LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA O BIODIVERSIDAD

1. LA DIVERSIDAD EN EL MUNDO VIVIENTE

La diversidad biológica o biodiversidad se ha conceptualizado como el término con el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra y los patrones naturales que la conforma. En este sentido, se ha dicho que la diversidad biológica que observamos hoy es el fruto de miles de millones de años de evolu-ción, moldeada por procesos naturales y, cada vez más, por la influencia del ser humano. La Diversidad Biológica - La Red de la Vida Esta diversidad forma la red vital de la cual somos parte integrante y de la cual tanto dependemos, y para entender mejor el término biodiversidad, debemos co-nocer los diferentes niveles de enfoque del mundo viviente, donde el más evidente es la biodiversidad específica, es decir, el número de especies diferentes que viven en un mismo ecosistema. En el seno de cada especie existe además una diversidad genética, debido a la existencia de las múltiples variantes de un mismo gen. Al otro extremo de la escala viviente, se encuentra la diversidad de los ecosistemas o diversidad ecológica. Más allá de los ecosistemas, algunos reconocen una diversidad de paisajes. El concepto de biodiversidad engloba entonces toda la riqueza de lo vivo, desde el gen hasta la biosfera. Con frecuencia, se entiende por diversidad biológica la amplia variedad de plan-tas, animales y microorganismos existentes. Hasta la fecha, se han identificado unos 1,75 millones de especies, en su mayor parte criaturas pequeñas, como los insectos. Los científicos reconocen que en realidad hay cerca de 13 millones de especies, si bien las estimaciones varían entre 3 y 100 millones. Pero la palabra biodiversidad “también implica inquietudes”, según Robert Bar-bault, profesor de ecología en la Universidad París VI, y Pierre Lasserre, director del programa de la Unesco “El Hombre y la Biosfera”, debido a las amenazas que las actividades humanas imponen sobre ella a una serie de intereses en juego, a causa de las riquezas reales y potenciales que la biodiversidad encierra. También abarca la distribución desigual entre el Sur, donde la biodiversidad es más abundante, y el Norte, donde predominan la codicia y la necesidad de las riquezas de la biodiversi-dad; así como las diferencias genéticas dentro de cada especie, por ejemplo, entre las variedades de cultivos y las razas de ganado. Los cromosomas, los genes y el ADN, es decir, los componentes vitales, determinan la singularidad de cada indivi-duo y de cada especie. Otro aspecto adicional de la diversidad biológica es la variedad de ecosistemas, por ejemplo, los que se dan en los desiertos, los bosques, los humedales, las mon-tañas, los lagos, los ríos y paisajes agrícolas. En cada ecosistema, los seres vivos, entre ellos, los seres humanos, forman una comunidad, interactúan entre sí, así como con el aire, el agua y el suelo que les rodea. Es una combinación de formas de vida y sus interacciones mutuas y con el resto del entorno que ha hecho de la Tierra un lugar habitable y único para los seres humanos. La diversidad biológica ofrece un gran número de bienes y servicios que sustentan nuestra vida. Para los diferentes estudios de la naturaleza, la Tierra contiene muchos millones de especies, muchas de ellas todavía por descubrir. Es un mundo increíble, cuyo amplio espectro no deja de percibirse por nuestro conocimiento. Simplemente, examinando una muestra de agua, los científicos pueden descubrir miles de nuevas especies de bacterias y virus. En gran medida cuanto más grande es el organismo, menos numerosa es la especie. Hay solo unas 4.000 especies de mamíferos, com-paradas con las aproximadamente 750.000 especies conocidas de insectos, y los entomólogos creen que puede haber hasta 10 millones de especies de insectos. Los ecologistas llaman en general biodiversidad al gran despliegue de especies, donde el índice de diversidad mide la riqueza de especies de un ecosistema, es decir el número de especies diferentes que hay en un ecosistema. Un sistema con mu-chas especies está más organizado que otro con pocas especies, puesto que se pueden establecer muchos más tipos de conexiones entre sus componentes. Se ha demostrado que cuantas más especies de plantas hay en una región, más eficiente es la región para hacer uso de la energía del Sol. De este modo, un ecosistema organizado varía poco en el tiempo, manteniéndo-se igual de un año a otro con las mismas especies y las mismas abundancias respec-tivas. La selva tropical es un ecosistema muy complejo, pues está integrado por varios miles de especies de animales y plantas diferentes; en cambio, la tundra solo llega a unos pocos cientos; la riqueza de especies aumenta de los polos al ecuador. El término biodiversidad es de múltiples acepciones, siendo una de las más aceptadas la del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, que lo establece como la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad den-tro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas.

