y productos medicinales, pero la auténtica explotación del petróleo no comenzó hasta el siglo XIX. Para entonces, la Revolución Industrial había desencadenado una búsqueda de nuevos combustibles y los cambios sociales hacían necesario un aceite bueno y barato para las lámparas.

 Nunca imaginaron los antiguos que este aceite de piedra llegase a ser una de las más importantes fuentes de energía que se consume en el mundo, ni de la dependencia que tendrían las comunidades con su vida moderna, de este producto de la tierra utilizado, pero no de relevancia en su época.

 A mediados del siglo XIX varios científicos desarrollaron procesos para su uso comercial. Es el caso del británico James Young y otros, quienes comenzaron a fabricar diversos productos a partir del petróleo, aunque después Young centró sus actividades en la destilación de carbón y la explotación de esquistos petrolíferos.

 En 1852, el físico y geólogo canadiense Abraham Gessner obtuvo una patente para producir a partir de petróleo crudo un combustible para lámparas relativamente limpio y barato, el queroseno. Tres años más tarde, el químico estadounidense Benjamin Silliman publicó un informe que indicaba la amplia gama de productos útiles que se podían obtener mediante la destilación del petróleo.

 Con este precedente, comenzó la búsqueda de mayores suministros de petróleo, por cuanto desde hacía años, muchas personas sabían que en los pozos perforados para obtener agua o sal se producían filtraciones de petróleo, por lo que pronto surgió la idea de realizar perforaciones para obtenerlo.

 Los primeros pozos de este tipo se perforaron en Alemania entre 1857 y 1859, pero el acontecimiento que obtuvo fama mundial fue la perforación de un pozo petrolífero cerca de Oil Creek, en Pennsylvania, llevada a cabo por el coronel Edwin L. Drake, quien en 1859, contratado por el industrial estadounidense George H. Bissell, hizo perforaciones en busca del supuesto depósito matriz, del que parecía ser el origen de las filtraciones de petróleo en Pennsylvania occidental. En su intento, encontró un depósito de poca profundidad, apenas 21,2 m, cuyo petróleo era de tipo parafínico, muy fluido y fácil de destilar. Este éxito de Drake marcó el comienzo del rápido crecimiento de la moderna industria petrolera, por lo que la comunidad científica no tardó en prestar atención al petróleo, desarrollándose hipótesis coherentes para explicar su formación, su movimiento ascendente y su confinamiento en depósitos.

 Aunque hacía siglos que el petróleo se empleaba en campos tan diferentes como la medicina o la construcción, la moderna era del petróleo empezó con la perforación de un pozo comercial en Pensilvania (Estados Unidos), en 1959. La industria petrolera estadounidense creció rápidamente, y surgieron numerosas refinerías para fabricar productos derivados del petróleo crudo. Las compañías petroleras empezaron a exportar su principal producto, el queroseno —empleado para iluminación—, a todas las zonas del mundo. El desarrollo del motor de combustión interna y del automóvil creó un enorme mercado nuevo para otro derivado importante, la gasolina. Un tercer producto, el gasóleo de calefacción, empezó a sustituir al carbón en muchos mercados energéticos.

 Las compañías petroleras, la mayoría estadounidenses, encontraron inicialmente reservas de crudo mucho mayores en Estados Unidos que en otros países. Esto hizo que las compañías petroleras de otros países —sobre todo Gran Bretaña, Países Bajos y Francia— empezaran a buscar petróleo en muchas partes del mundo, especialmente en Oriente Próximo. Los británicos iniciaron la producción del primer campo petrolífero en esa zona (concretamente en Irán) justo antes de la I Guerra Mundial. Durante la guerra, la industria petrolera estadounidense produjo dos tercios del suministro mundial de petróleo a partir de yacimientos nacionales, e importó un sexto de México. Al final de la I Guerra Mundial, y antes del descubrimiento de los productivos campos del este de Texas, Estados Unidos, con sus reservas afectadas por el esfuerzo bélico, se convirtió en un importador neto de petróleo durante algunos años.

 A lo largo de las tres décadas siguientes, con el apoyo ocasional del gobierno federal de Estados Unidos, las compañías petroleras de ese país se expandieron con enorme éxito por el resto del mundo. En 1955, las cinco principales empresas de petróleo de Estados Unidos producían dos tercios del petróleo del mercado mundial (sin incluir América del Norte y el bloque soviético). Dos compañías británicas producían casi un tercio, mientras que los franceses sólo producían una quincuagésima parte. Las siete principales compañías estadounidenses y británicas proporcionaban al mundo cantidades cada vez mayores de petróleo barato procedente de las enormes reservas de Oriente Próximo. El precio internacional era aproximadamente de un dólar por barril; durante esa época Estados Unidos era en gran medida autosuficiente, y sus importaciones estaban limitadas por una cuota. 

 En la actualidad, a su estado natural se le reconoce y denomina como petróleo bruto o crudo, o simplemente crudo, de donde se derivan centenares de productos de las más variadas y complejas substancias. Es tal vez, uno de los productos de la naturaleza, de donde se extrae la mayor cantidad de derivados.

 Su principal empleo actual, es como combustible y materia prima para la industria química. Las sociedades industriales modernas lo utilizan sobre todo para lograr un grado de movilidad por tierra, mar y aire impensable hace sólo 100 años. Además, el petróleo y sus derivados se emplean para fabricar medicinas, fertilizantes, productos alimenticios, objetos de plástico, materiales de construcción, pinturas o textiles y para generar electricidad.

 Las naciones de hoy en día dependen del petróleo y sus productos, al extremo que, la estructura física y la forma de vida de las aglomeraciones periféricas que rodean las grandes ciudades son posibles gracias a un suministro de petróleo abundante y barato. Las estadísticas revelan, por circunstancias conocidas, que en los últimos años ha descendido la disponibilidad[1] mundial de esta materia, y su coste o costo relativo ha aumentado. Muchos piensan, que es probable que, a mediados del siglo XXI el petróleo ya no se use comercialmente de forma habitual.

 No obstante, los informes que se han elaborado en fechas recientes, nos indican lo contrario, en especial en el uso de los productos combustibles para automóviles. En este sentido, los fabricantes de autos siguen la agresividad en la producción de vehículos compactos medianos y pequeños, como es el caso de Toyota, que incluye un híbrido que puede operar con gasolina y electricidad, lanzado en Japón, y que fue introducido en Estados Unidos en el año 2.000. Pero a pesar de este adelanto, a juicio de los observadores en la materia, la sustitución de la gasolina como combustible automotor parece estar más lejos que nunca, y a ello apuntan los representantes de la industria automotriz estadounidense.

 Chris Theodore, vicepresidente de ingeniería de plataformas de Chrysler Corporation, manifestó, que incluso el Estado de California, donde se había aprobado una ley que sugería que para el año 2.000 en su territorio tendrían que circular y venderse sólo autos eléctricos, es un convencido que esto es imposible.

 Aún no han podido solucionar el alto costo que significa la producción de baterías y su incidencia en el precio del auto. Se ha estimado que un vehículo pequeño tendría un precio mínimo de 30 o 40 mil dólares. Por otra parte, no se ha podido lograr que el vehículo circule a alta velocidad y con autonomía similar a la de la gasolina. En todo caso, para los industriales, la estrategia de Toyota parece ser el camino a seguir, pero el auto continúa siendo costoso, aunque reduzca la emisión de monóxido de carbono hasta en 50%. En el caso de la gasolina verde, no se cambiaría ningún componente. Los carros con catalizador funcionan con ese combustible y el proceso de cambio de la gasolina con plomo a la verde está en proceso.

 CLASIFICACION DEL PETRÓLEO

 Es de entenderse, que el petróleo en su estado natural es simplemente una mezcla y no un compuesto químico definido, y cada mezcla es generalmente diferente a otra en su composición. Para su tipología, es costumbre distinguir dos tipos:

 1. Petróleos de tipo americano (Texas, Canadá, Pennsylvania), los cuales están compuestos casi exclusivamente por hidrocarburos saturados acíclicos, con trazas de hidrocarburos etilénicos y bencénicos.

 2. Petróleos de tipo ruso(Bakú, Cáucaso), que contienen hidrocarburos bencénicos y saturados con cadena cerrada (ciclánicos nafténicos) y algunos etilénicos.

 Todos los otros petróleos son mezclas en proporciones variables de estos dos tipos.

 Para el mercado, en sentido comercial, la clasificación más importante del petróleo, por conocida y de uso comercial, es la que toma como base la gravedad de American PetroleumInstitute (API), la que, se relaciona en orden ascendente, atendiendo a la liviandad del crudo. Es decir, a mayor grado API, más liviano es el petróleo y mayor su precio en el mercado. En Venezuela, el Ministerio de Energía y Minas, al discriminar la producción petrolera venezolana por gravedad API, acogió la siguiente clasificación:

 Extrapesado: de 0 a 9, 9API

 Pesado: de 10 a 21, 9 API

 Mediano: de 22 a 29, 9 API

 Liviano: de 30 o más grados, API

 En esta escala API, el grado 10 equivale a 1 de peso específico del agua, es decir que, si se pesa un litro de petróleo de 10 API y uno de agua pesan iguales, 1.000 gramos. Sin embargo, lo que ocurre normalmente es que el litro de petróleo pesa menos que el litro de agua y por consiguiente, al mezclarlo, el petróleo flota en el agua, pero en el caso de que el petróleo tenga una gravedad API inferior al 10, el agua será más ligera y ocupara el nivel superior del recipiente.

 El petróleo de esquisto

 Aun cuando debiéramos referirnos al tema que trata la Faja Petro-Bituminosa del Orinoco, creemos de interés hacer mención en esta oportunidad, donde nos referimos al petróleo como elemento de importancia económica y social, al denominado petróleo de esquisto, con denominación en inglés: shale oil, que es un petróleo no convencional producido a partir de esquistos bituminosos mediante pirólisis, hidrogenación, o disolución térmica. Procesos que convierten a la materia orgánica contenida dentro de la roca (querógeno) en petróleo sintético y gas. Obviamente, el petróleo resultante puede ser utilizado como combustible o ser mejorado para ajustarse a las especificaciones del material que alimenta una refinería, mediante el agregado de hidrógeno y la eliminación de impurezas tales como azufre y nitrógeno. Los productos refinados obtenidos de este tipo de petróleo, pueden ser utilizados para los mismos fines que aquellos obtenidos a partir del petróleo crudo.

 El petróleo de esquisto, como referimos antes al reseñar la historia del petróleo, fue una de las primeras fuentes de aceite mineral usadas por los humanos. Especificándose, que su uso más antiguo del cual existan registros fue en Suiza y Austria a comienzos del siglo XIV. En 1596, el médico personal de Frederick I, Duque de Württemberg, escribió acerca de sus propiedades curativas. También fue utilizado para alumbrar las calles de Modena, Italia a comienzos del siglo XVII. La corona británica otorgó una patente a tres personas en 1694, que habían encontrado la manera de extraer y producir grandes cantidades de pitch, brea, y aceite de un cierto tipo de roca; posteriormente comercializado como Betton's British Oil, se promocionaba diciendo, que el producto destilado había sido probado por buzos en dolores y contusiones con gran efecto beneficioso. Las industrias modernas de extracción de shale oil, se crearon en Francia hacia 1830 y en Escocia durante la década de 1840.Este petróleo era utilizado como combustible, como lubricante, y como aceite para lámpara; la revolución industrial había aumentado la demanda de iluminación. Servía para reemplazar al aceite de ballena que era cada vez más escaso y costoso.

 Durante finales del siglo XIX, se construyeron plantas para extracción de shale oil en Australia, Brasil y Estados Unidos. China (Manchuria), Estonia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, España, Suecia, y Suiza y producían shale oil a comienzos del siglo XX, pero el descubrimiento de petróleo crudo en Medio Oriente a mediados del siglo XX paralizó a la mayoría de estas industrias, aunque Estonia y el Noreste de China mantuvieron operativas sus industrias de extracción hasta comienzos del siglo XXI, y en respuesta al aumento de los costos del petróleo a comienzos del siglo XXI, han recomenzado operaciones de extracción y/o de exploración en Estados Unidos, China, Australia, y Jordania.

 El petróleo de esquisto puede extraerse mediante pirólisis, hidrogenación, o disolución térmica. La pirólisis de la roca es realizada en una retorta, situada encima del suelo o dentro de la propia formación de roca. En 2008 la mayor parte de las industrias extractivas de shale oil extraían, trituraban y transportaban la roca hasta una instalación de retortas, aunque se han probado algunas técnicas experimentales que permiten extraer el petróleo in-situ, en el mismo lugar de extracción.

 La temperatura a la cual el querógeno se descompone en hidrocarburos estables varía según el tiempo del proceso. En la descomposición sobre suelo, el proceso comienza sobre los 300 °C, pero puede acelerarse y completarse a temperaturas más altas. La descomposición se realiza de forma más óptima entre 480 y 520 °C.

 Los procesos de hidrogenación y disolución térmica (mediante procesos de reactivos de fluidos) permiten extraer el petróleo usando un donante de hidrógeno, disolventes o una combinación de estos. La disolución térmica implica la aplicación de disolventes a una elevada temperatura y presión, incrementando la salida de petróleo por craqueo de la materia orgánica disuelta. Diferentes métodos producen shale oil con diferentes propiedades.

 Una medida crítica para estudiar la viabilidad de la extracción del shale oil, es la relación entre la energía producida por el shale oil extraído respecto a la cantidad de energía necesaria para extraerlo y procesarlo, una relación denominada "Energía retornada respecto a energía invertida" (en inglés "Energy Returnedon EnergyInvested"). En 1984 un estudio estimó que la relación para varios depósitos de shale oil variaba entre 0'7 y 13'3.

 IMPORTANCIA ECONÓMICA Y SOCIAL DEL PETRÓLEO

 Muy acertadamente, el Dr. E. Pehrson, profesor de Economía Minera de la Universidad de Columbia, consideró al petróleo junto con el hierro y el carbono como los tres grandes elementos en el campo de la Economía Minera. En esta trilogía, el petróleo alcanza cada vez mayor importancia, dada su versatilidad como materia prima para la generación de innumerables productos, obteniendo por ello importancia internacional, lo que hace considerarlo como un elemento indispensable en la vida moderna. En realidad este preciado mineral, ha alcanzado una importancia internacional, ya que puede ser utilizado para fines destructivos o para satisfacer los requerimientos que demanda la vida moderna en tiempos de paz.

 Debemos indicar también, que, en la actualidad, más de la mitad de la energía que se consume en el mundo, es generada por derivados del petróleo y por el gas natural, por lo que, en la concepción de los elementos necesarios e indispensables para el confort de la vida moderna, figuran el petróleo junto al aluminio, ambos productos de libre ubicación en la naturaleza, que sólo requiere procesos muy simples de transformación, para su uso.

 La importancia del petróleo en la actualidad es evidente, y se le mide en función al poder de generación de energía, y para los países productores y exportadores, por la alta generación de ingresos fiscales, que lo transforman en un agente dinamizador de las economías. En el caso venezolano, el petróleo constituye el principal componente presupuestario del Estado. En la actualidad, de la energía que se consume en el mundo, más de la mitad la suplen el petróleo y el gas natural, siendo considerable la proporción de USA, cuya producción, refinamiento y consumo, superan grandemente a los de cualquier otro país industrializado del mundo.

 En los Estados Unidos, el Petróleo adquiere una alta relevancia, dado su masivo consumo energético e industrial. Es el país mayor consumidor petrolero del mundo, es productor y a la vez, el mayor importador, de cuyo mercado dependen muchas economías de los países exportadores.

 En América Latina, adquiere también importancia, dada la cultura adquirida por la influencia del Mundo Occidental, liderado por USA. Y por cuanto los hidrocarburos sirven principalmente como fuente: de energía, de ingresos fiscales, de divisas, de ocupación, etc. En este conglomerado internacional, son varios los países productores, muchos de ellos con un consumo exiguo, que apenas les alcanza para su autoabastecimiento total o en parte, por lo que tienen que acudir a la importación, para suplir el déficit energético local. Destacan entre los mayores productores: Venezuela, México y Ecuador, países que exportan su excedente, que es una gran proporción de su producción.

 Pero el factor más importante es que en la economía latinoamericana, el petróleo se ha transformado en el principal suplidor de energía, dada la deficiencia en la producción de carbón, por la ausencia de grandes yacimientos en los países de poca, ninguna o de escasa producción petrolera y por el desuso en que ha quedado, dado su mayor grado de contaminación ambiental. La ausencia de yacimientos carboníferos de buena calidad, los altos costos de la energía hidroeléctrica y el uso progresivo de los motores de combustión interna, obligan a estos países a recurrir a los combustibles líquidos. Sin embargo, no podemos dejar por fuera en esta consideración, a la preeminencia del petróleo entre las fuentes tradicionales productoras de energía, por cuanto éste como combustible, tiene el más elevado poder calórico por unidad de peso, lo cual no es desdeñable en una comparación interesada, al escoger los elementos básicos y fundamentales para el desarrollo regional.

 Visto con esta óptica, el petróleo en forma generalizada, se ha transformado, tanto para productores, como para los solo consumidores, en un elemento incidente positiva o negativamente en la generación de fuentes de ingresos fiscales, de divisas y de ocupación, siendo por ello, en muchos casos, el causante de las crisis económicas.

 Desde otra óptica, la ausencia de yacimientos carboníferos de buena calidad y el agotamiento de muchos otros, los altos costos de la energía hidroeléctrica y el uso progresivo de los motores de combustión interna, han reclamado la atención inmediata al suministro del petróleo como elemento energético, situación que se ha facilitado, por la abundancia del petróleo, su emergencia inmediata y continua; y por su facilidad y maleabilidad para el transporte. Pero en realidad, el factor más influyente, aparte de su liquidez que lo hace el más flexible de los energéticos, y su preeminencia entre las fuentes tradicionales productoras de energía, es el hecho de ser el elemento combustible que tiene el más elevado poder calórico por unidad de peso, muy por encima de cualquier otro.

 El Impulso Petrolero en Venezuela

 En Venezuela, el modelo de desarrollo en base al petróleo ha contribuido a un desarrollo hipertrofiado no solo en lo económico, sino también en la ordenación ambiental del territorio. Sin embargo, esa misma característica ha permitido que este recurso natural, abundante y generador de renta, salve gran parte de los ecosistemas frágiles hoy transformados en áreas bajo régimen de administración especial.

 Durante los últimos setenta años, la industria petrolera viene ocupando un papel determinante en la economía nacional. La producción acumulada de crudos ha alcanzado cifras superiores a los 40 mil millones de barriles, lo que representa una larga historia petrolera y de dependencia del ingreso por tal concepto.

 La Historia Petrolera Venezolana

 De acuerdo con los investigadores de la materia, en Venezuela se empieza a explotar el petróleo a partir de 1875, cuando después de un terremoto comienza a salir petróleo en grandes cantidades por una de las grietas producidas por el movimiento telúrico en la hacienda La Alquitrana del Estado Táchira,perteneciente al Señor Manuel Antonio Pulido. A raíz de este hecho, Pulido forma la primera empresa petrolera venezolana, que se dedicó a explotar industrialmente al petróleo. La empresa se llamó "Compañía Nacional Minera Petrólia del Táchira" o "Petrólia del Táchira". Más tarde se construyó la primera refinería la cual se producía mensualmente 60 galones de gasolina, 165 de querosén, 150 de gasoil y 220 de residuos. De estos derivados del petróleo, el querosén era el de mayor utilidad, se usaba para el alumbrado y para las primeras cocinas.

 En 1878, el hacendado Manuel Antonio Pulido obtuvo los derechos para la explotación minera de un terreno ubicado en su hacienda cafetera La Alquitrana, tras descubrir emanaciones de petróleo en la superficie. Como indicáramos antes, Pulido funda la compañía Petrolia del Táchira en sociedad con cinco hacendados y comerciantes de la región. En 1880 los vecinos de Rubio y de San Cristóbal, animados por la novedad, acuden a la instalación de aquellos extraños equipos de perforación que habían viajado por barco, barcazas y mulas desde Nueva York hasta La Alquitrana. Pero no fue sino 3 años más tarde cuando a sesenta metros de profundidad, el llamado pozo Eureka empezó a producir 230 litros diarios de un petróleo algo verdoso que sería refinado en un pequeño alambique para producir querosén y proveer de esta fuente de iluminación a Rubio y San Cristóbal. Esto da el inicio de explotación petrolera en Venezuela.

 A pesar del conocimiento de la existencia de petróleo en Venezuela desde hacía siglos, este recurso cobró real trascendencia con la llegada del siglo XX y los primeros pozos de efectiva importancia no se perforaron sino hasta la década de 1910. El entonces presidente Cipriano Castro, aprobó un nuevo Código de Minas para la Nación el 23 de enero de 1904, estableciendo así un principio que marcaría dramáticamente el curso de la industria petrolera hasta su nacionalización en 1976. El presidente de la República obtenía facultad plena para administrar y otorgar concesiones petroleras, sin necesidad del consentimiento del Congreso. Durante su gobierno, se llegaron a otorgar cuatro concesiones para explorar, producir y refinar petróleo, las cuales fueron solicitadas con el evidente propósito de ser negociadas con inversionistas extranjeros.

 En 1908, Juan Vicente Gómez reemplazó a Castro como presidente de Venezuela y en los siguientes años, Gómez continuó la política de otorgamiento de concesiones, que en su mayoría fueron adjudicadas a sus amigos más cercanos, quienes a su vez las renegociaron con las compañías petroleras extranjeras, que poseían la tecnología necesaria para poder desarrollarlas. Una de estas concesiones fue otorgada a Rafael Max Valladares que contrató a la Caribbean Petroleum, que más tarde pasóa ser propiedad de Royal Dutch Shell, para llevar a cabo su proyecto de exploración de hidrocarburos. El 15 de abril de 1914, el primer campo petrolífero venezolano de importancia, Mene Grande, fue descubierto por la Caribbean, tras la finalización del pozo Zumaque I, llamado actualmente MG-I; importante descubrimiento que alentóa otras compañías petroleras extranjeras para venirse a Venezuela, siendo el comienzo del impulso perolero con empresas extranjeras y transnacionales.

 De 1914 a 1917, fueron descubiertos varios yacimientos de petróleo en todo el país, sin embargo, el estallido de la Primera Guerra Mundial retrasósignificativamente el desarrollo de la industria, pero debido ala dificultad para la compra y transporte de las herramientas y maquinaria y equipos, algunas compañías petroleras se vieron obligadas a renunciar a la perforación hasta después de la guerra. A finales de 1917, las primeras operaciones de refinación se llevaron a cabo en la refinería de San Lorenzo, y las primeras exportaciones significativas de petróleo venezolano salieron por el terminal CaribbeanPetroleum en San Lorenzo.

 A finales de 1918, el petróleo apareció por primera vez en las estadísticas de exportación de Venezuela, con una producción anual de 21.194 toneladas métricas. Después de unos veinte años desde la instalación del primer taladro perforador de pozos, Venezuela se había convertido en el mayor exportador de petróleo del mundo y el segundo mayor productor de petróleo, después de Estados Unidos, disparándose la exportación de 1,9% a 91,2% entre 1920 y 1935.

 En el período final del mandato de Juan Vicente Gómez, entre 1927-1936, el petróleo pasa a ocupar el primer lugar de los productos de exportación, con un 85%, comparativamente con el café y el cacao que en conjunto llegan al 12%. Entre 1937 y 1945 se incrementa el porcentaje de exportación del petróleo, que alcanza al 93%, en comparación con el 4% del café y el cacao, tendencia que se mantiene en las décadas siguientes, hasta llegar a la década entre los 70’y los 80’, cuando aun manteniéndose la disminución del nivel de exportación, el porcentaje se mantiene en la proporción, tal vez ascendente, dada la poca competitividad de otros productos de exportación, solo incrementada en otros productos mineros como el hierro, el acero y el aluminio. No obstante, los niveles porcentuales se mantienen en cantidad de producto exportado, no así el ingreso fiscal, que ha disminuido en valor real.

 En 1934, en plena época petrolera, nuestra población, de tres millones de habitantes, trabajaba básicamente fuera de cualquier economía monetaria, en una situación muchas veces real y no solo retóricamente marginal. Venezuela era un país enfermo, con hambre y por la falta de higiene, golpeado por endemias comunes: el paludismo, la fiebre amarilla, la anquilostomiasis, el mal de Chagas y la bilharzia.Venezuela era un país de ignorantes, donde no pasaban de 3.000 los estudiantes de bachillerato en todo el país y donde las oportunidades de educación superior solo se reducían a Caracas o Mérida.

 A raíz del incremento de la actividad petrolera, mejoró el poder adquisitivo de la población venezolana, contribuyó a ampliar el mercado de consumo de bienes y servicios de todo tipo y a sentar las bases para el surgimiento de un proceso de industrialización nacional. La presencia del recurso petrolero en nuestra economía, si bien dio pie a la introducción de algunas distorsiones en el desenvolvimiento económico nacional, no fueron menores los efectos positivos, gracias a los cuales, Venezuela presenta condiciones generales de vida y un desarrollo económico superior a los de los países de la región que no cuentan con este recurso.

 El analfabetismo descendió en 1936, de un 80% a menos de un 15%. En el mismo año, la matrícula escolar paso de cubrir el 4.2 % de la población al 30%; y la expectativa de vida del venezolano pasó de 37 años en 1937 a más de 68 años en la actualidad.

 Con el transcurrir del tiempo, Venezuela experimentó una significativa transformación económica, que le ha permitido salir del atraso en que se encontraba hace algunas décadas. En la actualidad, las reservas probadas, semiprobadas, las adicionales económicamente posibles de recuperar y las nuevas reservas de hidrocarburos en el país de diferentes grados API totalizan un volumen superior a los 330.000 millones de barriles de petróleo y bitúmenes. Este volumen, que incluye las reservas recuperables de la Faja del Orinoco, nos coloca como uno de los países con mayores reservas de crudo en el ámbito mundial. Nuestro potencial de producción actual es de hasta 2.600.000 barriles diarios, el cual se incrementa con la incorporación de nuevas tecnologías, la recuperación de pozos abandonados y el mejoramiento del proceso productivo.

 Las operaciones actuales exigen el manejo eficiente de más de 28.000 pozos activos, más de 3.000 kilómetros de oleoductos principales y 4.000 kilómetros de gasoductos; la actividad de unos 70 equipos de perforación, nueve terminales de embarque y una flota de transporte de 19 buques, con una capacidad global de 768.000 toneladas de peso muerto, una red de distribución interna formada por 14 plantas de recibo y suministro para atender a más de 1.600 estaciones de servicio y 500 distribuciones, además de complejos industriales, plantas de generación eléctrica, puertos y aeropuertos, que requieren un suministro actual de derivados del petróleo y gas natural equivalente a más de medio millón de barriles diarios.

 Cuantificación de los Recursos Petroleros en Venezuela

 Al hablar de la importancia fiscal de los hidrocar­buros en Venezuela, necesitamos tener conocimiento de lo que, a nivel de volumen, representan para el país, las inmensas riquezas con que cuenta, lo que obligan a recono­cer, no solamente la importancia hoy, sino para su futuro mediato, aun cuando se disminuya la producción. Venezuela posee una extensa base de recursos de hidrocarburos, distribuida entre los tradicionalmente explotados como livianos, a los que debemos sumar las inmensas reservas representadas por los yacimientos de la Faja Bituminosa del Orinoco.

 Las reservas de petróleo de Venezuela son, a la fecha, las mayores reservas probadas del mundo; alcanzando a finales de 2013, un volumen total certificado de 298.353 millones de barriles, que representan el 20% de las reservas mundiales de este recurso, lo cual coloca a Venezuela como el país con las mayores reservas de petróleo a nivel mundial -incluso por encima de Arabia Saudita- aunque el 75% de ellas corresponden a crudo extra-pesado. Vale decir, que en las áreas tradicionales hay un estimado de más de 66 mil mi­llones de barriles de reservas probadas de crudo, 140 billones de pies cúbicos de gas (25 mil millones de barriles equivalentes de petróleo). Existen además unas reservas probables, que fueron estimadas para los 70´ en más de 22 mil millones, pero en la actualidad se siguen descubriendo yacimientos, especialmente de crudo liviano, que elevan las reservas totales de cru­dos convencionales hasta aproximadamente 66 mil millones de barriles.

 La empresa espera, luego de finalizar la cuantificación de las reservas de petróleo en la Faja del Orinoco, incrementar aún más esta cifra, de acuerdo con lo estipulado en el Proyecto Magna Reserva[2]. Al finalizar dicho proyecto, Venezuela deberá poseer reservas probadas con un total cercano a 316.000 millones de barriles, la mayoría de ellos correspondientes a crudo extrapesado.

 Los yacimientos de petróleo crudo pesado y extrapesado de la Faja del Orinoco, son de un tamaño y extensión similar al yacimiento de arenas de alquitrán de Athabasca en Canadá, aun cuando menos viscoso que éstos, lo que significa que puede ser extraído por medios más convencionales, pero está sin embargo, enterrado a mayor profundidad, lo que significa que no puede ser extraído por minería superficial, como ocurre con el canadiense. Las estimaciones de las reservas recuperables en la Faja del Orinoco entre 100.000 y 270.000 millones de barriles. En 2009, la USGS[3] actualizó esta cifra a 513.000 millones de barriles (8.16×10^10 m³), lo que incrementa en gran proporción las reservas de Venezuela.

 Como balance referencial histórico, podemos revisar cifras que nos indican no solo la evolución del mercado petrolero en Venezuela, ya que el consumo, aunque incrementado, no refleja la importancia de la industria, como si lo apreciamos con los niveles de producción.

 De una producción de 121 mil barriles en el año de 1917, pasamos, en 1935, a una producción de 150 millones de barriles. En las décadas subsiguientes se produjeron aumentos considerables: 323 millones en 1945; 787 millones en 1955 y 1.267 millones en 1985. Hasta el año 1974 la producción se mantuvo por encima de los 1.000 millones. En 1970 la producción fue de 1.353 millones, es decir, de más de 3.700.000 barriles diarios.

 A partir de 1975 la producción declina progresivamente, debido a un estancamiento en la demanda a causa de los altos precios iniciados con el llamado boom petrolero, a consecuencia de las acciones bélicas y políticas analizadas anteriormente, cuyas ganancias desmesuradas, incentivaron a países no OPEP a desarrollar nuevos yacimientos antes improductivos o de baja rentabilidad, que inundaron el mercado petrolero. Igualmente, se destacó una campaña de ahorro de energía mediante el racionamiento, con lo cual se hizo declinar la demanda. En otros consumidores, se programó la búsqueda de nuevas alternativas energéticas y al uso de fuentes alternas de energía, principalmente el carbón y la energía nuclear.

 Este proceso estuvo muy vinculado al proceso de economía o conservación de energía iniciado a nivel mundial, especialmente en los países no productores de petróleo. Así, pueden describirse tres tipos de medidas de conservación de energía. El primero, consistente en el recorte, es decir, prescindir del uso de energía. El segundo tipo es la reforma, que consiste en cambiar los hábitos de vida y la forma de producción de bienes y servicios. El tercer tipo de medidas implica un uso más eficiente de la energía para adaptarse a su mayor coste. Esta última alternativa es más fácil de aceptar para los gobiernos y la sociedad en general.

 Hacia 1980, los pueblos se habían dado cuenta de que el aumento de la eficiencia energética podía contribuir positivamente al balance mundial de energía a corto y medio plazo, y de que la llamada conservación productiva debería considerarse una solución adicional tan importante como las fuentes de energía antes descritas. Ya para la década de los 70´ comenzaron a producirse ahorros sustanciales y parece posible aumentarlos hasta un 30 o un 40% sin afectar de modo drástico la vida humana.

 Hay sin embargo numerosos obstáculos. Un importante freno para la conservación productiva es su carácter altamente fragmentado y poco espectacular, ya que exige que cientos de millones de personas tomen medidas tan prosaicas como apagar las luces cuando no las necesitan o mantener una presión correcta en los neumáticos de los automóviles. Otra barrera ha sido la económica. En 1990, el precio de la gasolina en Estados Unidos sólo era algo mayor que en 1970, si se tiene en cuenta la inflación. Ese precio es tres veces menor que en Europa. Estos precios excesivamente bajos hacen que sea difícil de convencer a la población para invertir en eficiencia energética. Un tercer obstáculo es la falta de información y subvenciones para que los consumidores energéticos realicen inversiones en conservación energética. Con el tiempo, las mejoras en la eficiencia se amortizan con creces, pero a corto plazo exigen inversiones que resultan más difíciles en algunos sectores de la economía que en otros

 Nuestra industria ha perforado más de 40.000 pozos, de los cuales más del 60% han resultado productores, con una capacidad interna de refinación superior a 1.200.000 barriles diarios. De tal manera que nuestra industria petrolera está organizada, es sólida y se mantiene en constante proceso de perfeccionamiento, a pesar del exceso de inventarios y los bajos precios.

 Reservas probadas de crudo venezolano de 2006 a 2013

Año de certificación

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

Reservas probadas 
(miles de millones de barriles)

87,324

99,377

172,323

211,173

296,501

297,571

297,735

298,350

 (Fuente: Boletín OPEP 2013 página 22, y Boletín OPEP 2014, página 22)

RESERVAS PETROLERAS DEL MUNDO

Posición

País

Reservas (Barriles)

Año de estimación

1

Venezuela

298.350.000.000

2014

2

Arabia Saudita

265.789.000.000

2014

3

Canadá

173.100.000.000 **

2014

4

Irán

157.800.000.000

2014

5

Irak

144.211.000.000

2014

6

Kuwait

101.500.000.000

2014

7

Emiratos Árabes

97.800.000.000

2014

8

Rusia

80.000.000.000

2014

9

Libia

48.363.000.000

2014

10

Nigeria

37.070.000.000

2014

 (Fuente: Boletín OPEP 2014 página 26 y Natural Resources Canada **)

 El Petróleo en el Ingreso y en el Presupuesto Nacional de Venezuela

 En Venezuela, el ingreso petrolero ha tenido una relevante participación en el ingreso y en el presupuesto nacional, que se origina de las leyes que regulan los ingresos y la forma impositiva: la Ley Orgánica de Hidrocarburos, la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos y el Código Orgánico Tributario, constituyéndose en la mayor fuente de ingresos del Estado, que en este sector, lo constituye la regalía petrolera, tasa de recuperación de un activo natural que yace en el subsuelo como un derecho del propietario; estimándose esta composición tributaria en el 95% de los ingresos del país. De igual manera, se estima en aproximación promedio la participación del ingreso petrolero general, tanto en lo industrial, como en el ingreso nacional, en más del 30% del PTB con posibilidades reales de expansión de la industria petrolera hacia afuera y hacia adentro, que la colocan en un privilegiado rol como propulsora del desarrollo económico nacional. Obviamente, la industria petrolera se constituye en el eje y centro fundamental del ingreso nacional, por lo que su vaivén en cuanto a su apego al precio del barril de petróleo, vierte su acción al ingreso y al presupuesto, que muchas veces queda definido en progreso o disminución, atendiendo al mercado petrolero.

 Dentro del Ingreso Territorial Bruto (ITB) de Venezuela, encontramos como uno de sus principales componentes al Ingreso Petrolero (IP), que es la suma del Ingreso Fiscal Petrolero (IFP), más la Participación Empresarial de la Industria como tal. Vale decir, el Ingreso Petrolero (IP) es el producto de la venta y de la industrialización del petróleo y sus derivados como parte del Producto Territorial Bruto (PTB), mientras que el Ingreso Fiscal Petrolero (IFP), es el pago legal, como impuesto, que hace Empresa Petrolera por la renta que produce como ente o persona generadora de dinero. El impuesto a la renta petrolera está contemplado en la Ley de Hidrocarburos y en la Ley del Impuesto sobre la Renta.

 En este sentido, el artículo 7º de la Ley Orgánica que reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos, establece que: Las empresas petroleras estatales están sujetas al pago de los impuestos y demás contribuciones nacionales establecidos para las concesiones de hidrocarburos, más no pagarán ninguna clase de impuestos estatales o municipales

 El Ingreso Petrolero (IP), dentro del campo de la economía nacional rentista petrolera, se ha conformado a una proporción porcentual estimada de 20% por el ingreso industrial y el 80% por ingreso fiscal.

