LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

1. LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

La Ordenación del Territorio u Ordenación Territorial es una disciplina científica y técnica administrativa; influida por una multitud de disciplinas, entre las que desta-can la Geografía Física, la Geografía Humana y las Ciencias Ambientales, que tienen como objetivo una ocupación racional del territorio, mediante la aplicación de nor-mativas que permitan o prohíban unos acordados usos de los espacios de la tierra. En términos generales, es la expresión espacial de la política económica, social, cultural y ecológica de toda sociedad, que incluye múltiples objetivos, entre ellos el desarrollo socioeconómico y equilibrado de las regiones, la mejoría de la calidad de vida, la gestión responsable de los recursos naturales, la protección del medio am-biente, atendiendo a la necesidad de la utilización racional del territorio. Se trans-forma en una política concebida como un enfoque interdisciplinario y global para el logro de los objetivos antes planteados, según un concepto rector. El conjunto de normativas sobre la ordenación del territorio recibe el nombre de Ordenamiento Territorial. La doctrina europea establece como objetivos de la ordenación del territorio los siguientes: • El desarrollo socioeconómico equilibrado y sostenible. • La mejora de la calidad de vida de la población, a través de su acceso al uso de los servicios e infraestructuras públicas y del patrimonio natural y cultural. • La gestión responsable de los recursos naturales y la protección del medio am-biente, de forma compatible con la satisfacción de las necesidades crecientes de recursos, así como con el respeto a las peculiaridades locales • La utilización racional y equilibrada del territorio, mediante la definición de los usos aceptables o a fomentar para cada tipo de suelo, la creación de las ade-cuadas redes de infraestructuras e incluso el fomento de las actuaciones que mejor persigan el fortalecimiento del espíritu comunitario. En la doctrina latinoamericana originada de la CEPAL , la Ordenación del Terri-torio en una forma cualitativa que busca el desarrollo socioeconómico de las regio-nes y una mejora en la calidad de vida. Por otro lado, de forma más cuantitativa busca la gestión responsable de los recursos naturales y la protección del medio ambiente, como también una utilización racional del territorio. En nuestra doctrina se considera que tanto la ordenación del territorio como el urbanismo constituyen una continuidad sin deslinde neto y claro, de lo que se de-duce la necesidad de que la visión municipal debe integrarse en una forma más amplia, que plasme una más específica ordenación del suelo, de competencia muni-cipal. En cuanto a la planificación de la Ordenación debe entenderse que aun cuan-do ésta no es una panacea global y potencialmente omnicomprensiva de todos los usos en ámbitos territoriales amplios, debe imbricarse en una completa coordina-ción. Entendemos la ordenación del territorio como la plasmación geográfica de la po-lítica económica, a la que habría que añadir hoy también la política medioambiental, y coincidiendo en el diseño de esas políticas varias administraciones por razones estrictamente competenciales, el dinamismo y la variabilidad de la coyuntura eco-nómica, que invalidan todo intento globalizador. Por tanto su opción clara, opta por evitar instrumentos rígidos que sean inviables, tanto por la complejidad de sus exi-gencias como por lo ambicioso de sus determinaciones. Pero debe tenerse presen-te, que no se trata de hacer instrumentos inútiles que haya que reformar en cuanto cambie una sola de sus variables o previsiones. Se trata de posibilitar diseños, previsiones, instrumentos flexibles, con pocas exigencias materiales previas, que depen-dan de cada momento. Lo importante es que establezca un procedimiento que ga-rantice la participación y, con ella, la asunción del contenido y la garantía de su viabi-lidad y continuidad. Se trata de simplificar los instrumentos planificadores y prever mecanismos úti-les, interrelacionados y apegados a la realidad. Debe contemplarse la conjunción de las materias «urbanismo» y «ordenación territorial», centrando su política en la disciplina de los asentamientos humanos, contemplando con un carácter muy flexible en cuanto a la autonomía y la consideración espacial. Según el criterio gubernamental, “la ordenación territorial tiene por objeto esta-blecer las disposiciones que regirán los procesos nacionales, regionales y locales, de ordenación y gestión del territorio, de conformidad con la estrategia nacional de desarrollo, los patrimonios territoriales de la Nación, las realidades y las valoracio-nes ecológica, sociocultural, socioeconómica y geopolítica, de esos patrimonios, para orientar la distribución espacial del desarrollo y el fortalecimiento del Poder Municipal”. Considera además, que:“…es mediante la ordenación del territorio como se regula el aprovechamiento de los recursos, sus formas de aprovechamiento y su conservación como patrimonio social, así como la localización y distribución del desarrollo como estrategia de integración territorial en la búsqueda de un espacio geográfico social”. Este criterio entiende la ordenación del territorio como “la estra-tegia política del Estado para orientar la distribución espacial del desarrollo, la ocu-pación del territorio y el uso de los recursos naturales, así como la localización y organización de la red de centros poblados de base urbana y rural”.

2. LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO EN VENEZUELA

Siguiendo los criterios anteriormente expuesto, la Constitución de Venezuela se fundamenta en el siguiente criterio: Artículo 128. El Estado desarrollará una política de ordenación del territorio atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas, poblacionales, sociales, cul-turales, económicas, políticas, de acuerdo con las premisas del desarrollo sustentable, que incluya la información, consulta y participación ciudadana. Una ley orgánica desarrollará los principios y criterios para este ordenamiento En este sentido, previó el constituyente establecer en la ley, los principios, crite-rios, objetivos y las disposiciones que regularán el proceso de ordenación territorial, así como las disposiciones que regirán la ordenación urbanística y urbana en el territorio nacional de conformidad con la estrategia de planificación, desarrollo eco-nómico y social de la Nación y a sus efectos, entiende por ordenación territorial y urbanística la regulación y promoción de la localización de los asentamientos hu-manos, de las actividades económicas y sociales de la población, la expresión terri-torial de todas las actividades que están vinculadas de una u otra forma a la ciudad determinando su función y rol, así como, una mayor integración e Interrelación de los espacios urbanos, de manera que permitan optimizar las inversiones y maximi-zar el rendimiento de las actividades sociales y económicas de la población, con el fin de garantizar un equilibrio territorial, entre el bienestar de la población, el uso racional de los recursos naturales y el ambiente para el logro del desarrollo sustentable.

DEECHO ECOLOGICO https://amzn.to/3eqMPmR