2. ORIGEN DE LA BIODIVERSIDAD

La diversidad biológica es el resultado de un proceso de transformaciones gra-duales a lo largo del tiempo. Es una consecuencia del proceso evolutivo, que se le define como el conjunto de cambios o transformaciones que han experimentado los seres vivos desde su aparición sobre la Tierra. Según Theodosius Dobzhansky , la evolución consiste en una serie de trans-formaciones parciales o completas e irreversibles de la composición genética de las poblaciones, basadas principalmente en interacciones con el ambiente. Fundamentalmente, es el ajuste de las poblaciones a los cambios ambientales que se producen en un hábitat determinado y el origen de nuevas formas de explo-tar los hábitats ya existentes. Estos cambios adaptativos dan lugar, ocasionalmente, a una mayor complejidad en el patrón de desarrollo, de las reacciones fisiológicas y de las interacciones entre las poblaciones y su ambiente. Muchos científicos sostienen que la vida empezó en el mar, de donde surgieron los primeros organismos: bacterias y otros seres unicelulares que podían vivir en un mundo sin oxígeno libre. Después aparecieron organismos que aprovechaban la energía del Sol para vivir, lo que con el paso de muchos miles de años permitió a algunas especies salir del mar y adaptarse a la tierra firme. Durante este largo período de tiempo, las condiciones sobre los ambientes te-rrestres fueron variando, el clima fue cambiando y los continentes se fueron desplazando. Muchas especies se mantuvieron iguales; finalmente, otras evolucionaron y dieron lugar a nuevas formas de vida mejor adaptadas al nuevo ambiente y transmitieron, por vía genética, sus caracteres favorables a sus descendientes, alejándose de sus estructuras originales. Así, se puede afirmar que los organismos proceden de una forma común muy antigua. Las especies se originan de otras especies. Dobzhansky, definió el proceso evolutivo como el cambio en la composición ge-nética de las poblaciones . Esta definición no sólo implica que el proceso involucró alteraciones en el contenido genético de una generación a otra, sino que considera a la población como la unidad evolutiva. La sumatoria de las variabilidades individuales y el intercambio genético permite el surgimiento de nuevas y variadas combinaciones genéticas que son sometidas a la Selección Natural. En este sentido, puede mencionarse como ponentes en la investigación al naturalista británico Charles Darwin, quien al visitar las islas Galápagos en 1835, reparó en la diversidad de la vida animal y observó que en cada isla habitaban especies distintas de tortugas, burlones y pinzones. Darwin postuló que el aislamiento geográfico había estimulado la evolución gradual de estas especies diferentes. Esta teoría de la evolución por selección natural, tal como la expuso en 1859 en su obra El origen de las especies, revolucionó el conocimiento del mundo natural. El origen de la variabilidad genética de una población en un momento dado, puede deberse a procesos de mutación, recombinación o al flujo genético, que entendemos así: - MUTACIÓN: Es cualquier cambio heredable o, en otras palabras, un cambio regis-trado en el mensaje genético de una generación a otra. - RECOMBINACIÓN: Es la “redistribución” de la variabilidad genética acumulada en los distintos genotipos de la población. - FLUJO GENÉTICO: No sólo las mutaciones y la recombinación pueden traer nuevas combinaciones genéticas a la población. Los organismos procedentes de otras poblaciones pueden constituir una importante fuente de información genética nueva.

Venezuela Paraiso de la Diversidad Biológica. El tercero en América y el Séptimo en el mundo.