 EVOLUCIÓN Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA PETROLERA EN VENEZUELA

 Producida la nacionalización de la Industria del Hierro el 1º de enero de 1975, y posteriormente la nacionalización de la Industria Petrolera el 1º de enero de 1976, surgen dos complejos industriales: la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y la Sociedad Anónima Petróleos de Venezuela S.A. (PDVESA) las cuales constituyeron el mayor complejo industrial de Venezuela, a los que el Estado dedicó un nacionalista proceso de constitución, organización y desarrollo, aprovechando el traspaso tecnológico de las anteriores empresas dedicadas a la extracción, procesamiento y comercialización del mineral de hierro y del petróleo.

 El 29 de agosto de 1975 al promulgarse la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industria y Comercio de los Hidrocarburos, dentro de la instrumentación contemplada con relación a la industria nacionalizada, por Decreto 1.123 de fecha 30 de agosto de 1975, se procede a la creación de una empresa estatal para cumplir y ejercer la política dictada en materia de hidrocarburos, así se inició a un nuevo capítulo en la ya larga experiencia de explotación del principal recurso del país.

 Las Cláusulas Primera y Segunda del Título 1. (Disposiciones Generales) del mencionado Decreto describen la forma y funciones de la empresa:

 La sociedad se denominara Petróleos de Venezuela, girara bajo la forma de sociedad anónima…”, La Sociedad tendrá por objeto planificar, coordinar y supervisar la acción de las sociedades de su propiedad, así como controlar que estas últimas, en sus actividades de exploración, explotación, transporte, manufactura, refinación, almacenamiento, comercialización o cualquier otra área de su competencia en materia de petróleo y demás hidrocarburos, ejecuten sus operaciones de manera regular y eficiente…”.

 Las responsabilidades asumidas, se cumplieron en un ambiente de grandes expectativas, de suspicacias, temor y mucha desconfianza, que con el correr del tiempo fueron dando paso al conocimiento por los satisfactorios resultados alcanzados desde el primer año de ejercicio, y por haber respondido acertadamente al compromiso y al reto de magnitudes del planteado.

 Con carácter de preciso, era necesario administrar la industria petrolera nacionalizada con el grado máximo de economía, tecnificación y eficacia: la producción de petróleo debía mantenerse cónsona con las realidades de los yacimientos y con la necesidad de generar el nivel de ingreso adecuado para aplicarlo a su desarrollo, considerando además el imperativo de presencia y vigencia en el mercado.

 Con­forme a la normativa de su nacionalización, y atendiendo al régimen organizativo de los entes del Estado, derivados del mandato constitucional y de las leyes que ordenan a los entes centralizados y descentralizados de la Administración Pública, derivamos la estructura de la Industria Petrolera, así:

 Ministerio de Energía y Petróleo

 En nombre del Estado, como parte del Ejecutivo Na­cional y de acuerdo con lo establecido en la Ley respectiva, existe un ministerio encargado de establecer y formular las políticas en materia petro­lera, teniendo además el encargo de supervisar la ejecución de las mismas, bajo los parámetros de cum­plir con los principios de maximización económica y su ajuste al cumplimiento del fin social de los recursos de acuerdo a lo establecido en la Constitución y lo des­arrollado en la Ley. Es de hacer mención, que se distorsionó el control de la empresa por parte del Ejecutivo, al fundir el ministerio con la presidencia de la empresa, lo que hace un híbrido peligroso que impide el control y ha llevado a la empresa a un grado grave de corrupción, confundiéndola con una caja chica del gobierno.

 PETRÓLEOS DE VENEZUELA, S. A. (PDVSA)

 Organización inicial de PDVSA

 PDVSA fue creada por decreto del Ejecutivo Nacional Nº. 1.123 de Fecha 30/8/75 y registrada en fecha 15 de septiembre de 1976, absorbiendo las operaciones y activos pertenecientes a la Corporación Venezolana del Petróleo el 2 de noviembre de ese mismo año y asumiendo a partir del 1 de enero de 1976 la planificación, coordinación y supervisión de todas las operaciones petroleras del país, bajo la tutela del Ministerio de Energía y Minas, conforme al marco legal establecido en la Ley Orgánica que reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos.

 A partir del proceso de nacionalización, en virtud de los compromisos asumidos para la fecha por las empresas operadoras transnacionales que fueron nacionalizadas, se constituyeron bajo la forma de sociedades anónimas, trece empresas venezolanas: Amoven, Bariven, Boscaven, Deltaven, Guariven, Lagoven, Llanoven, Maraven, Palmaven, Taloven y Vistaven. Estas empresas remplazaron cada una a una concesionaria nacionalizada, que también en número de trece operaban en el país. A este número, debemos sumar la empresa venezolana existente CVP, con la cual se conformaron en total catorce (14) empresas operadoras nacionales. En los años subsiguientes, se estableció un programa denominado de Racionalización de la Industria Petrolera, cuyo principal enfoque estuvo dirigido a disminuir la carga burocrática de las empresas, el cual conllevó a la unión de algunas empresas, con lo que se redujo el número de operadoras a seis (6) en 1977, con una integración en 1978, que redujo el número a cuatro (4) operadoras: Lagoven, Maraven, Meneven y Corpoven.

 En un comienzo, las empresas cumplían funciones diferentes, en cuanto a exploración y explotación por áreas, hasta que fueron integrados los procesos para competitividad, donde cada una y todas, cumplían iguales funciones en áreas diferentes. Era una política incomprensible, toda vez que no se justificaba la competencia en una sola industria, dividida por estancos y no por funciones, con lo se hacían menos rentables los procesos y el producto que se obtenía.

 Petróleos de Venezuela (PDVSA), como empresa nacional se ubicó entre los líderes mundiales en la producción de petróleo. Fue considerada para el cierre de 1995 como la segunda corporación de producción energética del planeta, con ingresos de más de 26 mil millones de dólares. Hoy, enmarcada necesariamente en la agitada e inestable economía mundial, sin dejar de salirle al paso a las situaciones conflictivas que surgen en el negocio petrolero, circunstancias éstas que gravitan en forma casi permanente en la relación energética mundial, y que se espera seguirán gravitando durante algún tiempo hasta tanto no se visualice un orden productivo y de igualdad universal, que permita motorizar o promover el surgimiento de nuevos factores que faciliten el equilibrio del mercado, o una perspectiva distinta y favorable a los países más afectados por las crisis petrolera y financiera.

 En el decreto de creación, por mandato de la Ley, y a los fines del cumplimiento de sus principales activi­dades: exploración, explotación, transporte, manufa­cturas, refinación, almacenamiento, comercialización, y otras, todas en materia de petróleo y demás hidrocarbu­ros, fue autorizada a ejecutar sus operaciones de manera regular y efectiva, y, en tal sentido recibió autoridad legal para adquirir, vender, enajenar y traspasar por cuenta propia o de terceros bienes muebles o inmuebles; emitir obligaciones, promover como accionista otras so­ciedades civiles o mercantiles y asociarse con personas naturales o jurídicas, fusionar, reestructura o liqu­idar empresas de su propiedad; otorgar créditos, fina­nciamientos, fianzas, avales o garantías de cualquier tipo.

 Con su casa matriz y sede social en Caracas, se encarga del desarrollo de las industrias: petrolera, petroquímica y carbonífera, y de la planificación, coordinación, supervisión y el control de las actividades operativas de sus divisiones, tanto en Venezuela como en el exterior. En este sentido, lleva adelante las actividades en materia de exploración y producción para el desarrollo de petróleo y del gas, el bitumen y crudo pesado de la Faja del Orinoco, la producción y manufactura de la Orimulsión®, así como la explotación de yacimientos de carbón. Ocupa una destacada posición entre los refinadores mundiales y su red de manufactura y mercadeo abarca a Venezuela, el Caribe, Estados Unidos, Europa y más recientemente a China. Además, realiza actividades en las áreas de petroquímica, investigación y desarrollo tecnológico, educación y adiestramiento en sectores vinculados con la industria energética.

 Desde su creación, y luego de casi cuatro décadas de actividades, PDVSA se convirtió en una de las corporaciones energéticas más importantes del mundo, ocupando una posición relevante entre las empresas petroleras del mundo, por sus niveles de producción, reservas, capacidad instalada de refinación y ventas.

 Obviando la crítica situación actual que sufre la industria petrolera venezolana, sin perder la visión global, se vio forzada a darle un enfoque realistas a sus planes de desarrollo, y al mismo tiempo enfatizoó su compromiso con el país, aun cuando el país nacional no ha podido moldear con claridad una estructura económica y armónica. Consecuencialmente, la industria petrolera ha hecho un gran esfuerzo, tanto gerencial como productivo, para cubrir la mayor parte de las necesidades financieras del país, por cuanto la participación del petróleo alcanza un estimado en más del 70% del ingreso ordinario nacional y el 90% del ingreso de divisas.

 Por mandato constitucional, la empresa Petróleos de Venezuela, S. A. (PDVSA), no puede apartarse de la orientación prevista como fundamentos de la industria nacionalizada, la cual debe regirse por los siguientes parámetros:

 El Estado se ha reservado para sí la industria petrolera, razón por la cual, tanto la industria como el organismo o ente que la dirige y opera, pasan a formar parte de la estructura estratégica del propio Estado; lo que es de mayor observación, cuando analizamos la motivación de esta reserva, que fue hecha por razones de conveniencia nacional.

 Todas las actividades de la industria petrolera, han sido declaradas de utilidad pública y social.

 El comercio exterior de los hidrocarburos, antes en manos de las casas matrices de las empresas transnacionales concesionarias, pasaron bajo la gestión y control exclusivo del Estado.

 Los lineamientos de la política petrolera nacionalista, consagran como objetivos los siguientes:

 Obtener el máximo rendimiento económico de la exportación

 Conquistar y conservar un mercado estable, diversificado y suficiente.

 Apoyar nuevas exportaciones de productos venezolanos.

 Garantizar el abastecimiento de bienes de capital e insumos requeridos por el desarrollo económico del país.

  (Lamentablemente, en este enunciado de objetivos se omite la tecnología).

 Dispone dar preferencias a los entes de los países consumidores en las exportaciones petroleras, para la captación de mercados directos.

 Establece los lineamientos para las actividades de la industria, la cual puede proceder mediante operación directa, o mediante el uso de terceros, celebrando dos tipos de contratos:

 Convenios Operativos, necesarios a la mejor realización de sus funciones.

 Convenios de Asociaciones (Compañías Mixtas), bajo las siguientes condiciones:

 1) Que se celebren con entes privados

 2) Que la participación del Estado debe ser superior al 50%, para la garantía del control.

 3) Obtener la previa autorización del Congreso.

 El Ejecutivo Nacionalcrea las empresas que realizan las actividades petroleras reservadas, atribuyendo a una de ellas (PDVSA), la coordinación, supervisión y control de las demás. El Ordinal 5, contempla la política de autofinanciamiento financierode la industria.

 Sin desconocer las desviaciones políticas en la industria petrolera nacionalizada, a las cuales hemos hecho referencia, y sin hacer mayores comentarios de la desviación sufrida durante los últimos 16 años, hay que reconocer, que desde el inicio de sus actividades en 1976, ha habido continuidad en el cumplimiento de los objetivos fundamentales del proceso de nacionalización. Además de la generación de ingresos y divisas, PDVSA y sus filiales han cumplido con sus responsabilidades en materia de mercado interno, garantizando el suministro de productos derivados de hidrocarburos y fomentando el uso racional de su consumo, y han estimulado el desarrollo de una capacidad tecnológica propia.

 Para la cúpula gerencial, se consolidó una estrategia en materia de redacción de costos de operación, y ha logrado para Venezuela, el incremento de su potencial como país petrolero, con más reservas de hidrocarburos, mayor flexibilidad en refinación, la consolidación de una industria petroquímica completamente revitalizada y encausada hacia un futuro de productividad y en cuanto a la maximización de la industrialización y el consumo del gas natural, se planifica y desarrolla una serie de proyectos a corto, mediano y largo plazo para optimizar su uso en el país, con el fin de permitir el incremento por ahorro, de los productos derivados del petróleo destinados a la exportación.

 Petróleos de Venezuela recibió una industria que conceptualmente no se correspondía en concordancia, con las realidades del uso y consumo del petróleo en el país y en el mundo. Ello implicó grandes esfuerzos y substanciales inversiones, para adaptarla a esa realidad.

 En el área de la exploración, la industria nacionalizada ha acometido con empeño el descubrimiento de nuevas reservas, especialmente de crudos livianos, y analiza a fondo la potencialidad de la Faja Petrolífera del Orinoco y el Delta, empeñándose en determinar los límites de las formaciones geológicas contentivas de hidrocarburos, el estudio de las áreas no exploradas en las cuencas con campos activos marginales e inactivos, y además inició la activación de la exploración orientada al descubrimiento de yacimientos de gas no asociado.

 En cuanto a la producción, persigue su optimización bajo las condiciones presentadas por las cuencas del país. En cuanto a refinación, fue necesario enfrentar el estudio de los distintos procesos y, fundamentalmente, desarrollar con propiedad la tecnología del cambio de patrón de refinación nacional, para adaptarlo plenamente a los requerimientos de los mercados interno y externo. En cuanto a la comercialización, enfrentó la situación más controversial, peligrosa y sorprendente, por cuanto, existían unos mercados deprimidos a consecuencia de la concentración económica en los países consumidores, y una actitud de expectativas surgida en estos países, ante el hecho real del cambio estructural operado en la industria venezolana del petróleo, la cual demandaba actuar con cautela, ante compromisos de gran relevancia con la nueva empresa nacional. Ante estos retos, destaca la actitud y estrategia de PDVSA, quien, apoyándose en la experiencia de las empresas filiales, pudo asegurar los mercados tradicionales y diversificarlos progresivamente, mediante la captación de nuevos clientes y el logro de la autonomía e independencia en su escogencia.

 Registro de producción nacional de petróleo en Venezuela

 Venezuela posee algunas de las cuencas sedimentarias más prolíficas del mundo. Su primer registro de producción nacional de petróleo data de 1878, pero fue a partir de 1914 cuando se inició el desarrollo comercial de crudo y comenzó su exportación en 1917. Desde entonces, el nombre de Venezuela ha sido sinónimo de abundantes recursos de hidrocarburos, pero no se convierte en sociedad petrolera sino a partir de los años 30´. Más de medio siglo dura esta conversión, de país agroexportador a país petrolero, de una a otra forma de subdesarrollo. En la actualidad, casi 100 años después, cuando Venezuela ha alcanzado la consolidación del desarrollo de su industria petrolera, ha afianzado su posición de primer orden el sector energético mundial, a pesar de los grandes problemas que han surgido a causa del desorden mundial, tanto en el uso del petróleo como combustible, como por los avatares surgidos y debatidos a consecuencia del avance de la problemática climática, que ha puesto a la industria petrolera en el ojo del huracán.

 Aún, cuando a los ojos de muchos venezolanos estudiosos de la materia, el proceso no ha cumplido su objetivo o la orientación inicial, es con la nacionalización petrolera en 1976, cuando se precipitan bruscamente los procesos de transición hacia nuevas formas de organización económica, menos dependientes de la exportación de hidrocarburos y a nuevas formas de vida menos subsidiadas por el ingreso petrolero, sin que desconozcamos la influencia que sigue manteniendo esta industria en toda la actividad económica del Estado. De allí, el gran efecto de crisis interna que ha sufrido el país, inicialmente por la brusca baja en los precios del petróleo y luego con su abrupta subida, que cambió hacia un derroche y dispendio indiscriminado por parte del gobierno revolucionario, que desde hace más de una década ha manejado caprichosamente el ingreso, con el incremento del precio que llegó hasta los 140$ el barril. Situación que cambiódebido a la crisis financiera mundial, que hizo reducir el precio del petróleo, ocasionando en Venezuela una seria y crítica situación económica, luego con la caída del crecimiento de China, que fue tomado como centro económico y de inversión por el gobierno venezolano; país con el que nos endeudamos miserablemente para mantener el populismo votante y dar gusto a quien falleciera sin poder disfrutar ni si quiera la toma del mando en una elección para un cuarto mandato vitalicio. Sin pensarlo, vimos la claridad del mal manejo de la industria de inmediato.

 La Faja Petro-Bituminosa del Orinoco

 Como una peculiaridad de relevancia, que no podemos dejar de estudiar al tratar el Derecho y la Industria Petroleros, es el correspondiente al desarrollo tecnológico en materia de los hi­drocarburos extrapesados y bitúmenes, orientado principal e inicialmente a lograr la forma de reducir la densidad y la viscosidad de los mismos, así como y la disminución del contenido de azufre, metales y otras propiedades físico-químicas relevantes, para evaluar el transporte, manejo y utilización de estos hidrocarburos, tratando de lograr un produc­to fácil de extraer y de transportar, y con el menos contenido de elementos contaminantes. En este sentido, no hemos querido avanzar en el estudio de los productos petroleros venezolanos, sin dejar de referir uno de los momentos más nacionalistas de su producción, que hemos adelantado sobre la Orimulsión, sin darle relevancia a la muy estudiada por largo tiempo, la denominada Faja Petrolífera del Orinoco, que nosotros en la cátedra de Derecho Ecológico bautizamos como Faja Petro-Bituminosa del Orinoco. Nombre que le dimos para fundamentar la certeza de su contenido y para dar pie legal a la denominación de bitumen como materia básica de este producto petrolero, en la época cuando Venezuela sobrepasaba la cuota petrolera dada por la OPEP y se enfrentaba a juicios internacionales por considerarla producto de hidrocarburo y a los impuestos a los productos derivados del petróleo. Más aún, para enfrentar la perspectiva de una producción creciente, medida en toneladas, y como novedad ecológica comenzaba a surtir efecto en el mercado internacional, como veremos más adelante.

 Importancia de la Faja

 Como hemos referido, durante los últimos noventa años el petróleo ha ocupado un papel determinante en la economía de Venezuela. La producción acumulada de crudos ha alcanzado, en este país, más de 50 mil millones de barriles, lo que representa una larga historia petrolera. Por ello, cuando nos referimos a la importancia de los hidrocarburos en la economía venezolana, hacemos énfasis en el volumen de las reservas probadas y probables de nuestro país, indi­cando en tal sentido que, la Faja Bituminosa[4] del Orinoco tiene una reserva estimada en 267 mil millones de barri­les de hidrocarburos extrapesados y bitúmenes naturales, que constituyen la mayor reserva de este tipo en el mundo.

 Importante es señalar, que Venezuela ha participado en forma conjunta, asociada e independientemente en el desarrollo de tecnologías que hoy son consideradas básicas en el mundo petrolero y con ello ha adquirido, en todas las áreas de actividad de esta industria, la experiencia y los conocimientos que respaldan su futuro desarrollo. Dentro de estas tecnologías podemos señalar, la desarrollada en INTEVEP, denominada HDH, considerada como una tecnología de vanguardia constitutiva de un proceso de conversión profunda, que permite mediante el hidrotratamiento de los hidrocarburos, mejorar los crudos extrapesados, como son los de la Faja del Orinoco, así como también, procesar el crudo residual proveniente de la refinación del petróleo, con lo cual se aumenta la productividad de estos crudos, transformándolos en hidrocarburos livianos de hasta 40 grados API.

 En este orden de ideas, Venezuela dispone de una extensa base de recursos de hidrocarburos, la cual se encuentra distribuida en las áreas tradicionales explotadas hasta hoy y en la Faja del Orinoco. En las áreas tradicionales, Venezuela posee un estimado de aproximadamente 17.500 millones de barriles de petróleo liviano y mediano; y unos 47.500 millones de barriles de petróleo pesado, para un gran total de reservas, estimadas en 64.500 millones de barriles de petróleo, esperándose descubrir nuevas reservas, mediante los programas exploratorios que se implementan, con los cuales se aspira superar la fabulosa cantidad de 100.000 millones de barriles de petróleo. A estas reservas petroleras, por su constante asociación minera, debemos agregar el incremento del gas natural asociado al petróleo, que en la actualidad acumula una reserva probada de 59 millones de millones de pies cúbicos. Estas cifras nos indican que Venezuela continuará siendo por mucho tiempo un actor principal en el mercado petrolero internacional.

 A las reservas antes mencionadas, debemos agregar el conjunto integrado de petróleo pesado y extrapesado de la Faja del Orinoco, que como hemos indicado, constituye una de las mayores concentraciones de hidrocarburos del mundo, cuyas características permiten su clasificación como hidrocarburos extrapesados o bitúmenes naturales. Reserva, que como indicáramos antes, éstas estimadas en 267 mil millones de barriles, cuya optimización mediante la tecnología que hemos indicado, incrementará técnicamente las reservas de crudos livianos y extralivianos, con lo cual se mejorará su mercadeo y por ende, el ingreso por su comercialización.

 Haciendo más relevante la importancia de la Faja del Orinoco, debemos agregar al potencial de reservas que hemos señalado, el descubrimiento de las altas tecnologías, entre las que se encuentra la HDH, mencionada anteriormente, que hacen cada vez más factible y económica su explotación, incidiendo en las ventajas que aumentan la importan­cia económica de este recurso de hidrocarburo. A todo ello debemos También agregar, el esfuerzo que hace nuestra industria petrolera, por lograr la posibilidad del uso directo y principal de estos hidro­carburos en los sectores industrial y eléctrico.

 Ubicación de la Faja.

 La Faja Petro-Bituminosa del Orinoco está situada al sureste de Venezuela, al norte del río Orinoco. Compren­de gran parte del sur de los estados Guárico, Anzoátegui y Monagas, ocupando una extensión aproximada de 50.000 Km2, que para los efectos, en el inicio de su exploración y explotación,fue dividida en cuatro áreas: Cerro Negro, Hamaca, Zuata y Machete.

 Esta Faja es un espacio natural por mucho tiempo poco intervenido, utilizado en forma limitada para la actividad agropecua­ria por cuanto no posee vocación para este tipo de actividad, ya que como es sabido, la región al sur del río Orinoco está conformada naturalmente por tierras de gran fragilidad geológica, con formas rocosas que almacenan gran cantidad de agua y de donde se originan la mayor cantidad de corrientes fluviales, pero en general, existe poca capa vegetal. En cuanto a la parte noreste del Orinoco, se caracteriza por grandes sabanas y algunas tierras fértiles aptas para el cultivo, donde la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) desarrolló un programa de implante de pino Caribe con fines industriales, el cual se encuentra actualmente en explotación.

 Sumada a la importancia energética y económica de esta zona, es de interés considerar que, al sur de la Faja, existe un potencial hidroeléctrico del orden de los 26.000 MW, con el reservorio de agua potable mayor del país, llegándose a estimar en el 80% de este recur­so. Debemos también referir que en la zona, para el apro­vechamiento de este recurso hidroeléctrico fue cons­truida la planta generadora de electricidad, bautizada con el nombre del presidente Raúl Leoni en Guri, con 10.000 MW de potencia, electricidad que es­timula y sirve de fundamento al desarrollo actualmente en vigencia, de las industrias siderúrgica y del aluminio, además de ser la base para el mismo desarrollo de la Faja del Orinoco, el suministro principal eléctrico para el resto del país y para la exportación a las vecindades colombianas y el norte de Brasil.

 Potencialidad y futuro de la Faja

 En un principio se desestimó la importancia exploratoria en la zona de la Faja, dado el costo estimado de la producción petrolera en base al petróleo extrapesado, por lo que sólo se le consideró como un reservorio para el futuro, esperando el desarrollo de tecnologías que permitieran la producción en condiciones competitivas económicamente, o que hubiera la necesidad emergente de su explotación, por agotamiento de los yacimientos contentivos de petróleo liviano o mediano. Fue una idea poco razonable, ya que se fundamentaba en la sola realidad aleatoria de aquel presente. Pero afortunadamente, se concibió la idea de buscar, luego de la nacionalización, tecnologías que permitieran la posibilidad de mejorar estos hidrocarburos, para lo cual se implementaron medios investigativos, a los que se sumaron las ventajas del Plan de Estudios Gran Mariscal de Ayacucho, el cual permitió investigar en áreas donde el conocimiento petrolero estuviera más avanzado, dado el secreto tecnológico mantenido para los nacionales por las empresas que operaron la industria petrolera antes de la nacionalización.

 Evaluación inicial de los recursos de la Faja

 Para evaluar los recursos existentes en la Faja, durante el período de 1979-1983, se adquirieron y pro­cesaron unos 14.900 Kms. de líneas sísmicas y se efectua­ron levantamientos gravimétricos, magnetométricos y uno aeromagnético, habiéndose perforado 662 pozos ex­ploratorios que permitieron evaluar petrofísicamente 656, resultando exitosos 546 pozos, que representan el 83%.

 Durante 1984 se concluyó la integración de la información y la evaluación geológica final, comprobándose la existencia de 1.200 miles de millones de ba­rriles de hidrocarburos extra pesados y bitumen en sitio, de los cuales, las reservas estimadas recuperables son, como indicáramos anteriormente, de 267 mil millones de barriles, sobre la base de un factor de recobro de promedio del 22% económicamente alcanzable utilizando la tecnología disponible en la actualidad, aunque en la fase experi­mental y de producción inicial se ha llegado al recobro de hasta un 30%.

 Estas cuantiosas reservas pueden compararse en cuanto a contenido calórico, con 65.000 millones de to­neladas métricas de carbón y permiten mantener un alto nivel de producción por muchos años, que estimando la tase de producción actual, de aproximadamente 2,5 mi­llones de barriles diarios, podría mantenerse la explotación por más de 300 años.

 El potencial actual de producción de hidrocarburos extrapesados y bitúmenes en la Faja del Orinoco es de unos 90 MBD; que se logra diluyéndolos con destilados o con crudos livianos, mezclándola luego con las corrientes de crudo convencional y manejándola a través de los sistemas e instalaciones tradicionales existentes.

 El sistema de producción tiene una capacidad para el manejo de 136.000 barriles por día y dispone de una capacidad de almacenamiento de 755.000 barriles, depositados en el terminal de embarque de Punta Cuchillo, ubicado en el río Orinoco, con capacidad de almacenamiento de 1.100.000 barriles y de embarque para 100.000 barriles diarios. Su transporte se hace por el canal de navegación de acceso a dicho terminal. , el cual es navegable durante todo el año y permite un calado máximo entre 29 y 40 pies, dependiendo de la estación.

 Existen además, un terminal en Caripito al norte del Estado Monagas, en el río San Juan, el cual es navegable durante todo el año. Este terminal tiene una capacidad de almacenamiento de 1.240.000 barriles y un calado máximo permitido de 27,5 pies durante el periodo de marea baja y de 35,8 pies durante la marea alta y dispone de dos muelles de embarque; y otro terminal de aguas profundas en de Puerto la Cruz, el cual dispone de seis muelles de embarque y es capaz de recibir tanqueros con un calado de hasta 55 pies y eslora máxima de 950 pies, sin limitaciones en cuanto a la manga.

 Prospección de la Faja y proyectos

 A pesar del abandono dado por el actual gobierno a todo el desarrollo prospectivo e inventiva realizado en las décadas de los 70’ y los 80’pasadas, los ojos de los venezolanos y para reconocimiento mundial, la Faja Petro-Bituminosa del Orinoco, sigue ofreciendo grandes perspectivas, en atención a la magnitud de los recursos existentes en ella, al interés del país en desarrollar su explotación, y a las realidades del futuro energético que persiste en el mantenimiento de los hidrocarburos como fuente principal y económica para su generación, pero con el agravante crítico contra los combustibles fósiles, a los que se les endosa la mayor culpabilidad en la crisis climática y el calentamiento global. Por ello, es expectante la realidad política de Venezuela, que ofreció y sigue ofreciendo credibilidad meridiana sobre el futuro comercial de estos recursos, por lo cual se debate a nivel legislativo y ejecutivo, tratando de encontrar fórmulas racionales que permitan, como ocurriódentro del régimen de la nacionalización, el concurso de recursos financieros y tecnológicos mundiales para facilitar su explotación, no sin dejar de reconocer, que el actual gobierno ha disipado la unidad de criterio en la explotación e interés industrial y ecológico, para aprovechar esta majestuosa reserva petro-bituminosa, para producir el ansiado combustible verde ideado y registrado como una de las mejores innovaciones de la Venezuela pujante.

 Los principales proyectos de la Industria Petrolera para la Faja del Orinoco, se dirigen hacia dos fines:1. Consolidar la maleabilidad y rendimiento del bitumen natural, transformándolo en combustible fácil de manejar y de eficiencia en la combustión; y 2. Lograr la recuperación, mediante el mejoramiento, de los hidrocarburos residuales, producto de la refinación.

 Perspectivas y desarrollo de la Faja

 Las perspectivas de los hidrocarburos de la Faja del Orinoco y de sus derivados, se visualizan en función de lograr varias de las situaciones planteadas que restringen su extracción, su manejo y su contenido contaminante. Es por ello, que como hemos indicado, el esfuerzo investigativo y tecnológico se ha orientado hacia estos aspectos, con logros hasta ahora exitosos, lo que permite avizorar un futuro promisor[5] para estos hidrocarburos.

 La Investigacion sobre el Petro-Bitumen

 La investigación sobre el uso del petro-bitumen de la Faja del Orinoco tuvo varios trances, que surgieron de la consideración de dos situaciones: el costo de producción de crudo partiendo del bitumen de la Faja, y el bajo precio del producto, que no compensaba el costo de producción. La situación se vio favorecida con el incremento de los precios del petróleo a partir de 1975, que coincidieron con las campañas conservacionistas y anti petroleras, especialmente en los países más consumidores como los Estados Unidos, de donde surgió una carrera investigativa para encontrar nuevas fuentes energéticas, pero en este momento, dada la inmensa masa de dinero que generaba el petróleo, fue casi inocua la actitud política al respecto. Afortunadamente, la industria recientemente nacionalizada, había contemplado el impulso a la investigación, para lo cual, en 1973 creó la Fundación para la Investigación de Hidrocarburos y Petroquímica (INVEPET), que se transforma con la nacionalización en el Instituto Tecnológico Venezolano del Petróleo (INTEVEP), que siguió funcionando como fundación de PDVSA, hasta 1979, cuando se constituye en sociedad anónima filial de PDVSA, con el mismo rango de importancia de las otras filiales.

 En este sentido investigativo influyeron entre otras cosas, dos factores importantes: Primero, que el incremento en los precios, hizo rentable la explotación petrolera en zonas donde antes era más económica la importación que la explotación, o donde la política de reservas era la de conservar los recursos internos sin que se agotaran, mientras existiera producción barata en los exportadores tradicionales, manteniendo así inexplotadas las propias reservas; Segundo, la creencia en Venezuela de que los precios aumentarían en forma constante, y que igualmente se mantendría el incremento de la demanda y con ella la producción, por lo que habría tiempo, al agotarse las reservas de crudos livianos y mediano, para iniciar la explotación, por necesidad, de los pesados, con una base económica de abundancia, sin darse cuenta que la dilapidación del exceso de recursos generados por la industria petrolera, mediante programas sociales fundamentados en aumentos salariales desmesurados y en la disminución del tiempo dedicado al trabajo productivo, llevaría el ingreso a ser deficitario, a pesar de la práctica de la abundancia que llevó al país a obtener créditos internacionales que hoy son una pesada carga como deuda externa.

 Afortunadamente, se dio impulso a la investigación, cuyos resultados fueron los descubrimientos e inventos, que hicieron realidad, la fácil y rentable explotación de los recursos existentes en la Faja, cuyo porvenir competitivo con el resto de los productores, fue promisorio.

 A partir de entonces, lo que Venezuela y su industria petrolera ganaron en materia de desarrollo tecnológico, es abiertamente un avance de las más grandes dimensiones. No obstante la carencia total que había en el área para el momento de la nacionalización, los venezolanos han enfrentado con éxito el desafío que significa brindar apoyo tecnológico a la industria petrolera y petroquímica nacional, e ir logrando progresivamente una mayor independencia tecnológica. Todo ello ha sido posible, como lo hemos indicado, gracias al aporte de Intevep, que estratégicamente mantuvo estrecha relación con las filiales operadoras, garantizando así la cobertura de las necesidades de investigación y desarrollo en el sector.

 Para ese momento, fueron de gran expectativa la concentración de esfuerzos exploratorios en la evaluación de las áreas más promisorias de la plataforma continental; complementada con una intensa perforación exploratoria en nuevas áreas y horizontes geológicos en las cuencas tradicionales, así como la aplicación de técnicas de recuperación secundaria y terciaria en viejos campos productores y la transformación de crudos pesados y extrapesados en crudos livianos, a fin de poder elevar el potencial de producción a 2.8 MMBD e incrementar el ingreso, por el mejoramiento de la canasta de los productos petroleros. Acciones complementadas con la puesta en marcha de tecnologías propias para la industrialización del gas natural y el avance significativo en la investigación, en el desarrollo y en la explotación de la Faja Petro-Bituminosa del Orinoco que dieron inicio coadyuvante al fortalecimiento de la industria nacional y a los bienes y servicios nacionales.

 LA EMULSIÓN DEL ORINOCO (ORIMULSION)TM.

 Es de resaltar en el esfuerzo investigativo, el desarrollo del estudio conjunto Lagoven-Veba Oel, para la utilización del proceso Veba Combi Ckraking (VCC), ya en inicios de aplicación, en la producción de crudo sintético de alta calidad, con gravedad superior a los 39 grados API, a partir de hidrocarburos extrapesados. Esta y otras investigaciones, conformaron un conjunto de proyectos experimentales diseñados con el objeto de desarrollar, optimizar y evaluar tecnología para lograr un máximo recobro de las reservas de la Faja, así como producir y manejar éstas, en forma económica y confiable.

 Partiendo de los resultados de las investigaciones, surgió la Orimulsión®, como un producto probado y usado ampliamente a nivel comercial, como alternativa económicamente atractiva para la generación de electricidad. Las pruebas de rendimiento y beneficio de la Orimulsión, como sustituto superior al carbón, que por sus bondades, ventajas y beneficios, fueron admitidas en los mercados de Estados Unidos, Canadá, Japón, Europa y otras partes del mundo, donde se le eximió del impuesto que pecha a los hidrocarburos, al considerar a la Orimulsión como lo que es en su estado inicial, un bitumen. En este sentido, fueron esenciales los logros efectuados en cuanto a las tecnologías para la producción, para el manejo, para el transporte oceánico, y fundamentalmente sobre la combustión de ambos productos. Para lograrlo, se diseñaron claras y eficientes estrategias de cooperación con los clientes potenciales, las cuales permitieron experimentalmente con muestras de dichos recursos, la evaluación directa de ellos. Por otra parte, fue sincera la disposición de la industria petrolera venezolana para establecer relaciones comerciales estables y de larga duración.

 Las fases básica y modélica del proceso generador de la tecnología, se completó exitosamente para confirmar la factibilidad económica de este proceso a escala comercial. Se ha evaluado el uso de los hidrocarburos extraídos de la Faja del Orinoco, como un combustible para la generación de vapor y se ha obtenido la información necesaria para evaluar los efectos de los productos de combustión, sobre los equipo que lo utilizan, determinando los niveles de: escoria, transferencia de calor, corrosión, etc., así como la cuantificación de la emisiones contaminantes asociadas con la combustión, referentes a SOX, NOx y partículas residuales.

 De igual manera, lo más importante en el proceso exploratorio e investigativo que condujo a estos productos, es tener conocimiento de la magnitud de los recursos existentes, y haber logrado la tecnología capaz de obtener en forma y proporción admisible y aceptable, una mezcla de los fluidos inmiscibles, mediante un surfactante o aditivo líquido, capaz de disminuir la viscosidad en hasta cuatro órdenes de magnitud, sin que el producto logrado sea afectado por la variación de la temperatura, lo cual permite la producción, el manejo, el almacenamiento y el transporte, contando con los sistemas tradicionales utilizados hasta ahora por la industria petrolera. Los resultados de la investigación, permitieron predecir el comportamiento de las emulsiones durante el bombeo y el transporte por tubería, así como su estabilidad por largos períodos de almacenamiento y durante el transporte oceánico. Prueba de ello es que hasta diciembre de 1997, más de diecinueve millones de toneladas fueron embarcadas en tanqueros de doble casco a los Estados Unidos, Japón, Canadá, Dinamarca, Portugal, el Reino Unido, China e Italia, sin que se viere la Orimulsión® afectada por la duración ni por las condiciones climáticas durante la travesía, cumpliendo con algunos parámetros establecidos como límites en las condiciones de temperatura y en su manejo, que son los siguientes:

 a) Debe almacenarse y transportarse entre un rango de temperaturas de 5-50° C.

 b) La tasa de corte por sí sola no daña el combustible. Sin embargo, las bombas, válvulas y demás accesorios deberían ser diseñados a fin de evitar tasas de corte excesivas a través de pequeñas aberturas.

 c) Al igual que con las tasas de corte, las caídas de presión a través de válvulas y accesorios similares deberían ser tales que no le causen esfuerzos de corte excesivos (menos de 7 bar.)

 d) No debe ser contaminada con otros combustibles líquidos de hidrocarburos en concentraciones mayores del 2%.

 La investigación

 A los fines de encontrar la forma de explotar los productos de la Faja se dedicó el Centro de Investigaciones y Desarrollo de Petróleos de Venezuela (INTEVEP), conjuntamente con la British Petroleum, cuyos resultados fueron el desarro­llo de emulsiones, que consisten en la dispersión de hidrocarburos en agua o hidrotratamiento, mediante la tecnología denominada HDH, donde la fase continúa es el agua, siendo de importancia el tamaño y distribución de las partículas de la fase dispersa, por cuanto ello afecta la estabilidad de las emulsiones. Surgió entonces la Orimulsión®, que es el nombre de la marca comercial dada al combustible fósil que se produce mediante la mezcla de bitumen natural con agua. Es producida mediante un proceso que comienza en el pozo con la extracción de bitumen natural diluido, luego pasa a través de la separación de agua salina y diluente, y termina con la mezcla del bitumen natural, agua y una pequeña cantidad de surfactante y aditivos. Su conformación es de 72 + - 2 por ciento de hidrocarburos con un diámetro promedio de partícula de 15 + - 5 micras y manifiesta un comportamiento, existe una limitada dependencia de la viscosidad aparente de ORIMULSION TM con la variación de temperatura.

 Los resultados obtenidos permitieron predecir el comportamiento de las emulsiones durante el bombeo y transporte de tubería, así como su estabilidad por largos periodos de almacenamiento y durante el transporte oceánico.

 Se comprobaron igualmente, los beneficios de la inyección de óxido de magnesio (MgO) como inhibidor de corrosión, se evaluó la tecnología para la desulfuración del OrinocoÒ y OrimulsionÒ, mediante la inyección de caliza en la caldera, lo cual permite la remoción de alrededor del 60 por ciento de las emisiones de SO2. Los resultados obtenidos confirmaron la combustibilidad de ambos combustibles, la cual es comparable a la del Fuel Oil Nº. 6.

 Las emulsiones producidas, eran transportadas para ser desaladas, hasta la planta de rompimiento en Punta Cuchillo, ubicada a unos 50 Km. de distancia. Instalaciones diseñadas para una capacidad de exposición de ORIMULSIÓN, de 20 mil barriles por día.

 Usos de la Orimulsion

 -      Las principales aplicaciones y usos de la Orimulsión® son:

 -      En plantas eléctricas convencionales (turbinas de vapor)

 -      En motores Diesel para la generación de electricidad

 -      En plantas de cemento

 -      Para alimentar sistemas de gasificación en ciclo combinado

 -      Como combustible para requemado (reburning).

 También, por sus excelentes propiedades de combustión, puede ser utilizada con esta técnica con resultados sobresalientes. El requemado permite reducir hasta 65% del NOx producido durante el proceso de combustión.

 Contaminación y residuos de la Orimulsión

 El efecto contaminante de la Orimulsión® ha sido una de las grandes preocupaciones de PDVSA, cuyas investigaciones se han orientado a dar a este producto el calificativo de combustible limpio, adecuado a las normas ambientales que se originan principalmente en los Estados Unidos. Como resultado, para proteger el ambiente y lograr un mejor uso de las cenizas finas producidas por su combustión en plantas eléctricas, fue creada la empresa ORBIT METALLURGICAL LIMITED, con participación accionaria de BITOR ENERGY PLC y StrategicMineralsCorporation (STRATCOR), de los Estados Unidos de América. ORBIT recupera y fabrica productos derivados del vanadio, níquel y magnesio contenido en las cenizas producidas por la combustión de la Orimulsión®, por cuanto el 98% de estas cenizas está formado por componentes recuperables, entre ellos, productos estratégicos como el uranio.

 En cuanto a su producción, las vastas reservas de Venezuela (42 mil millones de toneladas métricas de bitumen natural) garantizan el suministro confiable de Orimulsión® hasta bien entrado el siglo XXII.

 Comercialización de la Orimulsion

 La empresa PDVSA BITOR[6] fue creada comouna Unidad de Negocios de la división PDVSA Exploración y Producción, que pertenece a Petróleo y Gas, filial de Petróleos de Venezuela, S.A. Se creó con la responsabilidadde la explotación y emulsificación del bitumen natural, y del suministro y comercialización de la Orimulsión®, cuyo principal uso es el de combustible para la generación de vapor en plantas eléctricas, por sus características similares al Fuel Oil Nº. 6.

 La Orimulsión® inició su auge ampliamente comercializada en tres continentes y para responder y satisfacer las necesidades de los clientes, PDVSA BITOR con su sede principal en Caracas, Venezuela, para atender el mercado de China y Latinoamérica. Asimismo, creó subsidiarias en Norteamérica (BITOR AMERICA CORPORATION), en Europa (BITOR EUROPE LIMITED) y en Asia (MC BITOR), en asociación con Mitsubishi Corporation, en Japón, a fin de cubrir las exigencias del mercado y de los clientes.

 En 1997 la actividad general comercial de PDVSA-BITOR tuvo como resultado la exportación de 3 millones 828 mil toneladas de Orimulsión, habiendo despachado entregas contratadas para New Brunswick Power, en Canadá; SK Power, en Dinamarca; LithuanianStatePowerSystem en Lituania; Power Gen, en el Reino Unido; ENEL en Italia; Hokkaido Electric Power, Kansai Electric Plant, KashimaKita Electric Power y Mitsubishi Chemical, en Japón; China NationalUnited Oil Corporation, en la República Popular China y ArawakCement en Barbados.

 En ese año se iniciaron entregas para las pruebas en la planta de electricidad de Brindisi, Italia (ENEL-CIA DE ELECTRICIDAD DE ITALIA), donde se estimó un consumo inicial de 600 mil toneladas de Orimulsión®. Igualmente, PDVSA-BITOR firmó un contrato por 20 años en Guatemala, para suministrar 300 mil toneladas anuales de Orimulsión®, destinadas a una nueva planta de energía eléctrica (GUATEMALA GENERATING GROUP, GUATEMALA) que inicio operaciones a partir del 2000. Desde entonces fueron suspendidas todas las operaciones comerciales y de producción, quedando en el limbo la patente sobre el producto registrado por la empresa venezolana.

 1.     LOS HIDROCARBUROS GASEOSOS - EL GAS NATURAL

 En el estudio sobre el desarrollo y las expectativas de la Industria Petrolera venezolana debemos enfatizar sobre el gas natural, cuando relacionamos, tanto por su importancia volumétrica, como por la relevancia que está tomando para los planes y los proyectos de desarrollo en esta área de la economía nacional.

 El gas natural en genérico, es una mezcla de hidrocarburos parafínicos, cuyo principal componente es el metano (CH4), existiendo en menor proporción otros hidrocarburos livianos como el etano(C5H12), el hexano (C6H14) y el hepano(C7H16).

 Se caracterizan estos gases, por contener impurezas como el nitrógeno, el dióxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno, etc., substancias que le restan valor comercial cuando exceden de ciertos límites, ya que le disminuyen su poder calorífico, que en el gas natural venezolano oscila entre 818 y 1.798 B.T.U. por pie cúbico.

 El gas natural se presenta generalmente asociado con el petróleo, sin embargo, puede encontrarse solo, en yacimientos exclusivos de gas. En Venezuela la mayor parte (94%) de las reservas de este hidrocarburo está constituida por el gas asociado y se encuentran ubicadas, principalmente en la cuenca del Lago de Maracaibo, mientras que las reservas de gas no asociados, se hallan fundamentalmente en el área del Estado Anzoátegui y representan el 85% del total de este tipo de gas. Las principales reservas de gas de Venezuela son las que corresponden a los yacimientos de la zona Anaco en el mencionado estado Anzoátegui, y los ubicados al Norte de la Península de Paria en el Estado Sucre, cuyo potencial energético en conjunto es aproximadamente igual, al de las reservas de petróleo convencional. Por curiosidad comparativa, sabemos que, a diferencia de lo que ocurre en Venezuela, el gas asociado representa el 27% de sus reservas totales.

 El gas natural por ser un combustible limpio, barato y fácil de transportar, constituye una de las principales fuentes de energía más económica y con el mayor índice de crecimiento en la cuantificación de reservas descubiertas durante los últimos años. Para 1991, se estimaron mediante cálculos técnicos las reservas probadas de gas natural, en 3,6 billones de metros cúbicos, lo que ubica a Venezuela entre los ocho países con el mayor potencial de explotación de este hidrocarburo.

 La importancia del gas natural como hidrocarburo generador de energía, lo apreciamos al conocer algún nivel de consumo, donde en el ámbito mundial, dentro de las cuatro fuentes tradicionales de energía en el mundo, el gas ha ocupado un lugar relevante al aportar el 20%, mientras que el petróleo aportó el 48%, el carbón el 29% y otras fuentes de energía aportaron solo el 3% restante. En Venezuela, el gas natural es una importante fuente de energía al aportar el 41% del total del consumo, después del petróleo con el 42% la hidroelectricidad 14% y el 3% restante, los combustibles y sólidos.

 En los planes nacionales de desarrollo de la industria petroquímica, el gas ocupa un lugar de relevancia, al servir en ella de materia, utilizándose además para la producción de amoníaco y el negro humo. Es también de importancia el gas en la industria del caucho, en la generación de gasolina natural y los llamados líquidos del gas natural (L.P.G.)

 La gasolina natural es mezclada con el crudo para aumentar la gravedad y se destina a la exportación o se inyecta a los yacimientos para aumentar la recuperación del crudo. De la producción del gas licuado (L.P.G.) parte es exportado y también el usado directamente por las compañías petroleras y distribuido en bombas y tanques para fines domésticos e industriales.

 También se utiliza el gas para la inyección en los yacimientos petroleros, pues además de servir para mantener una presión adecuada y de quedar almacenado para su futura utilización, causa una mayor recuperación final del petróleo.

 La explotación del gas natural está regida por la Ley de Hidrocarburos Gaseosos. En efecto, dicha Ley declara de utilidad pública todas las actividades relacionadas con la exploración, explotación, manufactura o refinación, transporte y almacenamiento de dicho combustible.

 Igualmente, la explotación de gas natural está gravada con el pago del impuesto de explotación o regalía nacional, equivalente al; 162/3% sobre el valor del gas natural enajenando o usado como combustible. En este sentido, dispone el artículo Nº 41 de la ley de Hidrocarburos que cuando el gas sea tratado en plantas de gasolina natural o destinados a otros tratamientos industriales, se celebrarán entre el Ministerio de energía y Minas y la empresa explotadora, por un término no mayor de 15 años, para determinar la participación que corresponda a la Nación.

 Con la visión de incentivar y motivar a los inversionistas interesados en el gas, para que cuenten con condiciones atractivas para acometer proyectos de industrialización, transporte, distribución y comercialización de los gases metano y etano en el territorio nacional, el Ejecutivo Nacional emitió el DECRETO Nro. 2.532 del 28 de mayo de 1998 y la Resolución 323 del Ministerio de Energía y Minas. Instrumentos normativos que establecen en su contenido las condiciones por las cuales deberá regirse el sector privado en la industrialización, transporte, distribución y comercialización de los gases Metano y Etano en el territorio nacional. Son el paso inicial para elaborar una Ley Orgánica del Gas que proporcionará una mayor estabilidad jurídica al sector privado en un negocio que en Venezuela avanza aceleradamente hacia un esquema de competencia.

 El Gas Metano es la energía más económica y menos contaminante, cuyo suministro es continuo, seguro y confiable.

 2.     ACCIÓN AMBIENTAL EN LA INDUSTRIA PETROLERA VENEZOLANA

 El concepto ambientalista se encuentra presente en la filosofía de PDVSA, tanto en su tratamiento como forma de protección en la ejecución de sus operaciones, como en la programación de actividades de acción ambiental nacional. En este sentido actúa en forma independiente como corporación estatal y en la elaboración de convenios para el saneamiento de áreas específicas del territorio nacional donde opera, tal como es el caso con el Convenio para el saneamiento ambiental y control de enfermedades en el Delta del Orinoco. Convenio que busca fomentar planes y programas de saneamiento ambiental y de prevención y control de enfermedades endémicas, el control de plagas y el reforzamiento de la vigilancia epidemiológica. Todo, dentro de una política de Ambiente, Higiene y Seguridad (AHS), en la cual incorpora temas que se han afianzado con el tiempo, tales como el desarrollo sostenible[7] y las tendencias globales de ambiente, higiene y seguridad. En PDVSA han entendido, que los límites para el desarrollo no son absolutos, sino que vienen impuestos por el nivel tecnológico y de organización social, que deben asociarse al impacto que la explotación produce sobre los recursos del medio ambiente y la capacidad de la biosfera para absorber los efectos de la actividad humana. En este entendido, ayudados por la ciencia, se ha volcado a mejorar tanto la tecnología como la organización social, para abrir paso a una nueva era de crecimiento industrial y mejoría económica, sensibles a las necesidades de protección ambiental.

 En el mismo orden de ideas, EE UU propuso a Venezuela trabajar juntos en materia ambiental, especialmente en lo relativo a los acuerdos de la Convención de Cambios Climáticos de Kioto[8], que estableció en diciembre de 1998 niveles de reducción de emisiones de gases invernadero.

 El secretario de Energía de Estados Unidos, Bill Richardson en el foro La respuesta del Hemisferio: Energía e Integración, organizado por el Centro Internacional de Educación y Desarrollo (Cied), expuso que El gobierno del presidente Clinton considera que todos los países deben reducir o limitar el crecimiento de sus emisiones de gas invernadero. En este sentido se expuso, que la posición venezolana, coincidente con una gran mayoría de países, es que los países en desarrollo no pueden tener el mismo tratamiento ni alícuotas de reducción de emisiones, cuando los industrializados han sido los principales emisores de gases invernadero con sus agresivas políticas de industrialización interna. Es esta una consideración totalmente valedera, por cuanto, los países productores de petróleo, no son los más beneficiados con la venta de este producto y las emanaciones en estos países son muy reducidas, en comparación con las de los industrializados. Esto cambió con la Conferencia de Cancún y la de Rio + 20. Vale recordar, que Estados Unidos es el emisor del 25% de los gases contaminantes que van a la atmósfera.

 La conferencia de Kioto aprobó estabilizar las concentraciones de los gases invernadero al nivel de 1990, con la meta global de reducción de 5% en el período 2008-2012 y con cuotas de 7% para EE UU, 8% para la Unión Europea, y 6% para Japón. Los países en desarrollo no tienen reducción.

 Según Richardson, los programas de eficiencia energética y la participación en los enfoques internacionales mediante la negociación de las emisiones pueden beneficiar a todas las economías y no representar una amenaza para los combustibles fósiles.

 Venezuela puede registrar una merma en sus ingresos petroleros de 100 millardos de dólares sobre el Producto Territorial Bruto hacia el año 2030, si los países industrializados consumidores adoptan medidas proteccionistas extremas como impuestos (carbón tax) al crudo importado.

 De igual forma, las empresas operadoras en el área de la exploración, explotación y comercialización, especialmente el transporte, mantienen actualizados y vigentes, planes para la emergencia en caso de reventones y derrames petroleros, tanto en tierra como en sectores acuáticos.

 Los derrames de crudo producidos en nuestras costas, lago de Maracaibo y mares, han hecho reaccionar a las gerencias que deben atender los riesgos de esta naturaleza, para mantener en aplicación las normas de protección ambiental contempladas en las leyes Penal del Ambiente y en la Ley Contra la Contaminación de las Aguas por el Petróleo. Todo en coordinación con la Guardia Nacional, que además de ser el órgano de policía ambiental, es el cuerpo que se encarga de la seguridad interna de las instalaciones del ente petrolero[9].

 1.      Principales Cuencas Petrolíferas del Mundo

 Las principales cuencas petrolíferas del mundo son las siguientes:

 1. La Cuenca del Golfo Pérsico, formada por Arabia Saudita, Irán, Irak, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Qatar. Países estos, que integran la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPAEP). En la actualidad se le considera como el reservorio de petróleo más importante del mundo. Con unas reservas probadas de 381.000 millones de barriles de alta calidad que pueden ser extraídas a muy bajo costo unitario. Esta cantidad representa más de la mitad del total mundial de 718.000 millones de barriles.

 2. La Cuenca del Golfo de México, que linda por la parte norte, con Estados Unidos y está conformada por las grandes acumulaciones petrolíferas de Texas y Louisiana, y por la parte sur, la bahía de Campeche en México, en donde se han hecho importantes descubrimientos de petróleo.

 3. La cuenca Ural-Volga de la URSS, con un gran potencial petrolífero.

 4. La Cuenca del Caribe, formada por Venezuela, Trinidad etc.

 5. La Cuenca petrolera de África, Argelia, Lihce, Nigeria Etc.; y

 

6. La Cuenca de las Indias Orientales Holandesas, formada por Sumatra, Gava, Bonco, etc.

 7. La Cuenca del Ártico, recientementeincorporada, que se estima podría contener un cuarto de las reservas mundiales de petróleo y gas aún no descubiertas. Es discutida la posible lucha entre los países limitantes de esta cuenca por el control de estos recursos, donde Rusia es el que más fuerza está haciendo para dominar lo que considera su patio trasero. Pero las otras naciones con costas en el océano Ártico: Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Islandia, Finlandia, Noruega y Suecia también muestran su interés por estos recursos, cada uno en los territorios que gobiernan. Es de recordar que las naciones costeras tienen derechos sobre los recursos hasta 200 millas náuticas (370 kilómetros) desde sus costas, y algunos países tienen el derecho a ampliar ese reclamo hasta 350 millas náuticas por la extensión de sus masas territoriales.

 Existe un plan exploratorio del Ártico por parte de Rusia, que ha pensado extender en más de un millón de kilómetros cuadrados el territorio que está actualmente bajo su control. En tal sentido, la Sociedad Geográfica Rusa, indica que el reclamo de su país se probará científicamente, a pesar de las reivindicaciones de los Estados vecinos, reivindicación basada en el derecho marítimo. Según Rusia, no quiere un conflicto con otros países que rodean el Ártico, pero piensan que nadie renunciar a su territorio, por lo que harán un gran esfuerzo para aferrarse al territorio que consideran les pertenece.


[4]Utilizamos la denominación de petro-bituminosa para no dejar de asociarla al petróleo, sin utilizar la sola denominación de petrolífera que fue el utilizado en su origen, atendiendo al interés de mantener el producto Orimulsióncomo una elaboración, como lo es la marca registrada, fuera del control de producción establecido por la OPEP

[5] Durante el actual período gubernamental, iniciado en 1998, se ha querido quitar importancia a la orimulsión, en el proyecto que denominaron la nueva PDVSA. No obstante, mantenemos la esperanza de que se revierta esta acción. La importancia de este producto es de ser una patente nacional, no entra en la cuota petrolera, es un combustible eficiente, con muy baja contaminación y competidor con el carbón y otros combustibles naturales y fósiles. Pero lo más importante es que para su uso requiere de transformaciones en las plantas que lo utilicen, lo que obliga a contratos a mediano y largo plazo con garantía de suministro por parte de Venezuela. A la larga, el crudo petrolero pasará a ser utilizado como generador de otros productos aguas abajo, tales como medicamentos, plásticos y hasta alimentos, sin que se descarte su uso como base para su reducción y transformación en petróleo de un alto grado de API.

[6] Actualmente, la empresa BITOR fue transformarla en otra empresa, dentro del proyecto de la denominada Nueva PDVSA Según el proyecto se mantiene la producción de la Orimulsión, aunque se cuestiona su rentabilidad. Pensamos que no se ha comprendido el sentido de este producto que se incorpora al mercado como un sustituto de los combustibles tradicionales, olvidando el interés de mantenerlo así para evitar el impuesto que paga el petróleo. Esperamos que en el futuro vuelva a tomar relevancia e importancia el desarrollo y uso de la Orimulsión.

[7] Por la necesidad de limitar las acciones para lograr un nivel deseado de desarrollo, se ha impuesto el término desarrollo sostenible, con derivación gramatical por traducción, de sustentable. Con ambos términos se explica el desarrollo económico y social, que permite hacer frente a las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades y en tal sentido, mantener e incrementar el nivel del mismo desarrollo. El fundamento del desarrollo sostenible arranca durante las décadas de los 70´y los 80´, cuando el mundo comprendió que los recursos naturales estaban dilapidándose en nombre del desarrollo, produciendo cambios imprevistos en la atmósfera, en los suelos, en las aguas, en las plantas y en los animales, al igual que en las relaciones entre todos ellos. Fue entonces necesario, reconocer que la velocidad del cambio era tal, que superaba la capacidad científica e institucional para disminuir o invertir el sentido de sus causas y efectos.

[8] Materia ampliamente desarrollada en el Tema VII La Problemática Ecológica.

[9] Ver: "La Contaminación por el Petróleo".

Tomado del libro: Derecho y Economía del Ambiente y de los RRNN”. Edic. Inversiones Prieto Figueroa. Caracas. 2016    http://amzn.to/2tl01oL

LA MINERÍA Y LA INDUSTRIA MINERA EN VENEZUELA

DERECHO ECOLÓGICO: http://amzn.to/2tl01oL

 1.  LA EXPLOTACIÓN MINERA EN VENEZUELA. VISION ECOLÓGICA

 Evolución Histórica

 La historia de la explotación minera en Venezuela comienza a partir del año 1700, cuando llegan a la zona los conquistadores, misioneros y aventureros, quienes de dedicaron a esa actividad. Luego nos ubicamos en el año 1936, cuando con la promulgación de la Ley de Minas, surgen en la región, zonas específicas de explotación especialmente de oro, tales como: El Perú, el Callao, San Miguel y otras adyacentes a la población de El Dorado. Fue característica de esta época, una explotación, con poco e insignificante daño ecológico o ambiental, porque a la actividad se dedicaban pocas personas, había limitado acceso y los útiles de explotación eran rudimentarios. Pero es de reconocer que, a partir de la creación de la Corporación Venezolana de Guayana, se inició la implementación del progreso minero en esta Región lo que produjo su repercusión en las zonas aledañas a su área de influencia y en el resto del país.

 A partir del año 1960, la explotación minera adquiere otras dimensiones, caracterizándose porque la misma sufre una dispersión considerable y se generaliza el uso de maquinarias y equipos de gran poder destructivo, surgiendo numerosos focos mineros en las cuencas de ríos Caroní, Paragua y Carrao, resaltando los de Paúl y Caroní, que llegaron a tener hasta 15.000 personas y produjeron la inevitable destrucción de grandes superficies de bosques y sabanas, así como la eliminación de ricas quebradas y morichales, que alimentaban estos ríos.

 Situación más grave aún ocurrió en las Cuencas de los ríos Cuchivero, Guaniamo y Quebrada Grande, donde se instalaron aproximadamente 30.000 personas que destruyeron en el transcurso de 10 años, más de 4.000 hectáreas de bosque virgen en las zonas protectoras de los ríos, cuyo volumen fue de considerable magnitud, además de causar una sostenida sedimentación en la parte media del río Orinoco, que hoy día constituye uno de los problemas limitantes para el transporte de gran calado por esa vía.

 Desde entonces, la actividad minera fue creciendo, agravada con la crítica situación económica ya endémica del país, que a pesar de mantenerse siempre como situación crítica a resolver, poco se hace para ello. Por el contrario, se ha transformado como una situación de análisis diagnóstica en todos los planes de la nación, como variables que inciden negativamente en los aspectos económicos y sociales, tanto a nivel de las regiones mineras, como en todo el país, lo que hace, que de manera frecuente se origine una revalorización en la importancia de la actividad de extractiva minera, tanto en la fase exploratoria como en las de la explotación y comercialización de los minerales, especialmente del oro y el diamante, que han transformado la situación a su vez en lo que pudiéramos considerar un boom minero; dando origen también a una creciente diversificación territorial de las llamadas bullas, que es una denominación minera característica, referida a situaciones excepcionales de localización de fuentes importantes de minerales. Situación que creó en los ámbitos, nacional e internacional, una respuesta casi unísona de todas las personas con vocación minera, a la que se unen comerciantes y aventureros, que insurgen en las estas regiones mineras, con la idea de establecerse en ella para la explotación de las minas. Esto desde entonces, crea una permanente expectativa regional y nacional, que se mantiene con una secuela de problemas de índole social, económicos y políticos, siempre analizados para definir acciones correctivas, pero nunca se han logrado soluciones viables y valederas, que permita mantener el creciente apoyo de recursos que reclama la situación económica nacional, dada la persistente incidencia del factor demagógico partidista, que siempre se hace cargo del problema y aprovecha la coyuntura como un ingrediente electoral.

 Aun cuando no ha colapsado, el sistema ecológico de las regiones mineras, éste se mantiene con la permanente amenaza de verse afectado por la visión alegre que siempre se tiene del problema. En todo momento, éste, por la apatía o por la incultura de los dirigentes del Estado, se aparta del fenómeno ecológico y del daño posiblemente irreversible que se ocasiona a la naturaleza, para conducirlo únicamente hacia la irracional captura de minerales, a espaldas del daño evidente que va quedando en las zonas donde se efectúan las explotaciones.

 Esta situación, podemos calificarla de conflictiva y transformarla en lo que venimos denominando la problemática ecológica-minera de la región Sur Oriental del país, que conlleva la necesidad de seguir el ejemplo de países mineros como Brasil y algunos asiáticos, que han experimentado con buenos resultados, la recuperación de bosques tropicales, similares a la flora venezolana, lo cual nos permite una esperanza razonable para compatibilizar nuestra creciente explotación minera, con las técnicas de recuperación conservacionistas, lo que se acompaña con su regulación, sin olvidar que es una de las más importantes fuentes de ingreso del Estado, que permite la satisfacción de innumerables necesidades, en todos los grados, además de ser una de las fuentes principales de recursos para la industria y para el proceso productivo, de bienes de consumo, intermedios y básicamente de capital, que en la mayoría de los casos la transforma en una actividad básica y estratégica.

 La explotación en el Sur de Venezuela

 El sur de Venezuela es la parte más olvidada del país, siendo también la porción territorial más rica en minerales y agua. Del sur de Venezuela se habla como en cuentos cinematográficos y de novela. Se recuerda a Doña Bárbara y a Canaima de Rómulo Gallegos y se advierte del Orinoco, el Caroní, el Caura, el Carrao y otros ríos, como reservorios de las leyendas indígenas que evocan el Auyantepuy y su soberbio Salto Ángel[1], séptima maravilla del mundo. Son los tepuyes, las conformaciones geológicas que distinguen la zona y con las caídas que brotan de ellos, conforman la belleza escénica de una de las regiones naturales más bellas del mundo.

 Guayana es ambiente, es naturaleza virgen, parte de la Amazonía, mayor pulmón vegetal del mundo; pero en función social y de soberanía territorial, siempre ha sido cíclico el homenaje a la Conquista del Sur, como intento para poblar nuestra frontera sur, olvidada como hemos dicho, por todos los gobiernos, pero muy recordada y trajinada por una gran masa de pobladores, quienes insurgen en ella para la explotación de su aún virginal minería. Sin embargo, no debemos olvidar, que cualquier conquista que se quiera hacer del sur de nuestro país, tiene que considerar el olvido mencionado, que ha creado una cultura de la ignorancia y del descuido, imposible de apartar, sin ser atacado por la vorágine de la selva, de los indígenas y de los mineros. Ojalá y este nuevo intento, no se pierda en la vociferación que siempre acompaña a nuestros ideales de patriotismo, y no se transmute a la órbita de lo ilusorio.

 Sin dudas, podemos hablar de Guayana, y en definitiva surgirán los conocimientos de indios, de ríos, de tepuyes, de selvas y de minas. Allí ha surgido siempre la fiebre del oro, no por azar, sino porque en realidad, el mundo sabe que Venezuela, a pesar de no tener tradición minera, cuenta con un potencial minero mundialmente reconocido, siendo en realidad un país inmensamente favorecido en recursos minerales, que se une a una naturaleza hermosa y variada. Venezuela es uno de los 10 países del mundo con las mayores reservas probadas de oro.

 La región de Guayana debe ser conocida por todos los venezolanos, pues no podemos pasar por alto que, ella representa el 49% del territorio nacional; posee el 100% de sus reservas en mineral de hierro, aluminio y acero, más del 60% del potencial hidroeléctrico del país, conjuntamente con el 80% del agua apta para el consumo humano, que se presenta en grandiosos ríos y saltos naturales, incrementando el potencial hidroeléctrico con el lago de Guri que sirve de fuente a la electrificación del Caroní (EDELCA).

 Explotación histórica minera irregular en Venezuela

 Aún se mantienen latentes los graves problemas de orden público, tales como la presencia de indocumentados, el tráfico, tenencia y consumo de estupefacientes, el comercio y porte ilícito de armas y el ejercicio de la prostitución sin control.

 La actividad minera se focaliza en casi toda la jurisdicción de los estados Bolívar, Delta Amacuro y Amazonas, destacándose con gran significación los siguientes sectores:

 • Zona de Guaniamo;

 • Zona de la cuenca media y baja de los ríos Caroní, Paragua y Caura;

 • Cuenca de los ríos Supamo y Parapapó;

 • Sector fronterizo Bochinche - Guarampín (Municipio Roscio del estado Bolívar);

 • Sector KM-88 - El Dorado (Municipio Sifontes del estado Bolívar).

 • Sector Santa Elena - Los Caribes. (Municipio Sifontes del estado Bolívar); y

 • Zona sur del estado Amazonas, límite fronterizo con Brasil y con el estado Bolívar.

 Procedimientos de explotación

 La explotación minera en las zonas mencionadas, como modalidad adaptada a la normativa legal vigente, se efectúa bajo dos modalidades:

 • Bajo el régimen de Concesiones; y

 • Explotación por parte de mineros independientes en forma ilegal e irregular.

 Población minera activa

 Se estima como población activa dedicada a la explotación minera, las siguientes cantidades, de acuerdo al régimen diferenciado antes mencionado:

   Amparadas en Concesiones. . . . . . . . . . ........ 3.500 personas

   Mineros Independientes. . . . . . . . . . . . . ..... 30.000 personas

   Comerciantes y vendedores en las zonas.......... 3.000 personas

Análisis en relación a las explotaciones mineras

Con la Ley de Minas del año 2000, aparte de las concesiones, se legalizaron explotaciones individuales y colectivas, mediante las figuras de las mancomunidades mineras, la minería artesanal y la pequeña minería, que aunque en forma rudimentaria, se puso orden a la explotación, aunque en poco cambió la situación irregular, especialmente en la explotación conjunta de oro y diamantes de aluvión, para la explotación exclusiva de oro de aluvión y para la explotación exclusiva de oro de veta, habiéndose detectado en dichas explotaciones irregularidades como las siguientes:

 a) Las explotaciones en su mayoría, no son efectuadas directamente por los concesionarios, quienes se limitan a contratar con terceros dicha explotación, con lo cual obtienen una ganancia sin el riesgo correspondiente. Es obvio, que esta contratación la hacen al margen de la ley, por lo que no participan de ello al ministerio del ramo.

 b) Utilizan mano de obra extranjera, constituida principalmente por indocumentados o transeúntes.

 c) Con el amparo de la concesión, introducen equipos a las zonas mineras, que luego toman otro destino. Equipo que muchas veces es vendido sin cumplir con los requisitos legales, o son retirados y llevados a otras zonas sin los permisos correspondientes.

 d) No llevan correctamente y al día, los libros correspondientes al asiento de la producción diaria.

 e) Declaran a los entes fiscalizadores, menor cantidad de mineral que el obtenido.

 f) Realizan explotaciones en lugares distintos a los indicados en la concesión.

 g) Incumplen los términos de las ventajas especiales indicadas en los títulos mineros.

 h) Por la falta de técnica y raciocinio, producen el desvío, la contaminación y la sedimentación excesiva de los cuerpos de aguas superficiales aledaños a las zonas de explotación, destruyen vegetación alta, mediana y baja y no aplican los planes de recuperación de las áreas intervenidas, tal como lo establecen las normas legales.

 i) Por la aberración anti ambiental de la actividad, han ido incrementando la presión de agua para la explotación, utilizando motobombas de alto poder de aspersión y dispersión, llegando a utilizar motobombas de hasta 8 pulgadas de diámetro.

 El grupo de mineros lo constituye en su mayoría, personas de bajos recursos económicos. Sin embargo, un importante número de estos mineros se han organizado en las mencionadas mancomunidades, para la operación de explotación. Se espera que con este nuevo sistema se logre ordenar la actividad minera, inclusive con la explotación mediante el sistema de artesanía.

 1.     LOS MINERALES EN VENEZUELA

Decimos que Venezuela es un país de una gran riqueza mineral, por cuanto posee una gran variedad de yacimientos minerales metálicos y no metálicos, entre los que destacan, en los metálicos: aluminio (Bauxita), cobre, níquel, hierro, oro, plata, plomo, zinc y mercurio, entre otros; y entre los no metálicos: calcio, magnesio, manganeso, diamante, caolín, arenas, fosfato, sal, yeso y talco, entre otros.

 Entre los más importantes tenemos:

 -   Hierro:

  Los yacimientos más importantes se encuentran localizados en el cinturón ferrífero de Guayana; de mayor relevancia en los cerros Bolívar, El Pao y San Isidro.

 -   Bauxita:

  Los mayores depósitos de bauxita se localizan en el Estado Bolívar, esencialmente en las áreas de Upata, Nuria, la Serranía de los Guaicas, región sur de la Gran Sabana y Los Pijiguaos. La bauxita constituye la materia prima para la obtención de la alúmina, de donde se obtiene mediante el uso de electricidad el aluminio.

 -   Oro:

 Los yacimientos de oro en Venezuela, se encuentran principalmente en los estados Monagas y Bolívar destacándose 5 áreas de gran importancia económica: las zonas auríferas de Tumeremo, El Callao, El Dorado y El Manteco; específicamente en la cuenca del río Cuyuní y en las regiones drenadas por los ríos Yuruarí, Botanamo, Caroní, Venamo y otros; y la zona aurífera de la sierra de Imataca.

 -   Carbón:

  Los yacimientos carboníferos se localizan en Naricual y Capiricual (Estado Anzoátegui), Sabana Grande y Taguay (Estado Guárico), las zonas de Cachirí, Carrasquero, Socuy, Inciarte y Guasare (Estado Zulia), las zonas de Falcón y las áreas de lobatera (Estado Táchira). La explotación del carbón se inició en 1918, en los yacimientos de Naricual (Estado Anzoátegui), específicamente en dos minas: Mallorquín y Las Peñas.

 -   Diamante:

 Los principales yacimientos diamantíferos se localizan a lo largo de la cuenca del Caroní, perteneciente al Complejo de Guayana. Las regiones más ricas en este mineral son las de La Paragua, Icabarú, Paraytepuy y Urimán, pertenecientes a la Cuenca del Caroní.

 -   Manganeso:

 Los mayores depósitos de manganeso se encuentran ubicados en la zona de Upata, específicamente en la parte denominada Guacuripia. También se localizan al sur de la faja montañosa de la Sierra de Imataca y en las Sierras Santa Sofía, Santa María y San Martín del Estado Bolívar. El manganeso presenta una gran importancia como recurso, debido a su consumo en la industria siderúrgica del país.

 -   Níquel:

 Los principales yacimientos de níquel se localizan en Loma de Hierro, situada en la Serranía del Interior en las cercanías de Tiara, Estado Aragua. Otras zonas de níquel se hallan en las proximidades de Tinaquillo (Estado Cojedes), Tucupido (Estado Guárico) y Valencia (Estado Carabobo).

 -   Cobre:

 Los principales depósitos de cobre se localizan en Las Tapias, al sur de Bailadores (Estado Mérida), las minas de Aroa (Estado Yaracuy), en el caño El Tigre (Estado Zulia), alrededores de San Miguel (Estado Trujillo) y Seboruco- Cerro Mono (Estado Táchira). El cobre es empleado en la fabricación de conductores eléctricos.

 -   El Coltán

 Recientemente ha surgido con relevante importancia la explotación de este mineral, inicialmente llamado coltán. Es un mineral metálico negro y opaco, compuesto por los minerales columbita y tantalita. No es una denominación científica correspondiente a un elemento en concreto, sino que corresponde a la contracción del nombre de los minerales columbita (COL), óxido de niobio con hierro y manganeso (Fe,Mn)Nb2O6 y la tantalita (TAN), óxido de tántalo con hierro y manganeso (Fe, Mn)Ta2O6. Es una solución sólida entre ambos minerales; es decir, minerales que se combinan en proporciones no definidas. Es relativamente escaso en la naturaleza, siendo el ejemplo de materiales, que han pasado de ser considerados simples curiosidades mineralógicas a estratégicos, dado su uso y aplicación conveniente en el avance tecnológico, ya que es utilizado en casi la totalidad de los dispositivos electrónicos.

 El interés de la explotación del coltán se basa fundamentalmente en poder extraer tantalio, por lo que su valor dependerá del porcentaje de tantalita (normalmente entre un 20% y un 40%) y el porcentaje de óxido de tantalio contenido en la tantalita, que puede estar entre el 10% y el 60%.

 En lo que respecta a las principales reservas, existe dos posiciones totalmente contrarias acerca de dónde se sitúan las mayores reservas de coltán en el mundo. La posición más difundida es que la mayor reserva se encuentra en África, concretamente al este de la República Democrática del Congo (RDC), en la que se encuentran el 80% de las reservas mundiales de coltán. Por otra parte, según un estudio del Tantalum-Niobium International Study Center, las reservas mundiales en la RDC serían apenas de alrededor del 9% y no del 80%. Donde sí coinciden todos es que Australia, Brasil, Canadá, China y algunos países africanos como la propia RDC, Ruanda, Burundi y Etiopía son los mayores productores de coltán, en especial los primeros. Paradójicamente Ruanda es uno de los principales productores a pesar de no tener reservas de coltán. Rusia también es rico en este recurso, aunque sus depósitos no han sido explotados todavía.

 Su importancia actual, que es lo que lo ha transformado en elemento estratégico para el mercado y la ciencia podemos verlo, al considerar que, dentro de un teléfono inteligente podemos encontrar las siguientes aplicaciones para el tántalo: El tamaño de las baterías actuales ha disminuido drásticamente con respecto a las baterías de hace 10 años, gracias a la capacidad del tántalo de guardar una alta carga electrónica en volúmenes muy pequeños. El óxido de tántalo sirve para elaborar lentes de cámara más finas y pequeñas. El tántalo ayuda a mantener los materiales altamente conductores bajo control y ayuda a las señales a pasar rápidamente a través del dispositivo. El microprocesador también posee tántalo, ya que actúa como una barrera para mantener la integridad de los transistores dentro del propio chip. Por lo que respecta al niobio, éste se usa en aleaciones metálicas con aplicaciones en aeronáutica, aunque tiene otra propiedad muy interesante, la superconductividad, que permite crear electroimanes muy potentes que son usados en aparatos de resonancia magnética y en aceleradores de partículas.

 -      Otros yacimientos:

 Además de los minerales descritos, existen una gran cantidad de otros yacimientos, entre los que se encuentran: mercurio, plomo, plata, bario, calcio, caolín, calizas, pirita, talco, zinc, cianita, dolomita, titanio, tungsteno, magnesio y minerales radioactivos.

 También a lo largo del país se localizan minerales, tales como: andalucita, antimonio, cromo, asbesto y feldespato.

 2.     LA INDUSTRIA DEL ALUMNINIO

 Tratando el Complejo Minero de Venezuela desde el punto de vista estratégico, no debiéramos pasar por alto la Industria del Aluminio, por tal razón, referiremos de ella algunos elementos importantes, que lo relacionan por espacio y organización con la Industria del Hierro.

 El aluminio es otro de los metales que conforman el cuadro de explotación principal en Venezuela. Metal de color y brillo parecidos a los de la plata, muy sonoro, tenaz y ligero, que se obtiene de la electrólisis de la alúmina u óxido de aluminio extraído de la bauxita. Es interesante saber que la alúmina, con colores distintos conforma varias piedras preciosas: rubí, zafiro, esmeralda, etc.

 La bauxita o hidrato de alúmina es la forma como encontramos al aluminio en la naturaleza. Su conformación es el producto de la unión de este metal con el agua y el oxígeno, y se encuentra en una roca blanda de color rojizo. Su nombre se lo debe al su descubridor en 1821, el francés Les Baux. Sus principales yacimientos se encuentran en Francia, Estados Unidos, Jamaica, Guyana, Surinam, Haití, República Dominicana, Brasil, Dalmacia, Australia, Hungría y Venezuela. En esta última, los yacimientos son de reciente descubrimiento en Los Pijiguaos, Estado Bolívar.

 El aluminio es uno de los metales más abundantes en la tierra. En un corte de 80 Km. de la corteza terrestre lo encontramos en el tercer lugar, al distribuir mil partes de esa corteza así:

 * Oxígeno 466 %* Sílice 271,2%* Aluminio 81,3 %* Hierro 50,0%

 * Calcio36,9%* Sodio 28,3%* Otros46,8%

 El aluminio es importante en Venezuela, a pesar de su abundancia en el mundo, porque dentro de un área relativamente cercana, se encuentran concentrados todos los elementos necesarios para obtenerlo, mediante el procedimiento electro-químico descubierto por Charles Hall de los Estados Unidos y Paúl T. Heroult de Francia en 1886. Procedimiento que se complementa con la otra fase en la transformación de la bauxita, mediante el procedimiento para obtener alúmina procedente de las arenas de bauxita, patentado como invento en 1888 por el químico alemán Karl J. Bayer.

 La bauxita se encuentra a flor de suelo y se explota a cielo abierto en Los Pijiguaos, pero la mayor riqueza para Venezuela en el campo de esta industria, está en contar, como hemos dicho, en áreas relativamente cercanas, todos los elementos necesarios para obtener el aluminio. Es decir, poder ejecutar los inventos antes mencionados, que remplazan la acción del agua, de la energía solar y los campos electromagnéticos de la tierra, por soluciones básicas y energía eléctrica y calorífica, para en primer lugar, transformar la bauxita en alúmina y luego ésta en aluminio. El escenario no puede ser más claro: la bauxita en Los Pijiguaos, la electricidad en Macagua y Guri, y el rio Orinoco como vía inmediata de transporte.

 El proceso industrial del aluminio, es tarea de un grupo de empresas, inscritas en el holding CVG(Corporación Venezolana de Guayana), que aun cuando han estado en proceso planes de privatización de algunas, conforman un complejo estratégico en esta área mineral tan cotizada actualmente en el mundo, por el incremento creciente del uso de este metal en muchas de las soluciones industriales y comerciales de todos los campos. Las principales empresas de este grupo son: Venalum y Alcasa en el campo de la reducción, fundición, laminado y acabados domésticos del aluminio; y Bauxilum en los campos de la explotación de la bauxita, la producción de la alúmina y su reducción para producir el aluminio primario.

 La idea suprema del Sector Aluminio, desde su origen,es de conducir la producción a 8 millones de toneladas métricas de bauxita al año, para dar soporte a la producción de alúmina requerida en la meta que se estableció de alcanzar los 2 millones de toneladas de capacidad de reducción de aluminio primario para este milenio. En tal sentido, para lograrlo, fueron ampliadas las plantas de Interalúmina, hoy integrada con Bauxiven en Bauxilum para generar la bauxita y la alúmina, y Alcasa y Venalum para la reducción del mineral. Igualmente en este sentido, se desarrollan los proyectos de Alisa, Aldanca y Aluyana.

 Destaca en todos estos proyectos, la apertura al capital privado, representado por empresas internacionales y los más importantes inversionistas privados venezolanos.

 No podemos olvidar que el Complejo del Aluminio de Venezuela es uno de los más importantes del mundo. Desde su inicio, se desarrolla e integra verticalmente, al tiempo que aumenta su competitividad internacional, siendo garantía del éxito de esta empresa, la constante y creciente producción de bauxita en Los Pijiguaos, la calidad de la producción de alúmina y el aumento de las capacidades del complejo hoy denominado Bauxilum[2], así como la marcha racional y buena gerencia de Alcasa. Todo esto, dentro del Complejo empresarial que maneja la Corporación Venezolana de Guayana.

 3.     LA INDUSTRIALIZACION DEL DIAMANTE

 El diamante, el más brillante, duro y límpido de los minerales, capaz de rayar todos los cuerpos sin ser rayado por ninguno, es perseguido por su belleza y por su dureza. Explotado medianamente en Venezuela, aun cuando figura de séptimo entre los diez países de mayores yacimientos y explotación del mundo, con Zaire, la extinta U. R. S., África del Sur, Botswana, Ghana, Sierra, Leona, Angola, Brasil y Australia. Se explota en Venezuela el que se encuentra en forma aluvional, especialmente en el lecho de los ríos, donde destaca el Caroní, que por sus corrientes e innumerables caídas, arrastra gran cantidad de mineral diamantífero, siendo su lecho rico en piedras de diamante.

 4.     LA INDUSTRIA DEL ORO

 La potencialidad minera de Venezuela, no es ya el famoso mito de El Dorado, sino que es una realidad conocida y cuantificada. Antes, hemos hablado de los recursos petroleros, dignándonos en exornar, que Venezuela posee la más grande reserva de crudo extra pesado del mundoen la denominada Faja del Orinoco, hoy transformable fácilmente en liviano mediante tecnología autóctona o transformado en Orimulsión, combustible verde también de tecnología autóctona; posee también una inmensa riqueza en oro, cuyas reservas han sido estimadas en el orden de las 10.000 toneladas métricas, 5.000 toneladas métricas explotables de la superficie y 5.000 toneladas métricas accesibles a través de la minería subterránea, situación que le permitió en 1960 y 1990, ser el primer productor a nivel mundial de oro, con un repunte de máximo superior a 8 toneladas en 1985. Riqueza esta última, que ha incentivado a inversionistas tanto nacionales como extranjeros, quienes entre 1990 y 1994, han instalado más de 40 empresas mineras grandes y medianas que efectúan actividades de exploración y explotación en un marco geográfico aurífero, no inferior a 50 hectáreas, principalmente en la zona denominada el triángulo aurífero, conformado por El Callao, Tumeremo, El Dorado, Las Claritas y el Kilómetro 88. Destacan entre las empresas explotadoras de oro: Minerven y Venorca, existiendo una explotación informal, que es la de mayor abundancia en la zona, con mineros independientes y pequeñas empresas, que extraen oro y diamantes sin ningún control ni planes específicos. Son los llamados mineros ilegales.

 El oro repunta por su brillantez, por su belleza y principalmente por su valor, pero las magnitudes de los emporios de otros metales y metaloides con gran valor comercial y sentido estratégico, obligan a mencionar algunos de ellos.

 En lo que se refiere a la minería, las inversiones más recientes han sido las relacionadas con las amplias reservas no explotadas de oro. Se estima que los recursos auríferos del estado Bolívar, enclave de la CVG, son cuantiosos:

 Compañia de Mineria de Venezuela C.A (Minerven)

 La empresa explotadora del oro MINERVEN, se localiza en la localidad de El Callao, estado Bolívar. Es una empresa, cuya misión principal es producir oro para la comercialización haciendo rentable su explotación mediante procedimientos de minería que no perjudiquen el ambiente.

 El capital de MINERVEN está constituido en una proporción del 33,4% perteneciente a la Corporación Venezolana de Guayana y el 66,6% perteneciente a Ferrominera del Orinoco. Su capacidad del proceso anual es 380,000 MT de mena y 3,300 Kg. de oro.

 Las Cristinas

 La CVG y Placer Dome establecieron una asociación estratégica, con una inversión superior a los 600 millones de dólares, para la construcción de Las Cristinas, una mina de oro con reservas probadas de más de 9 millones de onzas.

 Esta mina es el primer gran proyecto aurífero de Venezuela, cuya producción se estima será superior a las 4 toneladas métricas anuales, la mayoría de las cuales irá al mercado de exportación. No es de pasar desapercibido, que Venezuela está ubicada entre los 10 países del mundo con las mayores reservas conocidas de oro.

 5.     LA INDUSTRIA DEL HIERRO

 El mineral de hierro

 Si el aluminio tiene potencialidad en Venezuela por su abundancia, al igual que el oro y el diamante, entre los minerales, así como el petróleo, el bitumen y el gas, no menos notorio es el (Fe) Hierro por la magnitud de su existencia, por su facilidad de explotación, su cercanía a vías acuáticas de transporte y por el alto tenor del mineral donde se encuentra.

 El Hierro es la materia prima básica para la producción del acero, siendo un mineral que se encuentra en la naturaleza en diferentes grados de pureza en forma de óxidos de hierro mezclados con sílice, caliza y otros compuestos. Constituye el 50% del volumen total de los componentes de la tierra, pero se encuentra concentrado en áreas geográficamente pequeñas, dentro de las cuales se encuentra Venezuela, donde sus yacimientos se ubican en unos 90.000 Km.2de rocas, confinados a la margen sur del río Orinoco.

 El Hierro es nombrado en la Historia Universal, al conformar varias de las edades históricas, donde encontramos antes de la Primera Edad del Hierro, la Edad de Piedra y luego la Edad del Bronce. Se ubica la Primera Edad del Hierro o época de Hallstatt entre los 1100 y 500 años antes de Cristo, que se caracteriza por su uso en la fabricación de armas. Luego viene una Segunda Edad del Hierro o época de Tené, unos 500 años antes de Cristo, caracterizada por un uso más decorativo que en Hallstatt, tanto en armas, como utensilios domésticos y objetos diversos.

 El mineral de hierro en Venezuela

 La conformación actual de la Región de Guayana, hacen destacar a Venezuela como productor de hierro con grandes perspectivas y posibilidades, al disponer de inmensas reservas de este mineral de alto tenor, en un radio de 100 kilómetros, en conjunto con electricidad y gas natural, lo que la ubica en un segundo lugar protagónico en los mercados internacionales de hierro y en el creciente mercado nacional.

 El distrito ferrífero, junto con algunas localidades manganesíferas, podría enmarcarse en una faja de unos 80 Km. de ancho por unos 500 Km., iniciando su límite norte en las Galeras del Cinaruco, confluencia de los ríos Apure y Orinoco, siguiendo el curso de este último hasta la sierra del Imataca en los comienzos del Delta; y su límite sur de oeste a este, el paralelo 7º 22’ que pasa a 10 Km. al sur del Cerro Bolívar, continuando en dirección noreste 45 Km. de la ciudad de Upata hasta el cruce del paralelo 61 con el meridiano 8.

 Los yacimientos de mineral de hierro se encuentran en las rocas más antiguas del escudo de Guayana el cual ha sido descrito como una secuencia de rocas altamente metamorfoseadas. Como ubicaciones geográficas, se entienden los yacimientos que delimitan esta faja así: Las Galeras de Cinaruco por el Oeste, PiacoaManoa por el este y el grupo San Isidro por el Sur.

 El Acero

 El acero es el metal más utilizado por el hombre. Constituye la Tercera Edad del Hierro, que es la nuestra actual. Se inicia con el uso del Convertidor, notable invento del ingeniero inglés Henry Bressemer por el año de 1850, quien logra por insuflación de aire frío a la masa de hierro en estado líquido, producir el metal más codiciado por sus múltiples usos. Fue la forma de convertir el arrabio (hierro bruto de primera fusión) en acero, cuya primera aplicación comercial fue en 1860, cuando a partir de entonces se revolucionó la industria del hierro con el acero, donde una producción que llegaba en 1871 a 42.000 toneladas, subió en 1910 a 10 millones.

 El acero, que parte del procesamiento del hierro, que como elemento puro no posee suficiente resistencia y dureza, vino a constituir la materia prima para la fabricación de herramientas, maquinarias, rieles, armas y muchos otros productos necesarios en la industria y en el hogar. Cuando el hierro es combinado con una mínima cantidad de carbono (1%), se obtiene el acero, para cuya producción se emplea el hierro en varias de sus formas obtenidas por el procesamiento previo, transformadas en arrabio líquido o sólido, la esponja de hierro y la chatarra; utilizándose además para obtener acero con características especiales: la caliza, la dolomita, ferroaleaciones y el carbono en forma natural o pura.

 Posteriormente vino un nuevo proceso, el Siemmens-Martin, inventado por Karl Wilhelm Siemens, caracterizado por liberar de escoria al producto, por lo que se aprovechaba en mayor proporción el mineral de hierro, produciendo una mayor cantidad de acero.

 Más tarde vino el Horno Eléctrico, presentado en 1878, cuyo procedimiento era con igual base a los anteriores, pero utilizando los principios del arco eléctrico directo y el arco eléctrico indirecto, con pleno uso de la electricidad. Su principal problema o enemigo fue el costo de la electricidad, presentándose el primer horno con éxito comercial en 1899.

 Desde 1952, comenzó el uso en Linz y Donawitz en Australia el Convertidor Básico de Oxígeno o proceso LD, el cual consiste en producir oxígeno que es inyectado mediante boquillas directamente sobre el baño del metal líquido, lo que acelera sensiblemente la conversión. En la actualidad, más del 50% del acero producido mundialmente procede de convertidores básicos de oxígeno puro.

 La industria del hierro

 El hierro no fue de gran importancia en Venezuela, hasta El Quinquenio, como fue llamado el segundo gobierno de Guzmán Blanco, cuando en 1883 fueron otorgadas las primeras concesiones para la explotación del mineral en el Delta del Orinoco. Pero puede ubicarse como el comienzo de la minería en escala industrial, a partir de 1950 cuando inicia sus operaciones la empresa Iron Mines of Venezuela, mediante concesión obtenida por la casa matriz, la Bethelehem Steel Corporation en 1933 para explotar las minas en el Cerro El Pao. Posteriormente en 1954 se inició la explotación, de las concesiones que fueron otorgadas a la empresa Orinoco Mining Company, subsidiaria de la United Steel Corporation, las minas ubicadas en el Cerro Bolívar, conocido entonces como Cerro La Parida, que habían sido descubiertas el 4 de abril de 1947 .

 Desde 1975, la industria del mineral de hierro es operada por la empresa venezolana creada para la nacionalización, denominada CVG-Ferrominera del Orinoco, C. A., la cual asumió la explotación que venían realizando las dos empresas anteriormente nombradas, las cuales ya habían hecho tradición en el país de esta industria en gran escala.

 La minería en el yacimiento de Cerro Bolívar, así como en los yacimientos de los Cerros Altamira, Redondo, Arimagua y Toribio es a cielo abierto, donde trabajan palas eléctricas con cucharones hasta de 9 metros cúbicos, capaces cada una de cargar un promedio de más de mil toneladas por hora. Estas palas funcionan en las diferentes zonas del yacimiento en bancales de 15 metros de altura y cargan el mineral en camiones de 100 toneladas de capacidad, los que a su vez lo descargan en los vagones ferroviarios desde las plataformas de carga. Dato curioso de conocer es que a un ritmo de producción anual de 20 millones de toneladas, es necesario movilizar un promedio de seis trenes de 125 vagones cada uno, seis días por semanas. En época del año de embarques máximos se hace necesario movilizar ocho trenes para alcanzar una producción de mil vagones diarios. Cada tren es arrastrado por tres locomotoras de 2.000 H.P cada una.

 Del patio de salida de Cerro bolívar, en la cota 588, los trenes bajan 11 Km. con declive de 3,1 por ciento grados por la ladera sur de Cerro Bolívar y del Cerro La Frontera para ganar las ondulaciones de la sabana y continuar por suave pendiente hacia Puerto Ordaz, cubriendo una distancia de 146 Km. por vía principal hasta las bodegas de los cargueros a través de un estibador mecánico, cuya capacidad de carga promedio actual es de aproximadamente 4.000 toneladas por hora.

 6.     ORGANIZACION Y DESARROLLO DE LA INDUSTRIA DEL HIERRO NACIONALIZADA

 Antecedentes y Fundamentos

 El 1º de enero de 1975 el Estado venezolano nacionalizó la Industria extractiva del Hierro. Fue un acto soberano, cuya trascendencia se mantiene en el tiem­po, porque con esta decisión asumió el Estado el manejo de una de las industrias con mayor potencialidad económica, utilizable en el cumplimiento del postulado constitucional de imprimirle a la industria minera el interés colectivo de los venezolanos.

 Es mandato constitucional y de interés nacional, mantener dentro de las relaciones jurídicas tanto naciona­les como internacionales, la posibilidad de que el propio Estado con órganos ad-hoc pueda reservarse el manejo direc­to de determinadas industrias, explotaciones o servicios de interés público por razones de conveniencia nacional (Art. 97 de la Constitución 1961). Es así, como el 1º de enero de ese año, la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), asume el control directo y ejerce el derecho de propiedad plena de la industria del hierro, así como la libertad completa de decisión y gestión para su dirección.

 A partir de entonces, se inicia la transición en forma ordenada del manejo de dicha industria, para lo cual, la empresa C. V. G - FERROMINERA DEL ORINOCO, C. A. inicia oficialmente sus actividades como órgano ad-hoc, procediendo a la verificación y recepción de los bienes que hasta ese momento tenía la empresa privada, a los fines de asegurar la continuidad operativa de dicha in­dustria.

 La Ley Habilitante.

 Como recuento histórico necesario al proceso de nacionalización, es necesario saber que, el 29 de abril de 1974, el Presidente de la República Carlos Andrés Pérez solicitó al Congreso le asignara poderes ex­traordinarios para tomar una serie de medidas económicas y financieras, entre las que menciona la de la nacionalización del hierro. Ante esta solicitud, el Congreso aprueba el 30 de mayo la Ley Orgánica que autoriza las medidas extraordinarias solicitadas, incluyendo en el ordinal 7º del Artículo 1º, la autorización para: Di­ctar las medidas necesarias que aseguren al Estado Vene­zolano la reserva de la industria de la explotación del mineral de hierro y establezcan los mecanismos para la recuperación de las concesiones otorgadas.

 Decreto 173 del 11/6/74.

 Legislada la solicitud presidencial, éste, me­diante decreto Nº. 173 del 11 de junio del mismo año, somete a la industria del hierro a un régimen especial y estricto de política administrativa y se establece que, todos los bienes utilizados en la industria se reputan afectos a las concesiones.

 Este Decreto reviste una importancia capital, por cuanto en él se reputan como bienes del Estado Venezola­no, todos los existentes hasta el momento en la industria operadora privada y en tal sentido, se refiere a todos los bienes de las empresas concesionarias, sus matrices, filiales o subsidiarias, utilizados en la exploración, explotación, beneficio, procesamiento y transporte, así como cualquier otro bien de los concesionarios, que se consideraran como bienes afectos a las concesiones y por ende, no podía efectuarse sobre ellos ningún acto de enajenación, gravamen, destrucción, desmantelamiento, modificación, etc. , sin la previa autorización escrita del Ministerio de Minas e Hidrocarburos. Igualmente obliga a los concesionarios a conservar y mantener en las mejo­res condiciones de funcionamiento y operatividad los bienes antes señalados.

 Decreto 580 - Nacionalizacion de la Industria delHierro.

 El 26 de noviembre, el Presidente dicta el Decreto Nº. 580 por medio del cual Se reserva el Estado, por razones de conveniencia nacional, la industria de la explotación del mineral de hierro. En consecuencia, a par­tir del 31 de diciembre de 1974, quedan extinguidas las concesiones, que para explotar este mineral, fueron otorgadas por el Ejecutivo Nacional.

 En el mismo decreto establece que: “…el Estado ejercerá, por medio de la Corporación Venezolana de Guayana, la industria de la explotación del mineral de hierro en el territorio na­cional y autoriza a la mencionada Corporación, para gestionar con las concesionarias los convenios que fueren necesarios a los fines de las facultades asignadas.

 El 31 de diciembre siguiente, quedaron extinguidas las concesiones referidas en el Decreto 580 e inmediata­mente asumió el Estado venezolano dicha industria nacionalizada.

 En esta fecha histórica, fue enarbolado el Tricolor Nacional en el Cerro Bolívar, luego de efectua­da una Sesión Extraordinaria del Gabinete Ejecutivo en un aula de la Escuela General Piar, en Ciudad Piar, Esta­do Bolívar.

 Las Actas - Convenio en la Nacionalización del Hierro

 El 27 de diciembre de 1974, pocos días antes de la entrada en vigencia de la nacionalización, el Congreso aprueba las Actas-Convenios celebradas entre la C. V. G. y las empresas concesionarias objeto de la nacionalización, Iron Mines Company of Venezuela y Orinoco Mining Company, así como de sus empresas matrices. Estas actas contienen las formalidades mediante las cuales se llevaría a cabo el proceso de nacionalización, donde el Estado asume en propiedad los bienes afectos a las concesiones, las estipulaciones de las com­pensaciones correspondientes, que en ningún caso serían mayores que la parte no depreciada del costo de las ins­talaciones, bienes y equipos, así como los demás acuerdos que se juzgara conveniente para la República.

 Los parámetros establecidos en las Actas-Convenios y el esbozo del manifiesto el día de la Nacionalización, contienen en el fondo los intereses del Estado, que como metas definieron los fundamentos del proceso de nacionalización, los cuales podemos resumir en lo siguiente:

 1. Adquirir el pleno control de la industria extra­ctiva del hierro, con lo cual asume la propiedad de todas las instalaciones, bienes, equipos, muebles e inmuebles, tangibles e intangibles necesarios para la eficaz operación de la industria. De igual ma­nera, se recuperan las concesiones que habían sido otorgadas a las empresas Iron Mines Company de Vene­zuela y a la Orinoco Mining Company, subsidiarias de las empresas Bethlehem Steel Corporation y de la UnitedStates Steel Corporation respectivamente, concesiones que revertirían al Estado en 1998 y en el año 2028.

 2. Aumentar el valor agregado nacional y asegurar la disponibilidad de mineral para el desarrollo siderúrgico nacional. Era necesario recuperar la po­sibilidad de lograr el alto rendimiento a nivel nacional que generan en cuanto a valor agregado, las actividades productivas como la industria del hie­rro.

 3. Mantener el nivel del empleo en la industria, e incorporar venezolanos capacitados en altas posi­ciones de dirección. Esto obligó, a incrementar la producción, para mantener el nivel de exportación y poder satisfacer la demanda interna nacional y para su uso en el incremento industrial.

 4. Efectuar el traspaso a la nacionalización, sin producir perturbaciones en la clientela tradicional de nuestra industria extractiva. Esta meta obligó y obliga a mantener la eficiencia administrativa y técnica y a una transformación tecnológica ade­cuada y adaptada a nuestras necesidades e intere­ses.

 5. Asegurar un nivel de precios satisfactorios. Es obvio que, no solamente le interesa a Venezuela el incremento del valor agregado, sino también el lo­grar un nivel de precios que haga competitiva la in­dustria extractiva como complementaria de la industrialización del mineral de hierro.

 6. Favorecer la utilización de los buques naciona­les y asegurar la capacidad de transporte necesario para la exportación.

 7. Disponer nacionalmente de los productos de mine­ral de hierro pre-reducido.

 La Corporación Venezolana de Guayana (CVG)

 Al nacionalizarse la Industria del Hierro en 1974, asume el Estado el control de todo el proceso principal para la manufactura del acero. Antes se había construido la Siderúrgica del Orinoco, al igual que otras empresas de menor jerarquía en el proceso siderúrgico. Es así, como dentro del mismo proceso de la nacionalización, se reestructura la Corporación Venezolana de Guayana como un Holding industrial, asumiendo además de las funciones que antes cumplía como ente planificador en la Región Guayana, el papel protagónico en la planificación de la industria que da poder estratégico al Estado venezolano, incorporándolo en el proceso siderúrgico mundial.

 La Corporación Venezolana de Guayana (CVG), fue creada en diciembre de 1960, con la finalidad inicial de servir de ente planificador del desarrollo de la Región Guayana, conforme a los esquemas planificadores planteados en la década. Actualmente cumple hoy el rol de estudiar, planificar y promover el desarrollo integral de Ciudad Guayana y de toda la Región, encargándose además, del manejo, control y gerencia del conjunto de empresas que han sido creadas dentro de su seno, o asignadas en la reorganización administrativa de los entes centralizados del Estado.

 Su misión se ha resumido en darle a Venezuela una salida económica diversificada, no dependiente del petróleo, sino de otros recursos energéticos, hídricos, minerales y forestales, entre otros. Vale destacar como resumen de actividades en el área ecológica de esta Corporación, las siguientes:

 1. El desarrollo industrial y urbanístico de Ciudad Guayana, que ha consolidado esta zona, como un polo de desarrollo, capaz de irradiarse, por el asiento de las principales plantas de las empresas básicas, hacia toda la Región y hacia el resto del país;

 2. El aprovechamiento del potencial hidroeléctrico del río Caroní, con las centrales hidroeléctricas de Macagua I y Macagua II en Ciudad Guayana; y Raúl Leoni en Guri, las cuales abastecen el 60% del consumo eléctrico de Venezuela y algunas ciudades al este de Colombia . Su potencial se ha calculado en 17.500 Megavatios para la primera década del próximo siglo;

 3. Manejo como Holding, de las empresas: CVG-Ferrominera del Orinoco; CVG-Siderúrgica del Orinoco y otras en el ramo del hierro y la acería, así como también, el manejo del complejo industrial de la reducción directa del mineral de hierro, su conjugación con el gas natural y la producción de briquetas;

 4. Manejo del complejo empresarial del Aluminio, que integran la explotación de los yacimientos de bauxita en Los Pijiguaos; la producción de alúmina y la producción del aluminio en las plantas de Alcasa y Venalum;

 5. El desarrollo forestal de Uverito al sur del Estado Monagas;

 6. La empresa maderera San Juan en Caripito, del mismo estado Monagas, que explota los recursos manglares del oriente de Venezuela y CVG-Proforca que aprovecha las plantaciones de Pino Caribe;

 7. La empresa Minerven en el Callao, estado Bolívar, que produce oro comercialmente rentable;

 8. Los módulos pesqueros, la piscicultura rural, el desarrollo frutícola, la cría de búfalos y el saneamiento de tierras para incorporarlas a la producción agropecuaria en el estado Delta Amacuro;

 9. La explotación comercial de los bosques de Guri e Imataca;

 10. Los programas de explotación del caucho en el Estado Amazonas; y

 11. Otros programas de gran magnitud, proyectados hacia un futuro distinto en la diversificación funcional e industrial de este ente corporativo, que junto a PDVSA, buscan las salidas más rentables para la explotación de los recursos que conforman los dos fundamentos centralizadores de las industrias básicas principales nacionalizadas.

 Con la creación de la CVG, Puerto Ordaz, ciudad nacida del hierro en 1952 y originalmente producto del esfuerzo de la industria privada, se integra hoy junto con San Félix, y otras pequeñas comunidades para formar Ciudad Guayana, corazón y nervio vital del que llegó a ser el complejo industrial más importante de Venezuela.

 Cabe destacar, que en 1950, dos años antes de que la Orinoco Minig Company planificara y construyera Puerto Ordaz, en la margen opuesta del Río Caroní, solo existía la población de San Félix con 3.803 habitantes, la cual no figuraba entre las 50 ciudades más pobladas del país. Hoy día, Ciudad Guayana, o sea la integración de San Félix y Puerto Ordaz, tiene una población que sobrepasa de 650.000 habitantes, ubicada entre las siete ciudades más pobladas de Venezuela.

 Factor importante para el auge y rápido desarrollo de estas comunidades y del crecimiento industrial en general, ha sido el mantenimiento que hace la CVG del Canal del Orinoco, construido como consecuencia directa de la necesidad de movilizar grandes toneladas de mineral de hierro a los mercados mundiales una vez iniciadas las operaciones en Cerro Bolívar. Este canal ha sido y es un factor determinante no sólo para el desarrollo de la industria del hierro, sino también para la instalación y el desarrollo de otras importantes industrias y proyectos en Guayana, tales como la Planta Siderúrgica Nacional, la Planta de Aluminio y la Presa de Guri, entre otras. Esta serie de obras que hoy forman parte del gran complejo industrial de Guayana y que en una forma u otra se han beneficiado del Canal del Orinoco, contribuyeron a diversificar la economía nacional y por ende, al progreso de Venezuela.

 Dentro de las 54 empresas que maneja la CVGcomo alternativas no petroleras para el futuro y el desarrollo del país, se ubican como empresas básicas a: Electricidad del Caroní, C.A. (EDELCA), Bauxilum, Ferrominera del Orinoco, Aluminios del Caroní, S.A. (ALCASA), Venezolana del Aluminio (VENALUM) y Siderúrgica del Orinoco, S.A., (SIDOR). Todas ellas encargadas del manejo y producción de la electricidad, el acero y el aluminio.

 Siderúrgica del Orinoco (SIDOR).

 Antecedentes de la empresa

 En los años siguientes a la finalización de la Segunda Guerra Mundial, la Corporación Venezolana de Fomento inicia los primeros estudios orientados al establecimiento de una Industria Siderúrgica en el país. Era una necesidad evidente, dado que para 1950 el consumo de productos siderúrgicos en Venezuela había alcanzado la sorprendente cifra de 238.000 toneladas, de las cuales tan solo el 1% era producción nacional. Consumo que, para 1955 se situó en 616.000 toneladas, existiendo para la época en el país una producción menor del 4% del consumo.

 En 1953, el Sindicato Venezolano del Hierro S. A. realizó también estudios sobre la materia, que concluyeron en la motivación para la creación de la industria en el país y ese mismo año, se decidió la construcción de una Siderúrgica Nacional, encomendándose el proyecto a la recién creada Oficina de Estudios Especiales de la Presidencia de la República.

 Lo importante entonces, fue estudiar el tipo de planta, sus características, su ubicación y la forma más práctica para su financiamiento, por lo que de todos estos estudios, las conclusiones coincidentes fueron tomados en cuenta, de las que podemos mencionar: la importancia y el consumo de productos siderúrgicos, el costo de movilización de la materia prima y de los productos terminados, así como también otros factores incidentes en la producción de beneficios económicos y producto rentable, correspondiente a una empresa de ese tipo.

 La decisión, fue construir la actual planta, ubicada en la región donde están congregados y garantizados el suministro permanente y a bajo costo, de los recursos naturales necesarios como materia prima para este tipo de industria.

 No hay duda de lo acertado de tal consideración, por cuanto en la Región Guayana, hay en existencia un reservorio de riqueza de Mineral de Hierro, que representa el 84% de nuestras reservas, con la posibilidad de su explotación a cielo abierto, con acceso al mar por vía la fluvial del Orinoco, facilidades generales de transporte y un potencial hidroeléctrico en el río Caroní, de diez millones de kilovatios (10 MKV).

 Con estas condiciones, fue determinante la selección de la zona de Matanzas, en la margen derecha del río Orinoco, ubicada a unos diecisiete kilómetros de Puerto Ordaz, eje carretero hacia Ciudad Bolívar y el Centro del País, unido por el Puente Angostura y con facilidades portuarias para la carga del material producido en la planta y la descarga de materia prima y otros insumos.

 Para una industria tan necesaria y básica para el desarrollo de la economía nacional, era fundamental que el Estado asumiera la promoción y financiamiento del Complejo Siderúrgico; por ello, la Oficina de Estudios Especiales se dedicó a la tarea de llevar el proyecto a la realidad y el 31 de diciembre de 1955 el Ejecutivo Nacional otorgo a la empresa Innocenti de Milan el contrato para la construcción de lo que es hoy la Planta Siderúrgica del Orinoco.

 El contrato inicial contempló una capacidad anual de producción de 421.500 toneladas métricas de productos terminados, contrato que comenzó a modificarse para su incremento inmediato, el 17 de mayo de 1957.

 El 29 de diciembre de 1960, cuando se crea la Corporación Venezolana de Guayana, se le asigna la misión de estudiar, definir y programar la utilización de los recursos naturales de la Región, a los fines de darle su máxima eficiencia y su utilización para el desarrollo nacional y el del resto del país, mediante la creación de un estratégico polo de desarrollo.

 Para ello, la Corporación se propuso tres objetivos principales:

    Acelerar el ritmo de construcción, hasta su total terminación.

    Poner en marcha los distintos grupos operativos a medida que la construcción lo permitiera; y

    Crear una organización que se adaptara con posterioridad a las actividades de operación.

 A finales de 1956 se inició la ejecución de las obras temporales necesarias para la Siderúrgica, iniciándose la construcción definitiva de la Planta, en los primeros meses de 1957. Estas obras consistieron en un muelle, de distribución de agua y energía eléctrica, y otras similares.

 La construcción de la Planta, incluyendo todas las instalaciones estipuladas en el Contrato del 29 de octubre de 1960, fue terminada el 27 de julio de 1963, cuando se recibió de la firma contratista el último grupo operativo de la planta de oxígeno.

 La C.V.G se abocó a programar los trabajos de construcción, de modo que los diferentes grupos productivos que fueran terminándose, pudieran entrar en operación en forma racional, y que el ciclo integral de producción pudiera cerrarse con anticipación a la fecha de terminación de toda la Planta. Como resultado de ese esfuerzo, el 9 de julio de 1962 se cerró el ciclo integral de operación, al hacerse la primera colada de acero en el Horno Nº. 1 de Acería.

 El 26 de Septiembre de 1961 entra el muelle en funcionamiento. En julio de 1963, iniciaron sus operaciones las plantas de cribado y triturado de piedra caliza, dolomita y coque, así como la de secado de mineral.

 Los hornos eléctricos de reducción Nos. 1 y 2, entraron en operación en noviembre y diciembre de 1961 respectivamente; los hornos Nos. 3, 4, 5, 6 y 7, en abril, mayo, julio, octubre y diciembre de 1962, respectivamente, y los Nos. 8 y 9 en enero y marzo de 1963, respectivamente.

 Los hornos de Acería Nos. 1 y 2 comenzaron a operar en julio y noviembre de 1962 y los Nos. 3 y 4, en marzo y agosto del año siguiente. La primera colada del Horno Nº. 1 tuvo lugar el 9 de julio de 1962.

 El tren primario de 1100 mm, comenzó a operar en junio de 1962 con lingotes de acero importados y a partir del siguiente mes con lingotes de fabricación nacional.

 La central termoeléctrica inicio sus operaciones a principios de 1962; el sistema de distribución de fuel-oíl desde el muelle del río Orinoco a la Planta, en marzo de 1963; la planta de tratamiento de agua potable, en noviembre de 1962; y el sistema de distribución de gas de hornos eléctricos en septiembre de 1963.

 El tren grande para la fabricación de tubos de 6,5/8 a 16 pulgadas de diámetro comenzó a operar en julio de 1961, utilizando lingotes de acero importados hasta el 24 de agosto del siguiente año, fecha en que se comenzó a emplear acero producido y laminado en la propia Siderúrgica.

 Una vez logrados los objetivos propuestos y terminada la Planta, la Corporación Venezolana de Guayana, procedió a formar una empresa subsidiaria, para que se ocupara de la administración de la Planta Siderúrgica del Orinoco.

 En efecto el 1ºde abril de 1964, la Corporación Venezolana de Guayana constituyo la empresa C. V. G. Siderúrgica del Orinoco C. A. (SIDOR), donde, según lo indica el artículo 2º del acta constitutiva, dicha empresa tiene por objeto construir, administrar, dirigir, manejar y explotar empresas propias, especialmente siderúrgicas

 CVG-Ferrominera del Orinoco, S. A

 Antecedentes de la empresa

 Producida la nacionalización de la Industria del Hierro en 1975, se crea la C.V.G. Ferrominera Orinoco C.A., empresa del Estado, encargada de la extracción del mineral de hierro, su exportación y comercialización, asumiendo desde entonces el control directo de dicha industria, que estuvo a cargo de las dos empresas transnacionales que tenías las concesiones en el área del estado Bolívar.

 Las responsabilidades fundamentales de esta empresa son: la extracción, el transporte y tratamiento del mineral de hierro, en todo el territorio nacional, y su comercialización dentro y fuera del país.

 El único accionista de la C.V.G. Ferrominera Orinoco C.A., es el Estado Venezolano, a través de la Corporación Venezolana de Guayana. El capital suscrito y totalmente pagado fue de 750 millones de bolívares.

 La organización administrativa de la empresa es básicamente en dos divisiones, cada una con dos centros de operación, todos en jurisdicción del Estado Bolívar; la División Piar, con operaciones en Puerto Ordaz y Ciudad Piar, la División Pao, con operaciones en El Pao y Palúa, manteniendo con fines administrativos y ejecutivos, una oficina en Caracas. En consideración a los beneficios que aporta la empresa al Fisco Nacional, se considera a la industria extractiva, aunque no en niveles proporcionales, la segunda en importancia después de la industria petrolera.

 La Planta de Briquetas

 El 12 de julio de 1968 la Orinoco Mining Company inició la construcción de una moderna planta de Briquetas de mineral de hierro, para una capacidad de producción de un millón de toneladas métricas por año. Planta ubicada en Puerto Ordaz dentro de las instalaciones operacionales de esta empresa, hoy ocupada y operada por Ferrominera del Orinoco, C. A., que constituiría la primera instalación o planta comercial de este tipo en el mundo.

 Fue concebida para reducir directamente el mineral de hierro fino de su estado natural como óxido, a hierro metálico, usando hidrógeno como agente reductor y aglomerando posteriormente el mineral reducido, en un producto denso y de alto contenido de Fe apto para diferentes usos en la industria siderúrgica. El producto, comúnmente llamado briqueta, tiene medidas uniformes, características químicas y físicas constantes y un tenor o contenido de hierro de 86,5%, en contraste al tenor promedio de 58% del mineral fino en su estado natural.

 Las Briquetas de mineral de hierro se destinan principalmente para la producción de arrabio en el alto horno o en hornos eléctricos de cuba baja, como los que posee la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR), y con su uso se logra un aumento considerable en la productividad y una reducción apreciable en el volumen de escoria y en el consumo de coque. En ciertos casos pueden usarse como sustituto de la chatarra en el horno eléctrico o en otros procesos para la producción de acero.

 La planta utiliza grandes cantidades de gas natural, aproximadamente 1.400.000 metros cúbicos por día y una gran cantidad de energía eléctrica que le es suministrada por EDELCA.

 Con la briqueta, se busca mejorar la competitividad del hierro venezolano en los mercados existentes, así como penetrar nuevos mercados en base a la calidad y tenor del contenido de mineral en el producto reducido.

 La Planta de Pellas

 En el mismo orden de idea sobre la reducción, después de mucho tiempo con los proyectos y experiencia, CVG-Ferrominera Orinoco realizo una importante inversión para la exploración y explotación del mineral de hierro en Venezuela, con la puesta en operaciones de la planta de pellas en el sector Punta Cuchillo de la Zona Industrial Matanzas en Puerto Ordaz.

 Esta moderna planta con una inversión cercana a los 300 millones de dólares, está destinada a dar mayor valor agregado al mineral de hierro natural, a través de procesos de concentración, aglomeración y/o reducción directa. Su diseño estructural y tecnológico fue aportado por la Kobe Steel de Japón y se fundamenta en el proceso Allis Chalmers Kobe.

 El sistema de reducción directa es de vieja experiencia en Venezuela, como uno de los procesos que permiten mejorar el producto tanto para el consumo interno en la industria del acero, como para la exportación con valor agregado. En la actualidad están en plena producción las plantas de reducción de SIDOR, SIVENSA, FIOR, VENEPRECAR Y OPCO, mercado en el que también compiten Brasil y Australia.

 Con esta planta, Ferrominera estima lograr en su primera etapa, una capacidad de producción de 3,3 millones de toneladas al año y en su segunda etapa otras 3,3 millones de TM/A, para un gran total de 6.6 millones de TM/A.

 7.     La industria forestal y la industria minera

 Existen tres empresas de la CVG pertenecientes a los sectores forestal y minero, que presentan un gran potencial industrial. En lo que se refiere a la industria forestal, Venezuela posee una de las extensiones forestales más grandes de América Latina, que cuenta con 18,45 millones de hectáreas explotables comercialmente. Las plantaciones forestales comercialmente explotables en Venezuela producen casi exclusivamente pino y eucalipto. El clima tropical y la abundante luz solar permiten que los árboles maduren en muy poco tiempo y a costos grandemente competitivos con EE.UU, y los países escandinavos.


[1] Durante mucho tiempo lo hemos conocido como Churún Meru, sin embargo, recientemente hemos sabido que el verdadero nombre de este salto en Kerepacupai-Meru; nombre que le dieron y aun usan los indígenas. Existen algunas versiones encontradas, como la de Charles Brewer Carias, quien afirma que no es el verdadero nombre, sin embargo, es la más aceptada y la que refiere Jordi Cardona, hijo de Félix Cardona, quien cuenta que su padre le dio mal el nombre a Pau Vila, y así quedó reflejado en su libro Monumental Geografía.Los primeros en acercarse y documentar el salto fueron Félix Cardona, Joan Mundó y su hijo Juanito Mundó, en dos expediciones entre 1927 y 1929. Fue Cardona, el único que sobrevivió a esas expediciones, quien le mostróen 1937 a Jimmy Ángel el salto y este comenzó a sobrevolarlo, siendo el primero en hacerlo, estrellándose luego sobre él al tratar de aterrizar, el 9 de octubre de ese año.

[2]Para afianzar la gestión administrativa del complejo generador del aluminio en Guayana, desde agosto de 1993 se unieron Bauxiven, Interalúmina y Venalum, convirtiéndose en un solo concepto corporativo denominado Bauxilum.

Tomado del libro: Derecho y Economía del Ambiente y de los RRNN”. Edic. Inversiones Prieto Figueroa. Caracas. 2016    http://amzn.to/2tl01oL

EL DERECHO PENAL DEL AMBIENTE

Derecho y Economía del Ambiente y de los Recursos Naturales - DERECHO ECOLÓGICO: http://amzn.to/2tl01oL

EL DERECHO PENAL DEL AMBIENTE

 En el tema referido al Derecho Ecológico, indicamos que el resultado depredante del factor social, ha obligado a la sociedad a concebir formas de control de la acción devastadora del hombre y a regular sus actividades hasta racionalizarlas. Surge de la norma constitucional, el Derecho Penal del Ambiente, que podemos definir, como "el conjunto de normas jurídicas de carácter coercitivo, que fija los límites de intervención y modificación de la naturaleza en la explotación y aprovechamiento de los recursos naturales, tipificando los hechos violatorios como delitos e imponiendo las sanciones correspondientes".

En tal sentido, la ley Orgánica del Ambiente, mediante principios y normas reguladoras, orienta y dispone el tratamiento de las conductas humanas atípicas, que inciden en el ambiente y en los recursos naturales, dañándolos o poniéndolos en peligro de daño, y que la Ley Penal del Ambiente contempla como delitos.

 Es así como el Estado, para el beneficio colectivo, ha hecho valer su acción imperial, decretando normas penales especializadas y particulares, que aun cuando se fundamentan en la tan repetida acción preventiva de este derecho, establece normas tipificadoras de "delitos ecológicos o ambientales", que a su vez penaliza como tales, dentro de la calificación de "delitos de peligro", tal como hemos repetido en diferentes temas de la materia. Se materializa de esta manera, la tipificación como delito del "daño ambiental", que, de acuerdo con la LOA, es "toda alteración que ocasione pérdida, disminución, degradación, deterioro, detrimento, menoscabo o perjuicio al ambiente o a alguno de sus elementos".

Cuando nos referimos a la relación del Derecho Ecológico con el Derecho Penal, indicamos que este último, por contener como derecho público interno, las normas relativas a los hechos punibles y las sanciones aplicables a quienes resulten culpables, es la rama del Derecho que más interés ha tenido para el Derecho Ecológico, por constituirse en el respaldo por vía directa y supletoria, de su acción coercitiva, además de servir de fundamento y calificación integrante de los instrumentos normativos ecológicos, los cuales contienen normas dispositivas de carácter penal, considerando al ilícito ecológico como una categoría de antijuridicidad capaz de constituirse en delito, para cuya violación establece las penas correspondientes.

AUTONOMÍA DEL DERECHO PENAL DEL AMBIENTE

 A partir del 5 de diciembre de 1991, con la promulgación de la "Ley Penal del Ambiente", la materia penal ambiental se constituyó en una rama autónoma y especial. Situación que fue ratificada y con especificidad orgánica en la reforma de la Ley Orgánica del ambiente en 2007. La ley Penal del Ambiente establece procedimientos penales especiales en el área administrativa, es decir, las reglas procesales que debe aplicar la administración en su función sancionadora, a fin de evitar que se cometan irregularidades y abusos en perjuicio de los particulares y sus derechos, tales como la garantía del derecho de defensa en toda instancia del proceso, el sistema probatorio para demostrar el ilícito, los plazos que deberán respetarse en la secuencia de las actuaciones procedimentales, etc. En la Ley Orgánica del Ambiente se crean los órganos correspondientes a la Jurisdicción Penal Especial del Ambiente.

CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DEL DELITO AMBIENTAL

 En nuestro estudio hemos dado especificidad al denominado: delito ecológico o ambiental, concebido como la "conducta típicamente antijurídica, culpable e imputable a una persona, que causa un daño o pone en peligro de daño al ambiente, y es sancionada con una pena". Evidentemente, es un delito o crimen contra el medio ambiente que es sancionado dada la existencia de la legislación medioambiental. Delito que se ha conformado a una espacialidad universal. Es una definición filosófica que se fundamenta en el deber de todos y cada uno de participar en la protección del medio ambiente, entendido como el bien común, que debe ser preservado.

 Esta perspectiva se desarrolló en especial en el derecho anglosajón y en el derecho europeo del medio ambiente desde los años 70’. Para la perspectiva pragmática, el delito contra el medio ambiente es una infracción contra la legislación medioambiental, cuya sanción judicial está clasificada en la categoría de crimen. Con esta perspectiva, se hablaría de contravención medioambiental o de infracción medioambiental.

 Según un informe gubernamental estadounidense de 2000, un delito ecológico es una actividad criminal incluida en alguna de las siguientes categorías: comercio ilegal de especies en peligro de extinción, pesca ilegal, tala indiscriminada de bosques, comercio ilegal de minerales preciosos, comercio de materiales nocivos a la capa de ozono y, finalmente, contaminación por desechos tóxicos. Pero de manera general, con aceptación generalizada, la noción de delito ecológico concierne generalmente los siguientes campos:

• Emisión contaminante que afecte el agua, el aire, el suelo o la salud humana o de los ecosistemas;

• Tráfico de especies en peligro de extinción o destrucción de su hábitat;

• Poner en los elementos del medio ambiente, por una mala gestión, desechos peligrosos, tóxicos, radioactivos, etc.;

• Explotación o sobrexplotación ilegal de un recurso natural;

• Inobservancia de la legislación medioambiental, que conlleve graves consecuencias para el medio ambiente o la salud.

 La principal característica del delito ecológico o medioambiental es de ser considerado como un "delito de peligro", es decir, que se conforma como tal, aunque el peligro, por su propia naturaleza, no se materializa en una lesión. El punto de partida consiste en la presunción, que debe probarse, que la conducta que se invoca ha provocado un resultado peligroso o ha creado un riesgo constatable de la realización de un comportamiento humano (acción) potencialmente lesivo. Es decir, debe ser un hecho cuyo procedimiento lógico a seguir en la investigación y en la prueba de la relación de causalidad, ha de partir de la acción peligrosa para demostrar que dio lugar a un peligro intrínseco que pueda ser materializado.

 Esta característica del delito ecológico conlleva a que la prueba es distinta a las de los tradicionales delitos de lesión. Para el curso lógico que ha de desarrollar el análisis de la investigación, tendente a demostrar la existencia de un peligro es inverso al que ha de seguirse cuando se trata del análisis y constatación de un daño efectivo ocasionado por una emisión o vertido nocivos. Mientras que, en los delitos de lesiones, será preciso, una vez observado el resultado exterior evidente para los sentidos y consistente en un daño (físico) o menoscabo fácilmente constatable del bien jurídico -por ejemplo, la muerte de alguna persona, una enfermedad, la destrucción de la cosa, etc., se conforma con investigar qué comportamiento humano provocó causalmente tal resultado.

LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA EN MATERIA AMBIENTAL

 La tutela judicial efectiva es un derecho reconocido por la Constitución como consecuencia del Estado de Derecho, en el que se elimina la auto-tutela y se establece la tutela a cargo de los órganos judiciales definidos específicamente, quienes dirimen las controversias y poseen el monopolio de la administración de justicia.

 La Constitución venezolana reconoce los derechos de acceso a la justicia y tutela judicial efectiva, en virtud de los cuales: "toda persona puede acceder a los órganos de administración de justicia para obtener la tutela judicial efectiva de sus derechos e intereses, incluidos los colectivos o difusos". A tal efecto, los referidos órganos están representados por las cortes y tribunales que forman parte del Poder Judicial, así como por los demás órganos del sistema de justicia previsto en la Constitución, entre los cuales se encuentran los ciudadanos que participan en la administración de justicia o que ejercen la función jurisdiccional de conformidad con la ley.

 Como una de las implicaciones del Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, en que se constituye a Venezuela por obra de la Constitución, ésta exige al Estado, garantizar una justicia gratuita, accesible, imparcial, idónea, transparente, autónoma, independiente, responsable, equitativa y expedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos o reposiciones inútiles. De esta forma se consagra la justicia gratuita, como un derecho humano, que encuentra su principal fundamento en los derechos a la igualdad y a la tutela judicial efectiva, que tiene por objeto permitir el libre acceso de toda persona a la justicia, sin discriminación alguna.

 Como consecuencia de lo expuesto, y dado que sólo la Sala Constitucional será competente para resolver las acciones de amparo en el Tribunal Supremo de Justicia, la ley orgánica respectiva deberá eliminar la acción cautelar de amparo que se ejerce conjuntamente con el recurso contencioso administrativo de nulidad y que permite a las Salas Político Administrativa y Electoral, suspender los efectos de los actos administrativos cuya nulidad les corresponde conocer y decidir. Para ello, la legislación deberá dotar al juez contencioso administrativo de todo el poder cautelar necesario para decretar de oficio o a instancia de parte, cualquier tipo de medida cautelar que fuere necesaria para garantizar la tutela judicial efectiva de los administrados y el restablecimiento de sus situaciones jurídicas infringidas mientras dure el proceso de que se trate, bien sea a través de la suspensión de los efectos del acto administrativo correspondiente, o a través de órdenes de hacer o no hacer, incluyendo el pago de sumas de dinero, que se impongan a la administración dependiendo del caso concreto.

De igual manera y con el objeto de hacer efectiva la tutela judicial de los administrados y garantizar su derecho de libre acceso a la justicia, la ley orgánica deberá eliminar la carga que tienen los administrados de agotar la vía administrativa antes de interponer el recurso contencioso administrativo de nulidad, lo cual debe quedar como una opción a elección del interesado, pero no como un requisito de cumplimiento obligatorio. Aunado a ello, la legislación deberá establecer expresamente que en caso de que un acto administrativo estuviere viciado de inconstitucionalidad o de algún vicio que acarree su nulidad absoluta, no operará en modo alguno, el plazo de caducidad para el ejercicio del recurso contencioso administrativo de nulidad. Lo anterior tiene por objeto ofrecer al administrado una protección de sus derechos humanos acorde con el principio de progresividad consagrado en la Constitución, una vez eliminada la acción de amparo cautelar contra actos administrativos.

 Por otra parte, consecuente con lo antes expuesto, la ley orgánica respectiva eliminará la acción de amparo cautelar que se ejerce conjuntamente con la acción popular de inconstitucionalidad contra leyes y disposiciones normativas, teniendo en cuenta que en este sentido la Sala Constitucional tiene el poder cautelar propio de toda Corte o Tribunal Constitucional en derecho comparado, en virtud del cual puede decretar cualquier medida cautelar que fuere necesaria para proteger los derechos humanos y garantizar la integridad de la Constitución, incluyendo la suspensión de los efectos de la norma cuya nulidad se solicite, únicamente para la situación concreta de los accionantes, partes o terceros que intervinieren en el proceso y mientras dure el juicio de nulidad correspondiente.

 Ahora bien, la referida competencia de la Sala Constitucional no puede ni debe entenderse como parte de los derechos a la defensa, tutela judicial efectiva y amparo consagrados en la Constitución, sino, según lo expuesto, como un mecanismo extraordinario de revisión cuya finalidad constituye únicamente darle uniformidad a la interpretación de las normas y principios constitucionales.

 Indiscutiblemente, conforme a la doctrina constitucional, todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses, sin que, en ningún caso se produzca la indefensión. Se trata de un derecho fundamental, protegido mediante el recurso de amparo ante el Tribunal establecido en la materia, y en todo caso por el Tribunal Supremo de Justicia. Como se ha señalado, consiste primariamente en el derecho del litigante a obtener una resolución judicial motivada y congruente, que se pronuncie sobre el fondo de las pretensiones deducidas, sea favorable o adversa, siempre que concurran los presupuestos procesales necesarios para ello. La tutela judicial efectiva es una institución que tiene por finalidad instrumentar la guarda de personas incapaces de regirse por sí mismas, tanto personal como patrimonialmente.

La tutela penal del delito ecológico

 Hay autores que consideran, que estos delitos no deberían de existir y en tal sentido señalan, que el derecho penal debe tomar en cuenta únicamente intereses sociales y no intereses particulares. Dicen, que si el acto quebranta la armonía social, deberá perseguirse independientemente de lo que quiera el ofendido. No obstante, el delito ha sido aceptado como tal y para su tipificación debe considerarse necesaria la tutela penal del medio ambiente, donde el punto álgido de control se ha anticipado temporalmente, es decir, la protección que procura el Derecho penal se hace avanzar lejos de la lesión efectiva de los bienes jurídicos en juego, de tal manera, que el primer plano no lo ocupa tanto evitar lesiones en sí mismas, sino la prevención de éstas, anticipando su intervención temprana, mediante el control de funciones o de actividades que tienen relación con el surgimiento de efectos lesivos.

 Esta anticipación de la tutela penal mediante la criminalización en el terreno previo a la lesión se alcanza fundamentalmente a través de dos vías complementarias. En primer lugar, construyendo bienes colectivos «previos» a los bienes jurídicos individuales, donde se quiere adelantar la frontera de la punibilidad. Se construyen, ya sea por considerar que partir de la tutela de bienes jurídicos individuales se supone una intervención que llega muy tarde y que es insuficiente desde la perspectiva "ecocéntrica" que parece ir imponiéndose, sea por evadir las dificultades que puedan existir en cuanto a la prueba de la causalidad o del aspecto subjetivo en relación con los eventuales efectos finales.

 Por otra parte, se recurre a la construcción de tipos delictivos que convierten las fases previas a la lesión, en fases penalmente relevantes e incluso previas al propio peligro en sí, con el objetivo de minimizar de este modo el riesgo para los bienes en juego.

 Esta posibilidad jurídica de la tutela del delito ecológico o medioambiental, se mantiene en proceso evolutivo que avanza significativamente en nuestro Derecho. Es una creación de delitos que sólo pueden interpretarse como lo que se denomina en la doctrina alemana «delitos por acumulación», es decir, tipos delictivos en los que se tipifica una conducta que no puede llegar a afectar al bien jurídico protegido, sino sólo en la medida en que sea realizada o repetida de forma masiva, lo que apunta en una dirección que va más allá de la tipificación preferente de delitos de peligro abstracto, correspondiente a la ficción jurídica, que como se recuerda, constituye en principio el modelo de referencia para la punición de comportamientos en esta materia. Todo lo cual plantea, no sólo lo relativo al contenido de "injusto" de los hechos punibles y las posibles inconsistencias respecto al principio de lesividad, sino que en una materia como la ambiental, la utilización creciente de referentes indeterminados, remisiones normativas y tipos penales en blanco, crea innumerables problemas, entre los que destaca la posible fricción con el mandato de determinación y, en última instancia, el de legalidad.

EL ILÍCITO, LA INFRACCIÓN, EL DELITO AMBIENTAL Y EL ECOCIDIO.

 En el Derecho Penal venezolano, las normas referidas a la infracción y el delito ambiental se han ido incorporando en normas específicas, que convierten al delito ambiental o ecológico, en un delito especial, el cual se ha incorporado en la legislación especial de la materia ecológica o ambiental, la cual sufrió una transformación y reubicación definida cuando apareció la Ley Penal del Ambiente. Luego sufre un cambio importante al ser reformada la Ley Orgánica del Ambiente, cuando se crea la Jurisdicción Penal Especial del Ambiente. De igual manera, se hacen cambios importantes al promulgarse la Ley de Bosques, la Ley de Gestión de la Diversidad Biológica y la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, donde se contemplan infracciones y procedimiento administrativos regulados por la Ley Orgánica del Ambiente y la Ley Penal del Ambiente.

 En materia penal ambiental, la Ley Orgánica del Ambiente contempla sanciones y medidas a tomar en caso de ocurrencia de un "ilícito ambiental", entendido éste como la conducta de acción u omisión prohibida, que implique o configure la violación de una norma legal o reglamentaria, tipificada como delito de daño o de peligro de daño, por poner en peligro de daño, o dañar efectivamente un bien ambiental considerado objeto de tutela o de protección legal. En tal sentido, la misma ley contempla la posibilidad de que sea aplicada una sanción o pena al autor o autores de la ilicitud o injusto, todo lo cual fue contemplado en la Ley Penal del Ambiente, donde la conducta antijurídica o ilícito se ubica en lo penal o en lo administrativo, de donde se derivan las sanciones o medidas que deben tomarse o imponerse.

El ecocidio

 Aun cuando no es un término ajustado a nuestra legislación penal, dada su incidencia en el tratamiento de la delincuencia ambiental, tanto en el derecho interno como en el internacional, hemos querido incluir en este estudio del Derecho Penal del Ambiente al Ecocidio, que es un término muy usual para definir la acción delictiva que produce un daño masivo o destrucción ambiental de un territorio determinado, de tal magnitud que ponga en peligro la supervivencia de los habitantes de dicho territorio. Estimándose que dicho daño puede ser irreversible, cuando se produce en un ecosistema frágil o donde se genere un desequilibrio ecológico, que permita a algunos agentes depredantes actuar en forma directa o indirecta contra los diferentes hábitats.

 El Ecocidio puede ser también el resultado de una contaminación masiva, tal como el vertido de desechos de industrias, el uso desconsiderado de pesticidas que destruyan extensivamente la fauna y la flora local; o el uso de herbicidas y o fuego con fines bélicos o de seguridad.

Después de su aparición, ha existido un apoyo creciente por parte de gobiernos, empresas y comunidades, para reformar el Estatuto de Roma y convertir el Ecocidio en el quinto crimen contra la paz. Es parte de un cuerpo emergente de leyes, conocido como Jurisprudencia de la Tierra. Los promotores de esta idea de convertir el Ecocidio en un crimen internacional, argumentan que se debe hacer para proteger los derechos humanos y el medio ambiente. Sin embargo, sus oponentes argumentan que de hacerlo, se criminalizaría al conjunto de la raza humana. Aquí cabe entender, que de establecerse como un delito de lesa humanidad, sería un intento para criminalizar a los Estados que utilicen prácticas calificables de Ecocidio, amparándose en el poder estatal.

Medidas y sanciones por ilícitos, infracciones y delitos ambientales

 Contempla la Ley Orgánica del Ambiente en su articulado desde el artículo 108 Medidas y Sanciones por ilícitos, infracciones y delitos ambientales

PENALIZACIÓN POR DELITOS AMBIENTALES

 En lo atinente a la penalización de los delitos ambientales, la Ley Orgánica del Ambiente establece lo siguiente:

Artículo 130. Las leyes penales que se dicten en ejecución de esta Ley, incluirán sanciones privativas de libertad, disolución de la persona jurídica y sanciones pecuniarias, que serán aplicadas según el caso, tanto a las personas naturales como a las personas jurídicas. Independientemente de la responsabilidad de las personas jurídicas, los propietarios, presidentes o administradores responderán penalmente por su participación culpable en los delitos cometidos por sus empresas.

Responsabilidad penal por delitos ambientales

 Artículo 131. La determinación de la responsabilidad penal en los delitos ambientales, es objetiva, para lo cual sólo basta la comprobación de la violación, no siendo necesario demostrar la culpabilidad.

Responsabilidad de las personas jurídicas

 Artículo 132. Las personas jurídicas serán responsables por sus acciones y omisiones por delitos cometidos con ocasión de la contravención de normas o disposiciones contenidas en leyes, decretos órdenes, ordenanzas, resoluciones’ y otros actos administrativos de carácter general o particular de obligatorio cumplimiento.

 Las personas jurídicas serán sancionadas de conformidad con lo previsto en el artículo 130 de esta Ley, en los casos en que el hecho punible haya sido cometido a causa del ejercicio de sus actividades o en su representación, o por orden suya y en su interés exclusivo o preferente.

LA LEY PENAL DEL AMBIENTE

 Esta Ley, promulgada por primera vez en 1992, se origina del criterio establecido por el legislador, de que las leyes existentes en Venezuela sobre la materia ambiental, no pasaban de ser solo instrumentos contentivos de disposiciones que encerraban toda una filosofa de protección ambiental, sin materializar una acción efectiva con el propósito principal de defender el ambiente. Su fundamento universal se encuentra en la Resolución No. 5 del Consejo Europeo del Derecho del Ambiente, que en 1977 establece:

 "Valor fundamental como la vida o la propiedad privada y pública, el ambiente debe ser protegido al mismo tiempo por el Derecho Penal al lado del asesinato o el robo. Cada Código Penal debe comprender penalidades por contaminación, molestias, destrucción degradación y otros daños a la naturaleza".

 La vigente ley, fue aprobada en la Asamblea Nacional, el dieciséis de diciembre de 2011 y publicada en la Gaceta Oficial N°39.913 del 02 de mayo de 2012, la cual deroga la Ley Penal del Ambiente publicada en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Extraordinario N°4.358 de fecha tres de enero de mil novecientos noventa y dos.

Motivación de la Ley Penal del Ambiente promulgada el 2 de diciembre de 1992

 Consideramos de interés a los efectos didácticos y para la memoria jurídica en la formación doctrinaria de los abogados, exponer la motivación que dio origen a la primera ley penal del ambiente, promulgada en diciembre de 1992. Así aparece la Exposición de Motivos:

"La crisis ambiental por la cual atraviesa el planeta desemboca en la destrucción de la base de recursos sobre la cual se fundamenta el desarrollo socioeconómico de la humanidad si no se toman las medidas urgentes y estructuradas que permitan superarla. La vida misma es afectada actualmente a distintos niveles por la contaminación del aire, las aguas y los alimentos; la destrucción de los suelos de vocación agrícola, las selvas tropicales y otros ecosistemas frágiles; la lluvia ácida, los efectos negativos de lo nuclear, los desechos tóxicos industriales, la desaparición de ríos y montañas, la destrucción de la capa de ozono y otros efectos que acompañan el modelo industrial-urbano que se implanta a partir de la Revolución Industrial y los consiguientes procesos científico-técnicos que han producido grandes beneficios para la humanidad, pero que no son repensados a la luz de la problemática ecológica, no solo con el objeto de disminuir o aminorar sus impactos negativos, sino también con la idea de encontrar alternativas tecnológicas y de desarrollo compatibles con el ambiente, definido éste como una totalidad interdependiente de la cual forman parte los recursos naturales y no renovables, las diversas especies animales y vegetales que conviven en el planeta y todo el sistema ecológico incluyendo al hombre que per-mite el desarrollo de la vida. El ambiente está integrado también por el patrimonio histórico cultural y Paleo-ecológico, Arqueológico y Arquitectónico".

 "Siguiendo los lineamientos teóricos originales, se considera como sujetos penales a la persona jurídicas ya que son las corporaciones las que causan los peores daños al ambiente, tanto en cantidad como en calidad y tienen una doble repercusión, en primer lugar, se amplía el ámbito de la ley, y en segundo lugar, sirve de garantía jurisdiccional a las mismas empresas que no se verán sancionadas sin previo proceso".

"Entre las obligaciones civiles derivadas del delito, como la modificación de construcciones violatorias de disposiciones sobre protección, conservación y defensa del ambiente, la restauración de los lugares alterados al estado más cercano posible al que se encontraban antes de la agresión al ambiente; la remisión de los elementos al medio natural de donde fueron sustraídos, en caso de ser posible y pertinente; la restitución de los productos forestales, hídricos, fáunicos o de suelos extraídos ilegalmente; la repatriación al país de origen de los residuos o desechos tóxicos o peligrosos importados ilegalmente o prohibidos en los pases de origen".

 "Estas medidas como la restauración o la restitución de los objetos procedentes de delito, no son otra cosa que auténticas restituciones reparación de daños o indemnizaciones, y por lo tanto, comprendidas en la responsabilidad civil y debe seguirse lo pautado en el Código Penal al respecto, pues no hay diferencia entre por ejemplo la devolución de manera ilegalmente aprovechado y la restitución de objetos provenientes de otro tipo de delito".

 "En cuanto a las medidas de seguridad, se han señalado la interrupción de actividades, ocupación de fuentes contaminantes, retención de sustancias sospechosas de estar contaminadas y otras no de manera limitativa, lógicamente, sino sólo a manera de ejemplo, pues en materias nuevas como ésta, se imponen tales señalamientos que van a constituir, si se quiere, elementos didácticos que pueden servir de orientación a los jueces para la innovación de otras soluciones según los casos".

 "En cuanto a las multas se desarrolló la idea del salario mínimo como aquel que corresponde al vigente en el lugar que se cometió el delito y el monto en que se dicte la sentencia originalmente planteada por el biólogo de la UCV Alex Ferguson y posteriormente desarrollada entre 1988 y 1990. En relación al monto máximo de las multas de hasta un millón de salario mínimo, contemplado en la Ley Orgánica del Ambiente en su Artículo 36º, se propone su derogación ya que las multas se actualizaron de acuerdo con esta Ley Penal del Ambiente, y de acuerdo con la dinámica económica y el tiempo, ellos pierden su verdadera función disuasiva. En todo caso corresponde su competencia a la Ley Penal del Ambiente".

 "El proyecto contempla no sólo las sanciones y penas, sino también los mecanismos para asegurar su cumplimiento, tales como fianzas o consignación de una suma para garantizar la ejecución de los trabajos de rembolso de los gastos causados por la ejecución de oficio; la fijación de una multa por daño de retardo en el cumplimiento de obligaciones de hacer impuestos por el Tribunal. Originalmente se había asumido el concepto "Astreinte" , vocablo de origen francés, pero no tiene la traducción al idioma oficial de la República: el Castellano, de acuerdo al diccionario de la Real Academia de la Lengua".

Objeto de la ley

 Artículo 1. Objeto. La presente Ley tiene por objeto tipificar como delito los hechos atentatorios contra los recursos naturales y el ambiente e imponer las sanciones penales. Asimismo, determinar las medidas precautelativas, de restitución y de reparación a que haya lugar y las disposiciones de carácter procesal derivadas de la especificidad de los asuntos ambientales.

Extraterritorialidad de la ley

 Artículo 2. Extraterritorialidad. Las disposiciones de esta Ley son aplicables a las personas naturales y jurídicas por los delitos cometidos tanto en el espacio geográfico de la República como en país extranjero, si los daños o riesgos del hecho se producen en Venezuela. En este caso se requiere que el investigado haya venido al territorio de la República y que se inicie la investigación por el Ministerio Público.

 Requiérase también que el investigado no haya sido juzgado por tribunales extranjeros, a menos que habiéndolo sido hubiere evadido la condena.

Responsabilidad penal

Artículo 3. Responsabilidad Penal. La responsabilidad penal, a los efectos de los delitos ambientales, cuya ejecución exige la violación de una norma administrativa, es objetiva y para demostrarla basta la comprobación de la violación, no siendo necesario demostrar la culpabilidad.

 Responsabilidad penal de las personas jurídicas

 Artículo 4. Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas. Las personas jurídicas serán responsables por sus acciones u omisiones en los casos en que el delito sea cometido con ocasión de la contravención de normas o disposiciones contenidas en leyes, decretos, órdenes, ordenanzas, resoluciones y otros actos administrativos de carácter general o particular de obligatorio cumplimiento.

Sanciones principales

 Artículo 5. Sanciones Principales. Las sanciones aplicables serán principales y accesorias. Son sanciones principales:

1. La prisión.

2. El arresto.

3. La disolución de la persona jurídica.

4. La multa.

5. El desmantelamiento de la instalación, establecimiento o construcción.

Sanciones accesorias

 Artículo 6. Sanciones Accesorias. Son sanciones accesorias:

1. La clausura definitiva de la instalación o establecimiento.

2. La clausura temporal de la instalación o establecimiento hasta por un año.

3. La prohibición definitiva de la actividad contaminante o degradante del ambiente.

4. La reordenación de los sitios alterados.

5. La suspensión de las actividades de la persona jurídica hasta por seis meses.

6. La inhabilitación para el ejercicio de funciones o empleos públicos, hasta por dos años después de cumplirse la pena principal, cuando se trate de hechos punibles cometidos por funcionarios públicos o funcionarias públicas.

7. La inhabilitación para el ejercicio de la profesión, arte o industria, hasta por un año después de cumplida la sanción principal cuando el delito haya si-do cometido por el condenado o condenada con abuso de su industria, profesión o arte, o con violación de alguno de los deberes que le sean inherentes o co-nexos.

8. La publicación especial de la sentencia, a expensas del condenado o condena-da, en un órgano de prensa de circulación nacional y del municipio donde se cometió el delito y con la colocación de dicha publicación a las puertas del establecimiento, dentro de los treinta días siguientes a la decisión.

9. La obligación de destruir, neutralizar o tratar las sustancias, materiales, instrumentos u objetos fabricados, importados u ofrecidos en venta, en contravención a las normas nacionales sobre la materia y capaces de ocasionar daños al ambiente o a la salud de las personas.

10. La suspensión del ejercicio de cargos directivos y de representación en personas jurídicas hasta por tres años, después de cumplida la pena principal.

11. La prohibición hasta por dos años, de contratar con órganos y entes de la Administración Pública Nacional Estadal y Municipal y recibir beneficios fis-cales.

12. La ejecución de servicios ambientales a la comunidad afectada, que podrán consistir en trabajos ambientales de acuerdo a formación y habilidades, financiamiento de programas, proyectos o publicaciones ambientales, contribución a entidades ambientales bajo la coordinación y supervisión de la Autoridad Nacional Ambiental; ejecución de obras de recuperación en áreas degrada-das o mantenimiento de espacios públicos.

13. La asistencia obligatoria a cursos, talleres o clases de educación y gestión ambiental.

Proporcionalidad de las penas

 Artículo 7. Proporcionalidad. El tribunal aplicará las penas dentro de los límites establecidos por esta Ley en cada caso, tomando en cuenta el peligro que se produce o el daño ocasionado, el grado de dolo del delito en las personas naturales, o las condiciones en que la persona jurídica cometa el delito, y las circunstancias agravantes o atenuantes que puedan concurrir con el hecho. En este último caso, el tribunal las valorará y decidirá cuáles de ellas prevalecerán según su número, conforme a su naturaleza y magnitud.

Medidas precautelativas

 Artículo 8. Medidas Precautelativas. El juez o jueza competente podrá adaptar, de oficio o a solicitud del Ministerio Público, en cualquier estado o fase del proceso, las medidas precautelativas que fuesen necesarias para eliminar un peligro, interrumpir la producción de daños al ambiente o a las personas, impedir la continuación o reaparición del daño o peligro, evitar las consecuencias degradantes del hecho que se investiga o asegurar el restablecimiento del orden. Tales medidas podrán consistir en:

1. Prohibición de funcionamiento de instalaciones o establecimientos hasta tanto se corrija o elimine la causa de la alteración o se obtengan las autorizaciones correspondientes.

2. Interrupción de la actividad origen de la contaminación o deterioro ambiental sujeta a control del Ejecutivo.

3. Ocupación temporal, total o parcial, de las fuentes contaminantes hasta tanto se corrija o elimine la causa degradante o se otorguen las garantías necesarias para evitar la repetición de los hechos.

4. La ejecución de trabajos a fin de eliminar o impedir el resurgimiento de daños al ambiente, por parte del infractor o infractora, o de oficio, a costa del responsable de los riesgos o daños.

5. La retención de substancias, materiales, recursos naturales u objetos sospechosos de estar contaminados, causar contaminación o estar en mal estado.

6. La destrucción o neutralización de substancias, recursos naturales o productos comprobadamente contaminantes o contaminados.

7. El retiro o retención de vehículos u objetos abandonados en lugares donde su sola presencia alteren el ambiente.

8. La ocupación o eliminación de obstáculos, aparatos, objetos o elementos cualesquiera que alteren el aspecto o el aprovechamiento racional de los recursos naturales, medio marino o zonas bajo régimen de administración especial.

9. La ocupación o eliminación de obstáculos, aparatos, objetos u elementos cualesquiera que trastornen el funcionamiento adecuado de vehículos, establecimientos, instalaciones, plantas de tratamientos o fuentes emisoras de contaminantes.

10. La prohibición de movilización de vehículos terrestres, fluviales, marítimos o aéreos.

11. La instalación de dispositivos necesarios para evitar la contaminación o de-gradación de los recursos naturales o el ambiente.

12. Cualquier otra medida tendiente a conjurar un peligro o evitar la continuación de actos perjudiciales al ambiente.

Responsabilidad civil

 Artículo 9. Responsabilidad Civil. Luego de la sentencia condenatoria por delitos en los cuales resulten datos o perjuicios contra el ambiente, el juez o jueza se pronunciará sobre la responsabilidad civil del o los enjuiciados, ordenando en caso de ser necesario una experticia complementaria de valoración de datos e impondrá al o los responsables la obligación de ejecutar las medidas restitutivas correspondientes, reparar los daños causados por el delito e indemnizar los perjuicios. En tal sentido el juez o jueza podrá ordenar, entre otras, las siguientes medidas:

1. La modificación de construcciones violatorias de disposiciones sobre protección, conservación o defensa del ambiente, y su conformidad con las disposiciones infringidas.

2. La restauración de los lugares alterados al estado más cercano posible al que se encontraban antes de la agresión al ambiente.

3. La remisión de elementas al medio natural de donde fueron sustraídos, en caso de ser posible y pertinente.

4. La restitución al Estado o a su legítimo propietario de los productos forestales, hídricos, faunísticos o de suelos obtenidos ilegalmente.

5. La reordenación del territorio a fin de tornarlo utilizable ambientalmente con otro uso distinto al original, en aquellos casos en que el daño sea irreparable, al punto de resultar imposible recuperar la vocación inicial del suelo.

6. La instalación o construcción de los dispositivos necesarios para evitar la contaminación o degradación del ambiente.

7. La repatriación al país de origen de los residuos o desechos peligrosos importados ilegalmente o prohibidos en su lugar de origen o en la República Bolivariana de Venezuela, por cuenta del infractor.

8. Efectiva reparación del daño causado.

9. Cualquier otra medida tendiente al restablecimiento del orden público ambiental.

Tomado del libro: Derecho y Economía del Ambiente y de los RRNN”. Edic. Inversiones Prieto Figueroa. Caracas. 2016    http://amzn.to/2tl01oL

Soy un párrafo. Haz clic aquí para añadir tu propio texto y modificarme. Soy un gran lugar para que cuentes tu historia y que tus visitantes te conozcan un poco mejor.

LAS CUMBRES DE LA TIERRA

DERECHO ECOLÓGICO http://amzn.to/2tl01oL

 LAS CUMBRES DE LA TIERRA

 Sin especular, debemos resaltar la labor ecológica o ambiental que ha venido desarrollando la Universidad Santa María desde hace casi 30 años, cuando en su programación de Derecho incluyó la asignatura “Derecho Ecológico” como materia obligatoria en el pensum de la carrera de Derecho. Vale decir, que cuando el constituyente de 1999 incluyó la Educación Ambiental como materia obligatoria en todos los niveles educativos nacionales, ya nuestra Universidad tenía 15 años desarrollándola en sus aulas de la Facultad de Derecho, y hoy se impulsa su inclusión en todas sus facultades, transformándose en la pionera en esta educación.

 Es fundamento de la cátedra, entender la creciente necesidad de los pueblos y de las naciones del contenido filológico de las normas jurídicas que tienden a regir el manejo y la preservación de los recursos naturales y que en forma general preventiva y punitiva sirve a la protección del medio ambiente natural o hábitat del hombre. La norma, que comprendiendo a la naturaleza como su objeto, regula y establece como su sujeto a la propia conducta social del hombre. Son las normas del Derecho Ecológico, que en un sentido coloquial generalizado pero no restrictivo, se le conoce como Derecho Ambiental, cuya base fundamental en Venezuela ha sido hasta ahora la Ley Orgánica del Ambiente; ley marco que establece las políticas generales que dirigen los ámbitos en la materia, para atender la interrelación que debe existir armónicamente en el ecosistema venezolano.

 Para el Derecho Ecológico, entendemos como “naturaleza”, todo lo que fluye espontáneamente y cuya existencia depende de sus propias leyes, encerrando para el derecho, todo lo que se ofrece de una manera natural: aire, suelo, agua, flora, fauna y minerales, pero entendidos, no como objetos inanimados, sino en movimiento e interrelacionados estrechamente conformando un todo, que para la Ecología, ciencia rama de la Biología y fundamento de este Derecho, constituye un ecosistema global, que en el sentido de globalidad actual, no escapa a ningún pueblo de la tierra la concepción que de la naturaleza tiene la Organización de las Naciones Unidas (ONU), al que menciona como Medio Humano, en el que encierra, además de los recursos antes mencionados, a los Recursos Vitales Renovables (RVR): capacidad productiva de la tierra y los Recursos no renovables, todo dentro de una interrelación con la sociedad, su protección y conservación, encaminados a proporcionar bienestar al ser humano, y en términos generales, a la preservación de la especie en el planeta.

 Para el momento del inicio de la cátedra, habían trascurrido tan solo doce años de la “Cumbre de Estocolmo”, que 20 años mas tarde se repetiría con más impulso en Rio de Janeiro, en 1992, para luego venir revisiones en Kioto en 1997, en Johannesburgo, en 2002, en Copenhague en 2009, y la mas reciente por acuerdo en esta última, la Cumbre de Acapulco en 2010, hasta llegar hoy a Rio + 20. Entonces, poco se hablaba de la relación irrompible entre ambiente, recursos naturales y necesidades humanas, y parecía que el daño ecológico que se producía, era una posible realidad a atender en el futuro, para entonces invisible, que al presente poco se ha hecho notorio

 Como normativa jurídica dentro del Derecho Ecológico, resaltamos al Derecho Ambiental, hoy promocionado con el desarrollo de la “Conferencia Río + 20”, que permite englobar todo un tratamiento de la problemática ecológica universal, cuyo proceso se inició con énfasis científico en 1972 con la “Cumbre Mundial sobre el Medio Humano” efectuada en Estocolmo entre el 5 y el 16 de junio de 1972. Antes de ella, fueron muchos los intentos por lograr unir a las países del planeta para atender la avizorada problemática ecológica, reconociéndose que todos somos actores en la producción de esta obra, donde lo ideal es que lo seamos por acción y no por expectación. Para entonces, hubo la visión del daño ecológico grave en muchos países y áreas del mundo, siendo notoria la desertización, la deforestación, la lluvia ácida, la pérdida de especies vegetales y animales, y la preocupante degradación del entorno marino, que ha tomado niveles críticos en países del África, Asia y América Latina como: Mauritania, Malí, Nigeria, Sudan, Etiopía, Somalia, Nepal, Filipinas y Haití. Fenómeno antropogénico, que en mayor o menor escala, venía y continúa produciendo degradación ambiental, que tiende a crecer en tal magnitud en muchas áreas, que la incapacidad para alimentar y mantener la población, la está diezmando.

 Concluimos en nuestra cátedra de Derecho Ecológico, analizando el efecto paradigmático conque se ha impulsado el elemento tecnológico, catapultado por la cibernética para hacer cambios para bien en el desarrollo humano y natural, así como la necesaria interrelación, tanto teórica como práctica, de dos ciencias cuyo origen del griego ΟΙKΟΣ que significa casa u hogar, como lo son la “ecología” y la “economía”, integradas al Derecho Internacional del Medio Ambiente, que hoy mas que nunca, marchan como dos elementos interdependientes, vistas como están, en los aprovisionamientos energéticos, en el uso de los cursos de agua internacionales, en el transporte marítimo y aéreo, en los movimientos transfronterizos de desechos y substancias peligrosas, en los vertidos y emisiones a los mares y a la atmósfera, y tantas otras actividades habituales en nuestro entorno o ecosistema, que las sitúan en un punto de confluencia obligatorio, adoptando desde sus orígenes orientaciones innovadoras y a menudo originales, llegándose incluso a la necesidad de utilizar instrumentos económicos y comerciales para organizar la protección ambiental a través de la regulación del mercado, Y como se ve, el establecimiento de cuotas económicas para el manejo de los contaminantes y el subsidio para la vida de los mas necesitados.

 LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL EN MATERIA AMBIENTAL

 El conocimiento de la problemática ambiental y la acción humanitaria de los pueblos, orientados por los entes internacionales, han emprendido serias campañas de cooperación, tanto a nivel de prevención como de enfrentamiento, para controlar la crisis ecológica y recuperar en lo posible los daños. Bueno es recordar, que a pesar de los esfuerzos de científicos y Estados, hasta 1972 no hubo una verdadera política internacional para la conservación del medio ambiente, siendo en la Conferencia de las Naciones Unidades celebrada en Estocolmo durante mayo y junio de ese año, cuando aflora la inquietud por el problema, al que a la fecha sólo le era dedicado tiempo y esfuerzo heroico por un reducido número de científicos, políticos y románticos defensores de la naturaleza. Desde entonces, comenzamos a utilizar con orientación conservacionista los términos: "ecología", "contaminación", "conservación", etc., y en tan poco tiempo, todos estos conceptos ya madurados y tratados científicamente pasaron a construir un léxico especial en materia de "conservación".

 Hoy, en casi todos los países del orbe existen organismos especializados que tratan la materia con la individualidad y especialidad que ella requiere. He aquí, que por una necesidad social, surgió como visión futurista en la Universidad Santa María la mencionada cátedra de Derecho Ecológico, como fórmula jurídica para englobar en un solo estudio lo inherente a los recursos naturales renovables y no renovables, su tratamiento, y la forma de lograr la compatibilidad de la explotación y la protección del Medio Ambiente, que entendemos de manera amplia, mas allá de lo específico ambiental. Así tratamos en la cátedra, al medio ambiente y sus concomitantes de la Economía Minera y Petrolera, en especial, lo referente a la minería, a los hidrocarburos con su función y uso energético, a las industrias que se han generado para su explotación y el comercio, pero de manera indiscutible, el efecto y el impacto que generan para el medio ambiente natural. Para completar, incluye el Derecho para la ordenación del territorio, el Derecho Agrario y todo lo relacionado con la interrelación de los seres vivos en el medio ambiente, como lo estudia la Ecología, que es su fundamento y derecho natural. Necesariamente también, incluye el estudio del Derecho Penal del Ambiente.

 CONSERVACIÓN Y GLOBALIZACIÓN

 La cooperación internacional para la conservación de la naturaleza ha adquirido una creciente importancia en los últimos años, dada la creciente toma de conciencia, por parte de la opinión pública, de que muchos problemas ambientales pueden traspasar las fronteras de los países, o tienen un alcance tan global que no es posible hacerles frente sólo por medio de leyes de alcance nacional. Los tratados y convenciones entre distintos países son hoy la principal fuente de leyes ambientales internacionales.

 El primer proyecto serio de cooperación internacional para los fines conservacionistas se debió al Dr. Paul Serasin, quien en el “Octavo Congreso Internacional de Zoología en 1910” propuso la creación de un comité que esbozaría lo que podría ser una Comisión Internacional para la protección de la naturaleza. Se pretendió una cooperación de todos los países para proteger tanto los continentes como los mares, y a pesar de que tal proyecto tuvo una gran receptividad, no se pudo llevar a efecto por el surgimiento en 1914 de la Primera Guerra Mundial.

 Después de la Guerra, hubo varios intentos serios para reactivar la idea expuesta, pero no fue sino en 1928, cuando se creó con el acuerdo de los países europeos, la Oficina Internacional para la Protección de la Naturaleza, la cual estableció su sede en Bruselas en 1934. Esta Oficina y la idea, vuelven a quedar cesantes por el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 193, pero en 1947, después de la conflagración, los ingleses y los suecos hacen renacer la idea, formando la “Unión Internacional Provisional para la Protección de la Naturaleza”, y a través de la UNESCO, en 1948 se crea definitivamente la “Internacional Unión for the Conservation of the Nature” (IUCN), en una Conferencia convocada para tal efecto en Fontainebleau, Francia a la cual asistieron los Representante de los Gobiernos de Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, República Dominicana, Egipto, Francia, India, Italia, Luxemburgo, Noruega, Panamá, Países Bajos, Polonia, Siam, Suiza, Siria y Venezuela.

 Esta Unión vino a ser la expresión de un anhelo común de los científicos y de los gobiernos que miraban con precaución la desaparición gradual de los recursos naturales, debido a la acción imprevista del hombre. La Organización tuvo entre sus finalidades la conservación de la naturaleza en sus más variados aspectos, tales como la flora y la fauna, los suelos y las aguas, y aquellos otros elementos naturales que todavía permanecen intactos.

 Fue motivación para los constituyentes de la Organización, que “la mayoría de los países del mundo han incluido en sus legislaciones energéticas previsiones tendientes a asegurar la conservación y restauración de sus recursos naturales como fuente económica primaria, pero tales medidas sólo tienen carácter local, y poco haría una Nación con cumplirlas a cabalidad si sus vecinas no adoptan otras semejantes”. En este sentido, la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza viene a ser un organismo internacional que sirve de vínculo a los esfuerzos realizados por las naciones para proteger sus recursos naturales, fuente primaria de su desarrollo económico. Tal organismo no sólo es unos elementos más de lucha contra la destrucción de la naturaleza, sino que constituye el eslabón necesario para la coordinación de las medidas tomadas separadamente por cada Estado.

 VENEZUELA EN LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL

 Como una expresión de la constante preocupación oficial en colaborar con aquellas labores que guardan relación con la protección de la Naturaleza, el Gobierno venezolano invitó a la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza a celebrar su III Asamblea General en la ciudad de Caracas, la cual se efectuó a fines de 1952.

 En el discurso de clausura de esta reunión, el Ministro de Relaciones Exteriores expresó la decisión del Gobierno de adoptar las medidas necesarias para perfeccionar el ingreso de Venezuela en la Unión. Esto se logró, con la promulgación de la Ley Aprobatoria de la Constitución de la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza el 12 de noviembre de 1954.

 Otros acuerdos importantes donde participó Venezuela, fueron: la “Convención Internacional para la Prevención de la Contaminación por Petróleo de los Mares” en 1954, la “Convención de París Sobre la Responsabilidad de Terceras Partes en el Campo de la Energía Nuclear” en 1960, y la “Convención Ramsar Sobre Humedales de Importancia Internacional” en 1971.

 LA CONVENCIÓN DE LONDRES DE 1954 SOBRE LA CONTAMINACIÓN DE AGUAS NAVEGABLES

 El problema de la contaminación por petróleo de las aguas navegables, fue sometido por el Gobierno Británico a la Sociedad de las Naciones en julio de 1.943. Esta lo remitió a la Organización de Tránsito de las Sociedad, quien a su vez preparó un borrador de Convención, basado en el trabajo de la Conferencia de Washington de 1.926, que sirvió de fundamento para que el Consejo de la Sociedad decidiera en 1.936, convocar una conferencia internacional para considerar dicho proyecto de convención.

 Esta conferencia no se llevó a cabo por la abstención de los Gobiernos de Alemania, Italia y Japón, cuya asistencia fue considerada esencial para el éxito de la convención, no obstante, el problema de la contaminación de las aguas se mantuvo en suspenso durante la Segunda Guerra Mundial, aun cuando obviamente, dicho problema aumentó por el hundimiento de barcos cargueros petroleros en diferentes áreas, tanto del teatro de la guerra, como en las áreas aledañas a dichas zonas, donde el conflicto tomaba objetivos para beneficio de los beligerantes, que por ser una guerra internacional, es decir Mundial, involucró todos los continentes.

 CONVENCIÓN 1963 PARA IMPEDIR LA CONTAMINACIÓN DE LAS AGUAS DE MAR POR HIDROCARBUROS

 Luego de la Guerra, el gobierno de Venezuela recibió del Gobierno Británico, una invitación para que enviara un representante a participar en una Conferencia internacional, que integrada por 40 países se reuniría en Londres el 26 de abril de 1.954. El propósito de esta Conferencia, según se indicaba en la invitación, era el de lograr un acuerdo que diera los pasos necesarios para eliminar el problema de la contaminación. Treinta y dos países asistieron como delegados a la Convención, entre ellos Venezuela, y otros 10 países enviaron observadores. Enviaron representantes: La ONU y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

 De esta Conferencia se originó la Convención Internacional para impedir la Contaminación de las Aguas de Mar por Hidrocarburos, cuya Ley Aprobatoria data del 9 de agosto de 1.963 y su promulgación el 6 de septiembre del mismo año. Es por demás obvio, que la normativa de esta Convención, es mucho más reciente que nuestra normativa nacional. Es de mencionarse, que desde 1936, existe en Venezuela la Ley de Vigilancia para Impedir la Contaminación de las Aguas por el Petróleo.

 DE LA BIOSFERA AL MEDIO HUMANO EN ESTOCOLMO 1972

 En 1972, al surgir la expectativa mundial a raíz de la publicación del informe del Club Roma, “Los límites al Crecimiento”, considerado como el renacimiento del “maltusianismo”, por plantear la posibilidad del agotamiento de los recursos naturales vitales y la necesidad del control de la natalidad como fórmula para evitar el colapso mundial por la falta de alimentos, se revivió el programa auspiciado por la UNESCO que culminó con la “Conferencia Internacional de la Biosfera”, celebrada en París en 1968, de cuyas conclusiones surgió la promoción del primer encuentro mundial de extraordinaria repercusión, como lo fue la “Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Humano”.

 Con esta Conferencia, se logró ubicar por primera vez el Medio Ambiente como un lugar diferenciado en los diferentes programas políticos, reconociéndose que el entorno afronta graves problemas que no respetan fronteras nacionales y cuya solución es de carácter político, sin que puedan dejarse solo en manos de expertos y particulares.

 En cuanto al hombre, concluye en que éste “tiene derecho al disfrute de condiciones de vida adecuados, en un medio de calidad tal, que le permita llevar una vida digna y gozar de bienestar; y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones presentes y futuras”. En dicha Conferencia se creó también el “Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente”(UNEP); programa del cual han surgido otra serie de programas regionales sobre los diferentes recursos y problemas que afectan al mundo, e igualmente originó la convocatoria a otras Conferencias sobre el Medio Ambiente. Pero lo mas relevante fue, en primer lugar, el establecimiento de un “Plan Vigía” (Earth watch), cuyos elementos esenciales fueron el análisis, la investigación, la vigilancia, y el intercambio de información y la cooperación a escala internacional; en segundo lugar, lo referente a la gestión ambiental, la identificación de los diversos problemas que debían ser abordados, y el establecimiento de los criterios generales aplicables en materia de: contaminación en general, substancias tóxicas y peligrosas, limitación del ruido, contaminación alimentaria y protección del medio marino; y en tercer lugar, la promoción de la información, de la educación ambiental, la formación de especialistas y la creación de las instituciones internacionales apropiadas para llevar a buen fin el ambicioso programa.

 Estocolmo fue el sello de un anhelo universal en materia ambiental. Cuando muchos se plantearon que sus directrices serían como siempre, letra muerta por la falta de carácter jurídico obligatorio de los instrumentos adoptados, en el plano internacional se estableció el “Programa de las Naciones Unidas Sobre el Medio Ambiente (PNUMA)”, que vino a actuar como elemento catalizador para el desarrollo de programas de cooperación internacional en materia ambiental, gobernada por un Consejo de Administración compuesto por 58 Estados, cuyos resultados los hemos visto en el transcurso de estos cuarenta años con “Rio + y - 20”.

 CONFERENCIA DE LA NACIONES UNIDAS SOBRE DESERTIZACIÓN (UNCOD)

 En 1974, la Asamblea General de la ONU, convocó a una conferencia internacional para tratar el problema de la desertización, la que se celebro en Nairobi en 1977. La desertización fue considerada el primer problema ambiental de carácter global. Se elaboró un mapa de los desiertos del mundo, incluyendo un índice de desertización. Desde entonces, se ha puesto en manos del Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP), la coordinación de un intento global de combatir el problema, ya que según las estimaciones para 1992 en todo el mundo se consideraron afectadas alrededor de 3.590 millones de hectáreas en tierras, en su mayor parte empleadas para el pastoreo.

 CONVENCIÓN SOBRE LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE EN ÁREAS EXTRATERRITORIALES

 En 1979, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, formó la “Convención sobre la Contaminación del Aire en Áreas Extraterritoriales”. A partir de entonces, fue notorio, que durante las década de los 80’ y de los 90’, muchos países industrializados mejoraron la calidad de su aire, reduciendo la cantidad de partículas en suspensión así como la de productos químicos tóxicos como el plomo, pero las emisiones de dióxido de azufre y de óxidos nitrosos, precursores de la deposición ácida, aún no han sido reducidos en su totalidad. Es también considerable a nivel de descontaminación atmosférica, el hecho de existir un elevado nivel de contaminación en gran parte de la Europa del este y la antigua URSS.

 LAS CUMBRES SOBRE LA TIERRA:

 Remembrando la Cumbre de Estocolmo de 1972, a partir de 1992 se reiniciaron las Conferencias de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, también conocidas como las “Cumbres de la Tierra”. Conferencias consideradas sin precedentes en el ámbito de las Naciones Unidas, tanto en tamaño como en alcance de sus motivos. Se consideran estas cumbres como contribuciones de la Organización de Países y gobiernos del mundo, para dar los pasos necesarios para legislar sobre el desarrollo y todos los aspectos que afectan al medio ambiente y a la sociedad, considerando los problemas globales existentes, que afectan tanto a las comunidades en particular como al mundo global.

 LA CUMBRE DE RÍO DE JANEIRO DEL 3 AL 14 DE JUNIO DE 1992

 En junio de 1992, la “Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas”, se reunió durante 12 días en las cercanías de Río de Janeiro (Brasil) del 3 de junio al 14 de junio de 1992. Participaron 172 gobiernos, entre ellos 108 jefes de Estado o de Gobierno; unos 2.400 representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG), que atendieron junto a 17.000 personas en el Foro de ONG que se convocó paralelamente y al que se atribuyó estatus consultivo.

 Esta cumbre desarrolló y legitimó una agenda de medidas relacionadas con el cambio medioambiental, económico y político. El propósito de la conferencia era determinar qué reformas medioambientales eran necesarias emprender a largo plazo, e iniciar procesos para su implantación y supervisión internacionales. En el marco de esta Conferencia, se celebraron convenciones para discutir y aprobar documentos sobre el medio ambiente.

 Los temas tratados desarrollaron aspectos precisos como el cambio climático, la biodiversidad y la protección forestal, englobados en:

 1. ESCRUTINIO SISTEMÁTICO DE PATRONES DE PRODUCCIÓN, especialmente de la producción de componentes tóxicos como el plomo en la gasolina y los residuos contaminantes.

 2. FUENTES ALTERNATIVAS DE ENERGÍA para el uso de combustibles fósiles, vinculados al cambio climático global.

 3. APOYO AL TRANSPORTE PÚBLICO para reducir las emisiones de los vehículos, la congestión en las ciudades y los problemas de salud causado por la polución.

 4. LA CRECIENTE ESCASEZ DE AGUA.

 El principal logro de la Conferencia, fue el acuerdo sobre la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que más tarde llevaría al Protocolo de Kioto y cuyos resultados fueron transcritos en la denominada Agenda 21, proyecto de desarrollo medioambiental y la Declaración de Río, que demandaba la integración del medio ambiente y el desarrollo económico.

 A decir de observadores e intervinientes, esta cumbre sobre la Tierra fue un acontecimiento histórico de gran significado. No sólo hizo del medio ambiente una prioridad a nivel mundial, sino que a ella asistieron delegados de 170 países, lo que la convirtió en la mayor conferencia jamás celebrada. En esta Cumbre, los signatarios del tratado se comprometieron a evitar actividades humanas que pudieran resultar “peligrosas” para el clima mundial, aunque no se llegó a un acuerdo sobre la definición precisa del término “peligrosas”.

 EL NUEVO PARADIGMA AMBIENTAL: "EL DESARROLLO SOSTENIBLE"

 Surgió en esta cumbre un nuevo paradigma ambiental: EL DESARROLLO SOSTENIBLE, concepto que da a entender las relaciones entre la economía y la ecología, como punto de reflexión en la sociedad actual y en especial para los juristas. En este concepto de desarrollo sostenible trasciende los límites de la ecología y del pensamiento puramente ambientalista, para constituirse de suyo en un paradigma general perteneciente al ámbito de la ciencia económica. Es el tránsito a la denominada “economía ambiental”, donde se persiguen tres objetivos esenciales: un objetivo puramente económico, la eficiencia en la utilización de los recursos y el crecimiento cuantitativo; un objetivo social y cultural, la limitación de la pobreza, el mantenimiento de los diversos sistemas sociales y culturales y la equidad social; y un objetivo ecológico, la preservación de los sistemas físico y biológicos (recursos naturales latu sensu) que sirven de soporte a la vida de los seres humanos. Según un economista del banco Mundial, puede definirse el DESARROLLO SOSTENIBLE, como “…un enfoque que permitirá una mejoría continuada de la actual calidad de vida, con una menor intensidad en el uso de los recursos, dejando así a las generaciones futuras un volumen mantenido e incluso aumentado de recursos naturales y otros bienes”. Se calificó, como un principio llamado a convertirse en el criterio principal para la reorientación de las políticas económicas de los Estados a escala universal, regional y local, y para el logro de un desarrollo compatible con la preservación del medio ambiente; siendo el llamado para promover, en particular, “un crecimiento sostenible y no inflacionista que respete el medio ambiente”.

 A decir de observadores e intervinientes, esta cumbre sobre la Tierra fue un acontecimiento histórico de gran significado. No sólo hizo del medio ambiente una prioridad a nivel mundial, sino que a ella asistieron delegados de 170 países, lo que la convirtió para entonces en la mayor conferencia jamás celebrada. En esta Cumbre, los signatarios del tratado se comprometieron a evitar actividades humanas que pudieran resultar “peligrosas” para el clima mundial, aunque no se llegó a un acuerdo sobre la definición precisa del término “peligrosas”.

 LA CUMBRE DE KIOTO -JAPON- 1997

 Cinco años después se celebró la cumbre internacional en Kioto (Japón) en diciembre de 1997, donde los líderes mundiales acordaron por vez primera fijar objetivos concretos y calendarios aproximados para reducir las emisiones de “gases invernadero”. Fenómeno, sobre el que los científicos conservacionistas llevan años advirtiendo que estas emisiones podrían contribuir sustancialmente al calentamiento global de la tierra. Pero, lamentablemente, las negociaciones entre los participantes en la cumbre fueron signadas por disputas y desacuerdos profundos, que hicieron prever la necesidad de muchas otras cumbres y muchos más años de debates acalorados, antes de llegar a un acuerdo sincero para disminuir las emanaciones que contaminan la atmósfera.

 Esta “Conferencia del Convenio Marco sobre el Cambio Climático”, denominación oficial de la Cumbre de Kioto, fue la culminación de cinco años de disputas internacionales encaminadas a conformar una solución mundial al problema del calentamiento del planeta. A ella acudieron miles de diplomáticos, miembros de organizaciones no gubernamentales (ONGs), periodistas y líderes políticos de más de 150 países. Los representantes nacionales y varios jefes de Estado, entre ellos el primer ministro de Japón, Ryutaro Hashimoto, y el vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, hicieron declaraciones formales sobre el tema, mientras se celebraban un sin fin de otras actividades, entre las cuales fue altamente reseñada la participación de la organización no gubernamental internacional de protección del medio ambiente Greenpeace, quien exhibió una curiosa obra de arte llamada “dinosaurio de combustibles fósiles”, la cual representaba a un dinosaurio de la especie Tyrannosaurus rex construido con piezas de coches usados, surtidores de gasolina y otros elementos relacionados con los emisores de dióxido de carbono. Otras obras de arte, estuvieron constituidas por esculturas de hielo representando pingüinos a los pies de los delegados como símbolo de la fusión de los casquetes polares y la amenaza que ello supone para las aves antárticas.

 Antes de Kioto, la Unión Europea (UE) había acordado reducir sustancialmente las emisiones de gases invernadero, mediante un plan donde las naciones menos desarrolladas, como Portugal, estarían autorizadas a emisiones superiores a la media de la UE mientras estuvieran en desventaja económica. Su primera propuesta era reducir las emisiones de toda la UE en el año 2010 a un valor inferior en un 15% al de 1990. Así mismo, Europa criticó duramente a Estados Unidos y Japón al ver que no estaban dispuestos a sacrificarse por el bien del planeta y también argumentó que los países en desarrollo deberían quedar exentos de las reducciones propuestas en la ronda inicial de Kioto, pues necesitaban tiempo para alcanzar el nivel económico de las naciones industrializadas.

 En esta Cumbre, los países en desarrollo se presentaron como víctimas de las naciones desarrolladas más prósperas, opinando que como países tienen más que perder a consecuencia del calentamiento global, en cuanto que gran parte del mundo en desarrollo ocupa las regiones más cálidas, donde numerosas especies cultivadas y animales domésticos viven al límite de su tolerancia de temperatura natural, por lo que el calentamiento podría provocar una reducción generalizada del número de cabezas de ganado y la pérdida de cosechas. Además de que a diferencia de los países del mundo industrializado, casi todos los países en desarrollo carecen del capital y la infraestructura necesarios para desarrollar nuevas variedades de plantas y animales tolerantes al calor, construir sistemas de control de inundaciones y contar con los medios de socorro necesarios cuando se produzcan catástrofes.

 Por otra parte, los objetivos de reducción global de emisiones también perjudican a los países en desarrollo, porque dicha disminución interfiere en sus planes de recuperación económica, centrados en el uso de fuentes energéticas baratas como es la hulla. De hecho, un elevado número de representantes de países en desarrollo consideran el movimiento contra el calentamiento global como parte de una conspiración para mantener las ventajas económicas de las naciones industrializadas a expensas de las más pobres. Por todo ello, estos países defendieron su exención de las reducciones de emisiones hasta que sus economías alcancen una solidez próxima a las de los países desarrollados.

 Visualizando en tiempo, los países más desarrollados, consideran que, mediante el cálculo del ciclo del carbono, permitir a los países en desarrollo demorar durante décadas su participación en los acuerdos de reducción de emisiones expondría al mundo a incrementos enormes de la concentración atmosférica de dióxido de carbono, por cuanto este conjunto de fenómenos tarda cerca de un siglo en completarse. Diversos modelos del ciclo del carbono han demostrado que si se utilizan combustibles fósiles para alimentar el crecimiento industrial de los países en desarrollo, sus emisiones de dióxido de carbono sobrepasarán pronto incluso a las de los actuales países industrializados. En consecuencia, consideraron estos países que la reducción de emisiones debía ser universal, y de no lograrse mediante el protocolo de Kioto, habría que hacerlo en uno posterior u otro acuerdo posterior.

 En el mismo sentido, Estados Unidos defendió la tesis de la industria de combustibles fósiles, según la cual, frenar el calentamiento global exige una solución global y todas las naciones, desarrolladas y en desarrollo, deben aceptar reducciones vinculantes de emisiones. Los negociadores estadounidenses también apoyaron con decisión un sistema de licencias de emisiones de dióxido de carbono que pudiesen ser objeto de compraventa. Una vez negociados los niveles máximos de emisión, el sistema asignaría a las diversas industrias de cada país unas cuotas de emisión; las industrias que no agotasen estas cuotas podrían vender a otras el excedente.

 El Protocolo de Kioto exigió a 38 naciones industrializadas cumplir para el año 2012 la reducción de sus emisiones medias hasta un nivel inferior en un 5,2% a las concentraciones de 1.990. Estados Unidos, que para ese momento emitía más del 20% de todo el dióxido de carbono del mundo procedente de combustibles fósiles, acordó un recorte del 7% por debajo de los valores de ese año, mientras que los 15 países que integraban la UE se comprometieron a alcanzar una reducción del 8%. Japón aceptó una reducción del 6%. El pacto no exige ninguna reducción vinculante a los países en desarrollo, pero consideraron para los próximos años convocar nuevas rondas de negociaciones para abordar éste y otros asuntos.

 Rusia y Ucrania acordaron estabilizar las emisiones de gases en los niveles de 1990. No obstante, debido al escaso rendimiento económico de estos países desde la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1991, se les permitió mantener sus niveles de contaminación actual, que son un 30% inferior a los de 1990. Por tanto, Rusia y Ucrania esperaban vender a otras naciones industrializadas la cuota no utilizada de las emisiones a que tendrían derecho. Un comprador probable es Estados Unidos, que podría tener dificultades para cumplir sus propios objetivos, de no adoptar pronto una política interior que resultaría impopular, como un impuesto sobre los combustibles fósiles o la concesión de subvenciones para tecnología.

 Según el Panel Internacional sobre el Cambio Climático (IPCC) patrocinado por las Naciones Unidas (ONU), para el año 2050 deberá haberse eliminado entre el 50 y el 75% de las emisiones generadas por la quema de combustibles fósiles, para impedir que la concentración atmosférica de gases invernadero se duplique o triplique en el siglo xxi. Lo que significó, que durante las décadas siguientes deberían ponerse en marcha programas de investigación, desarrollo y funcionamiento de nuevas tecnologías energéticas limpias.

 El costo potencial de estos programas generó enormes polémicas. Los sectores más optimistas afirmaron que pronto surgirán soluciones innovadoras de tecnología avanzada con costes de aplicación enormemente inferiores a los actuales. Como ejemplo de esta tendencia se señalan los recientes avances tecnológicos sobre células de combustible para automóviles eléctricos. Pero otros analistas afirmaron, que aplicar programas eficaces costaría a las economías nacionales, al menos un uno o un dos por ciento de su producto interior bruto (PIB).

 Además de los titubeos relativos al costo, consideraron que retrasar la integración de los países en desarrollo en los protocolos de reducción de emisiones de Kioto, dejaría a estos países sumidos en tecnologías ineficaces basadas en combustibles fósiles, que conllevaría al funcionamiento prolongado de docenas de antiguas centrales térmicas de carbón de India, China e Indonesia, que ya llevaban varias décadas de actividad económica, lo encarecería las soluciones al calentamiento global.

 Para que el Protocolo de Kioto entrara en vigor, debía ser ratificado por países que representaran al menos el 55% del total de emisiones de 1990, lo que ocurrió con la ratificación de Rusia en 2004 al llegar al 55%.

 LA CUMBRE DE JOHANNESBURGO –SUDÁFRICA- 4 DE SEPTIEMBRE DE 2002

 Después de la Cumbre de Kioto, ce celebró la “Cumbre Mundial Sobre el Desarrollo Sostenible” celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica, del 26 de agosto al 4 de septiembre de 2002., la cual reunió miles de participantes, entre los que se incluyen 180 jefes de Estado y de Gobierno, los delegados nacionales y los dirigentes de las organizaciones no gubernamentales (ONG), empresas y otros grupos de personas.

 El objetivo de esta Cumbre fue la de centrar la atención del mundo y la acción directa en la resolución de complicados retos, tales como la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y la conservación de nuestros recursos naturales en un mundo en el que la población crece cada vez más, aumentando así la demanda de alimentos, agua, vivienda, saneamiento, energía, servicios sanitarios y seguridad económica.

 Se adoptó el Programa 21, o plan de acción global a favor del desarrollo sostenible, tendente a lograr una amplia participación y colaboración para el éxito, considerando que todos los sectores de la sociedad tienen un papel que desempeñar en la construcción de un futuro en el que los recursos naturales se protejan, y la prosperidad y la salud estén al alcance de todos los ciudadanos del mundo.

 Con peculiaridad, en esta Cumbre participaron, además de los gobiernos, representantes del comercio y la industria, niños y jóvenes, agricultores, ciudadanos autóctonos, autoridades locales, organizaciones no gubernamentales, comunidades científicas y tecnológicas, mujeres, trabajadores y sindicatos. Ellos representaron los Grupos Principales identificados en el Programa 21.

 En esta cumbre se acordó mantener los esfuerzos para promover el desarrollo sostenible, mejorar las vidas de las personas que viven en pobreza y revertir la continua degradación del medioambiente mundial. Ante la pobreza creciente y el aumento de la degradación ambiental, la Cumbre ha tenido éxito en establecer y crear, con urgencia, compromisos y asociaciones dirigidas a la acción, para alcanzar resultados mensurables en el corto plazo. El principal objetivo de la Cumbre fue el de renovar el compromiso político asumido diez años atras con el futuro del planeta mediante la ejecución de diversos programas que se ajustaran al "desarrollo sostenible".

 Como comentario general, de esta Cumbre quedó un profundo sentimiento de decepción, por cuanto a criterio de los participantes, los más grandes proyectos que han surgido en todas las cumbres, son repetitivos, quedando difuminados en un Plan de Acción huérfano de compromisos concretos. En todos estos planes se habla de proveer de electricidad y agua potable a la población mundial, pero sin poner metas ni plazos. También se ha hablado del cambio climático, pero sin tomar medidas concretas. Como elemento esencial, la ayuda financiera para el desarrollo, tópico en el cual los países ricos tienen la mayor responsabilidad moral y material, se mantiene el deseo de alcanzar una contribución del 0,7% del PIB, cifra calificada por muchos presentes de insuficiente. Incluso, el para ese entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, reconoció que no se ha conseguido lo que se esperaba, aunque no cree que haya sido un fracaso. "Esta cumbre nos ha colocado en el camino para reducir la pobreza mientras protegemos el medioambiente". Los analistas piensan, que será el tiempo quien dirá si tiene razón.

 La cumbre finalizó sin acuerdos y en medio de las críticas de los ambientalistas que aseguraron que los resultados del encuentro servirán poco para proteger al planeta o ayudar a los pobres.

 En el acto de clausura, varios oradores juzgaron como muy débil el plan acordado para atacar problemas mundiales como el SIDA y la reducción de las reservas de peces. En un acuerdo formal al texto, los delegados de casi 200 naciones aplaudieron por sólo 10 segundos. El cierre de la Cumbre había sido postergado por casi dos horas de disputas sobre referencias al territorio palestino, el SIDA y otros temas controversiales en un documento político separado, la "Declaración de Johannesburgo sobre Desarrollo Sustentable". En este sentido, los ambientalistas asistentes calificaron el encuentro como una pérdida de tiempo y una capitulación a los intereses comerciales que favorecen a los mayores productores, que a su vez son los más contaminantes. Al respecto, el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, dijo que las expectativas habían sido demasiado altas.

 Al respecto es de hacer notar, que fue el 7 de diciembre de 2004, cuando en la Gaceta Oficial Nº 38.081 de la República Bolivariana de Venezuela, fuera publicada la Ley Aprobatoria del Protocolo de Kioto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático antes mencionado, celebrado en diciembre de 1997.

 LA CUMBRE DE COPENHAGUE –DINAMARCA- ENTRE DEL 7 AL 18 DE DICIEMBRE DE 2009

 La “XV Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático” se celebró en Copenhague, Dinamarca, desde el 7 al 18 de diciembre de 2009 denominada COP 15 «15a Conferencia de las partes», organizada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que es la encargada de organizar las conferencias anuales desde 1995 con la meta de preparar futuros objetivos para remplazar los del Protocolo de Kioto, que termina en 2012. En la conferencia se acreditaron 34.000 personas entre delegados de los 192 países miembros de la CMNUCC, expertos en clima, representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG) y de la prensa.

 Esta cumbre, fue la Conferencia que debía preparar el período post-Kioto y constituyó la culminación de un proceso de preparación que se inició en Bali en 2007, con una "Hoja de Ruta" adoptada por los países miembros. Se consideró como la conclusión de un acuerdo jurídicamente vinculante sobre el clima, válido en todo el mundo, que se aplicaría a partir de 2012 y el objetivo final a largo plazo sería la reducción mundial de las emisiones de CO2 en al menos un 50% en 2050 respecto a 1990, y para conseguirlo, los países debían marcarse objetivos intermedios. En este sentido, los países industrializados deberían reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 25% y un 40%, respecto a los niveles de 1990 en el año 2020, y alcanzar una reducción entre el 80% y el 95% para el 2050.

 LA CUMBRE DE ACAPULCO –MÉXICO- ENTRE EL 3 Y EL 11 DE DICIEMBRE DE 2010

 La ONU había previsto unas amplias posibilidades de lograr acuerdos positivos en cuatro de los temas a negociarse en la Cumbre sobre el Cambio Climático. Estos temas eran: la protección de bosques, la transferencia de tecnología, la adaptación al cambio climático y la creación del fondo para financiar las estrategias contra el calentamiento global en países en desarrollo. Luego tras una docena de días de intensas negociaciones, los dos grupos principales de trabajo sentaron las bases de los acuerdos, aprobando los dos acuerdos finales.

 El sábado 11 llegó la Conferencia a su fin, con la adopción de un paquete equilibrado de decisiones que colocó a todos los gobiernos en una posición más firme en el camino hacia un futuro bajo en emisiones y apoyo a una mejor acción sobre cambio climático en el mundo en desarrollo. El llamado "Acuerdos de Cancún", fue recibido con un repetido, fuerte y prolongado aplauso y la aclamación de las Partes al final de la plenaria, dando entrada a la esperanza y la fe en el proceso multilateral sobre el cambio climático, cuyos resultados fueron restaurados, tal como lo afirmó la Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, Christiana Figueres, quien dijo: (...) "Los gobiernos han dado una clara señal de que se dirigen juntos hacia un futuro de bajas emisiones. Han acordado rendirse cuentas entre ellos sobre las acciones que lleven a cabo para lograr sus metas, y lo han expuesto de una manera en la que alientan a los países a ser más ambiciosos con el paso del tiempo".

 Las Naciones lanzaron un conjunto de iniciativas e instituciones para proteger del cambio climático a las personas vulnerables y a las que viven en la pobreza y para distribuir el dinero y la tecnología que los países en desarrollo necesitan para planear y construir sus propios futuros sostenibles. También acordaron lanzar acciones concretas para la preservación forestal en las naciones en desarrollo, lo cual aumentaría los avances.

 De igual modo, reconocieron que los países necesitan trabajar para mantenerse por debajo de un aumento de temperatura de dos grados y establecieron un claro cuadro cronológico de revisión, con el fin de asegurar que la acción mundial es la adecuada para enfrentar la realidad emergente del cambio climático.

 LOS ACUERDOS DE CANCÚN:

 • Se reconocieron los objetivos de los países industrializados. Estos países crearán planes y estrategias de desarrollo bajo en carbono, y evaluarán la mejor forma de hacerlo, incluyendo mecanismos de mercado, y reportarán sus inventarios cada año.

 • Se reconocieron las acciones de los países en desarrollo para reducir las emisiones. Se establecerá un registro con el fin de relacionar y registrar las acciones de mitigación, con el financiamiento y soporte tecnológico brindado por los países industrializados, quedando obligados a publicar informes del progreso logrado cada dos años.

 • Las Partes reunidas en el Protocolo de Kioto aceptan continuar las negociaciones con el propósito de completar su trabajo y asegurar que no hay brecha alguna entre el primer periodo de compromisos y el segundo del tratado. Dar continuidad al protocolo de Kioto, que al vencerse a finales de 2012, a falta de otro instrumento que lo prorrogue, se asegure que a partir de esa fecha los países sigan conteniendo sus emisiones en unos límite seguros.

 • Los Mecanismos de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto fueron reforzados para traducir más y mayores inversiones y tecnología en proyectos ambientalmente seguros y sostenibles de reducción de emisiones en el mundo en desarrollo. Se mantienen y refuerzan los MDL de Kioto mediante el cual los países desarrollados invertirán en proyectos en países en desarrollo para compensar sus propias emisiones.

 • Las Partes lanzaron un conjunto de iniciativas e instituciones para proteger a las personas vulnerables del cambio climático y para distribuir el dinero y la tecnología que los países en desarrollo necesitan para planear y construir sus propios futuros sostenibles. En estas decisiones, se incluye también un total de 30 mil millones de dólares en financiamiento de arranque rápido proveniente de los países industrializados, para apoyar la acción sobre cambio climático en los países en desarrollo hasta el año 2012 y la intención de recaudar $100 mil millones de dólares en fondos a largo plazo para 2020.

 • Respecto al financiamiento climático, se estableció un proceso para diseñar un “Fondo Verde para el Clima” bajo la Conferencia de las Partes, que cuente con una Junta con igual representación de los países en desarrollo y desarrollados.

 • Se estableció un nuevo "Marco de Adaptación de Cancún", con el objetivo de permitir una mejor planeación e implementación de los proyectos de adaptación en los países en desarrollo a través de un mayor financiamiento y soporte técnico, incluyendo un proceso claro para continuar con el trabajo en pérdidas y daños. Este punto y los tres anteriores están relacionados con los compromisos de financiación para adaptación y mitigación adquiridos en el "Acuerdo" de Copenhague, que así quedaron consolidados en las mismas cantidades.

 • Los gobiernos acordaron fomentar la acción para frenar las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal en los países en desarrollo con soporte tecnológico y financiamiento.

 • Las Partes establecieron un mecanismo de tecnología con un Comité Ejecutivo de Tecnología, así como con el Centro y la Red de Tecnología Climática, para aumentar la cooperación tecnológica y apoyar la acción sobre adaptación y mitigación. Nuevo mecanismo para la tecnología contra el cambio climático.

 Cuando parecía inverosímil, EEUU, China y Japón, principales escollos en la negociación de 194 países, se pusieron de acuerdo en el último minuto en la Cumbre del Clima de Cancún, confirmando la creación de un fondo de 100.000 millones de dólares anuales para los países pobres, anclando por primera vez en Naciones Unidas el objetivo de evitar una subida de más de dos grados de la temperatura media del planeta hacia 2100. En el texto, los países reconocen que hay una brecha entre los actuales compromisos para reducir las emisiones de CO2, con un recorte del 14% en 2020 respecto a 1990 en el mejor de los casos.

 Los 194 países se comprometieron a duplicar su esfuerzo y alcanzar un corte de entre el 25% y el 40%.

 LA REDUCCIÓN DE LAS EMISIONES DE CARBONO DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS

 En 2007 la Unión Europea anunció un plan de reducción de sus emisiones de CO2 en un 20% para el 2020 (adoptado en 2008), pero ningún otro país había expresado metas concretas para una reducción.

 El para entonces el nuevo presidente de EE.UU., Barack Obama decidió participar en la Cumbre a pesar de que George Bush había decidido en 2001 retirarse del Protocolo de Kioto. Anunció su intención de lograr que Estados Unidos reduzca sus emisiones a los niveles de 1990, igualmente, buscar una reducción del 80% para 2050. También prometió fuertes inversiones en fuentes renovables de energía.

 Sin embargo, los países en desarrollo y los países más pobres exigieron más esfuerzos de parte de Estados Unidos y que los países desarrollados recorten más drásticamente sus emisiones de gases. Los países en desarrollo se plantearon el dilema de cómo promover el crecimiento económico sin perjudicar el medio ambiente. El punto de vista de estos países es, que la mayor parte del cambio climático está alimentado por la demanda de los países ricos; por lo que consideran que es injusto penalizarlos por el uso de combustibles fósiles para fabricar bienes que se consumen en los países ricos. Sin embargo, algunos países en desarrollo se comprometieron también a imponerse objetivos de reducción. En marzo de 2009, México fue el primer país en desarrollo en proponer una meta para reducir sus emisiones, en diciembre de 2008, con la meta de disminuir en un 50% sus emisiones de gases con efecto invernadero para 2050. Dos meses antes de la cumbre, en septiembre de 2009, China anunció un plan en el que propuso reducir la intensidad de sus emisiones. En noviembre de 2009, Brasil propuso reducir las emisiones derivadas de la deforestación, que es la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, en un 80% en 2020.

 El presidente de China, Hu Jintao, anunció en la cumbre, que su país intentará la reducción de emisiones de CO2 por unidad de PIB para 2020 con respecto al nivel de 2005 y el desarrollo de energía renovable y nuclear alcanzando un 15% de energía basada en combustibles no fósiles. Es posible que esta meta se modifique después del accidente nuclear de Fukushima en 2011,

 India, uno de los mayores emisores de los países en vías de desarrollo, está dispuesta a aprobar un plan nacional pero no a firmar objetivos vinculantes de reducción de emisiones “para combatir un problema que crearon los países ricos”, según declaró su ministro de Medio Ambiente.

 Los países del G8 acordaron entre ellos en julio del 2009, limitar el aumento de la temperatura a 2 °C respecto a los niveles preindustriales. Sin embargo a iniciativa de los pequeños países insulares, que peligran si se produjera un aumento generalizado del nivel del mar por un deshielo masivo de los polos, un centenar de naciones en desarrollo solicitaron que el límite se estableciera en 1,5º.

 La mayoría de los movimientos ecologistas y organizaciones no gubernamentales presentes en la conferencia de Copenhague expresaron su desilusión, advirtiendo que el acuerdo conseguido era insuficiente. Condenaron que no haya objetivos para los recortes de carbono y la falta de acuerdo sobre un tratado legalmente vinculante. Acerca de la creación de un fondo global de 100.000 millones de dólares financiado por los países ricos para combatir el cambio climático en los países pobres, el solo logro concreto, algunos críticos dijeron que esa cifra era insuficiente.

 LA COOPERACIÓN PARA AYUDAR A LOS PAÍSES POBRES

 La ONU considera, que el Mundo Occidental debería ayudar a los países pobres a prepararse para las consecuencias del cambio climático; por eso creó un Fondo de Adaptación, como paquete financiero diseñado para ayudar a los países en desarrollo a proteger sus economías contra el impacto potencial del cambio climático. Para esta decisión, considera que los países desarrollados no han manifestado voluntad para financiar este plan, aunque la Unión Europea anunció un acuerdo para dar 7.200 millones de euros hasta 2012 a los países en vías de desarrollo para que luchen contra el cambio climático. En cuanto a España, la ayuda a los países pobres, según anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, será de 375 millones de euros en los tres años. Suecia comprometió 800 millones de euros, Italia 600 y Holanda 300. El financiero filántropo Soros ha propuesto movilizar 150.000 millones de las reservas del FMI a fin de ayudar a los países pobres a adaptarse al cambio climático.

 LA VISIÓN DEL PRESIDENTE DE EEUU SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

 Por considerarlo de interés, ante la expectativa de los países intervinientes en las Cumbres, referimos que, el presidente de EEUU, Barack Obama, en su discurso del 22 de septiembre de 2009 en la Cumbre sobre Cambio Climático de la ONU en Copenhague, señaló que “la amenaza del cambio climático es seria, es urgente y está aumentando. La historia juzgará la respuesta de nuestra generación a este desafío, porque si no le hacemos frente arriesgamos entregarles a generaciones futuras una catástrofe irreversible...todos los pueblos están en peligro. Y se nos está acabando el tiempo para revertir esta tendencia...durante demasiados años, la humanidad se ha demorado para responder o incluso reconocer la magnitud de la amenaza del clima. Ése también es el caso de nuestro propio país. Lo reconocemos, ...los países desarrollados que han causado tanto daño en nuestro clima durante el último siglo tienen la responsabilidad de ser líderes...Pero esos países en desarrollo y de rápido crecimiento que producirán casi todo el aumento en las emisiones mundiales de carbono en las próximas décadas también deben poner de su parte... será necesario que se comprometan a medidas internas enérgicas y a cumplir con dichos compromisos, de igual manera que los países desarrollados deben cumplir”.

 AVANCES DE LA CUMBRE DE RIO A RIO+20

 Es loable que esta Cumbre haya marcado un hito en asistencia e interés, lo que puede considerarse bueno para la humanidad. A ella asistieron 120 jefes de Estado y de Gobierno, y mas de 50.000 ambientalistas comprometidos en forma individual y en Organizaciones Gubernamentales y No Gubernamentales.

 Se diferencia la Conferencia Rio+20 de las anteriores, en que fue una Conferencia de implementación de acciones para la Sostenibilidad del desarrollo, a 20 años de la Cumbre para la Tierra en 1992. En el informe se presentan los avances y las brechas en relación con el desarrollo sostenible desde 1992, describiéndose una situación ambiental, social, económica e institucional apremiante. Pero sobre todo, se apunta al enorme espacio de mejora que ofrece la gestión económica para hacerla más integral y acorde con un concepto de desarrollo inclusivo y sostenible. El objetivo de los lineamientos propuestos es aprovechar la oportunidad que Río+20 representa, de redefinir la visión del desarrollo futuro que los países quieren alcanzar.

  En 1992, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, también llamada “Cumbre para la Tierra” o “Cumbre de Río”, supuso un punto de inflexión en cuanto a la sensibilización sobre la problemática ambiental, al establecer las bases para el avance global hacia el desarrollo sostenible. En este sentido, los países a través de sus gobiernos, la sociedad civil y el sector privado asumieron con entusiasmo los compromisos acordados en la Conferencia y pusieron en marcha diversas medidas destinadas a cumplir con sus postulados. Ahora, en 2012, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible Río+20, se reafirmó el compromiso con el desarrollo sostenible. Evaluándose los avances logrados y las lagunas que aún persisten en la aplicación de los resultados de las principales cumbres en la esfera del desarrollo sostenible, para encarar los nuevos desafíos emergentes.

 TEMAS CENTRALES EN LA CUMBRE RIO+20

 Los temas centrales de Río+20 fueron: uno, LA ECONOMÍA VERDE, definida por Naciones Unidas como un sistema de actividades económicas relacionadas con la producción, distribución y consumo de bienes y servicios que resulta en mejoras del bienestar humano en el largo plazo, sin exponer las generaciones futuras a riesgos ambientales y escasez ecológica significativa; y dos, LA CREACIÓN DE UN MARCO INSTITUCIONAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE, con el fin de reformar y reforzar la gobernanza a nivel local, nacional, regional y global a fin de promover un desarrollo sostenible integral.

  Surge este último tema de la crítica generalizada en muchos países, que considera, que el concepto de desarrollo sostenible está en crisis. Para ellos, los poderosos insisten en un paradigma de desarrollo que sigue priorizando el crecimiento económico y la mercantilización de los bienes naturales, un modelo que está al servicio de las transnacionales. Por ello no solo no se han alcanzado los objetivos propuestos en Río’92, sino que, peor aún, hay mayor desigualdad social, menor acceso a la tierra, al agua, a la comida, al empleo y a otros servicios elementales

  Consideran, que no se han abandonado las tradicionales ideas capitalistas de liberalización del mercado y el fomento de las relaciones comerciales Norte-Sur, pero se mantiene la confianza en la lógica del crecimiento sostenido, para ir solucionando los problemas ambientales y sociales del mundo. Consideran también, que no se cuestiona la capacidad finita de la tierra, así como la capacidad finita de asimilación de los desechos de la actividad humana.

 EL DOCUMENTO CONCLUSIVO

 El documento aprobado tiene 283 párrafos distribuidos en seis capítulos y 59 páginas, basado en la propuesta conciliatoria presentada por Brasil, que redujo significativamente el número de párrafos del original negociado desde hace dos años en Nueva York (200 páginas) y eliminó las partes que generaban más discrepancias. Es considerado una buena base para iniciar la transición porque es rico en acciones. Le faltan compromisos, metas y plazos concretos, pero consideran que estos comenzarán a ser negociados en la próxima Asamblea General de la ONU, en septiembre próximo".

 Coinciden la ONU y Brasil en que los principales resultados de la Conferencia son la adopción de un plan decenal de nuevos estándares de producción y consumo sostenible, el lanzamiento de una negociación para establecer Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el fortalecimiento del PNUMA y la decisión de que sea creado un nuevo indicador global de riqueza que no tenga en cuenta sólo el Producto Interior Bruto (PIB).

 Los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, serán metas que los Gobiernos se impondrán para asuntos vitales como el agua, la tierra y la biodiversidad, inspirados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), las metas para temas como el hambre, pobreza, educación y salud a que se comprometieron todos los países para 2015. En realidad, es la ratificación mas específica de los Objetivos de la Cumbre de Rio de 1992. Siendo fundamental, que las negociaciones para definir las nuevas metas comenzarán este mismo año en el seno de la ONU.

 VENEZUELA EN LA CUMBRE DE RIO + 20

 Como siempre, la delegación venezolana se esmeró en resaltar los avances políticos de la “revolución venezolana”, a pesar del gran esfuerzo de todos los países en promover y proponer acciones para el cumplimiento del tema de la Declaración "El futuro que queremos", que sirvió de guía en la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Rio+ 20”. Como fue la propuesta de la ONU, para que el mundo pueda hacer una transición hacia una "economía verde inclusiva". No obstante, hizo la consideración de que el documento, según la evaluación inicial de la ONU, es rico en acciones, iniciativas y programas para que los países puedan impulsar un desarrollo sostenible, es decir un modelo de "economía verde" que ayude a combatir la pobreza y tenga en cuenta los límites del medio ambiente. Considerando que, según un comunicado de la ONU, "La Conferencia terminó con un abanico de conclusiones que, si son implementadas a lo largo de los próximos meses y años, proporcionarán la oportunidad para potenciar los caminos hacia un siglo XXI más sostenible".

 CONCLUSIONES Y COMPROMISOS DE LA CUMBRE

 •        En un Plan de diez años de prácticas de consumo y producción sostenible, incluye compromisos de diferentes Gobiernos para condicionar los contratos públicos al desarrollo sostenible y de varias empresas para reducir sus emisiones y mitigar sus daños.

 •        Se aprobó la creación de un nuevo indicador de riqueza que supere las limitaciones del PIB e incluya los recursos naturales, así como iniciativas para obligar a las empresas a divulgar en sus balances datos sobre sus huellas ambientales.

 •        Pese a que no convirtió el PNUMA en una agencia especializada de la ONU como defendían los países europeos, se fortaleció el Organismo al dotarlo con más recursos financieros y una mayor representatividad, ya que todos los países pasan a formar parte de su Consejo de Administración.

 •        Se dio un mandato a la ONU para que inicie la negociación de un tratado para la protección de la biodiversidad en las aguas de jurisdicción internacional.

 •        Fue aprobada la creación de un Foro de Alto Nivel de Desarrollo Sostenible para coordinar todas las acciones de la ONU en esta área, incluyendo la definición de las fuentes financieras, una de las mayores trabas en las negociaciones.

 Tras descartarse una propuesta de los países pobres para la creación de un fondo con 30.000 millones de dólares anuales, el documento sólo se refiere a fondos de múltiples orígenes, como privados y de instituciones multilaterales, para no limitar la financiación a las ayudas de los países ricos a los pobres.

 LO QUE SIGUE DE LA CUMBRE DE RIO EN 1992

 Como bien se dijo en Acapulco: "Este no es el final, sino un nuevo comienzo. No es lo que se necesitaba finalmente, pero sí representa los cimientos esenciales sobre los cuales se puede construir una mayor ambición colectiva". Pero es de resaltar, en el estudio de las causas del incremento del calentamiento global, que los países industrializados, más generadores de contaminantes, establecieran como objetivos, la formulación de planes y estrategias de desarrollo bajos en carbono, evaluando la mejor forma de hacerlo, incluyendo los mecanismos de mercado, y el reporte de inventarios cada año. Todo como un proceso multilateral, cuyo registro estará dirigido a relacionar y registrar las acciones de mitigación de los países en desarrollo con el financiamiento y soporte tecnológico brindado por los países industrializados.

 Después de 20 años, en Río+20 se mantuvieron los programas que fueron los elementos conclusivos de la “Cumbre de la Tierra”: la Agenda 21, un programa de acción de las Naciones Unidas para el siglo 21, que incluye un conjunto de recomendaciones a los Estados para transformar el actual modelo de desarrollo, basado en una explotación ilimitada de los recursos, en otro que no ponga en peligro la supervivencia de las generaciones futuras. Una agenda para el desarrollo sostenible, pero basada en el crecimiento económico, que en la práctica se centra en las actividades extractivas, que generan mayor maltrato al medio ambiente y profundizan las desigualdades sociales.

 LA CUMBRE DE PARIS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO 30/NOV AL 11/DIC 2015

 Durante los días del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015, se llevó a cabo en París la “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”, acogiendo con satisfacción la aprobación de la resolución A/RES/70/1 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, así como la aprobación de la Agenda de Acción de Addis Abeba de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo y la aprobación del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres.

 Es opinión de la crítica universal, que la lucha contra el cambio climático consiguió en esta Cumbre, poner de acuerdo casi al mundo entero, donde los representantes de 195 países, adoptaron el primer acuerdo global para ponerle freno al calentamiento desencadenado por las emisiones de gases de efecto invernadero; considerando, que este pacto abre un camino a los esfuerzos que hay ahora sobre la mesa, aunque  no son suficientes para impedir que el aumento de la temperatura a final del siglo se quede “muy por debajo de los dos grados”, que es el objetivo perseguido por el pacto. Para ello, todos los países firmantes deberán limitar sus emisiones, aunque los desarrollados tendrán que hacer un mayor esfuerzo y movilizar 100.000 millones de dólares anuales. Era la señal que muchos esperaban, desde que los responsables de la inmensa mayoría de países del mundo comenzaron a discutir sobre cambio climático hace más de dos décadas.

 Este acuerdo alcanzado en París, tras dos semanas de reunión dentro de la cumbre y seis años de prolegómenos, es considerado “el primer acuerdo universal de la historia de las negociaciones climáticas”, como lo recordó François Hollande, cuando presentó el texto final que luego fue aprobado.

 Fue fundamental, la consideración de los representantes en la Cumbre:

 “Consciente de que el cambio climático representa una amenaza apremiante y con efectos potencialmente irreversibles para las sociedades humanas y el planeta y, por lo tanto, exige la cooperación más amplia posible de todos los países y su participación en una respuesta internacional efectiva y apropiada, con miras a acelerar la reducción de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Reconociendo que se requerirán fuertes reducciones de las emisiones mundiales para alcanzar el objetivo último de la Convención, y poniendo de relieve la necesidad de hacer frente al cambio climático con urgencia. Reconociendo también, que el cambio climático es un problema común de la humanidad, por lo que las Partes, al adoptar medidas para hacer frente al cambio climático, deberían respetar, promover y tomar en consideración sus respectivas obligaciones con respecto a los derechos humanos, el derecho a la salud, los derechos de los pueblos indígenas, las comunidades locales, los migrantes, los niños, las personas con discapacidad y las personas en situaciones de vulnerabilidad y el derecho al desarrollo, así como la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y la equidad intergeneracional. Consciente de las necesidades y preocupaciones específicas de las Partes, que son países en desarrollo, generadas por las repercusiones de la aplicación de las medidas de respuesta y, poniendo de relieve con grave preocupación la necesidad urgente de resolver el importante desfase que existe entre el efecto agregado de las promesas de mitigación de las Partes, expresado en términos de las emisiones anuales mundiales de gases de efecto invernadero en el año 2020, y las trayectorias que deberían seguir las emisiones agregadas para poder mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales, y de seguir esforzándose por limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC.  Poniendo de relieve también que el aumento de la ambición en el período anterior a 2020 puede sentar una base sólida para una ambición mayor después de ese año. Destacando la urgencia de acelerar la aplicación de la Convención y su Protocolo de Kyoto, a fin de aumentar la ambición en el período anterior a 2020.”

 De igual manera, fue concluyente en los siguientes términos:

 “Reconociéndose la necesidad urgente de que las Partes, aumenten la prestación de un apoyo previsible en forma de financiación, tecnología y fomento de la capacidad, para permitirles reforzar su acción en el período anterior a 2020. Poniendo de relieve los beneficios duraderos de una acción pronta y ambiciosa, como las importantes reducciones del costo de las futuras medidas de mitigación y adaptación. Reconociendo la necesidad de promover el acceso universal a la energía sostenible en los países en desarrollo, en particular en los de África, mediante un mayor despliegue de energía renovable. Conviniendo en mantener y promover la cooperación regional e internacional con el fin de movilizar una acción más vigorosa y ambiciosa para hacer frente al clima, por todas las Partes y por los interesados que no son Partes, incluidos la sociedad civil, el sector privado, las instituciones financieras, las ciudades y otras autoridades subnacionales, las comunidades locales y los pueblos indígenas.”

 En este sentido, las Partes en el Acuerdo de París, aprobó en su primer período de sesiones: a) Las Partes deberán contabilizar las emisiones y absorciones antropógenas de conformidad con las metodologías y los sistemas de medición comunes evaluados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y aprobados por la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París; b) Las Partes deberán velar por la coherencia metodológica, también para las bases de referencia, entre la comunicación y la aplicación de las contribuciones determinadas a nivel nacional; c) Las Partes deberán procurar incluir todas las categorías de emisiones o absorciones antropógenas en sus contribuciones determinadas a nivel nacional y, cuando una fuente, sumidero o actividad se haya contabilizado, deberán seguir incluyéndola; d) Las Partes deberán dar una explicación de los motivos por los que se haya excluido toda categoría de emisiones o absorciones antropógenas. 

 Es de interés considerar como importante, que en la Cumbre se resolvió velar porque el esfuerzo de mitigación en el período anterior a 2020 sea lo más alto posible, y para ello:  a) Instar a todas las Partes en el Protocolo de Kyoto, que aún no lo hayan hecho, a que ratifiquen y apliquen la Enmienda de Doha al Protocolo de Kyoto;  b) Instar a todas las Partes que aún no lo hayan hecho, a que formulen y cumplan una promesa de mitigación en el marco de los Acuerdos de Cancún; c) Reitera su determinación, expresada en la decisión 1/CP.19, párrafos 3 y 4, de acelerar la plena aplicación de las decisiones que constituyen la conclusión acordada prevista en la decisión 1/CP.13 y aumentar la ambición en el período anterior a 2020, a fin de lograr que el esfuerzo de mitigación de todas las Partes en el marco de la Convención sea lo más alto posible; d) Invitar a las Partes que son países en desarrollo, que aún no hayan presentado sus primeros informes bienales de actualización a que lo hagan lo antes posible; e) Instar a todas las Partes a que participen oportunamente en los procesos de medición, notificación y verificación establecidos en el marco de los Acuerdos de Cancún, con miras a demostrar los progresos realizados en el cumplimiento de sus promesas de mitigación. 

 Fondo anualpara que los Estados con menos recursos puedan adaptarse al cambio climático.

 Es de resaltar, el acuerdo para “movilizar” un fondo de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 y revisar su alza en 2025. Fondo al que también podrán aportar los emergentes, aunque en su caso es una posibilidad “voluntaria”. Fondo anual; por ejemplo, con medidas de protección por el aumento del nivel del mar. También servirá para que esos mismos países puedan crecer económicamente, pero con bajas emisiones de dióxido de carbono.

 Problemas y acuerdos logrados en las negociaciones de las Conferencias

 Las primeras negociaciones para preparar la conferencia provocaron una división entre la visión de los países desarrollados y la de las naciones en desarrollo. Los mayores problemas de las negociaciones antes de la conferencia fueron:

 La reducción de las emisiones de carbono de los países desarrollados

 En 2007 la Unión Europea anunció un plan de reducción de sus emisiones de CO2 en un 20% para el 2020 (adoptado en 2008), pero ningún otro país había expresado metas concretas para una reducción.

 El para entonces recién electo presidente de EE.UU. Barack Obama decidió participar en la Cumbre a pesar de que George Bush había decidido en 2001 retirarse del Protocolo de Kioto. Anunció su intención de lograr que Estados Unidos reduzca sus emisiones a los niveles de 1990, igualmente, buscar una reducción del 80% para 2050. También prometió fuertes inversiones en fuentes renovables de energía.

 Sin embargo, los países en desarrollo y los países más pobres exigieron más esfuerzos de parte de Estados Unidos y que los países desarrollados recorten más drásticamente sus emisiones de gases.

 Los países en desarrollo se plantearon el dilema de cómo promover el crecimiento económico sin perjudicar el medio ambiente. El punto de vista de estos países es que la mayor parte del cambio climático está alimentado por la demanda de los países ricos; por lo que consideran que es injusto penalizarlos por el uso de combustibles fósiles para fabricar bienes que se consumen en los países ricos. Sin embargo, algunos países en desarrollo se comprometieron también a imponerse objetivos de reducción. En marzo de 2009, México fue el primer país en desarrollo en proponer una meta para reducir sus emisiones, en diciembre de 2008, con la meta de disminuir en un 50% sus emisiones de gases con efecto invernadero para 2050. Dos meses antes de la cumbre, en septiembre de 2009, China anunció un plan en el que propuso reducir la intensidad de sus emisiones. En noviembre de 2009, Brasil propuso reducir las emisiones derivadas de la deforestación, que es la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, en un 80% en 2020.

 El presidente de China, Hu Jintao, anunció en la cumbre que su país intentará la reducción de emisiones de CO2 por unidad de PIB para 2020 con respecto al nivel de 2005 y el desarrollo de energía renovable y nuclear alcanzando un 15% de energía basada en combustibles no fósiles.

 India, uno de los mayores emisores de los países en vías de desarrollo, está dispuesta a aprobar un plan nacional pero no a firmar objetivos vinculantes de reducción de emisiones “para combatir un problema que crearon los países ricos”, según declaró su ministro de Medio Ambiente.

 Los países del G8 acordaron entre ellos en julio del 2009, limitar el aumento de la temperatura a 2 °C respecto a los niveles preindustriales. Sin embargo, a iniciativa de los pequeños países insulares, que peligran si se produjera un aumento generalizado del nivel del mar por un deshielo masivo de los polos, un centenar de naciones en desarrollo solicitaron que el límite se estableciera en 1,5º.

 La mayoría de los movimientos ecologistas y organizaciones no gubernamentales presentes en la conferencia de Copenhague expresaron su desilusión, advirtiendo que el acuerdo conseguido era insuficiente. Condenaron que no haya objetivos para los recortes de carbono y no acuerdo sobre un tratado legalmente vinculante. Acerca de la creación de un fondo global de 100.000 millones de dólares financiado por los países ricos para combatir el cambio climático en los países pobres, el solo logro concreto, algunos críticos dijeron que esa cifra era insuficiente.

 La cooperación para ayudar a los países pobres

 La ONU considera que el Mundo Occidental debería ayudar a los países pobres a prepararse para las consecuencias del cambio climático; por eso creó un Fondo de Adaptación, como paquete financiero diseñado para ayudar a los países en desarrollo a proteger sus economías contra el impacto potencial del cambio climático. Para esta decisión considera que los países desarrollados no han manifestado voluntad para financiar este plan, aunque la Unión Europea anunció un acuerdo para dar 7.200 millones de euros hasta 2012 a los países en vías de desarrollo para que luchen contra el cambio climático. En cuanto a España, la ayuda a los países pobres, según anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, será de 375 millones de euros en los tres años.Suecia comprometió 800 millones de euros, Italia 600 y Holanda 300. El financiero filántropo Soros ha propuesto movilizar 150.000 millones de las reservas del FMI -los SpecialDrawingRights- a fin de ayudar a los países pobres a adaptarse al cambio climático.

  NUESTRO APORTE DE CÁTEDRA

 En nuestra Cátedra siempre asumimos la verdad presumida, unida a la duda ayudada por la creación intelectual y el poder del hombre para afrontar todos los devanes, que fluyen en la naturaleza, que es el mismo ambiente y su entorno donde se desenvuelve.

 Sabemos que la naturaleza puede ser modificada por el hombre para utilizarla a su antojo y comodidad, pero siguiendo las leyes que ella le impone y manifiesta en fenómenos, los cuales surgen de manera espontánea e impredecible. Dios hizo al hombre para poblar la tierra y le ordenó multiplicarse; es por lo tanto el Rey del Universo, dotado con la capacidad para  comprender todo lo que la naturaleza le depara para su subsistencia y el buen vivir. Sabe también el hombre que su vida es finita, como lo son todos los recursos de que dispone en la tierra, por ello, ha comprendido que lo fundamental es la racionalidad en el uso de los recursos, que debe generar, proteger y multiplicar, para que exista proporcionalidad entre la existencia y multiplicación de su familia y la de los recursos disponibles. Para ello cuenta con su intelecto y el acumulado vivencial que define como experiencia, por lo que, observando los fenómenos, es capaz de descubrir e inventar métodos y procedimientos para lograr obtener los recursos necesarios para la subsistencia. Aquí la palabra mágica: TECNOLOGÍA, que no surge de la nada, sino de la aplicación del intelecto humano formado y cultivado mediante una educación formal o autodidacta, que amerita esfuerzo y diligencia.

 Compartimos el criterio de muchos observadores ecologistas de las Cumbres, y debemos reconocer que cada vez son mas cercanos a los objetivos que se plantean para la conservación del medio ambiente. Sin embargo, siempre hemos dicho que las crisis son visualizadas, cuando tenemos que enfrentar situaciones aparentemente no controlables como el cambio climático, pero debe reconocerse, que el hombre siempre ha encontrado soluciones a los problemas naturales, cuando sin forzar a la naturaleza de manera irracional hasta generar daños irreversibles, se promociona y se invierte tiempo y recursos en generar tecnologías que suplan las deficiencias humanas y sean capaces de controlar los fenómenos naturales. Hasta ahora, el hombre ha sido capaz de subsistir, sin necesidad de aplicar la teoría Malthusiana. La población se ha multiplicado, ha aumentado el índice o expectativa de vida, se vive con mayor alegría y con suficientes alimentos de calidad, cuando estos se producen aplicando el tratamiento renovable. Dos conceptos deben surgir para acompañar al “DESARROLLO SOSTENIBLE”: DESARROLLO INTELECTUAL Y EL DESARROLLO TECNOLÓGICO.

 Desde que el hombre descubrió la generación y el uso del fuego, su mayor esfuerzo fue lograr como generar el calor y la energía, porque se hizo esclavo de ella. Desde entonces fue esa su principal dedicación, hasta que apareció el cambio climático, que lo ha obligado a controlar la energía, evidentemente controlable. No es cosa de eliminar o limitar, sino de sustituir para seguir, la tecnología lo dirá. El siglo XX nos enseñó, lo que el hombre prehistórico nunca se imaginó: el combustible fósil, la bomba atómica, el rayo laser, el hombre en la luna, la comunicación satelital, el horno de microondas, la cibernética en general, la medicina robotizada y pare de contar. 

 El problema hoy es: ¿Cómo controlamos la energía contaminante? Evidentemente, lo lograremos.

 [1] Se entiende el posible aumento de la temperatura de la superficie terrestre en las próximas décadas.

 [2] Se llama ciclo del carbono al conjunto de fenómenos naturales por medio de los cuales el dióxido de carbono inyectado en la atmósfera es eliminado lentamente por la fotosíntesis de las plantas y la absorción en los océanos.

 [3] (PIB), que es el valor total del conjunto de bienes y servicios producidos en un año.

Tomado del libro: Derecho y Economía del Ambiente y de los Recursos Naturales -DERECHO ECOLÓGICO -http://amzn.to/2tl01oL

¡EL ARCO MINERO DEL ORINOCO!

 

¡El Arco Minero del Orinoco!

 

Enrique Prieto Silva

 

Martes 06 de febrero de 2018

 

Mientras el mundo padece por los ataques de los supuestos hijos de Dios contra los infieles, en Venezuela tenemos que continuar nuestra obra y lucha por descartar las malignidades iniciadas por el “difunto” y su estúpido “socialismo del siglo XXI”, que sin darse cuenta y por su ignorancia, aparecemos incluidos en el listado de los países forajidos, que sin son ni ton, tenemos que vivir de rodillas ante la ingente y desgraciada economía que nos ha transmutado a la indigencia atroz. Pero para mayor desgracia, los pancistas adoradores del “eterno”, han querido imponernos el peor gobierno que esta patria recuerde. Pero más que la estupidez, su testarudez raya en el límite de lo increíble: una férula tiránica, capaz de adorar a un personaje de ficción, como si de un atorrante faraón se tratara. Nunca nuestra paz fue más precaria, ni más sonso nuestro orgullo patriota. La fantasmagórica sarta de pendones procera en “Los Próceres”, es el peor ritual que haya tenido la República, desde la Independencia.

 

Pero no solo el galardón del infinito descaro salvaje, fue la herencia militarista que nos dejó Chávez, sino que, sin descaro, vemos como su herencia malhechora amenaza nuestra esperanza de recuperación, y lamentablemente, tenemos que acudir a la oración, para pedirle a Dios y a la Virgen, que nos dé el aliento y la sabiduría necesarios para salir de la penuria, y poder ofrecerle un hálito de esperanza a nuestra juventud amedrentada. 

 

Es increíble la estupidez, pero hoy queremos referirnos a la última ocurrencia: recuperar la pérdida petrolera, mediante una intensa explotación minera, en lo que han llamado “Arco Minero del Orinoco”. Un recurso que todos conocemos, y que hemos estudiado siempre con preocupación, ya que el daño del factor minero al medio ambiente es harto conocido. Su efecto es internacional y ha dejado huellas en muchos países y regiones del mundo. De mayor gravedad, que se quiere hacer mediante el uso arbitrario de empresas extranjeras, cuando se ha minimizado la acción protectora del medio ambiente, al eliminar el ministerio que vino especializando su cuidado desde hace mucho tiempo y que politizado se le asignó la desventura de una maltratado “eco-socialismo”, que no es más que una parodia burda para simular apariencias.

 

Es una situación que se explica en parte por el proceso acelerado de crecimiento y expansión de los sistemas económicos de producción, los cuales reportaron al país numerosos beneficios materiales, pero también daños considerables a los recursos naturales y a la ecología humana, debido básicamente al carácter anárquico que ha asumido el desarrollo de la Venezuela petrolera, frente al ambiente, lo que hoy se agrava con la posible sobrexplotación de los recursos mineros, en este denominado Arco Minero del Orinoco”, el que debemos entender como el medio más reciente creado por el gobierno “bolivariano”, para obtener recursos económicos que permitan paliar la extravagante miseria a la que fue conducido el país por la errada política económica y financiera proyectada por el equivocado Plan de la Patria.

 

El proyecto del Arco Minero del Orinoco tiene su origen en un plan de explotación minera al sur del rio Orinoco, bautizado con este nombre por el difunto presidente Chávez, que, si no va acompañado de un eficiente programa de control ambiental, como lo establece la Constitución, pondrá en peligro la mayor fuente de recurso hídrico del país, parte del pulmón amazónico del mundo.

 

El “Arco Minero del Orinoco”, oficialmente Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco, es un área rica en recursos minerales que el gobierno de Nicolás Maduro pretende explotar; ocupa mayoritariamente el norte del estado Bolívar y en menor proporción el noreste del estado Amazonas y parte del estado Delta Amacuro, que según sus estudio proyectivos, cuenta con 7000 toneladas de reservas de oro, cobre, diamante, coltán, hierro, bauxita y otros minerales. ​Abarca un área de 111.846,86 km², es decir 12,2 % del territorio venezolano; duplicando a la faja petrolífera del Orinoco​ atraviesa selvas como el Imataca, La Paragua y El Caura, y las cuencas de los ríos Orinoco y Caroní. Según información del ministro de Desarrollo Minero y Ecológico, el arco minero del Orinoco tiene un potencial de unos 2 trillones de dólares. Su formalidad legal apareció el miércoles 24 de febrero de 2016 en el decreto 2.248 de la Gaceta Oficial 40.855, donde se materializa la creación de Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco. Decreto el cual incluye la certificación y cuantificación de las reservas mineras de esta zona, convirtiéndose en el denominado ​ Motor Minería de la Agenda Económica Bolivariana, en el cual posteriormente el general Vladimir Padrino López, ministro de la defensa​ anunció el 5 de agosto de 2016 que "se activará la unidad especial para el Arco Minero del Orinoco" y posteriormente, el 7 de septiembre de 2016, el ministro para el Desarrollo Minero Ecológico, Roberto Mirabal, informó que empezó la etapa de exploración del arco minero del Orinoco y señaló que "toda transnacional en el arco minero debe cumplir las leyes del Estado", no obstante sabemos que nunca se cumplió la necesaria aprobación por parte de la Asamblea Nacional, no solo del proyecto sino de las contrataciones de empresas extranjeras.

 

Esta realidad debe crear un alerta al país, ya que los estudios históricos sobre el tema, han dejado claro que este sistema económico es en parte responsable del evidente deterioro ambiental que presenta hoy el país y de la merma de los recursos naturales, que se agudizada cada vez más por la inadecuada distribución territorial de la población y la explotación irracional del medio físico.

 

Sin dudas, la explotación minera pudiera ser la salvación económica, dada la ingente riqueza con que contamos, pero la desventura de un mal gobierno, que ha hipotecado la patria, solo malos augurios podemos esperar. En nuestros estudios analizamos el problema, por lo que no podemos dejar de crear la alarma necesaria. Entendemos que la explotación minera es necesaria, y que, ante el deterioro ecológico sufrido por la naturaleza en el pasado, muchas veces irreversible, el hombre ha conseguido fórmulas de explotación y recuperación de suelos y flora, que permiten mantener el equilibrio ecológico, por lo que en un intento ecologista y conservacionista, nos esforzamos en crear conciencia, para evitar que sigan utilizando técnicas destructivas, sin la reacción recuperadora de los suelos que necesariamente tienen que ser intervenidos para la extracción del mineral. En Venezuela, la explotación minera no ha tenido un tratamiento científico programado, a excepción de los sistemas y procedimientos utilizados por pocas empresas transnacionales que explotan reservorios de minerales en algunas regiones del país, y algunas que explotaron los principales yacimientos de hierro, oro, bauxita y otros minerales no estratégicos, algunas de las cuales fueron nacionalizadas, mediante los procedimientos de expropiación especial que siguieron especialmente las nacionalizaciones del hierro y de los hidrocarburos. Por ello, sin oponernos a ultranza a la explotación minera, creemos que ni el estudio ni el plan que se ha hecho, ha cumplido con los parámetros del estudio del impcto ambiental, ni se ha tomado en cuenta el valor estratégico de la Zona, que, aparte de la gran reserva mineral, acumula el mayor reservorio de agua del páis. Elemento estratégico que por su escasez, amenaza la paz del mundo. No creemos en este gobierno incapaz.

 

En Venezuela, la explotación minera no ha tenido un tratamiento científico programado, a excepción de los sistemas y procedimientos utilizados por pocas empresas transnacionales que explotan reservorios de minerales en algunas regiones del país, y algunas que explotaron los principales yacimientos de hierro, oro, bauxita y otros minerales no estratégicos, algunas de las cuales fueron nacionalizadas, mediante los procedimientos de expropiación especial, que siguieron especialmente las nacionalizaciones del hierro y de los hidrocarburos. Hoy, a consecuencia de la crisis económica surgida después de la pérdida del valor del petróleo, se han incrementado planes para el inicio de un plan de explotación de minerales, con la idea de transformar esta actividad en una fuente de ingresos, en sustitución de lo que ha sido hasta ahora la dependencia económica del petróleo.

 

Amenazas a la Diversidad Biológica

 

Ante tal circunstancia, recientemente, como medio para obtener recursos económicos que permitan paliar la extravagante miseria a la que fue conducido el país por la errada política económica y financiera proyectada por el equivocado Plan de la Patria, se ha originado este proyecto de explotación minera al sur del rio Orinoco, en lo que fue llamado el Arco Minero, que, si no va acompañado de un eficiente programa de control ambiental, pondrá en peligro la mayor fuente de recurso hídrico del país, parte del pulmón amazónico del mundo.

 

Este grave problema obliga a plantear soluciones urgentes, incluyendo la formulación de estrategias y planes de acción, que contribuyan a estimular y coordinar actividades conservacionistas, que deben contener, entre otras soluciones, el cambio de los esquemas económicos que desvirtúan los diferentes valores de la biodiversidad, entendiendo que es la diversidad biológica una de las amenazas a considerar, ya que esta disminuye en la medida en que se transforman los hábitat naturales, muy especialmente, cuando se talan los bosques tropicales. Por otra parte, la desaparición de los hábitats lleva consigo la desaparición de las especies o de una parte de la variación genética dentro de ellas, todo ello como consecuencia de la expansión de las poblaciones humanas y de sus actividades, principalmente; y mas que esto, su necesario fundamento para lograr mantener el equilibrio ecológico.

 

Isabel Hoyos (1990), expresa que la mayoría de las especies, tanto vegetales como animales, se localizan en las regiones tropicales y subtropicales, donde también se encuentran las naciones en vía de desarrollo. En estos países, los deterioros ecológicos se suceden en gran escala y con gran rapidez, impulsados por las necesidades básicas de subsistencia, la ignorancia y la visión del recurso únicamente a corto plazo. Por otra parte, estas regiones padecen de problemas socio-políticos complejos y crisis económicas que estrangulan como la deuda externa, que en conjunto atentan contra la salvaguarda de las áreas naturales, ya que no se dispone de fondos suficientes para el manejo racional y la vigilancia adecuada para su conservación.

 

En el caso de Venezuela, los estudios “Romero 1990”, indicaban que para 1985 ya se había perdido el 25% de toda la cobertura vegetal. Así mismo, se pronosticó que a la tasa de deforestación de ese momento, estimada en 0,4 % anual; haciendo proyecciones respecto al crecimiento poblacional del país, se estimó en 5,5 % anual. También se estimó para el año 2.000 la destrucción en el orden del 50 % y para el 2.015, llegaría al 75 %; y aunque pareciera que no se ha cumplido este pronóstico, el abandono o degradación de los sistemas de protección del medio ambiente en el país, es un indicio de que el fenómeno puede agravarse para el futuro.

 

Justificación de la minería ilegal

 

Cualquiera que sea el argumento para justificar al proyecto “Arco Minero del Orinoco”, tiene sus patas cortas y se ubica en un engaño real e injustificable. Nunca puede ponerse la minería por encima de la obra de Dios dada al hombre de trabajar la tierra para el sustento, cuando hemos tenido y tenemos un recurso como el petróleo, que en los albores del siglo XX transformó y desarrolló a la sociedad del mundo, pero que hoy es cuestionado por el aparente daño que genera como el calentamiento global. Obviamente, es inexplicable la tesis de este rotundo fracaso llamado “socialismo del siglo XXI”, que como se ha dicho, fue un espasmo ignorante del infeliz personaje Hugo Chávez, que fuera tomado como bandera por muchos intelectuales anti políticos de la gesta decana de los 80’ y 90’, aupados y velozmente panceados por militares ignaros, que aún conservan el pedigrí que creen ser de mérito plausible, no obstante ayudaron a destruir la patria democrática renacida en el corto período de 40 año de gobiernos civiles, después de las largas décadas el militarismo nacido con las acciones independentistas.

 

   Nunca podrá ser bienvenida la minería ilegal o rústica legalizada como esta del arco minero, si recordamos y mantenemos en mente el daño iniciado en la zona de este súper teatro de la ignominia, que nos ha arrebatado parte del gran reservorio de agua del país y de la América del Sur, no por su explotación minera, sino por la irracionalidad con que se ha realizado, solo por el avaro intento de extraer la riqueza para la demagogia política y el engaño de las masas que se aventuran a esta odisea miserable.

 

La explotación minera ilegal

 

En la historia de la actividad minera en Venezuela, es a partir de 1960, cuando la explotación adquiere características y dimensiones mayores y de gravedad, al dispersarse en la zona los explotadores, utilizando maquinarias y equipos de mayor poder destructivo. Estos mineros se ubicaron en las cuencas de los ríos Caroní, Paragua y Carrao, estimándose entonces unas 15.000 personas.

 

Más tarde, se ubican en las cuencas de los ríos Cuchivero, Guaniamo y Quebrada Grande, cuando aparece y se populariza “la bulla”, que atrae grandes masas de personas desde diferentes partes del país. Se estima que se instalaron en la zona, unas 30.000 personas. En esta misma época, aparece la bulla de San Salvador de Paúl, que vino a completar la concentración de personas, muchas de ellas aventureros trasladados de las otras zonas de la misma región.

 

A partir del 15 de febrero de 1977 al promulgarse el Decreto 2.039 que prohibió el sistema extractivo del “libre aprovechamiento”, solo se consideró legal la explotación mediante el sistema de concesiones, según la ley. Sin embargo, los concesionarios, muchos de ellos desconocedores de la materia, abusando de la tolerancia o ignorancia de nuestras autoridades, realizan explotaciones mediante el mismo derogado procedimiento del libre aprovechamiento, dando en arriendo dentro de su concesión, áreas pequeñas a los mineros ilegales, quienes pagan el arriendo mediante el aporte de un porcentaje del mineral extraído.

 

Los garimpeiros

 

A comienzos de la década de los 90’apareció con renombre la figura, que por mucho tiempo llenó grandes centimetrajes en la prensa nacional, los llamados “garimpeiros”, cuya terminología se traduce en “buscadores de oro”. Igual que en Venezuela, el minero brasileño llevado por la grave situación económica y social del norte brasileño, cuya cantidad se estima en número de 1.000.000.

 

Estos mineros, llamados garimpeiros o de la garimpa, se internan en la selva fronteriza con Venezuela, con la consigna:“El pobre tiene dos salidas: ganarse la lotería o arriesgarse como minero...”. Así han penetrado y se han apoderado de las minas del estado de Roraima[1], cuya riqueza minera fue estimada para la última década del s xx en el orden de los 50 mil millones de dólares. En la misma zona, se movilizan unos 9.000 indios yanomani, quienes sin nacionalidad deambulan y emigran en la zona de la Amazonia[2], en la cual se incluye el territorio sur de Venezuela.

 

Desde 1987 comenzó un flujo continuo de millares de estos mineros hacia la sierra de Surucucu[3], ubicada dentro del Parque Roraima, el cual fue creado el 1/3/89 al oeste de Venezuela y suroeste de la Amazonia Brasileña. Para su incursión, utilizan todas las vías disponibles: camino, ríos y trochas por la espesa selva, o mediante vía aérea, utilizando pistas de hasta 200 Mts. En los estudios sociales nacionales e internacionales, se ha determinado que esta situación ha sido causada por el abandono que ha hecho de su misión el INGRA, (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria de Brasil).

 

La actividad ilegal y desorganizada de estos mineros brasileños, se inició en las Minas del Mato Grosso al sur del Para; luego continuó en Sierra Pelada, hasta fecha posterior cuando se internan en el estado Roraima, al descubrir oro en este estado; y finalmente, en las tierras de los Yanomani, en las márgenes del Río Cuoto de Magalhaes al oeste de Boa Vista.

 

En nuestro país, luego de ubicarse estos buscadores de oro en zonas limítrofes con la República Federativa del Brasil, al conocerse su origen de este país vecino, afloraron los nacionalistas, con mayor fuerza que los ecologistas; quienes ubicaron el problema, más como una penetración de extranjeros a través de nuestras fronteras, que como una acción depredadora del sistema venezolano. En este sentido, ubicaron el problema dentro de la esfera de “la seguridad y la defensa nacionales”, lo cual motivó el uso de las Fuerzas Armadas en funciones militares, que normalmente corresponden como función propia y legal a la Guardia Nacional, que de derecho, es parte integrante de ellas.

 

Mientras tanto, como medida preventiva se ha hecho necesario racionalizar y organizar dentro de los parámetros legales la explotación por cuanto ha sido difícil hacer cumplir la Ley de Minas, sin embargo el gobierno no ha tomado medidas acertadas para controlar el problema, que ha causado críticas situaciones por el daño que se ha hecho a la cuenca de los ríos que alimentan la generación eléctrica del país.

 

No puede dejarse de entender, que las cuencas de los ríos Caroní, Caura, Paragua y Carrao, entre otros, constituyen fuente originaria de recursos naturales, renovables y no renovables, que son de hecho recursos estratégicos de Guayana y del País; útiles y necesarios para su desarrollo integral y sostenido. A lo que debemos agregar, que gran parte de la Región de Guayana, está constituida por áreas de gran fragilidad ecológica, donde existe el 80% del total generador de agua potable del país. Además, la cuenca del río Caroní y su afluente el Paragua, constituyen la fuente principal de energía eléctrica no contaminante, económica y prácticamente inagotable del país, donde se han detectado altos niveles de contaminación tanto de las aguas y de la fauna de los ríos de la zona, con mercurio y otras sustancias dañinas a la salud. Zona donde concurren grandes masas humanas incontrolables, que se internan en las áreas boscosas de la región, sustraen cantidades desconocidas de mineral, que venden en el país o a compradores del exterior, sin control del Estado.

 

Un factor que agrava la situación es el uso indiscriminado que se hace de bombas de agua de aspersión y dispersión, para presionar sobre las capas del suelo y subsuelo a los que además de invertirles sus horizontes, arrastran con ellos la flora, lavan y arrastran grandes volúmenes de tierra que conducen a los lechos de los ríos, donde se viene produciendo unas incontrolable sedimentación, que ha cambiado el curso de muchos de ellos, produciendo además constantes inundaciones, destrucción masiva de áreas boscosas, especialmente en zonas adyacentes a las márgenes de los ríos (zonas protectoras), que produce una presión directa e indirecta sobre la fauna de la zona, la que se ha venido diezmando o cambiando de hábitat, con los consecuentes desequilibrios ecológicos.

 

Otra gravedad es que, a pesar de las nuevas leyes promulgadas para la ordenación del territorio, la gestión de los bosque, la gestión de las aguas y de la tierra, la minería ilegal sigue ocupando tierras de propiedad del Estado, de los municipios y particulares, suplantando por cambio de actividad o por presión, las pocas áreas de cultivo agrícola y ganadera existente en la zona.

 

Otro factor es el irracional tratamiento que se hace del indígena y de sus espacios, lo que ha venido produciendo la invasión de sus espacios y la suplantación de los indígenas por los mineros ilegales y por los garimpeiros, quienes les persiguen u obligan a abandonar sus actividades y hasta sus zonas seculares de vida, aunque algunas etnias se incorporan también a la actividad ilegal.

 

Incide también la acción demagógica de los sindicatos y de los partidos políticos, que han tomado la dirección de la actividad administrativa minera, la contratación y el cooperativismo, con bandera para el proselitismo y el mantenimiento de las masas desempleadas y los vagos aventureros, que se amparan en los partidos para su “modus vivendi”.

 

El daño ecológico de la minería

 

Se entiende, que la actividad minera obliga a la intervención, muchas veces destructiva de los suelos, pero no necesariamente esto conlleva a su destrucción, toda vez que el desplazamiento temporal de las capas de suelo, reacomodadas de nuevo en su lugar, permitirían recuperarlos y permitirían consecuencialmente, la recuperación de la flora y de la fauna. Pero es evidente que, sin estas precauciones, se produce la destrucción masiva de los suelos y con ellos, se desplaza la capa vegetal, que generalmente va al lecho de los ríos, riachuelos y quebradas, lo que impide la recuperación, transformando la zona en desiertos.

 

Es tanto más grave, la destrucción masiva de áreas boscosas, especialmente en zonas protectoras adyacentes a las márgenes de los ríos lo cual pone en peligro el caudal de los mismos, y en las pendientes montañosas, que las ponen en peligro de la erosión. Situación ésta que se agrava, no solo con la remoción, sino con el lavado indiscriminado de grandes volúmenes de tierra, que a consecuencia directa de la destrucción de grandes superficies de suelos, se les invierten los horizontes, para luego presentar características físicas y químicas que no permiten el desarrollo normal de vida vegetal, por lo que los suelos quedan expuestos a la erosión.

 

Esta situación es más grave en la región guayanesa, si se considera que gran parte de las explotaciones mineras, están ubicadas en formaciones pertenecientes al macizo guayanés, cuya fragilidad ecológica es reconocida, a la cual se unen el daño a los cursos de aguas por la contaminación, la excesiva sedimentación y la pérdida de su curso natural, producto del entrabamiento y el desvío de riachuelos y quebradas.

 

Estudios que se han realizados en las aguas del río Cuyuní, en las quebradas La Amarilla y Las Claritas, han demostrado que existe una acendrada contaminación y un acelerado proceso de sedimentación en las referidas aguas, lo cual va en perjuicio de las poblaciones ribereñas ubicadas aguas abajo, especialmente las indígenas. Según un informe bacteriológico en estos tres cursos de aguas, existe una considerable contaminación de micro-organismos coliformes de origen fecal, cuyas consecuencias son obvias al utilizarse el agua en forma directa para el consumo humano.

 

Por otra parte, además de esta contaminación con materias orgánicas, se presenta una contaminación peligrosa, por la descarga de grandes cantidades de mercurio utilizado para separar el oro, en los cursos de las aguas, cuyo daño, conocido científicamente, no ha sido analizado ni local, ni nacionalmente.

 

Es también notoria que, la presión directa ejercida por estos grupos o poblaciones mineras, sobre la fauna silvestre, para efectos de alimentación y comercialización, a la cual se une la destrucción de su hábitat, que pone en peligro de extinción, tanto local como nacionalmente, algunas especies de animales y vegetales, con el agravante de que muchas de estas especies solo son localizadas al sur del rio Orinoco.

 

El impacto ambiental de la minería

 

En Venezuela, la previsión del daño ecológico que produce la minería, es una obligación constitucional.

 

Según la Constitución, su artículo 129 expresa: “Todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de impacto ambiental y socio cultural. El Estado impedirá la entrada al país de desechos tóxicos y peligrosos, así como la fabricación y uso de armas nucleares, químicas y biológicas. Una ley especial regulará el uso, manejo, transporte y almacena-miento de las sustancias tóxicas y peligrosas. En los contratos que la República celebre con personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, o en los permisos que se otorguen, que involucren los recursos naturales, se considerará incluida aun cuando no estuviera expresa, la obligación de conservar el equilibrio ecológico, de permitir el acceso a la tecnología y la transferencia de la misma en condiciones mutuamente convenidas y de restablecer el ambiente a su estado natural si éste resultara alterado, en los términos que fije la ley”.

 

El daño económico en la minería

 

Por la falta de control y por el desorden irracional en las explotaciones, el mineral aurífero y diamantífero obtenido por los mineros independientes, y en cierta forma también, el obtenido por los concesionarios, en su gran mayoría escapa a los controles del Estado y es sacado de la zona y del país, sin pagar los impuestos correspondientes. Existe en esta materia un vacío legal e institucional, que impide ejercer los debidos controles.

 

Además del daño ecológico que hemos mencionado, por encontrarse la mayor parte de las explotaciones mineras, en áreas pertenecientes a las reservas forestales de Imataca[4] y La Paragua, el Parque Nacional Canaima y en las cuencas hidrográficas de los ríos Caroní, Caura y Orinoco, con su gran ramaje de afluentes; se corre el riesgo de dañar las fuentes de agua más importante del país, donde se ubica el 80% del total de las aguas potabilizables con que cuenta Venezuela.

 

Es cierto que los ecologistas han sido desconsiderados en su interpretación del daño ecológico y por ello se han opuesto sistemáticamente a la extensión y auge de la actividad minera en las áreas protegidas, al no conocer o desestimar los avances tecnológicos en materia de recuperación de áreas intervenidas, pero mientras no se tomen en cuenta y cumplan las acciones conservacionistas que conllevan la explotación de las minas, y mientras no se obligue al uso de métodos y técnicas que no causen daños irreversibles, como lo es la extracción minera mediante el sistema de bombas de presión, que arrastran la capa vegetal y los nutrientes de los suelos, hasta el lecho de los ríos y de allí al océano, deben implementarse y mantenerse medidas conservacionistas vigilantes.

 

El minero debe entender la necesidad de ejercer su actividad en forma racional y tecnificada, dentro de la cual, el impacto ecológico o ambiental sea mínimo y controlable desde el punto de vista técnico. Es ésta la base del desarrollo sostenible ecológicamente y también lo es del desarrollo sostenido, toda vez que, todos los recursos naturales son necesarios. No podemos explotar un recurso, deteriorando a los demás.

 

El ecosistema Guayana presenta la Zona Protectora Sur del Estado Bolívar, con una fragilidad tan grande como la riqueza minera de su subsuelo, ubicada geológicamente dentro de los sedimentos de la formación Roraima. Este ecosistema está conformado por el llamado “Escudo de Guaya”[5], el cual está constituido por rocas ígneas y metamórficas, pertenecientes a la Era Geológica del Precámbrico, donde la mayor parte de las intrusiones son del tipo granítico. Esta extensa región, constituye, aproximadamente, la mitad de la superficie de Venezuela.

 

En la actualidad se presentan como principales potenciales centros de desarrollo minero los ubicados al norte del Estado, que ocupan gran parte del área protegida de la Reserva Forestal Imataca, en una extensión aproximada de 500 hectáreas, territorio ubicado en el área seleccionada e incluida en el decreto del arco minero.  

 

Sin dudas, la explotación de los recursos mineros es uno de los medios con que cuenta el Estado para lograr aumentar la economía, como lo hacen gobiernos de otros países, inclusive en nuestra América Latina, pero como se quiere hacer en Venezuela, de manera violenta y de forma inconstitucional para justificar un rápido crecimiento de la economía, en un proceso acelerado de crecimiento y expansión de los sistemas económicos de producción, donde ya anteriormente reportaron al país numerosos beneficios materiales, pero también daños considerables a los recursos naturales y a la ecología humana, debido básicamente al carácter anárquico que ha asumido el desarrollo de la Venezuela petrolera, frente al ambiente, solo nos pone a pensar en el dantesco daño ecológico sin control, con la posible sobrexplotación de los recursos mineros, en este denominado “Arco Minero del Orinoco”.

 

Como hemos expuesto, ya es experiencia vívida el proceso pasado y presente, que en gran parte es responsable del evidente deterioro ambiental que presenta hoy el país y de la merma de los recursos naturales, que a su vez agudizada cada vez más la inadecuada distribución territorial de la población y la explotación irracional del medio físico.

 

El Arco Minero del Orinoco lo consideramos un grave problema que obliga a plantear soluciones urgentes, incluyendo la formulación de estrategias y planes de acción, que contribuyan a estimular y coordinar actividades conservacionistas, que deben contener, entre otras soluciones, el cambio de los esquemas económicos que desvirtúan los diferentes valores de la biodiversidad, el deterioro de los recursos naturales, la contaminación del recurso natural más preciado, el agua, que para los ecologistas, pensadores y sabios del mundo, ya iniciado la peor de las guerras del planeta. [6]

 



[1] Roraima: Territorio de Brasil, situado en el N del país, junto a las fronteras con Venezuela y Guyana. 230.104 km2. 112.000 h. en 1987. La capital es Bõa Vista, con 44.000 h. en 1980. Debido a su situación en el dominio amazónico, es una región muy poco poblada (0,5 h./km2). Anteriormente se denominó Rio Branco. Su economía se basa en la ganadería y la explotación forestal. Recientemente su población se ha dedicado con furor a la minería.

[2]Amazonia, amplia zona de vegetación natural que se extiende entre los macizos de Guayana y Brasilia, y desde el Atlántico hasta los Andes. Su enorme superficie, 7.000.000 km2, está compartida por Brasil, en su mayor parte, y en menor proporción por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa.

[3]Surucucú, nombre común de una serpiente venenosa de la familia del crótalo, la más grande de América. En Brasil se le conoce también como surucutinga, en Costa Rica como cascabela muda, en Colombia como verrugosa y en Venezuela como mapanare.

[4] En 1997 fue aprobado el decreto 1.850 para abrir la reserva forestal de Imataca a la explotación minera En ese decreto, trabajaron conjuntamente durante un año el MEM, el MARNR y Cordiplan, para disponer de una política de Estado, que permita combinar el aprovechamiento del recurso minero, con el equilibrio ecológico. Este decreto se fundamenta en el uso de la tecnología de avanzada, que, produzca el menor daño al ambiente, y la recuperación de los recursos naturales que se deterioren por la necesidad operativa. Todo, con el fin, según palabras de Luis Soto, Director ejecutivo del Consejo Nacional de Promoción de Inversiones, de que Venezuela pueda convertirse en una potencia aurífera en un plazo estimado de dos (2) años, si nos proponemos desarrollar y asumir la vocación minera que por años el país ha dejado de lado. Este decreto fue muy cuestionado, al considerar muchas organizaciones ambientalistas, que el mismo sería la apertura a la destrucción del ecosistema. Consideración no compartida por el autor de esta obra, quien considera que: aun cuando es una reserva forestal, la ley no impide su uso para la explotación minera; además, aplicando tecnología de bajo impacto ambiental, se permitirá el usufructo de los recursos, sin producir daños ecológicos irreversibles. La zona del Imataca, viene siendo atacada desde hace muchos años, por un gran número de mineros ilegales, que han logrado deteriorarla en gran magnitud. Al final, no se ejecutó.

[5]Generalmente se asume, que estas rocas, intensamente metamorfoseadas forman parte del antiguo escudo brasileño (Galvis, José A.: Estudios de los minerales y las rocas de la región aurífera del El Callao. Ministerio de Minas. 1947.)

[6] Fundamento teórico base tomado del libro “Derecho y Economía del Ambiente y de los Recursos Naturales –DERECHO ECOLOGICO- de Enrique Prieto Silva -http://amzn.to/2tl01oL